México: la CIDH instala nuevo equipo de trabajo en el caso Ayotzinapa

México: inicia labor nuevo grupo de CIDH en caso Ayotzinapa

La investigación de la desaparición de 43 estudiantes en el sur de México en 2014 inició el lunes una nueva etapa con la puesta en marcha de un grupo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que acompañará los trabajos de la comisión para la verdad lanzada en enero por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Este grupo de la CIDH es el segundo que se crea en los últimos años para ayudar en las indagatorias en torno al caso de los estudiantes de la Normal Superior de Ayotzinapa. El primero realizó una investigación entre 2015 y 2016 y concluyó sus labores tras presentar un reporte que rechazó las conclusiones del gobierno anterior de que los jóvenes habrían sido quemados en un basurero.

La presidenta actual de la CIDH, Esmeralda Arosamena, dijo que el nuevo equipo de la comisión estará integrado por dos personas fijas que contarán con colaboraciones temporales de algunos de los integrantes del primer grupo o de otros expertos que se requieran.

Por su parte, el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, garantizó que tendrán acceso “sin restricciones” a toda la información del llamado caso Ayotzinapa.

Su papel, señaló la representante de la cancillería, Marta Delgado, será asesorar y acompañar al Estado mexicano en cuestiones forenses, la integración de expedientes y en la definición de líneas de investigación, incluidas aquellas que la administración anterior no quiso abordar.

Según explicaron los funcionarios mexicanos, los expertos tendrán acceso a todos los expedientes, harán las visitas sobre el terreno que consideren necesarias, incluidas, si así lo estiman, instalaciones militares, y colaborarán en el diseño de un nuevo mecanismo para incentivar y proteger a potenciales colaboradores que puedan dar información valiosa para saber el destino de los estudiantes, cuyo paradero todavía se desconoce.

El gobierno, por su parte, se encargará de garantizar su seguridad y la inmunidad del equipo de la CIDH y de acatar sus recomendaciones.

El nuevo grupo trabajará durante un año. El plazo podría ser prorrogado pero, según dijo Encinas, “esperamos tener resultados en muy corto plazo”.

Los 43 estudiantes fueron secuestrados en Iguala, en el estado sureño de Guerrero, el 26 de septiembre de 2014 por policías municipales que los entregaron al crimen organizado.

La versión oficial de los hechos dice que luego fueron quemados en un basurero cercano pero esa versión fue echada por tierra por el primer equipo de expertos multidisciplinares que envió la CIDH que, además, denunció serias irregularidades y obstrucciones a la justicia por parte de autoridades de todos los niveles de gobierno, incluidos funcionarios federales de la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

Para la presidenta de la Comisión, ahora se abre “una oportunidad única para romper con la impunidad”.

En esta nueva etapa de asistencia técnica internacional se podrá entrevistar, por ejemplo, a militares, algo vetado durante el gobierno anterior.

“Estamos seguros de alcanzar las anheladas respuestas de verdad y justicia”, aseguró.

Entre las prioridades, Arosamena subrayó la importancia de investigar más la telefonía y la balística “porque implica la gran objetividad de los hechos”, avanzar en la investigación de irregularidades cometidas hasta ahora y cambiar de narrativa, ya que la versión oficial “mal llamada verdad histórica, está descartada”.

Las familias de los 43 desaparecidos se encuentran esperanzadas con esta nueva etapa, aunque recordaron a las autoridades que quieren ver resultados pronto.

Revista Cambio


CIDH presenta informe y Plan de Trabajo 2019 e instala equipo sobre el Caso Ayotzinapa

En el marco de la sesión extraordinaria de la Comisión Presidencial para la Verdad y la Justicia en el caso Ayotzinapa, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó su Informe sobre el monitoreo realizado por su Mecanismo Especial de Seguimiento al asunto Ayotzinapa (MESA) durante 2017 y 2018, y anunció el inicio de una nueva fase de asistencia técnica a través de la presentación de su Plan de Trabajo para el 2019. La presentación del informe y el plan estuvo a cargo de la Presidenta de la CIDH, Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño.

La sesión de la Comisión Presidencial se celebró el 11 de marzo de 2019 y estuvieron presentes los integrantes de la Comisión Presidencial: el Subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas; la Subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Delgado; así como familiares de los estudiantes desaparecidos y las organizaciones acompañantes.

En esta nueva etapa, la CIDH continuará monitoreando las acciones de búsqueda de los estudiantes, la investigación y la atención integral a las víctimas y familiares. La Comisión mantendrá marcha un Mecanismo Especial de Seguimiento para el Caso Ayotzinapa (MESA) que será reforzado con un esquema de diálogo transparente y constructivo, que tiene como prioridad apoyar a la Comisión de la Verdad del Estado de México para dar con el paradero de los estudiantes desaparecidos.

