La cuarta transformación de México – Por Omar Sandoval, especial para NODAL

 Por Omar Sandoval *

El 1° de julio de 2018 el voto favoreció de manera contundente al candidato Andrés Manuel López Obrador (quien competía por tercera vez consecutiva por la presidencia de la República), y a su opción política el partido denominado “Movimiento de Regeneración Nacional” (MORENA).Su principal oferta de campaña, la que en gran medida sirve para englobar su proyecto político, es llevar a cabo la “Cuarta Transformación de la vida pública de México” (4T).

Según López Obrador se han llevado a cabo por lo menos en la historia moderna de México, tres grandes transformaciones, la lucha por la Independencia para combatir el dominio español de 1810 a 1821.La Guerra de Reforma entre liberales y conservadores de 1858 a 1861 que -como resultado- se establecieron las “Leyes de Reforma”, entre las que destaca la separación de la Iglesia y el Estado. Y la tercera fue la Revolución Mexicana;lucha armada intestina en contra del régimen de Porfirio Díaz entre 1910 y 1917 y coronada por la promulgación del textoconstitucional que rige actualmente en México.

Para el actual presidente mexicano la 4T consiste:

“… básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país. No tendremos problema en lograr este propósito porque el pueblo de México es heredero de grandes civilizaciones y, por ello, es inteligente, honrado y trabajador.

La corrupción no es un fenómeno cultural sino el resultado de un régimen político en decadencia. Estamos absolutamente seguros de que este mal es la causa principal de la desigualdad social y económica y de la violencia que padecemos. En consecuencia, erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno”[1].

Como lema de campaña, utilizó atinadamente la frase: “Juntos haremos historia”.

El reto sin duda alguna es de grandes dimensiones, significa transformar un país gobernado casi cien años por un solo partido, el PRI, el Partido Revolucionario Institucional (contradicción literal implícita),el cual logró establecer un control férreo sobre la burocracia federal principalmente y quienes junto con los dos principales partidos “opositores” impulsaron reformas de carácter neoliberal a través del “Pacto por México”-Deconstruirel dañoes una tarea que difícilmente se puede llevar a cabo en un sexenio.

Coincido con Andrés Manuel,de que dicha tarea es sin duda de tamaño comparable a las transformaciones históricas antes referidas, en especial para la construcción de un proyecto de izquierda o por lo menos,de uno que implique mayor equidad paratodos losmexicanos.Un fracaso o desilusión del sexenio de López Obrador podría orillar a la población a buscar opciones extremistas y probablemente contrarias a sus intereses, algo parecido a lo que está sucediendo en Brasil.

Por lo tanto, resulta de suma importancia que este nuevo gobierno avance de manera importante para sentar bases reales que permitan un cambio que traiga consigo beneficios tangibles a grupos mayoritarios de la población. Pero también es imprescindible que dichas bases sirvan para construir no el México de antes, sino elque el país requiere para poder jugar un papel más destacado en el concierto internacional, a mediano y largo plazo, buscando el desarrollo necesario para que la equidad permee a todas las capas sociales. ¿Cómo conseguirlo?

El método de la 4T debe serfundamentalmente uno solo: reconstruir las instituciones para que prevalezca el Estado de derecho. Si retomamos sus propias declaraciones, López Obrador tiene claro el camino, pues combatir la corrupción y la impunidad no significa otra cosa que buscar que prevalezca lalegalidad.

Si tratamos de analizar las peticiones de ayuda que llegan tanto al Congreso como al Gobierno Federal, se pueden resumir en respeto al Estado de derecho de miles de casos en los cuales la justicia mexicana está en deuda por que no ha habido la voluntad necesaria para acatar los fallos judiciales, o muchos de ellos no los han resuelto, violentando los marcos jurídicos, evitando fallar para perjudicar a autoridades corruptas o incompetentes.

En mi opinión es importante que el nuevo gobierno no intente llevar a cabo esta transformación de manera aislada, la ciudadanía está lista y sigue en pie de lucha buscando los canales adecuados para poner su grano de arena y lograr la tan anhelada justicia. Es necesario que su voz sea escuchada después de tantos años de sordera de las autoridades; tanto López Obrador, como la coalición mayoritaria en las Cámaras, debende cumplir con su lema de campaña.

Por eso sorprenden las diversas declaraciones de López Obrador donde otorga el perdón a corruptos que no tengan procesos judiciales iniciados[2]. Sin embargo, cabe señalar en sentido estricto, no es exclusivamente en el ejecutivo en quien recae la obligación de juzgar o de llevar a cabo las investigaciones, sino en el sistema judicial, es ahí donde está el punto clave para lograr que la 4T se vuelva una realidad. Pocos lo mencionan, por eso es preciso recalcarlo, sin justicia, no habrá transformación efectiva.

[1]Expansión (2018),Este es el discurso completo que dio AMLO en el Zócalo, 02/julio/2018https://expansion.mx/nacional/2018/07/02/este-es-discurso-completo-que-dio-amlo-en-el-zocalo

[2]Borrón y cuenta nueva contra la corrupción, ofrece AMLO. https://www.milenio.com/politica/amlo-ofrece-perdon-corruptos-procesos-iniciados

* Analista político mexicano


VOLVER