Elliott Abrams, en Centroamérica sabemos bien quién sos – Por Rafael Cuevas Molina

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Rafael Cuevas Molina *

Un impresentable como Donald Trump solo puede nombrar a otro impresentable como “enviado especial” del gobierno norteamericano para Venezuela. El impresentable nombrado por Trump es nada más y nada menos que Elliott Abrams, oscuro personaje al que en Centroamérica lo recordamos por sus tropelías en los años que en estos lares conocemos como “los de la guerra”, es decir, la década de los 80, cuando se comportó como un forajido con tal de poner contra la pared al gobierno sandinista, y se hizo de la vista gorda de los miles y miles de violaciones contra los derechos humanos que cometían los gobiernos de Guatemala y El Salvador, afines a la administración de Ronald Reagan.

Elliott Abrams fue pieza central del grupo de políticos mafiosos norteamericanos que urdió y llevó a la práctica el financiamiento de la Contra nicaragüense, que desde Honduras hostigó al sandinismo provocando miles de muertos y sabotajes que desangraron al país hasta dejarlo exhausto. Vendieron armas a Irán, se llenaron sus propios bolsillos de plata, y pasaron millones de dólares a los bandoleros que causaban dolor y muerte en Centroamérica.

No contentos con esto, acudieron al narcotráfico mexicano y colombiano. Establecieron junto con la DEA y la CIA una red para traficar la droga hacia Estados Unidos, y con parte de la ganancia abonaron al cerco contra Nicaragua.

Ahora, sigue con los mismos arrestos de los años 80. Ya no es el joven rubio y sonriente que estrechaba la mano a Ronald Reagan cuando se tomaba fotos con una camiseta en la que se leía “I am a Contra”, sino un viejo que parece un personaje de Charles Dickens, pero igual comanda las fuerzas de los mafiosos y los entreguistas que sin ningún tapujo se saltan el derecho internacional y pretenden derrocar el gobierno de un país soberano como es Venezuela.

Sabiendo, como sabemos en Centroamérica, su forma de trabajar, de moverse entre los más oscuros círculos internacionales, no dudamos que Elliott Abrams ha sido elegido por la administración norteamericana actual porque atrás de la estrategia para derrocar al gobierno chavista hay negocios sucios como los de los años 80. La sombra de estas suposiciones se acrecientan cuando en los países de América Latina que se mueven al son que les toca Abrams y su pandilla, están en la presidencia individuos como el racista-misógino-xenófono-homófobo de Bolsonaro en Brasil, o el enaltecedor de la dictadura de Alfredo Stroessner, Mario Abdo Benítez, en Paraguay.

Esa es la ralea que se mueve en torno al cerco al que se somete a Venezuela; la que organiza la “ayuda humanitaria” que pretende vulnerar las fronteras de un país soberano apoyada por hordas pagadas y mantenidas por el gobierno colombiano; la que se roba, descaradamente, miles de miles de millones de dólares del Estado de la República Bolivariana de Venezuela dejándola sin dinero para solventar las más ingentes necesidades de su población.

Ese es Abrams, señores y señoras, la sombra oscura que no augura más que muerte, destrucción y negocios mafiosos en los que, cómo no podía ser de otra forma, él mismo se forra los bolsillos. Si Donald Trump lo ha puesto al frente de sus artimañas contra Venezuela, significa que ha llegado a la etapa en la que está dispuesto a todo, no solo a aquellas en las que se piensa cuando dice que “todas las opciones” están sobre la mesa, sino a todas esas otras en las que Abrams es experto, y que nosotros conocemos tan bien en Centroamérica.

* Presidente AUNA-Costa Rica. Publicado en connuestraamerica


VOLVER