El Mecanismo también monitoreará los avances de la investigación penal, dará seguimiento a las acciones propuestas por la Comisión Presidencial y asistirá a las reuniones de dicha Comisión. De igual manera, efectuará visitas de documentación y verificación a instalaciones estatales, incluyendo centros de privación de libertad en el país. Además, apoyará el desarrollo de acciones para lograr un fortalecimiento institucional y la creación de capacidades en derechos humanos en el país, inclusive líneas y proyectos para atender la desaparición forzada en México.

Para cumplir con los objetivos señalados en el Plan de Trabajo de 2019, el MESA de la CIDH, conformada por la Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño, Presidenta de la CIDH, y el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, instala un Grupo de Acompañamiento Técnico (GAT) que trabajará de manera directa con la Comisión Presidencial y otras instancias del Estado mexicano de investigación criminal y de atención a víctimas. El GAT estará integrado por un equipo de consultores especialistas en México, incluyendo ex miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para Ayotzinapa. La CIDH agradece al Estado los recursos necesarios para la continuidad de la nueva etapa de funcionamiento del Mecanismo Especial de Seguimiento para el caso Ayotzinapa (MESA).

La Comisionada Esmeralda Arosemena, Presidenta de la CIDH, señaló: “seguiremos acompañando a las madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos en esta lucha por la verdad y justicia”. Igualmente, sostuvo: “reconocemos las muestras de voluntad política del Estado y las acciones que viene realizando para encontrarlos que deberá dar resultados efectivos y a corto plazo”. Igualmente, el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva manifestó que “la Comisión ha estado comprometida con las familias de las víctimas desde que conoció de la desaparición de los estudiantes, y en esta nueva etapa reforzará su mecanismo de seguimiento esperando que las acciones estatales lleven a conocer la verdad de lo sucedido”.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

OAS


ONGs exigen reforzar investigación a Militares por caso Ayotzinapa y no criminalizar

Las organizaciones civiles que acompañan a los padres de los 43 normalistas desparecidos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, urgieron al Gobierno federal a investigar el papel de las Fuerzas Armadas la noche de los hechos y acusaron que podría existir una investigación paralela del caso, esto luego de que se difundieran videos sobre sobre la presunta pertenencia de uno de los normalistas a la Secretaría de la Defensa Nacional.

El vocero de los padres, Felipe de la Cruz, rechazó la difusión de los videos, los que se debieron de conocer en los primeros días de los hechos, y lamentó la forma en que fueron expuestos para lastimar a las familias de los estudiantes desaparecidos.

“Desconocíamos completamente esta información y creemos que posiblemente por la cercanía del trabajo de la Comisión para el Acceso a la Verdad y la Justicia, pues están tratando de desvirtuar la situación que se ha dado en los últimos cuatro años y medio”.

Rechazó que el estudiante fuera infiltrado porque no hay evidencia real que lo compruebe, de ser así “eso quiere decir que el Ejército tiene la verdad en sus manos y la obligación de decirlo. Porque si él era el informante del Ejército, si el comandante que entrega el sobre a la mamá de Julio César por qué mejor no lo indemnizan porque se supone que él ya murió cuando le avisan a ella, entonces hay muchas cuestiones que no coinciden, y nosotros nos preguntamos por qué lo hacen de esa manera y hasta este tiempo”.

INVESTIGACIÓN PARALELA

En un comunicado conjunto, las organizaciones que acompañan a los padres de los estudiantes desaparecidos: Servicios y Asesoría para la Paz, el Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, el Centro de Análisis e Investigación, y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, urgieron al Gobierno federal a investigar el papel de las Fuerzas Armadas la noche y madrugada de los hechos, porque podría existir una investigación paralela a la de las autoridades centrales.

Las organizaciones señalan que los videos difundidos en un noticiero confirman que el Ejércitob, y que a más de cuatro años y medio no se las ha brindado a la Procuraduría General de la República (ahora Fiscalía General de la República), y a nadie.

“Siendo innegable que el material revelado hoy –ayer– fue grabado en instalaciones militares y proviene de una grabación del personal del Ejército”, agrega.

“En este sentido destacamos que el coronel que aparece en el material no ha rendido declaración alguna en el caso y la muestra de sangre extraída por personal castrense a la madre del estudiante Julio César López Patolzin, no obra en los expedientes de la PGR, lo cual sugiere la posible existencia de una investigación paralela en el ámbito militar”.

Además señalan que se confirma también que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “practica la infiltración” en la Normal Rural de Ayotzinapa porque en el video “aparentemente” se “reconoce una relación entre el estudiante Julio César López Patolzin y el Ejército para la realización de labores de inteligencia”.

Se presume también que este vínculo de la Sedena habría brindado algún tipo de asistencia a la familia del estudiante sin que esto fuera del conocimiento de las autoridades civiles, ni de los representantes de las familias.

Subraya “que la posible confirmación de este vínculo no deslegitima en modo alguno la exigencia de los familiares de Julio César de conocer el paradero de su hijo”.

También indicaron que el video confirma que las “Fuerzas Armadas han ocultado información relevante al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) e incluso a la Comisión Nacional de los derechos Humanos (CNDH)” porque los videos nunca fueron brindados a dichas instancias.

