Chile: paro y movilizaciones contra la reforma tributaria y el sistema de pensiones

Con movilizaciones en todo Chile, CUT exige al Gobierno acoger demandas ciudadanas

En una convocatoria liderada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), asociaciones y agrupaciones de trabajadoras y trabajadores de diversos sectores paralizaron sus actividades y se plegaron a las distintas actividades que se convocaron a lo largo de todo el país.

En Santiago, al mediodía se comenzaron a escuchar los tambores que dieron pulso a las batucadas, los silbatos con los que los sindicatos mostraron su descontento y las voces de miles de personas que corearon consignas en contra del Gobierno.

Así, en la plaza Baquedano, a la Central Unitaria de Trabajadores se le sumaron miembros del Colegio de Profesores, de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS), la Asociación Nacional de Funcionarios de la JUNJI, entre otra decena de agrupaciones y sindicatos.

En medio de la movilización, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, hizo un llamado a las autoridades y a la oposición a cambiar su agenda, poniendo énfasis en los temas que le afectan a la ciudadanía.

“¿Cómo va a ser más importante regular y permitirle a las isapres seguir subiendo indiscriminadamente los planes de salud y no atender que hoy en día la población con su salario no logra vivir y que necesita endeudarse, que tiene que estar presionada a fin de mes? Ese es el tipo de cosas que, creemos, debiesen estar en el centro de la agenda. Lamentablemente, eso no sólo no lo recoge el Gobierno, sino que tampoco los partidos de la oposición han estado claros en que ésta tiene que ser la agenda”, comentó la dirigente entre banderas y pancartas de la CUT.

Además, Figueroa agregó que “por eso el mundo social se tiene que manifestar y el llamado es a que se recoja este planteamiento”.

Por su parte, en conversación con Radio Universidad de Chile previa a la marcha, el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, José Pérez, explicó las razones que tuvo su agrupación para plegarse al paro convocado por la CUT.

“Hemos relevado una consigna que es importante. Tus derechos los realizamos respetando la función pública y el empleo de las y los trabajadores. Hemos sufrido despidos arbitrarios en diciembre del año pasado, consideramos que eso es un abuso de parte del gobierno de turno. Somos funcionarios de carrera y del Estado. También tenemos la consigna de mayor presupuesto y no restricción, mayor capacitación de los funcionarios públicos, respeto a su dignidad humana y por eso también relevamos la importancia estatal para las y los ciudadanos”, indicó el presidente de la ANEF.

Así también lo hizo el Colegio de Profesores, quienes, a través de su segundo vicepresidente, Jaime Gajardo, criticaron las medidas que ha implementado últimamente el Gobierno, indicando que éstas van en contra de mejorar la situación actual de las y los trabajadores.

“El Colegio de Profesores ha hecho suya esta inciativa, así como también No+AFP, porque hoy estamos ante una precarización del empleo, inestabilidad laboral, cierres de empresas, alzas y proyectos además que está enviando el Gobierno al parlamento que precarizan mucho más el empleo”, comentó Gajardo.

Luego de completar el trayecto que se inició en Baquedano, la movilización tuvo su término en un escenario ubicado en la plaza Los Héroes, desde donde se realizó el acto central de la marcha.

En éste, los dirigentes de las diversas colectividades hicieron un llamado a la ciudadanía a manifestarse y sacar la voz ante las injusticias de las que miles de trabajadoras y trabajadores a lo largo del país son víctimas día a día.

Radio UChile


CUT en Paro Activo: “El Gobierno está preocupado de garantizarle las ganancias al 1% más rico de Chile”

En la movilización, la Central Unitaria de Trabajadores exigió que el Gobierno de Sebastián Piñera “cambie el foco de sus medidas, decretos y propuestas legislativas porque van en contra de los intereses y derechos de los trabajadores y trabajadoras del país”.

