Todas las organizaciones sociales salen a la calle contra las políticas económicas

Miércoles de furia: todas las organizaciones sociales salen a la calle contra la política económica

Más de 100 cortes en rutas y en puntos estratégicos de todo el país se llevarán a cabo este miércoles, cuando se movilicen unas 200 mil personas, en una jornada convocada por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, Frente Darío Santillán y Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Además, coincidieron en la convocatoria más de 20 organizaciones piqueteras encabezadas por el Polo Obrero, Barrios de Pie disidente y el MST Teresa Vive.

“Desde las 10 am, Habrá cortes en puntos históricos en su referencia con el movimiento piquetero de 2001: puentes Chaco – Corrientes, Neuquén – Río Negro, Santiago del Estero – La Banda; rutas 14, 11, 16; accesos a las ciudades en Córdoba y Rosario; en Entre Ríos, etcétera. Además, habrá cortes en Puente Pueyrredón, Autopista Richeri, General Paz (en dos puntos), Autopista La Plata (también en dos puntos), Puente Saavedra, Panamericana y 197; es decir, casi todos los accesos a la Capital”, resumió a Tiempo Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero.

Agustín Burgos, dirigente del MTE – CTEP, explicó a Tiempo los motivos de la convocatoria: “El panorama es muy negativo para los trabajadores y las trabajadoras de la economía popular. La inflación del año pasado fue un golpe muy duro. Si bien cerramos en febrero el diálogo con el gobierno, lamentablemente no ha rendido frutos. Por eso, llevamos adelante esta medida, que implica asambleas y ollas populares en muchas rutas del país y en algunos puntos neurálgicos de todo lo que es el Conurbano y los accesos a Capital Federal”.

Burgos agregó: “Venimos a mostrar unidad, a poner acuerdos unitarios por delante, contra la política de ajuste del gobierno. La idea no es generar un escenario de confrontación; fundamentalmente, tiene que ver con que el gobierno reflexione. Por ejemplo, la secretaría de Economía Social sacó una resolución que dio por tierra a 60.500 monotributistas sociales, muchos de los cuales han perdido sus prestaciones jubilatorias y médicas, lo cual empeora aún más la situación”.

Para Belliboni, del PO, “por primera vez, después de tres años y medio del gobierno de (Mauricio) Macri, hay una unificación de todo el movimiento piquetero de todo el país”. En ese sentido, remarcó el “acuerdo implícito” con el arco que denomina como “Triunvirato Vaticano”, que “tuvo otra política durante estos tres años, que no fue la de corte de ruta y de enfrentamiento con el gobierno, sino de colaboración. El propio (Juan) Grabois calificó la relación con (Carolina) Stanley como ‘inmejorable’”, recordó. Sin embargo, aseguró: “Hay una crisis inflacionaria que se lleva puesto los salarios, los ingresos, los planes sociales, todo. A esto, se suma que el Ministerio de Desarrollo Social demora en entregar los alimentos a los comedores sociales, que están abarrotados de gente, y no tienen lo necesario para afrontar la demanda. Esto, complementado con los tarifazos, la desocupación masiva, recesión”.

Para el dirigente de CTEP Burgos, “vamos a terminar teniendo una unidad táctica en el lugar con otros movimientos sociales”. La idea “es generar una unidad muy amplia que sea representativa de todo el sector de trabajadores de la economía popular. Estamos de acuerdo en que debe haber una recomposición de los programas sociales; sobre todo, del Salario Social Complementario (SSC), que hoy está en 6 mil pesos. Y ese número ni siquiera está cerca de lo que es la Canasta de Indigencia (CBA, Indec)”.

Belliboni destacó que el reclamo “es siempre el trabajo genuino”, pero “pedir esto a este gobierno es como pedir peras al olmo”. Entonces, “pedimos a la ministra Stanley que abra un canal de diálogo y de negociación, para paliar la crisis abriendo los programas sociales, aumentando sus montos y asistiendo a los comedores populares. En el caso nuestro, hace más de tres años que son gobierno y Stanley nunca nos recibió”.

