Movimientos sociales anuncian nuevas marchas contra los despidos en el sector público

La Coordinadora Unitaria de Movimientos Sociales de Loja rechazó el accionar del Gobierno Nacional al dar por terminado algunas partidas laborales en el sector público. No dieron cifras, pero a escala nacional son más de 10.000 funcionarios que se quedan sin trabajo.

Rechazo

Luis Rueda, dirigente sindical, mencionó que están en desacuerdo con las decisiones tomadas por el Gobierno en donde miles de personas han sido desvinculadas de sus plazas de trabajo sin explicación alguna. “Desde diciembre los ecuatorianos fuimos sorprendidos por el alza de los combustibles y desde el 28 de febrero en cambio trabajadores han sido despedidos de sus cargos”.

A escala nacional indicó que son cerca de 10.000 trabajadores. “Estos hechos demuestran de los compromisos que el Gobierno mantiene con el Fondo Monetario Internacional para achicar el tamaño del Estado, dejando así fuera de sus cargos a miles de obreros”. Solo a finales de 2018 ya fueron separados alrededor 165.000 empleados y pasaron a la desocupación.

Incumplimiento

Advirtió que más allá de cumplir con la propuesta de campaña electoral de las 250 mil plazas de trabajo por año, Lenín Moreno, incrementa más la brecha de desempleo. Ante esto las organizaciones sociales se declaran en movilización permanente como reclamo al actual presidente. “Les aclaramos que no nos cruzaremos de brazos y desde finales de marzo e inicios de abril saldremos nuevamente a la calle a exigir y rechazar los atropellos que se dan desde los niveles de Gobierno.

Estadísticas

Eduardo Jaramillo, gobernador de Loja, en entrevista anterior señaló que la característica de este tipo de contratación es ocasional, descartando que en los ministerios de Salud y Educación se haya desvinculado el personal fundamental como médicos o profesores. “Cuando se hace una contratación ocasional se lo realiza por ciertos requerimientos, por ejemplo en Salud se desvinculó a 13 personas de agendamientos de turnos en la provincia y ocho en el segundo caso, en cambio, encargados de planificación y riesgos.

Crónica


VOLVER