Brasil: movilizaciones en todo el país a un año del asesinato de Marielle Franco

Milhares vão às ruas no RJ e pedem manutenção de delegado do caso Marielle

Na noite em que o assassinato da vereadora Marielle Franco (PSOL) e do motorista Anderson Gomes cumpre um ano, milhares de pessoas se reuniram na Cinel’ndia, no Centro do Rio de Janeiro, pedindo que as motivações do crime sejam averiguadas e que o delegado Giniton Lages seja mantido no caso.

Horas depois de apresentar os resultados da primeira etapa da investigação, que apontam dois suspeitos do assassinato, o delegado foi afastado do caso pelo governador Wilson Witzel (PSC), sob a alegação de que o policial irá estudar na Itália.

“Não podemos engolir as desculpas de um governador que esteve em uma manifestação em que uma homenagem à Marielle foi destruída. Ele vem dizer que não sabia que aquela placa tinha o nome dela?”, disse uma manifestante em um palco armado no centro da cidade.

A fala se refere a um ato do ano passado. Ao lado de candidatos do PSL, Witzel, também em campanha, ergue o braço e discursa ao lado de uma placa quebrada em homenagem à Marielle.

Pela manhã, a mãe de Marielle, Marinete da Silva, afirmou que havia aceitado o pedido de desculpas do governador feito na véspera.

“Além disso, precisamos pedir a manutenção do delegado Giniton no caso. Ele não pode ser afastado agora!”, prosseguiu a manifestante, aplaudida pela irmã de Marielle, Anielle Franco, também no palco.

O ato, realizado em frente à C’mara de Vereadores do Rio, onde Marielle trabalhava, não teve estimativa de público informada pela Polícia Militar. Em vários momentos, os presentes repetiram as palavras de ordem: “Marielle, presente! Anderson, presente!”.

De acordo com Witzel, com a saída do delegado Lages, outro policial deve assumir a segunda fase da investigação, que centrará esforços em identificar o possível mandante do crime.

UOL


Acusados pela morte de Marielle e Anderson vão para presídio federal

Os dois acusados pela morte da vereadora Marielle Franco e do motorista Anderson Gomes vão ser transferidos para um presídio federal. O pedido foi feito nesta quinta-feira (14) pelo Ministério Público (MP) e deferido pela Justiça.

De acordo com a assessoria do MP, a motivação do pedido foi ligada à questão de segurança pública. O presídio federal que receberá o ex-sargento da Polícia Militar Ronnie Lessa e o também ex-PM Élcio Queiroz será definido pelo Departamento Penitenciário Nacional (Depen). Eles estão presos desde o dia 12 na Delegacia de Homicídios, na Barra da Tijuca.

Em audiências de custódia realizadas na tarde de hoje (14), a Justiça converteu em prisões preventivas as prisões em flagrante de Elcio e Ronnie. Alexandre Mota, que guardava em sua casa partes de 117 fuzis, teve prisão preventiva por porte e posse de arma de fogo de uso restrito.

Queiroz e Lessa foram presos sob suspeita de serem os assassinos de Marielle e Anderson, além de terem cometido tentativa de homicídio contra a assessora Fernanda Chavez, que estava no carro e sobreviveu aos disparos, realizados há exatamente um ano.

Para registrar sua opinião, copie o link ou o título do conteúdo e clique na barra de manifestação.

Você será direcionado para o “Fale com a Ouvidoria” da EBC e poderá nos ajudar a melhorar nossos serviços, sugerindo, denunciando, reclamando, solicitando e, também, elogiando.

EBC 


¿Cómo es eso de que han matado a Marielle?

En una panadería en los alrededores de la Playa Vermelha [Roja], en Salvador, estado de Bahia, pares de ojos llorosos aparecían en el noticiero en la televisión. Era el 15 de marzo de 2018 y el clima de perplejidad no era el de una mañana cualquiera. En la orilla de la playa, un cartel improvisado, en papel pardo, ya anunciaba una pregunta que iba a resonar incesantemente: “¿Quién mató a Marielle Franco?”