Finalmente, Burgos expresó: “Para nosotros, la idea es convocar a la unidad. Por distintos motivos que tendremos que evaluar, en los últimos años no se ha dado mucha articulación con otros sectores, pero tenemos que entender que el enemigo es la política económica del gobierno y luchar contra eso de la forma más unitaria posible”.

Tiempo Argentino


Protesta de los trabajadores de Pedidos Ya, Glovo y Rappi: “Incumplen las leyes con el aval del Gobierno”

Motoqueros y ciclistas de Pedidos Ya, Glovo y Rappi marcharon al Ministerio de la Producción y el Trabajo contra el fraude laboral en las plataformas de reparto. “Las empresas se niegan a cumplir con las leyes vigentes, con el aval y la complicidad de los funcionarios del Gobierno”, denunció el titular de la Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (Asimm), Marcelo Pariente, en el arranque de la movilización.

Los precarizados trabajadores de las apps están sufriendo este año otra vuelta de tuerca, con el guiño de Cambiemos. Pedidos Ya, la única plataforma que tenía a sus empleados en blanco, avanza con despidos para reemplazarlos con monotributistas.

La empresa despidió a 403 trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires a fines de febrero, y ahora suma nuevos casos en el interior.

La diferencia de Pedidos Ya con las plataformas de llegada al país más recientes, como Rappi o Glovo, puede vincularse al momento de su instalación en la Argentina. La firma, de origen uruguayo, empezó a operar en Buenos Aires en 2010, con otro marco político.

Para el gremio Asimm no hay dudas de que la movida para flexibilizar aún más a los motoqueros y ciclistas de las plataformas tiene el sello del Gobierno. “Es cómplice de toda esta situación porque le está dando señales a las empresas de que ese es el modelo, el de trabajadores sin derechos”, aseguró Pariente. El dirigente agregó que en la Ciudad de Buenos Aires los legisladores PRO impulsan una modificación de la ley que regula la actividad; “el proyecto permite que las plataformas contraten monotributistas, con la argucia de llamar ‘facilitadores’ a los trabajadores”. Es en esta situación que Pedidos Ya, que el año pasado había efectivizado trabajadores, decidió dar el giro.

La base de la firma, en el barrio de Palermo, a está tomada desde el 25 de febrero en reclamo de que los cesanteados sean reincorporados. En el gremio dan un panorama de la negociación muy duro. En las conversaciones con la empresa, la oferta fue reincorporar a 8 de los 403 despedidos.

Luna Aguilar, fue una de las más tempranamente cesanteadas. La echaron en diciembre, cuando se hizo visible por su actividad gremial. “Primero vimos que estaban tomando monotributistas. A raíz de eso nos tocaron menos entregas, y luego nos acusaron de ser ineficientes”, reseñó. De la argumentación para los despidos, recordó algunas insólitas. “A un compañero lo acusaron de haber tenido 36 faltas en el mes. En mi caso, dijeron que había rechazado 55 pedidos de viaje un día que había hecho 60 entregas”. Todavía se sorprende del planteo: “¿Esperaban que hiciera 115 viajes en 8 horas?” se pregunta.

Por una jornada de 4 horas la empresa les pagaba un sueldo de 9 mil pesos –en el caso de darles la bicicleta– y 10 mil si cada uno trabajaba con su rodado. Por 8 horas de trabajo, el pago era cercano a los 16 mil. Si parece poco, habría que considerar lo que los trabajadores de las apps cobran ahora como monotributistas: “55 pesos por viaje”, señaló Aguilar. “Además de haber perdido las vacaciones y las cargas sociales, los nuevos trabajadores tienen que pagar de su bolsillo el uniforme y el canasto”.

El titular del gremio Asimm precisó que “en la Argentina la actividad está absolutamente reglamentada. Hay leyes, el problema es que el Estado está ausente. No las hace cumplir y presiona para flexibilizarlas”.

La movilización al Ministerio de Producción de la Nación será continuada este miércoles por otra a la cartera de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires, que tiene intervención en el reclamo por los despidos.

Página 12


VOLVER