Habemus gabinete – Diario Uno, Perú

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Después de 72 horas de la renuncia del presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, ayer salió humo blanco en Palacio de Gobierno. El presidente Martín Vizcarra tomó el juramento de estilo al flamante presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar Labarthe, y a su nuevo Gabinete, en una ceremonia protocolar que se llevó a cabo en el Gran Comedor de la Casa de Pizarro. Tradicionalmente, este tipo de actos se realizan en el Salón Dorado de la sede del Ejecutivo.

Abogado, de 49 años, la designación de Salvador del Solar es vista con expectativa por los diferentes sectores políticos. Como se recuerda, el nuevo presidente del Consejo de Ministros ya tiene experiencia como ministro de Estado, pues durante el Gobierno del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski fue ministro de Cultura entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017, cargo al que renunció por sus discrepancias con el indulto a Alberto Fujimori. Además, no está involucrado en ningún caso de corrupción.

Entre sus principales cualidades destaca su facilidad para llegar a consensos, por lo que podría ponerse al frente de las grandes reformas que el país requiere, aprovechando su perfil dialogante. Además, tiene capacidad para buscar consensos. Así lo han destacado también los empresarios exportadores, quienes afirman que el Gabinete ministerial liderado por Salvador del Solar servirá para brindarle un nuevo impulso a la economía y vida institucional del país. Asimismo, el empresariado espera que en lo sucesivo haya una mayor comunicación entre el Ejecutivo y los distintos sectores del país.

Ocurre, también, que al no estar involucrado en casos de corrupción, el jefe del Gabinete Salvador del Solar podría acompañar mejor al presidente Martín Vizcarra en su discurso anticorrupción, pues el Gobierno al parecer está decidido a darle un nuevo impulso a la lucha frontal contra la corrupción. De paso, eso haría que las inversiones ingresen al Perú con más confianza, y se necesita inversiones para seguir moviendo el aparato productivo. La economía no debe ralentizarse si se quiere cumplir con todas las metas que se ha propuesto el Ejecutivo.

Diario Uno