El Salvador: el expresidente Mauricio Funes suma una nueva acusación por corrupción

Acusan a expresidente Mauricio Funes por evadir impuestos

Mintió. El expresidente de la república Mauricio Funes Cartagena presentó información falsa ante el Ministerio de Hacienda para declarar menos de lo que lo correspondía de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y evadir otros impuestos durante 2014.

Esa es la conclusión de los investigadores de la Unidad Penal del Estado de la Fiscalía General de la República (FGR), que ayer acudieron al Juzgado Octavo de Paz de San Salvador para presentar la acusación contra el exmandatario por el delito de evasión fiscal durante 2014, año que terminó su periodo presidencial con el FMLN (2009-2014).

El ministerio público está convencido de que Mauricio Funes no declaró $271,857.49 del ISR y evadió $85,157.25 de otros tributos que no fueron confirmados, según informó ayer por la mañana la fiscal del caso tras salir del juzgado donde presentó la acusación contra el expresidente.

“El delito se cometió mediante la presentación de una declaración con información falsa, porque no se declaró la totalidad de las rentas gravadas obtenidas, que fueron más de $271 mil. El impuesto evadido es un poco más de $85 mil”, dijo la fiscal del caso, quien solicitó no ser identificada.

La acusación detalla que Funes Cartagena declaró, el 28 de abril de 2015, ante el Ministerio de Hacienda que sus ingresos durante 2014 fueron de $76,253.60, pero en realidad eran de $348,111.09: omitió declarar $271,857.49, confirmó el Departamento de Prensa del Centro Judicial Isidro Menéndez (CJIM) basado en el requerimiento fiscal.

El exmandatario ingresó ese dinero por su salario como presidente y por “prestación de servicios profesionales de asesoría de comunicación”, de acuerdo con la información citada por el CJIM.

Los investigadores fiscales además detectaron que el incremento patrimonial del primer gobernante de izquierda no tiene justificación. A pesar de haber recibido el salario presidencial y realizar las consultorías de comunicación, el experiodista no puede respaldar sus ingresos, dice la Fiscalía.

“Funes también emitió varios cheques provenientes de una cuenta bancaria a su nombre, sin justificar la procedencia del dinero en esta”, señaló la Fiscalía a través de un comunicado de prensa difundido en sus redes sociales.

El Artículo 249 del Código Penal establece que la evasión fiscal debe castigarse con una condena desde seis hasta ocho años de prisión, si la cantidad supera los 500,000 colones ($57,180), un requisito que cumple la acusación presentada contra Funes.

La investigación fiscal surgió luego del cruce de información entre la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) del Ministerio de Hacienda y las operaciones de Funes en los bancos nacionales, aclaró la Fiscalía en el comunicado.

La fiscal encargada del proceso confirmó que solicitaron al juzgado que decrete orden de captura contra Funes por la supuesta evasión fiscal mientras amplían las investigaciones. Si el juez accede a la petición, sería la quinta orden de captura contra el primer mandatario del FMLN.

Los tribunales nacionales requieren al expresidente Funes en otros cuatro casos (ver recuadro). El experiodista no ha sido capturado porque actualmente vive en Nicaragua junto con su familia, gracias al asilo otorgado por el régimen de Daniel Ortega.

Las otras acusaciones fiscales contra Funes son por desfalcar $351 millones de fondos públicos en el caso denominado Saqueo Público. También es requerido por supuestamente pagar dádivas al ex fiscal general Luis Martínez a cambio de impunidad. Los otros dos procesos son por presuntamente recibir un soborno en el contrato de El Chaparral y por filtrar un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS).

El expresidente Funes utilizó ayer sus redes sociales para salir al paso de la nueva acusación en su contra y dijo que su patrimonio aumentó por su salario como consultor y por la venta de una vivienda.

La Prensa Gráfica



Funes en 5 procesos penales y uno civil por corrupción

El expresidente Mauricio Funes acumuló este miércoles una nueva acusación en los tribunales de justicia. En esta ocasión, fue acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) por el delito de evasión de impuestos. Con este requerimiento, Funes enfrentará su quinto proceso penal y uno civil.

Según la Fiscalía, Funes no declaró más de $271 mil dólares en concepto de renta en 2014. Además, evadió cerca de $85 mil dólares de impuestos.

“El delito se cometió mediante la presentación de una declaración con información falsa, porque no se declararon la totalidad de las rentas gravadas obtenidas que fueron más de $271 mil dólares. El impuesto evadido es un poco más de $85 mil dólares”, explicó la fiscal del caso.

De acuerdo con la fiscal, estas inconsistencias fueron descubiertas a través de un informe financiero del Ministerio de Hacienda. Las investigaciones también revelaron que Funes emitió varios cheques provenientes de una cuenta bancaria a su nombre, sin justificar la procedencia del dinero del mismo.

En el requerimiento, el Ministerio Público solicitó la instrucción formal con detención provisional del exmandatario por rentas no declaradas e incremento patrimonial no justificado.

Por este delito, Funes podría pagar entre seis y ocho años de prisión, no obstante, tanto él como su familia se encuentran bajo asilo en Nicaragua desde el año 2016.

Procesos Penales

Esta es la quinta ocasión en la que el exmandatario es acusado por la Fiscalía. Los casos que se le atribuyen son la difusión del Reporte de Operaciones Sospechosa (ROS) en contra del también expresidente Francisco Flores, El Chaparral, Saqueo Público y Corruptela. En el caso del proceso civil es acusado por enriquecimiento ilícito.

El 18 de enero de este año, el Juzgado Quinto de Paz de San Salvador decretó orden de captura nacional e internacional para Funes por la difusión del ROS. Según la Fiscalía, el expresidente divulgó ilícitamente unos documentos confidenciales que dejaban entrever movimientos sospechosos de dinero en la administración de Flores.

La orden de captura incluyó a Diego Escobar, exasesor del exfiscal general Luis Martínez, y al periodista Lafitte Fernández Rojas, por participar en la divulgación de material reservado en perjuicio de la administración pública.

A principios de este año, el Juzgado Noveno de Paz también emitió una orden de captura contra Funes por hechos de corrupción en El Chaparral. Entre los delitos que se le imputan son lavado de dinero y activos, peculado, agrupaciones ilícitas y cohecho activo.

De acuerdo con la Fiscalía, en junio de 2012, el expresidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), José Leopoldo Samour Gómez, y dos representantes de la empresa constructora Astaldi, José Efraín Quinteros y Mario Pieragostini, negociaron un contrato con la empresa constructora Astaldi con el propósito de anularlo y desviar entre ellos un monto de más $108 millones de dólares; más los $45 millones con los que favorecieron a la empresa.

En 2018, Funes fue acusado por montar la operación “Saqueo Público” en la que desvió más de $350 millones de dólares. En este caso, se encuentra implicada su actual pareja, Ada Mitchell Guzmán, junto a 14 imputados más, entre familiares y amigos.

Ese mismo año, el Juzgado Cuarto de Paz giró una orden de captura contra Funes por el caso “Corruptela”, una red de corrupción ejecutada por el exmandatario para la compra de voluntades en la Fiscalía. En este caso también fue acusado el exfiscal Luis Martínez.

ContraPunto


VOLVER