Crisis económica en Argentina: nueva marcha de organizaciones sociales y anuncio de paro para el 30 de abril

Contra la caída de los planes

Con una marcha del Obelisco a la Anses, las organizaciones reclamaron por la eliminación de miles de beneficiarios de programas de ayuda.

Las organizaciones sociales marcharon desde el Obelisco hasta la Anses para reclamar por la caída de miles de beneficiarios de los programas sociales. Acusaron al secretario de Economía Social, Matías Nelly, y al titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, de haber montado un sistema burocrático con “un sinfín de trámites en oficinas que no funcionan, con sistemas informatizados y telefónicos”. A los desocupados que son dados de baja por faltarles alguna documentación les está llevando más de dos o tres meses, corregido el faltante, lograr la reincorporación.

En la marcha participaron la CTEP, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa, el FOL y el Frente Darío Santillán.

Los movimientos habían anunciado el miércoles un acampe por este reclamo y otros temas de fondo, como el pedido de más alimentos para los comedores y el acceso a una mayor cantidad de planes de asistencia ante la gravedad de la crisis económica. La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, otorgó parte de esos pedidos en las negociaciones que se realizaron anteayer, hasta avanzada la noche. Por esto el acampe finalmente no se realizó, aunque sí la movilización a la Anses.

“La debilidad del Gobierno hizo que accediera a abrir el diálogo”, consideró Marianella Navarro, del Frente de Organizaciones en Lucha. La referente social aseguró que “hay un principio de acuerdo”, pero que “la tremenda inflación y la devaluación hacen que el salario social complementario pierda valor día a día; por eso necesitamos seguir discutiendo a lo largo del año”.

Por su parte, desocupados de la localidad de San Martín (Salta) se movilizaron hasta Buenos Aires, donde manifestaron frente al Ministerio del Interior en reclamo de la realización de obras públicas que el Gobierno les había prometido para generar empleo.

Organizados dentro de una Mesa Coordinadora, que tiene entre sus referentes a Mario Rearte, reclamaron obras en la ruta 36, el dique de Salvador Maza, en Pocitos, y trabajos de limpieza del terreno vinculados al proyecto ferroviario Ramal C 15. Mientras los manifestantes cortaban la calle, acompañados por la CTD Aníbal Verón, una delegación fue recibida en el ministerio.

Página 12


El Frente Sindical y las CTA convocaron a un paro nacional para el 30 de abril

No habrá bancos, subtes, recolección de residuos, ni aviones. También adherirán los docentes y los empleados estatales entre otros gremios. En la sede del SMATA, participaron 70 regionales de la CGT sobre un total de 80 y hubo más 600 dirigentes sindicales acreditados.

En un plenario realizado en la sede de SMATA el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), que encabeza Hugo Moyano, le puso fecha a un paro nacional de actividades para el 30 de abril. Al mismo tiempo la CTA de los Trabajadores liderada por Hugo Yasky la fracción de la CTA Autónoma que lidera Pablo Micheli fijaron una medida de fuerza para la misma fecha.

El plenario realizado en SMATA al mismo tiempo de congregar a los sindicatos que integran el FreSiMoNa fue el escenario en el que se reunieron 70 regionales de la CGT de alrededor de 80 organizaciones de esa naturaleza que existen en todo el país.
De este modo y por las organizaciones que participaron de ambas iniciativas, para esa fecha, no habrá actividad en diversos sectores como bancos, camiones y recolección de residuos, pilotos de avión y personal de tierra de aerolíneas, trabajadores del subterráneo, docentes, empleados estatales, trabajadores gráficos, curtidores, aceiteros, trabajadores del neumático y obreros automotrices, entre un centenar de sindicatos.

Desde el sector esperan reunir más voluntades y sumar nuevos gremios a la medida de fuerza nacional que, en los hechos, fue convocada a espaldas de la conducción de la CGT luego de que desde el mismo espacio exigieran mediante una carta a mediados de febrero la convocatoria a un Comité Central Confederal para fijar fecha al quinto paro nacional.

Desde ya que el primer objetivo pasará por presionar a los dirigentes de los gremios del transporte enrolados en la CATT, en especial la UTA y el gremio ferroviario de La Fraternidad, que ya han resuelto una medida de fuerza para el día siguiente, el feriado del 1° de mayo, centrando el reclamo en la eximición del gravamen de ganancias sobre sus salarios. Esa adhesión transformaría, en los hechos, a la acción en el quinto paro nacional de actividades contra el gobierno nacional.

La resolución incluye una jornada de movilizaciones en todo el país y se descuenta la participación del conjunto de las organizaciones sociales que van desde el triunvirato de San Cayetano (CTEP, CCC, y Barrios de Pie) hasta el bloque de organizaciones piqueteras independientes identificadas con las fuerzas de izquierda.

Otro de los sindicatos que evalúan su adhesión es la Unión Obrera Metalúrgica cuya adhesión sumaría una pata fundamental de los gremios industriales a la medida de protesta. Su congreso de Mar del Plata ya fijó un paro sectorial para el 18 de abril.

El viernes 12 la CTA Autónoma liderada por Ricardo Peidró convocó a un plenario de secretarios gfenerales en el que se descuenta su adhesión a la medida que sumaría a los estatales nacionales de ATE y a los docentes universitarios entre otros gremios.

Los principales dirigentes fijaron los puntos salientes del paro resumidos en el rechazo a la reforma laboral y previsional, un aumento de emergencia para trabajadores y jubilados, el reclamo de retrotraer las tarifas a diciembre de 2017, así como la defensa de la producción y el trabajo argentinos y la necesidad de de respetar la discusión salarial en paritarias libres.
Al mismo tiempo reclamaron un cambio en la política económica y poner fin a los condicionamientos del FMI. Al mismo tiempo reclamaron un cambio en la política económica y poner fin a los condicionamientos del FMI.

Tiempo Argentino


VOLVER