Campesinos llevan sus reclamos a la mesa de diálogo y el gobierno propone comprar deudas

322

Gobierno propone comprar deudas campesinas en apertura de diálogo

Ayer se instaló una mesa de diálogo entre representantes de los tres poderes del Estado, campesinos e indígenas.

En la ocasión, uno de los representantes del Poder Ejecutivo, el ministro de Agricultura y Ganadería, Denis Lichi, presentó la propuesta del Gobierno para responder a una de las principales reivindicaciones del grupo en protesta.

Como alternativa al subsidio por deudas agrícolas, Lichi planteó la compra de las deudas en entidades privadas, para su posterior reestructuración bajo condiciones más convenientes, con un interés mínimo y otros beneficios a otorgarse a través de los entes financieros del Estado que comprarían dichas deudas.

No se habló de montos ni de cantidad de beneficiados, debido a que este número no lo manejan ni desde el Gobierno, ni desde la organización que lidera esta marcha, que es la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI).

“Se tiene que ver caso por caso. Evaluar cada una de las deudas, debido a que no se tiene contabilizado eso”, señaló el ministro al término del encuentro, que se desarrolló en la Cámara de Senadores.

Así también Lichi recordó que la CNI fue invitada a un diálogo abierto, que se tuvo desde finales del año pasado “sin la presión de la marcha”, pero que los campesinos decidieron no asistir.

No obstante, instó a que se trabaje desde ahora “en lo que estamos de acuerdo”. Reconoció que el problema de la lentitud del otorgamiento de títulos es urgente de resolver. Esto es algo que recae en el ámbito del Poder Judicial, el cual debe dejar de lado la acordada que establece requisitos para las inscripciones de lotes en Registros Públicos, dijo.

Los campesinos escucharon la propuesta, pero no la aceptaron ni rechazaron. Pidieron que se abra una instancia similar, pero con los más altos representantes de los tres Poderes: El presidente Mario Abdo Benítez, del Ejecutivo; Eugenio Jiménez Rolón, por el Poder Judicial, y Silvio Ovelar por el Poder Legislativo.

Este último fue el único que asistió a la reunión de ayer. El resto envió representantes. Ovelar se comprometió a ser el nexo y organizar la reunión con los titulares de los tres poderes del Estado.

Con ese compromiso se levantó la reunión ayer, luego de poco más de dos horas de diálogo. “Las medidas en el interior se mantienen y nosotros permaneceremos mientras tanto en la plaza. Estamos conformes (con la primera mesa de diálogo), porque se encamina la reunión de los presidentes”, expresó Jorge Galeano, dirigente de la CNI, al final del encuentro.

Diálogo. Además del pedido de los campesinos, también se dialogó sobre las reivindicaciones de los indígenas.

El líder indígena Ángel Vera fue el vocero del sector, y recordó que están hace seis meses en la Plaza de Armas esperando una respuesta acerca de la situación de sus tierras en Tacuara’i (Canindeyú).

Por este motivo, se unieron con los campesinos para darle fuerza a sus respectivos reclamos. “Hay documentos del Indert que demuestran que estas tierras son ancestrales”, defendió. Así también reiteró el pedido de destitución de la presidenta del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi), Ana María Allen, quien habría dicho que “Tacuara’i no existe”, según relató el propio líder indígena.

Cuestionaron uso de bonos soberanos

Esta no es la primera vez que las deudas campesinas son motivo de movilización. En los años 2016 y 2017 los labriegos adheridos a la CNI permanecieron en la plaza y marcharon durante semanas en Asunción. El segundo año de movilizaciones lograron que se otorguen USD 40 millones en bonos soberanos para la reactivación de la agricultura familiar campesina. La mitad fue a parar al Crédito Agrícola de Habilitación (CAH) y la otra mitad al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). El dirigente Jorge Galeano cuestionó durante su alocución el uso de ese dinero, diciendo que solo recibieron tractores por un valor mucho menor al que manejó el MAG durante la administración del ex ministro Marcos Medina.

Última Hora


Policías acorralaron a campesinos y recién pudieron marchar a la noche

Cientos de policías cerraron por completo todas las salidas posibles desde la Plaza de Armas hacia las calles del microcentro de Asunción desde tempranas horas y hasta pasado el mediodía de ayer.

Por ese motivo, recién desde las 19.00 horas un contingente de cerca de 3.000 labriegos pudieron marchar simbólicamente por el microcentro asunceno. Recorrieron Yegros, Piribebuy y Chile, para retornar a la plaza frente al Congreso.

A la mañana, la Policía Nacional evitó en principio que los adherentes de la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) e indígenas pudieran marchar, como lo habían anunciado.

Cerca de las 7.00 horas habían definido el trayecto de la marcha, la cual se desarrollaría por el Paraguayo Independiente, Yegros, Piribebuy, Iturbe y México.

