Bolsonaro y Abdo emiten declaración conjunta y reafirman su apoyo a Guaidó

Jair Bolsonaro y Abdo Benítez reafirman compromiso con Venezuela y con el Mercosur

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y su homólogo paraguayo, Mario Abdo Benítez, reafirmaron este martes 12 de marzo del 2019 su compromiso con la democracia venezolana y con el Mercosur, así como con una Suramérica “unida” por sus “valores” y “costumbres”.

Abdo Benítez realizó una rápida visita a Brasilia, que le sirvió para abordar con Bolsonaro algunos sensibles asuntos bilaterales y una agenda regional centrada en la crítica situación de Venezuela y el proceso de reformas en el marco del Mercosur, que ambos países integran junto con Argentina y Uruguay.

En relación a Venezuela, Abdo Benítez dijo que con Bolsonaro están “unidos” en el esfuerzo por lograr que ese país recupere “la libertad y la democracia”, un objetivo que citó entre los “desafíos” actuales de Suramérica.

“Ahora es Venezuela, pero mañana puede ser cualquier otra nación”, declaró Abdo Benítez junto a Bolsonaro en un pronunciamiento ante los periodistas tras una reunión privada.

El gobernante paraguayo apuntó que “no es momento de mantenerse indiferentes ante los verdaderos desafíos” de una región que, según dijo, debe “fortalecer las instituciones” para que “las democracias puedan prosperar”.

Frente al consentimiento de Bolsonaro, añadió que Suramérica no puede ser un “terreno fértil para el populismo y la demagogia” y que los gobiernos conservadores, que son hoy mayoría en la región, deben dedicarse también a la promoción de los “principios y valores”.

Bolsonaro coincidió en ese punto y subrayó que las “costumbres” y los “valores familiares” harán “más fuerte” a la región y permitirán que sus sociedades puedan “progresar” y lograr “felicidad”.

La situación de Venezuela también fue abordada en una declaración conjunta difundida por ambos Gobiernos, que reconocen como presidente de ese país al jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y respaldan su esfuerzo por desalojar del poder a Nicolás Maduro.

Brasil y Paraguay “reiteraron su firma compromiso de seguir apoyando al pueblo venezolano y al Gobierno del presidente Juan Guaidó en su proceso de transición rumbo al restablecimiento de la democracia en Venezuela”, según el la declaración difundida.

En relación al Mercosur, el documento dice que Bolsonaro y Abdo Benítez acordaron “concentrar esfuerzos en materia de acceso a mercados, fortalecimiento de la competitividad, facilitación del comercio”, refuerzo “institucional” y relaciones externas.

En lo bilateral, reafirmaron la importancia de la cooperación para el combate al crimen organizado internacional y transfronterizo y se comprometieron a intensificar los contactos y el intercambio de información entre los cuerpos de seguridad de ambos países.

En relación a la próxima renegociación del Tratado de Itaipú, que regula todo lo relativo a la hidroeléctrica binacional y vence en 2023, coincidieron en que esas discusiones deben ser “orientadas” por el “espíritu constructivo” que ha “caracterizado ese importante proyecto”.

Ese asunto fue tratado también por comisiones ministeriales, que dieron los primeros pasos para una negociación que puede ser larga y tensa, ya que deberá revisar algunas disposiciones que favorecen a Brasil y Paraguay pretende alterar en el nuevo acuerdo.

Otro punto delicado abordado en el encuentro fue la solicitud que Paraguay ha presentado para que se anule el estatus de refugiado que Brasil concedió a dos ciudadanos paraguayos pedidos en extradición, por el secuestro de la esposa de un empresario en 2001.

Se trata de Juan Arrom y Anuncio Martí, exdirigentes del izquierdista Partido Patria Libre, cuyo futuro no depende directamente del Gobierno de Bolsonaro, sino de la Comisión Nacional de Refugiados (Conare), que funciona en la órbita del Ministerio de Justicia pero está formada también por organismos humanitarios y de la sociedad civil.

Si bien la decisión será de ese organismo, Bolsonaro sí garantizó a Abdo Benítez que Brasil “no dará asilo a terroristas o a cualquier otro bandido preso o refugiado político”.

Ambos presidentes acordaron encontrarse otra vez este mismo año, pero en la región limítrofe y, como dijo Abdo Benítez, para “dar la palada inicial” en las obras de uno de los nuevos puentes que serán construidos en la frontera entre ambos países.

El Comercio


DECLARACIÓN PRESIDENCIAL CONJUNTA EN OCASIÓN DE LA VISITA AL BRASIL DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL PARAGUAY, MARIO ABDO BENÍTEZ.

