Colombia: asesinan a otro líder social y ya van 39 en lo que va del año

¿Cuántos líderes sociales fueron asesinados durante 2019 en Colombia?

El asesinato del líder social colombiano Policarpo Guzmán, ocurrido este jueves, representa el homicidio número 39 contra estos dirigentes en estos cuatro primeros meses de 2019.

El pasado 9 de abril se realizó en Bogotá una movilización para reclamar justicia para los casi 600 líderes sociales asesinados desde 2016 (serían unos 588 fallecidos aproximadamente).

Casi seis centenares de líderes sociales de todo el país han sido asesinados desde 2016, aunque los miles que luchan por la autonomía de sus territorios y los derechos de campesinos e indígenas, permanecen en peligro ante la desidia  o desinterés del Gobierno que preside Iván Duque.

Casi en cualquier punto del mapa de Colombia ocurrieron episodios de violencia en los que perdió la vida un líder social. Es así como en Santa Marta silenciaron a una víctima de desplazamiento que recién había recuperado sus tierras, mientras que en Cauca debilitaron la lucha contra los sembrados de coca.

A su vez, en el Valle sacaron del camino a un defensor que hacía los esfuerzos anticorrupción, y en el Catatumbo callaron a un líder político, según informan medios locales.

Desde el 28 de marzo, decenas de colombianos que residen en Europa marcharon a la sede de la Corte Penal Internacional en La Haya para exigir que se investiguen las ejecuciones extrajudiciales (llamadas también falsos positivos) y el asesinato de líderes sociales en Colombia, y manifestar su preocupación por que el asesinato de líderes sociales quede en impunidad, al considerar que “las investigaciones no avanzan”.

Entre las organizaciones que participan de la marcha están Colombia Humana (Londres), el colectivo Asdrúbal Jiménez (Ají), Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos y el Grupo Europa de familiares de detenidos y desaparecidos en Colombia.

TeleSUR


¿Quién fue Policarpo Guzmán? El histórico líder social de Argelia, Cauca que fue asesinado

En horas de la madrugada del pasado 10 de abril en el corregimiento de El Plateado, municipio de Argelia, Cauca, después de escucharse algunos disparos, fue hallado sin vida el campesino, defensor de DD.HH. y víctima del conflicto, Policarpo Guzmán Mage, destacado líder de la comunidad quien fue fundador de la Asociación Campesina de Trabajadores de Argelia y la Red de DD.HH.  Francisco Isaías Cifuentes.

Según Christian Delgado, coordinador de Garantías y DD.HH. de Marcha Patriótica, Policarpo quien trabajaba como motero en El Plateado, salió aquel día de su casa, abordó su moto y posteriormente se escucharon varios disparos; quienes lo vieron, afirman que su cuerpo fue encontrado sobre la motocicleta con más de 10 impactos de armas de fuego sobre la cabeza y dos tiros en su cuerpo”, junto a él fueron hallados los casquillos de la pistola y todas sus pertenencias personales, lo que evidenciaría la naturaleza del homicidio en una zona en la que los grupos paramilitares han ejercido gran presión.

Un organizador nato

Guzmán denunció constantemente la presencia de grupos armados en los lugares en los que habitó, lo que lo convirtió en “un sobreviviente que en varias regiones se desplazó forzadamente a raíz de estas amenazas”destaca Christian Delgado quien también lo recuerda como “un organizador nato, una persona que buscaba resistir ante las injusticias y cambiar las situaciones en la que se encontraban las comunidades”.

Policarpo quien también era esposo y padre, “fue un líder muy destacado y muy querido por las comunidades” quien años atrás, a raíz de una de las incursiones paramilitares de Los Rastrojos  en conjunto con operaciones del Ejército se vio obligado a dejar  la región; arribó al Meta donde también trabajó en defensa de los derechos humanos y luego regresó al Cauca, específicamente al Naya donde lideró procesos juveniles  para regresar dos años más tarde a Argelia.

La comunidad resiste

Delgado precisa que la investigación para conocer lo ocurrido ya está en proceso, pero dada la forma tan violenta en la que fue asesinado pareciera que fue un mensaje para atemorizar a la comunidad, pues se trataba del primer presidente de la Asociación Campesina. Aunque existe consternación al interior de la organización y el corregimiento, los pobladores han expresado que “hay que echar pa’lante, cuidarse y proteger los mecanismos de protección comunitaria” pues como indica Delgado, las garantías del Estado han sido nulas en la región.

Contagio Radio