Cerca de 12 horas después del asesinato, en la capital de ese estado se registró uno de los primeros actos en homenaje y en luto por la concejala del PSOL y su conductor, Anderson Gomes. Y que también se convirtió un espacio de acogimiento para los activistas de diversos movimientos populares y organizaciones de todo el país que estaban en la ciudad participando de la 13ª edición del Foro Social Mundial.

Allí, muchos eran amigos, conocidos o tuvieron algún tipo de contacto con Marielle. Este es el caso de la periodista de Rio de Janeiro, Camila Marins, activista lesbiana y editora de la Revista Brejeiras. Ella supo del asesinato de la concejala inmediatamente después de ocurrido.

También afiliada al PSOL, ella conocía a Marielle de la militancia política. La periodista participó en la construcción del Proyecto de Ley de Visibilidad Lésbica, que fue entregado a la Cámara Municipal de Rio de Janeiro por el gabinete de Marielle, pero que fue derrotado por apenas dos votos de diferencia.

“No dejé de llorar en momento alguno, estuve mandando mensajes a todas las personas, intentando, de alguna forma, entender lo que había sucedido y elaborar el impacto fuerte que nos causó”, relata la periodista.

La mañana de luto

Aquel día, todas las actividades del Foro Social Mundial fueron suspendidas y los movimientos organizaron una caminata que salió de la Universidad Federal de Bahia (UFBA). Se colocó una cruz con el nombre de Marielle en una instalación artística que denunciaba el feminicidio.

“En varios momentos, me paralicé. No conseguía caminar. Pero las mujeres venían, sosteniéndose unas a otras, para que consiguiéramos hacer la caminata. Es una noticia que nos paralizó a todas nosotras, mujeres negras”, rememora.

La activista negra Valquíria Rosa, de la Partida Feminista e integrante de la Fundación Baobá, también estaba presente en el Foro. Ella recuerda que su primera reacción con la noticia también fue de desaliento: “¿Cómo así mataron a Marielle?”, cuestionó al instante. “Para mi, fue muy explícito que, en aquel momento, en aquel día, en aquella coyuntura, todo cambió”, recuerda Valquíria, un año después.

El desfile de mujeres que gritaba “Marielle, Presente” y “Dejen de matarnos” en los alrededores de la UFBA en la mañana de aquel 14 de marzo se esparció por el país. Capitales como São Paulo, Rio de Janeiro, Fortaleza, Brasilia y otras ciudades registraron manifestaciones espontáneas voluminosas.

El luto por Marielle adquiría relieve como un proceso de identificación entre mujeres negras, militantes, de favelas y periferias, como recuerda la estudiante de trabajo social Geslaine Oliveira, que vive en Juiz de Fora, en Minas Gerais.

“Como Marielle, yo también militaba en un partido en aquel momento, formaba parte de la dirección de un colectivo feminista, soy mujer negra, periférica, soy bisexual. Entonces, para decir la verdad, empecé a sentir miedo de militar”, comenta la estudiante. Geslaine cuenta que sufrió de crisis de ansiedad por dos semanas y hasta hoy intenta elaborar ese sentimiento.

Lejos de su país, a 9.000 kilómetros de su ciudad natal, la periodista de Rio de Janeiro Caroline Cavassa supo de la muerte de la concejala a través de las redes sociales. Ella vive en Roma, en Italia, desde hace tres años. “Fue un dolor muy solitario”, cuenta.

“Fue muy difícil porque estaba sola. No compartí mi dolor con otras personas que podrían comprender lo que estaba sintiendo. Y cómo me sentí brutalmente golpeada, no solo por haber sido un asesinato brutal, sino porque era una mujer que me representaba”.

La noticia se propagó en los diarios italianos y de otros países. Brasileños y brasileñas se movilizaron y siguen movilizándose en otros países, en protestas y homenajes por la pérdida de Marielle.