El Presidente de la República del Paraguay, Mario Abdo Benítez, realizó una visita oficial a Brasilia el 12 de marzo de 2019, atendiendo a una invitación formulada por el Presidente de la República Federativa del Brasil, Jair Bolsonaro.

En la oportunidad, ambos Jefes de Estado sostuvieron un encuentro privado, así como una reunión ampliada con participación de sus respectivas delegaciones, en los que pasaron revista a importantes temas de la agenda bilateral y constataron la coincidencia de las visiones y prioridades entre los dos Gobiernos.

Los Presidentes Abdo y Bolsonaro resaltaron el excelente momento en que se encuentran las relaciones entre el Paraguay y el Brasil, y expresaron su voluntad más decidida de avanzar en la concreción de proyectos comunes y acciones conjuntas con miras a consolidarlas aún más, en beneficio de sus pueblos. En tal sentido:

1) Reafirmaron la importancia de la cooperación bilateral para el combate al crimen organizado transnacional y se comprometieron a intensificar los contactos entre las autoridades de seguridad e inteligencia para mejorar la coordinación, con vistas a eliminar las organizaciones criminales que operan entre ambos países.

2) El Presidente Jair Bolsonaro agradeció el empeño demostrado por las autoridades paraguayas en dar la mayor celeridad a los trámites para la expulsión de aquel país de criminales brasileños de alta peligrosidad y su entrega a la Policía Federal del Brasil.

3) Los Presidentes destacaron la administración conjunta de la Central Hidroeléctrica de Itaipú, que continúa siendo la mayor unidad de producción de electricidad en el mundo y un paradigma de integración energética bilateral exitosa. Concordaron en que las futuras negociaciones para la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú deben encauzarse con el mismo espíritu de entendimiento constructivo que ha caracterizado este importante proyecto binacional.

4) Reafirmaron los términos de la Declaración Presidencial Conjunta Brasil-Paraguay sobre Integración Física, adoptada el 21 de diciembre de 2018, según la cual será costeada por la margen brasileña de Itaipú Binacional el Segundo Puente sobre el Río Paraná, y por la margen paraguaya de la entidad el Puente sobre el Río Paraguay.

5) Los Presidentes verificaron el crecimiento del flujo comercial bilateral y de las inversiones, e instruyeron la reactivación de los mecanismos responsables de profundizar los procesos de integración productiva para alcanzar un mayor desarrollo económico y social de sus países.

6) En el ámbito del Mercosur, acordaron formalizar sus esfuerzos en materia de acceso a mercados, facilitación del comercio, refuerzo de la competitividad, fortalecimiento institucional y relacionamiento externo.

Por otra parte, al tiempo de constatar la sintonía de visiones, ideales y valores entre el Paraguay y el Brasil con respecto a los esfuerzos en curso para la promoción de la vigencia del Estado de Derecho y la democracia en América del Sur y el fortalecimiento de la integración regional, reiteraron su firme compromiso de seguir apoyando al pueblo venezolano y al Gobierno del Presidente Encargado Juan Guaidó, en el proceso de transición con miras al pronto restablecimiento de la democracia en Venezuela.

Finalmente, el Presidente Mario Abdo Benítez agradeció las cordiales atenciones que se le dispensaron y extendió una invitación al Presidente del Brasil para que realice una visita oficial a República del Paraguay, en una fecha próxima a ser acordada por los canales diplomáticos. El Presidente Jair Bolsonaro aceptó complacido tal invitación.

Cancillería de Paraguay


Bolsonaro e Abdo exaltam laços comerciais e “sintonia de valores”

Presidente diz ter muitos pontos em comum com líder do Paraguai, também direitista e de formação militar. Em encontro em Brasília, eles reforçam cooperação bilateral e reafirmam compromisso com a democracia na Venezuela.O presidente Jair Bolsonaro recebeu nesta terça-feira (12/03) o presidente do Paraguai, Mario Abdo Benítez, para uma reunião no Palácio do Planalto, na qual foram tratados temas como as relações comerciais entre os dois países, a cooperação no combate ao crime e a crise na Venezuela.

Os dois líderes tiveram um encontro privado durante a manhã e depois participaram de uma reunião ampliada com a presença de ambas as delegações, incluindo ministros.

Em seguida, fizeram um pronunciamento à imprensa ressaltando pontos em comum entre os dois. Tanto Bolsonaro como Abdo têm passado militar, tendo ambos atuado como paraquedistas, além de compartilharem de visões políticas semelhantes, já que lideram governos de direita e defendem pautas conservadoras.

“Meu irmão Marito, temos muita coisa em comum: a política e também no tocante a costumes, valores familiares, queremos o Brasil e o Paraguai fortes e pujantes e estamos tratando de questões de interesses dos nossos países para que juntos possamos sim progredir e trazer felicidade para nossos povos”, declarou Bolsonaro.

