Sólo en 2019, EEUU detuvo a más de 114 mil migrantes en la frontera con México

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadunidense (CBP) señaló que detuvo a 114 mil 436 migrantes en su frontera con México durante los primeros dos meses del año, la cifra más importante en la década, que alcanzó un nivel “histórico” en febrero con 66 mil 450 aprehensiones.

Según Brian Hastings, Jefe de Operaciones en la CBP, siete de cada diez personas aprehendidas provenían del Triángulo Norte de Centroamérica -Honduras, Guatemala y El Salvador–, y el 65% viajaba en familia, con niños, en condiciones a veces muy difíciles.

En conferencia de prensa, el funcionario aseguró que, desde el pasado mes de octubre, las autoridades detuvieron a más de 268 mil personas, un 97% más que durante el mismo periodo del año pasado, y según sus estadísticas los mexicanos se encuentran en el tercer lugar en términos de detenciones: “ya hay más guatemaltecos y hondureños cruzando que mexicanos”, añadió.

Estas cifras sirven a la CBP y a Trump para legitimar sus medidas antimigrantes y despotricar contra las “laxitudes” y los “huecos” de las leyes migratorias estadunidenses.

Kevin Mc Aleenan, el comisionado de la CBP, sostuvo que “debe quedar muy claro que enfrentamos una dinámica alarmante (…) estos flujos, los más importantes en una década, representan tanto una crisis humanitaria como de seguridad”, y añadió que “el sistema está muy rebasado y permanece en un punto crítico”.

“A diferencia de las tendencias históricas de cruces de la frontera, que eran de hombres solteros mexicanos, que pueden ser repatriados rápidamente, las familias y los niños de Centroamérica requieren de un cuidado mayor y un proceso más largo, y son liberados en Estados Unidos en espera de la sentencia sobre sus casos”, dijo.

“Hay soluciones a esta crisis”, insistió Mc Aleenan. Y enumeró: “seguir apoyando los gobiernos en Centroamérica”, “trabajar con la nueva administración en México para enfrentar las organizaciones criminales transnacionales” –la semana pasada, Olga Sánchez Cordero encabezó una delegación que viajó a Washington para abordar el tema migratorio–, e “invertir en seguridad fronteriza, incluyendo una barrera moderna”.

Además de las detenciones, la CBP informó que, en enero y febrero, desechó las solicitudes de ingreso de 19 mil 962 personas a su territorio, las cuales incluyen las solicitudes de asilo.

El endurecimiento de las medidas antimigrantes implementadas por el gobierno de Donald Trump obligó los migrantes a emprender la travesía de la zona fronteriza en caminos cada vez más peligrosos y remotos, en grupos de 100 o más personas.

Hastings informó que, desde el pasado mes de octubre, las autoridades detuvieron a más de 70 grupos de más de cien personas, conformados por familias; en el caso más relevante, el grupo aglutinaba a 384 personas.

“Es una tendencia peligrosa en nuestra opinión”, sentenció el uniformado, quien añadió que, durante el año fiscal 2018 –que corrió de septiembre de 2017 a octubre de 2018–, las autoridades detuvieron a 13 grupos de ese tamaño, y el año anterior apenas dos.

“La inteligencia que tenemos es que los grupos narcotraficantes utilizan a estos grupos para desviar la atención de nuestros agentes para cruzar drogas. Tenemos cuatro casos específicos recientes que tuvimos recientemente”, lanzó el funcionario.

Proceso