Un porvenir por respuestas

Un año después, la pregunta inicial sigue sin respuesta. La periodista Camila Marins cuenta que se ampara en el legado de Marielle para continuar actuando con la lucha contra el racismo y el exterminio de la población negra, pobre y periférica. “Nosotros ya somos blancos en esta sociedad racista. Se volvió más evidente tras su asesinato. Somos los cuerpos más vulnerables en esos espacios. Por eso es muy importante que nosotras apoyemos a las mujeres negras que están en la política, para que puedan crear un cuerpo colectivo de apoyo, de seguridad, de cuidado para esas mujeres negras”.

Ya Valquíria Rosa analiza que el crimen también hizo explícita una violencia presente y diaria. “Hemos vivido un agotamiento muy fuerte para restablecer la energía creativa, de lucha y vida, pero bajo un agotamiento muy grande. Nosotros, la población negra, LGBT, mujeres y pobres, no podemos acceder al derecho y a la justicia. Brasil vive explícitamente bajo un Estado de excepción”.

Hoy Valquíria afirma que, para ella, es un deber recordar el imagen de Marielle en todos los lugares y en todas oportunidades. Para no olvidarse, en su nombre y por la vida de todas las mujeres negras, lesbianas, pobres y periféricas que, como ella, esperan desde hace más de 365 días por respuestas.

Brasil de Fato


Aún no se sabe quién mandó a matar a Marielle

Hace un año asesinaron a la concejala de Río de Janeiro Marielle Franco. Con dos detenidos en los últimos días como presuntos autores materiales del crimen, pero sin conocerse los autores intelectuales, hoy los brasileños marcharán en las principales ciudades del país embanderando dos consignas: #QuiénMandóAMatarAMarielle y #FlorecerPorMarielle. La ciudad de Buenos Aires también se hará eco del homenaje, que tendrá lugar hoy a las seis de la tarde en el Obelisco. En Nueva York, habrá un acto conmemoratorio el sábado.

Franco, una mujer negra, lesbiana, militante del izquierdista Partido Socialismo y Libertad, y defensora de los derechos de las minorías, fue asesinada a tiros dentro del auto en el que se dirigía a su casa tras salir de un evento político, el 14 de marzo de 2018. En el ataque también fue asesinado su asistente y quien manejaba el auto, Anderson Gomes.

Su homicidio provocó gran indignación en Brasil, así como condenas en el exterior, especialmente de las organizaciones de defensa de los derechos humanos, ya que la concejala se había destacado por su enérgica condena a los abusos policiales y en defensa de las minorías. En el último tiempo, se había convertido en una dura crítica de la intervención del ejército en Río de Janeiro, que comenzó con el gobierno de Michel Temer y que se intensificó con el del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Tras un año del asesinato, este martes fueron detenidos dos sospechosos –presuntos parapoliciales– de ser los autores materiales del crimen. Según la Fiscalía, uno de los dos detenidos, el agente jubilado de la Policía Militarizada Ronnie Lessa, es sospechoso de ser el autor de los disparos que mataron a la concejala. El otro, Elcio Vieira de Queiroz, de 46 años y quien había sido expulsado de la Policía Militarizada, está acusado de conducir el automóvil desde el que se asesinó a Franco y a Gomes. Los investigadores descubrieron, además, que el crimen fue minuciosamente preparado durante tres meses y que Lessa hizo averiguaciones en internet de los lugares frecuentados por la concejala.

Sin embargo, aún se desconoce quienes fueron los autores intelectuales del asesinato. Esto no es algo aislado en Brasil, país en el que solo el ocho por ciento de los homicidios son esclarecidos, según denunció ayer la ONG Río de Paz, un número sumamente bajo si se lo compara con países más desarrollados: en Alemania se esclarece el 98 por ciento de los asesinatos y en Japón, el 95. Para Antonio Carlos Costa, fundador de la ONG, el hecho de que la justicia no dilucide este tipo de casos hace que los delincuentes sigan cometiendo los crímenes en libertad porque saben que no serán castigados. En este sentido, Costa se refirió al crimen de Franco: “Queremos saber quiénes mandaron matar a Marielle, queremos saber quiénes fueron los autores intelectuales de ese asesinato. Ese crimen está metido en un contexto muy grande de impunidad, como lo están la mayoría de los homicidios en Brasil”, explicó Costa.