Eles também enalteceram os laços comerciais entre os dois países. “O Paraguai tem uma economia que se complementa com a economia brasileira, como países que possamos desenvolver mutuamente gerando produtividade”, afirmou Abdo.

Segundo uma declaração conjunta após o encontro, os presidentes “ressaltaram o excelente momento em que se encontram as relações entre Brasil e Paraguai e expressaram sua mais firme vontade em avançar na realização de projetos comuns e ações conjuntas com vistas a consolidá-las ainda mais em benefícios de seus povos”.

Bolsonaro e Abdo também discutiram a revisão de cláusulas financeiras de um contrato da Usina Hidrelétrica Binacional de Itaipu, o Anexo C do Tratado de Itaipu, que vence em 2023.

“Hoje tocamos em pontos que trazem desafios para a nossa relação, como Itaipu. Seja qual for o processo da negociação, estou seguro que, assim como foi no início, vai seguir sendo benéfica para ambos os povos, fortalecendo nossa conectividade”, disse o paraguaio.

Segundo a declaração conjunta, ambos concordaram “que as futuras negociações com vistas à revisão do Anexo C do Tratado de Itaipu devem orientar-se pelo mesmo espírito de entendimento construtivo que tem caracterizado esse importante projeto binacional”.

A usina é recordista mundial de geração de energia. Cada país tem direito a metade da energia produzida por ela, mas o Paraguai usa apenas cerca de 15% do total. Pelo tratado, o Brasil tem preferência de compra da energia excedente dos paraguaios.

Esse é um dos termos que o governo paraguaio quer rever na negociação, para que o país tenha mais autonomia sobre sua energia excedente, abrindo a possibilidade, por exemplo, de vender para outros países ou ainda de colocar no livre mercado do Brasil.

Os presidentes também conversaram sobre a construção de mais duas pontes entre o Brasil e o Paraguai, que devem custar cerca de 70 milhões de dólares cada uma.

Um das pontes será construída sobre o rio Paraná e ligará a cidade paranaense de Foz do Iguaçu à cidade paraguaia de Puerto Presidente Franco. A outra ponte, sobre o rio Paraguai, ligará a cidade de Porto Murtinho, no Mato Grosso do Sul, a Carmelo Peralta, no Paraguai.

Bolsonaro e Abdo ainda reafirmaram a importância da cooperação bilateral no combate ao crime organizado transnacional e prometeram elevar os contatos entre as suas autoridades de segurança e inteligência na tentativa de eliminar as organizações criminosas que atuam em ambos os países.

Em pronunciamento à imprensa, o presidente brasileiro destacou que seu governo “não dará asilo a terroristas ou a qualquer outro bandido escondido no manto de preso ou refugiado político”.

Em contrapartida, “Bolsonaro agradeceu o empenho demonstrado pelas autoridades paraguaias em dar maior celeridade aos trâmites de expulsão daquele país de criminosos brasileiros de alta periculosidade e de sua entrega à Polícia Federal brasileira”, diz a nota conjunta.

Apoio à oposição na Venezuela

Ambos aproveitaram para discutir a crise na Venezuela, reiterando seu apoio ao líder oposicionista Juan Guaidó, que se autoproclamou presidente interino venezuelano em janeiro e foi reconhecido por dezenas de países.

Eles afirmaram que estão “unidos pela liberdade da Venezuela” e que continuarão empenhados no restabelecimento da “democracia” nesse país. “Nem o Brasil nem o Paraguai se mantiveram indiferentes ante o sofrimento de um povo, como o povo irmão da Venezuela. Hoje é a Venezuela, e amanhã pode ser qualquer nação”, disse Abdo.

O presidente paraguaio também afirmou que é necessário “fortalecer as instituições” na América do Sul para que “as democracias possam prosperar” e para evitar que a região seja um “terreno fértil para o populismo e para a demagogia”.

A declaração conjunta acrescenta que os líderes “constataram a sintonia de visões, ideais e valores entre Brasil e Paraguai a respeito dos esforços conjuntos para a promoção da vigência do Estado de Direito e da democracia na América do Sul”.

Ainda segundo a nota, Bolsonaro e Abdo “reiteraram seu firme compromisso de continuar apoiando o povo venezuelano e o governo do presidente Juan Guaidó no processo de transição rumo ao restabelecimento da democracia na Venezuela”.

Essa é a segunda visita oficial de um chefe de Estado desde a posse de Bolsonaro, que já havia recebido o presidente argentino, Mauricio Macri, em 16 de janeiro. O brasileiro aceitou um convite de Abdo para visitar o Paraguai, mas a data ainda não foi definida.

Terra


VOLVER