La aprobación a la idea de legislar la reforma tributaria del Gobierno, votada esta semana en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, marcó el Paro Activo convocado esta jornada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

En la oportunidad, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, señaló que al Gobierno “le preocupa que la ciudadanía no participe de los debates de la discusión de la iniciativa gubernamental” y expresó que “cuando uno termina sintiendo que en Chile es más importante debatir de cómo le garantizamos las ganancias al 1 % más rico de Chile y no de que están perdiéndose empleos o de que hay altos niveles de endeudamiento, eso genera rabia, impotencia e indignación”.

Por eso, en la movilización, la multisindical exigió que el Gobierno de Sebastián Piñera “cambie el foco de sus medidas, decretos y propuestas legislativas porque van en contra de los intereses y derechos de los trabajadores y trabajadoras del país”.

El Paro Activo contó con una marcha que congregó a al menos unas 7.000 personas por la Alameda, en la que participaron la Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam), movimientos estudiantiles y también la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF).

Con pancartas en las que se leía “No más AFP’s” (administradoras de pensiones), “Basta de alzas y abusos”; “Por salarios justos y defender el trabajo”, los trabajadores pidieron principalmente por sueldos mejores y buenas jubilaciones.

También se movilizaron trabajadores en otras 29 ciudades de Chile, sin que se informara de incidentes entre la Policía y manifestantes.

El Mostrador


No + AFP: No + trabajo precarizado de mujeres

Desde sus orígenes, el sistema patriarcal contribuyó paradójicamente a que las mujeres nos mantuviéramos con una actitud de sumisión, dedicadas al trabajo doméstico y de cuidado, precario y no remunerado. Si bien en las últimas décadas ha crecido la presencia de la mujer en el mundo laboral formal, seguimos estando precarizadas, porque ocupamos cargos en empleos externalizados, por cuenta propia, de baja calificación y familiares no remunerados. En definitiva, tenemos empleos que en sí son más volátiles o frágiles.

Así mismo vemos interrumpidas nuestras trayectorias laborales ya sea por maternidad o porque aún pesa sobre nuestros hombros la carga social de las funciones del quehacer doméstico y de cuidado, debiendo cumplir con una “doble jornada laboral”, por ejemplo, de acuerdo a los datos aportados por SENAMA en 2010, un 86% de las personas en situación de vejez dependiente son cuidadas por mujeres. Esto trae consigo la pérdida de sostenibilidad económica, una participación laboral irregular en el tiempo, lagunas previsionales. Reproduciendo de esta manera la precariedad de la vida.

En otras palabras, las mujeres nos hicimos parte del mundo laboral, pero los hombres no se hicieron parte del mundo doméstico de la misma manera. Hoy en día las mujeres destinamos en promedio 5,8 horas al trabajo doméstico al día, en contraste con las 2,9 que dedican los hombres. Como resultado de esto, la brecha entre mujeres y hombres en sus pensiones alcanza un 67,7%, siendo el promedio de las pensiones de las mujeres igual o menor a los $156.312.

Para las mujeres jubiladas chilenas, el reemplazo del sistema previsional público de reparto por uno privado de capitalización individual, en 1980 es un hito que forzosamente marca sus vidas, más aún en un contexto incierto y de mucho temor por la dictadura. La lógica del sistema se sostuvo en la dimensión de género, que fue considerada un pilar fundamental en el cálculo de las pensiones, mediante estimaciones de esperanza de vida. No obstante, no se contemplaron aspectos como las desventajas salariales, las desigualdades en el mercado laboral, ni la división sexual del trabajo. Las mujeres somos “castigadas” por nuestra biología, es decir, por ser madres y por vivir más años, sin embargo, justificar esta desigualdad y explotación sobre las mujeres es un argumento poco ético, pues la diferencia se sostiene principalmente sobre una construcción cultural de esa diferencia, en la estructura patriarcal, de la que se aprovecha el modelo neoliberal en Chile.

Las AFP fracasaron y hay que hacerse cargo de esto. Necesitamos modificar el sistema de pensiones, hacia un sistema solidario y de reparto donde empresarios, trabajadores y el Estado aporten a su financiamiento, un sistema que se financie colectivamente y bajo el principio de solidaridad entre generaciones. Por jubilaciones dignas, a partir de la construcción de un país más justo y solidario.

El Morrocotudo


VOLVER