Amnistía Internacional (AI) también se sumó al pedido de que se investigue hasta dar con las personas que dieron la orden de matar a la militante. “La organización reitera que aún hay muchas preguntas sin respuesta y que las investigaciones tienen que continuar hasta que los autores y quienes encomendaron el asesinato sean llevados a la Justicia”, aseguró la organización de defensa de los derechos humanos en un comunicado. AI reiteró, además, su petición para que Brasil cree un grupo externo e independiente de especialistas para que se encargue de las investigaciones y del proceso. La organización considera que la policía de Río de Janeiro no puede ser responsable de investigar un grupo integrado por algunos de sus miembros o ex miembros, como los presuntos autores del crimen contra Franco.

El acto de homenaje a Franco en Buenos Aires será hoy en el Obelisco a las 18. Del evento participarán organizaciones políticas y movimientos sociales afro, migrantes, feministas y LGBT. Durante el acto se leerá un manifiesto conjunto y se realizará una ceremonia con velas y flores. La actividad contará, además, con presentaciones de música y danza afro.

Página 12


A un año del asesinato de Marielle Franco: “Hay dolor, pero también resistencia”

Jimena de Garay Hernández, militante feminista e integrante de El Telar, una red de investigadoras feministas latinoamericanas y del colectivo Finadas do Aborto, de Río de Janeiro dialogó con “Insurgentes”, por Radio Sur 88.3, sobre el legado de Marielle Franco a un año de su asesinato y la actualidad del colectivo de mujeres en Brasil.

– Hace un año asesinaron a Marielle Franco y al chofer Anderson Gomes, y este jueves se realizó una marcha multitudinaria. ¿Cómo amanecieron las calles?

– Estuve acompañando en varios lugares. Hay dolor, pero también resistencia. Y todo el día va a haber clases públicas, un acto, misas, porque su familia es católica.

– ¿Cómo se están viviendo estos primeros meses de Bolsonaro en relación a los colectivos LGBT y de mujeres?

– Desde que empezó a visibilizarse esta fuerza conservadora el movimiento feminista viene creciendo. La ejecución de Marielle nos unió mucho más aún con todas las diferencias. Movimiento feminista, el movimiento de favelas, también el movimiento negro y LGBT. Entonces la marcha del 8 de marzo fue la más grande que he vivido en los ocho años que estoy aquí, entre 30 y 50 mil mujeres aquí en Río de Janeiro.

– ¿Cómo es el presupuesto en género desde que asumió Bolsonaro?

– En cuestiones como salud y violencia contra las mujeres es pésimo en todas sus dimensiones. Si para él pensar género es una ideología, como se dice en varios lugares del mundo, evidentemente en cuestiones presupuestarias ha disminuido muchísimo todo el apoyo del gobierno.

Las políticas para hablar de género, violencia y diversidad sexual están completamente paradas y además se persigue a profesoras y profesores que hablen sobre el tema, incluso sobre cualquier pauta de derechos humanos. Se está incitando a que alumnos y alumnas graben a profesores y profesoras y manden esos audios y vídeos a ciertos núcleos que están atentos a correr detrás de estas personas. Con gobiernos que podríamos decir de izquierda había una preparación, una serie de políticas de educación a docentes en estos temas y ahora está todo completamente parado y perseguido.

– ¿Cómo crees que se va a desarrollar el gobierno de Bolsonaro?

– Todo se recrudece, pero no nos puede callar ni dejar inmovilizadas, pues hay que seguir articulando y tratando de entender las diferencias y las problematizaciones dentro y entre movimientos para pensar más formas de resistencia.

Urgente 24


VOLVER