No obstante, cuando empezaron a movilizarse alrededor de las 07.30 horas, se encontraron con un contingente de casi 300 policías apostados sobre Paraguayo Independiente, en la esquina de la Catedral de Asunción.

A pesar de la insistencia de los manifestantes, quienes pronunciaron discursos y cánticos alusivos a sus reivindicaciones, los agentes no se movieron. No hubo hechos de violencia durante las 5 horas que permanecieron en el mencionado punto, rodeados de policías.

Además de los alrededores de la Plaza de Armas, donde los manifestantes acampan desde ayer -los campesinos al menos, porque los indígenas están allí desde hace seis meses-, el despliegue policial en el centro de Asunción fue grande. Como nunca los policías salieron a las calles y junto con los agentes de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) bloquearon calles y habilitaron desvíos, generando un caos aún mayor que el día anterior.

Recordemos que el martes, jornada en la que fueron llegando los campesinos, ya se cerraron varias calles cercanas a la plaza, lo que agravó el habitual tráfico céntrico.

A primera vista, la cantidad de manifestantes a la mañana era poco más de mil, un número inferior a lo que la CNI convocó los años anteriores, en los que desarrollaron manifestaciones similares, en 2016 y 2017.

En un momento de la larga mañana, el senador Paraguayo Cubas (Cruzada Nacional) fue hasta el grupo que se encontraba cara a cara con los agentes policiales para saludar y anunciar que propondrá un proyecto de ley de modificación de la ley del marchódromo, la cual permite marchas en las calles solo de 19.00 a 00.00 horas. Explicó que esta ley es contraria a la Constitución Nacional, inclusive. También se acercaron por la tarde a la plaza el senador Carlos Filizzola y el parlasuriano Ricardo Canesse, ambos del Frente Guasu, y los diputados liberales Pastor Vera y Celso Kennedy.

Estaría hoy la lista de los que adeudan

Tras culminar la marcha simbólica de anoche, Esther Leiva, una de las dirigentes de la Coordinadora Nacional Intersectorial, adelantó que posiblemente hoy se tendrá la nómina con todos los labriegos que tienen alguna que otra deuda.Esta información, según mencionó, estará disponible y será presentada en la eventual mesa de diálogo que habían propuesto los campesinos, y que convoca a representantes de los tres Poderes del Estado.“Sólo esperamos que nos indiquen si aceptarán esa reunión. Hay compañeros que deben G 2 millones, pero están también quienes alcanzan los G. 50 millones, sólo que entre estos últimos ya se trata de varias deudas acumuladas y que no pueden ser cumplidas, ya que no hay oportunidades”, dijo.

Última Hora


Mario Abdo: “Ni en 4 años podremos solucionar problemas históricos”

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, habló acerca de la reunión entre autoridades estatales y miembros de la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI). Dijo que está abierto al diálogo con los campesinos. Sin embargo, aseguró que ni en cuatro años podrá solucionar los problemas históricos de dicho sector y que no puede recibir a todos los que le piden audiencia.

En ese contexto, sostuvo que una de las primeras acciones que hizo desde que asumió fue abrir una mesa de diálogo con los campesinos y los distintos gremios productivos. “Nuestra sociedad tiene una deuda histórica con los sectores más vulnerables del país”, agregó.

Según el Ejecutivo, la mayoría de las organizaciones campesinas decidieron no venir hoy y solo llegaron una o dos de las más de 30 que hay, entendiendo que su gobierno tienen una enorme apertura para conversar y que pretenden construir con ellos un itinerario, pero para ello considera necesario elaborar una hoja de ruta consensuada, en base a acuerdos sobre inversiones que puedan hacerse.

“Abiertos a dialogar”

“Estamos abiertos a dialogar, pero tienen que entender que ni en cuatro años y medio que nos quedan, no vamos a solucionar los problemas históricos. Entonces quiero ser un presidente serio. Quiero cumplir mi palabra y llegar a un acuerdo con ellos”, afirmó Abdo, durante una conversación con medios de prensa.

Agregó que espera que juzguen dentro de un año si es que se cumplen o no (las promesas), toda vez que se llegue a un acuerdo en una mesa de diálogo.

Con relación a los ceramistas, el jefe de Estado señaló que a partir del inicio de esta administración se estableció un cambio en el pliego de bases y condiciones para que las obras llevadas a cabo por Ministerio de Urbanismo sean edificadas con materiales nacionales.

“Yo no puedo estar recibiéndole a todos los que me piden audiencia. Ellos (los ceramistas) hablaron con el ministro de la Senavitat y con quienes están llevando adelante esta política pública. Yo me encargué de que les reciban”, concluyó Abdo Benítez.

Los miembros de la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) piden la condonación de deudas y mejores condiciones de vida, entre otras cosas.

La Nación


VOLVER
Más notas sobre el tema