Una votación ordenada y con interrogantes – El Comercio, Ecuador

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Una nueva jornada electoral se vivió ayer en el Ecuador, a casi 40 años del retorno a los gobiernos civiles. En esta ocasión se sumó una votación inédita: la de los miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs).

El debate sobre esta propuesta de la consulta popular de hace un año fue muy intenso en los días previos al sufragio. Es muy probable que los próximos días y semanas las lecturas de esta elección llamen a nuevas controversias sobre la existencia misma del organismo.

Es posible que hasta se discuta una reforma para limitar sus funciones o una nueva consulta para cambiar su origen constitucional. Pero la deuda del Consejo Nacional Electoral es no haber aclarado con tiempo y nitidez la manera de contar los votos nulos para el Cpccs.

Esta situación causó confusión y una controversia agria de último momento. La presentación de más de 85 000 candidaturas, y la participación de 278 partidos y movimientos muestran el panorama. La inscripción de 14 encuestadoras para hacer sondeos a boca de urna que jamás se divulgaron ilustra el escenario confuso. Es importante en esta materia hacer profundas reformas al Código de la Democracia.

Partidos y movimientos con miles de firmas de supuestas adhesiones, a la hora de contar los votos logran apenas un puñado de ellos. Esa es una de las debilidades que muestra el sistema. Una dispersión tan notoria, con una propaganda que le cuesta millones al contribuyente pero que no le sirve para tomar decisiones informadas, no puede repetirse más. La imparcialidad del Gobierno es un punto a favor en estos comicios.

Los observadores internacionales han dado sus impresiones favorables a la organización. Más allá de la tardanza en la apertura de mesas, la complejidad para contar los votos en las juntas y algún episodio aislado como en una parroquia de San Lorenzo, podemos hablar de una elección ordenada, en un primer balance.

Los alcaldes y prefectos electos empiezan la transición en breve. Éxitos a todos por el bien del país.

El Comercio