Mencionan la negativa en el sexenio de Enrique Peña Nieto a que las y los expertos entrevistaran a los militares, y la resistencia castrense a entregar material de inteligencia completo.

“Sobre el particular la Sedena incluso proporcionó información distorsionada a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, pues le reportó que Julio César López Patolzin contaba con autorización para realizar estudios en instituciones educativas civiles”, lo que no se refleja en el video pues se da cuenta de una relación laboral activa para fines de inteligencia.

“En este contexto el material de hoy viene a confirmar la urgente necesidad de que en esta nueva etapa se investigue a profundidad el papel de las Fuerzas Armadas en los hechos”.

Las organizaciones expresaron que para las familias de los desaparecidos y sus representantes, “es innegable que todas las dependencias deben brindar ya, sin pretextos ni dilaciones, toda la información en su poder que sea relevante para el esclarecimiento pleno del paradero de los 43 estudiantes, tal y como se ordena en el decreto presidencial por el que se instruye establecer condiciones materiales, jurídicas y humanas efectivas, para fortalecer los derechos humanos de los familiares de las víctimas del caso Ayotzinapa a la verdad y al acceso a justicia, signado, entre otras autoridades, por el presidente de la República, la secretaria de Gobernación, el secretario de la Defensa Nacional y el secretario de la Marina”.

EL VIDEO

Julio César López Patolzin, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa y que desapareció junto con sus compañeros, era un informante en activo del Ejército, informó el coronel de infantería Diplomado del Estado Mayor, Gregorio Espinoza Toledo, en una conversación con la mamá del joven, Joaquina Patolzin de la Cruz, que fue video-grabada dentro de instalaciones militares.

La grabación se dio a conocer en el noticiero del periodista Ciro Gómez Leyva que se emite por Radio Fórmula en televisión de paga y satelital. Las imágenes, según información recopilada por el reportero Humberto Padgett, se obtuvieron el 29 de septiembre de 2014 en las instalaciones del 50 Batallón de Infantería de Chilpancingo.

El reportero dice que el estudiante tenía un celular i-Phone que utilizaba en las tardes y noches para enviar la información de las actividades de los estudiantes de la Normal, incluso habría informado del plan para retener camiones que iban a ser utilizados en el traslado de los estudiantes a la conmemoración del 2 de Octubre en la Ciudad de México.

Según la investigación del reportero, el joven estudiante tenía un año de antigüedad en el Ejército.

Sin embargo, Rafael López, padre del normalista, dijo, en distintas entrevistas en 2015, que su hijo había desertado del Ejército para seguir sus estudios en Ayotzinapa, y los padres del resto de los estudiantes desaparecidos ya sabían esa información.

De los dos videos difundidos, en uno que dura 4 minutos con 40 segundos se observa a la mamá del estudiante y a una acompañante sentadas en una banca junto al coronel, además de otro militar parado y el que graba la escena.

En la grabación casi inaudible se escucha decir al mando, “nosotros la entendemos, hacemos todo lo posible para encontrarlos, sabemos lo que se siente. Cuando se raspa la rodilla sufre uno”.

La madre del estudiante llora pero no se oye lo que le dice al militar, después dice que un año antes en la inundación de Tixtla por el paso de la tormenta “Manuel” y el huracán “Ingrid” apoyó a sus vecinos.

–Aunque él llegó no sé quién me avisó. Me dijo ‘mamá me avisaron que no tiene que comer’, le digo no te preocupes hijo. Gracias a Dios es muy joven.

Ante el llanto de la mujer, el mando le pide al militar que le dé pañuelos. La grabación se corta y luego reinicia.

El militar que está parado le dice a la mujer, “nosotros seguimos buscando a ver por dónde y a donde nos manden (inaudible), y la preocupación es muy grande”. La madre del joven menciona que el 28 de septiembre de 2014 hubo una marcha en Tixtla, pero que a pesar de eso no les daban solución. El militar le dice que el hermano de Julio César puede ir al batallón y que no habría problema.

El otro militar agrega, “porque si usted no viene por su quincena (inaudible). Tome por favor”. El militar le da un sobre amarillo con 5 mil 667 pesos. La conversación continua pero es inaudible.

Después se observa al mando militar entregarle otro sobre a la mamá del normalista, además se alcanza a oír que le insiste en que tiene que recoger la quincena del estudiante aún en activo, y la señora firma un documento.

–Por favor no se sienta usted mal, cuando venga usted a visitarnos o hable nosotros nos sentimos a gusto cuando la escuchamos (inaudible) esto que le di fueron mil 500 (el segundo sobre) lo del taxi que tomó usted ahorita se lo voy a pagar.

En un segundo video que se mostró en el noticiero se muestra cómo a la mamá del joven se le toma una muestra de sangre en las instalaciones militares y firma un documento.

El reportero dice que se da en un momento posterior a cuando fueron presentados los restos supuestamente hallados en el río San Juan.

Sin Embargo