Culmina masiva marcha campesina y las mujeres son las principales oradoras

Campesinos acusan de indolencia y despreocupación a Abdo Benítez

“Hace siete meses que asumió (el presidente Mario Abdo Benítez) y ni huele todavía las necesidades del pueblo”, dijo Teodolina Villalba, secretaria general de la Federación Nacional Campesina (FNC) durante el acto de cierre de la XXVI marcha campesina que se desarrollo el 21/3 en esta capital.

“La crisis económica se acentúa cada vez más: cierran fábricas, se pierden puestos de trabajo, mientras Mario Abdo Benítez se pasa viajando por el mundo… cuando no genera violentos desalojos”, resaltó la dirigente que encabezó la movilización de más de 3 kilómetros que hicieron por espacio de una hora y media unos 5 mil campesinos de todos los departamentos del país por las avenidas y calles de la ciudad para concluir con un acto en la céntrica Plaza Uruguaya.

Un dato peculiar de la marcha fue que en esta oportunidad las mujeres fueron las principales oradoras del cierre, en el que expusieron sobre problemas laborales, económicos, de inseguridad y principalmente la escandalosa cifra de feminicidios que se dan en el país.

Las críticas de Villalba se expandieron hacia el Legislativo, “un mercado donde todo se compra y se vende: el pueblo, la patria, el honor, la dignidad” y al judicial donde “campean la injusticia, la corrupción, los sobornos y las presiones”.

El lema de la marcha fue “Tierra y producción para el desarrollo nacional, construyendo poder popular”, recordando el añejo r eclamo de Reforma Agraria de la organización.

Recordó la secretaria general de la FNC que el país tiene la distribución de la tierra ”más desigual del mundo, donde una minoría latifundista y agroexportadora, en gran parte extranjera, concentra el 90% de la tierra, mientras que el restante 10% se reparte entre 280.000 pequeños y medianos productores”. Lo dijo para apuntar que “mientras que ndajarekói reforma agraria ndajarekomoãi paz. (Mientras no tengamos la reforma agraria no tendremos paz”) porque es el problema principal del país”.

Condenó el modelo del agronegocio que ya expande por más de 4 millones de hectáreas provocando “el éxodo de campesinos e indígenas del campo hacia la ciudad, generando pobreza y miseria”. Apuntó que los que “resisten en sus tierras son amenazados, torturados, desaparecidos o asesinados con frecuencia por matones brasileños amparados bajo la complicidad de las autoridades”.

También que durante el gobierno de Horacio Cartes se triplicó la deuda externa y “ahora Mario Abdo Benítez continúa endeudándonos por generaciones, una deuda contraída por los ricos cargada sobre los hombros de los pobres”. Acusó a Abdo de estar “bicicleteando” y que esta situación llevará al “desastre económico y financiero… cierran fábricas, se pierden puestos de trabajo… Necesitamos fábricas antes que bancos y financieras. Y seguiremos trabajando en la construcción del poder popular”.

Recordó la idea de “una patria nueva que no es solo del campesinado, sino también de los obreros y trabajadores, los estudiantes, las mujeres, los jóvenes, los inmigrantes paraguayos a otros países forzados por la necesidad, la patria nueva que es esperanza de los pobres, los excluidos y también de quienes anhelan un país soberano y democrático”, agregó en su discurso.

Dionisia Chávez del Partido Paraguay Pyahurâ (PPP), reclamó mayor inversión en educación ya que señaló que los hijos de los campesinos dan clases bajo los árboles o en escuelas muy precarias con déficit de muebles y útiles, “ni decir la falta de merienda escolar”.

La dirigente Perla Méndez, de la rama femenina de la FNC pidió acciones para evitar los feminicidios, van 11 en menos de tres meses este año y fueron 57 el año pasado. Destacó también la necesidad de más recursos para la salud pública porque la “gente muere sin medicamentos”.

54518583_2391068360927255_1647361120429670400_n

E’a


VOLVER