Defensa de Assange acusa al gobierno de Ecuador de inventar pretextos para justificar su arresto

Abogada de Assange: “Ecuador le acusa de ‘mala conducta’ para justificar el acto ilícito de su arresto”

Jennifer Robinson ha subrayado que la actitud de Quito hacia el fundador de WikiLeaks cambió a peor tras la elección de Lenín Moreno como presidente.

Las autoridades ecuatorianas han inventado quejas sobre el supuesto “mal comportamiento” de Julian Assange mientras se encontraba asilado en la Embajada de Ecuador en Londres como pretexto para entregar al fundador de WikiLeaks a la Policía británica, ha declarado su abogada, Jennifer Robinson, a Sky News el domingo.

La letrada aseveró que Quito presentó estas “escandalosas acusaciones” para desviar la atención pública y “justificar el acto ilícito y extraordinario de permitir que la Policía ingrese a una embajada”.

El día de la detención del periodista australiano, la ministra del Interior ecuatoriana, María Paula Romo, se quejó de que el personal de la Embajada en Londres tuvo que tolerar “cosas como que el señor Assange ponga heces fecales en las paredes de la Embajada y otro tipo de comportamiento de esta naturaleza que está largamente alejado del respeto mínimo que un huésped puede tener”.

Además, transcendió que supuestamente habría dejado la ropa interior sucia en el lavabo y no limpiaba los platos. Anteriormente, el personal de la Embajada se había quejado de que el fundador de WikiLeaks escuchaba música a todo volumen y paseaba en monopatín por la noche en el salón de la legación diplomática.

Confirmado


Lenín Moreno: ‘La ciudadanía de Assange fue entregada en base a información falsa’

El presidente de la República, Lenín Moreno, se pronunció sobre el retiro del asilo diplomático de Julian Assange, en una entrevista en el programa de Univisión ‘Janiot PM’, con la periodista Patricia Janiot.

Sobre el arresto del fundador de WikiLeaks, el pasado jueves en la Embajada de Ecuador en Londres, Moreno reiteró la violación de los protocolos de convivencia dentro de la Embajada y la violación del silencio respecto a la política, elecciones, y otros, de manera permanente. “Hemos acabado con la confrontación que nos dejó el Régimen anterior, pero el tema se volvió insostenible”, dijo frente a la decisión de haber retirado el asilo diplomático.

“Puede ser que sí” respondió el mandatario, respecto a las visitas de mandatarios rusos, y recordó la presencia de un grupo de hackers que violaban secretos de los países, como en las elecciones del EE.UU., el tema del Vaticano y la independencia de Cataluña de España.

Sobre el supuesto “centro de espionaje” montado en la Embajada, Moreno indicó que desde allí Assange habría espiado a varios gobiernos, y en referencia a la publicación de sus fotos privadas, explicó que “nadie tiene derecho a que se viole de esa manera su intimidad”.

“En más de una ocasión despreció a Ecuador hablando de su insignificancia y de la poca validez del país”, indicó el mandatario y recordó la ocasión en que Assange manchó las paredes de la embajada con sus heces fecales.

En cuanto a las supuestas amenazas hacia Ecuador, explicó que Assange había mencionado que en el caso de que se termine su estadía en la Embajada, activaría “puntos”, sin explicar a qué se refería. Al momento Ecuador ha recibido 40 millones de ataques cibernéticos a entidades financieras, del Estado y otras.

En relación a los INA Papers, Moreno recalcó que los documentos serían falsos, así como la supuesta compra de un departamento. “En unos videos, la gente de ese edificio manifiesta no haberme visto nunca ni a mí ni a nadie de mi familia”, dijo. Además, señaló que la empresa que formó su hermano fue para que le pagaran una deuda “de un dinero producto de su trabajo de 10 años en Estados Unidos” y que la relación terminó una vez pagado ese dinero.

Moreno indicó que el expresidente Rafael Correa estaría detrás de todo esto. “La Justicia del Ecuador ha dado casi su veredicto con respecto a todos los actos de corrupción que él cometió, a tal punto que es un ‘prófugo de la justicia’”, dijo.

Respecto a los muebles que supuestamente Moreno recibió durante la época en la que fue designado enviado especial de las Naciones Unidas en Ginebra por Ban Ki Moon, resaltó que él tenía una bodega donde guardaba los muebles que les encargaban sus amigos mientras encontraban residencia.

Sobre las declaraciones de WikiLeaks sobre el supuesto espionaje de Ecuador a Assange, y la extorsión para no divulgar las imágenes, explicó que no debió ser en su Gobierno, pues “ha prohibido completamente el espionaje” y la intervención del Gobierno en la vida privada de las personas.

“La ciudadanía fue entregada en base a información falsa” de Assange a la Cancillería, y explicó que es el hacker quien debe asumir la responsabilidad por “mentir respecto al cumplimiento de requisitos”, y de ser el caso, los integrantes de la Cancillería.

Moreno descartó cualquier tipo de diálogo con gobiernos europeos y estadounidenses, a excepción del británico, la procuraduría jurídica de Assange y con él mismo. Según las cartas recibidas por el gobierno británico, el mandatario ratificó que Assange no sería deportado a un país donde sufra torturas o exista pena de muerte.

En cuanto a Ola Bibi, el sueco que fue detenido al intentar salir del país, recalcó que se encontraron evidencias que son analizadas.

Sobre la disposición de investigar al excanciller Ricardo Patiño, el Presidente explicó que las decisiones de las funciones de control “ahora sí son autónomas e independientes”, con las cuales “son muy respetuosos”.

Finalmente, recalcó que los dos hackers rusos que estarían en Ecuador están siendo investigados y que se publicarán los datos al finalizar esas pesquisas.

“El que traicionó al Ecuador fue Correa” reiteró Moreno frente a las acusaciones de “traidor”, “corrupto”, y de ‘prestarse de rodillas aun requerimiento de EEUU’ en cuanto a Assange. “A mí no me preocupa ir a la cárcel, pero él debería estar ya allí”, dijo.

La Hora


El gobierno británico asegura en tres cartas que Julian Assange no será extraditado a países con pena de muerte

A través de tres cartas hechas públicas este lunes 15 de abril del 2019, el gobierno británico aseguró que Julian Assange no será extraditado a países que pongan en riesgo su vida.

Boris Johnson, secretario de Estado para Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del Reino Unido firmó la primera carta, fechada el 7 de marzo del 2018, en respuesta a la consulta de Lenín Moreno indicando que: “Su Excelencia, Usted se mostró preocupado de que si Julian Assange fuese extraditado desde el Reino Unido, podría existir un riesgo de que sea sujeto a pena de muerte. Puedo confirmar que de acuerdo con la legislación del Reino Unido, la extradicion de una persona no puede ser ordenada a donde la pena de muerte pueda ser llevada a cabo. Cuando una solicitud de extradición es presentada por un país donde las sanciones incluyen la pena de muerte, la legislación del Reino Unido señala que la extradición no puede ser ordenada a menos que el Ministro de Estado haya primero recibido la seguridad de que la pena de muerte no será impuesta ni llevada a cabo. Existe una protección adicional bajo la ley del Reino Unido, que es que si el Ministro de Estado acepta una garantía que considere adecuada, la persona interesada también puede solicitar permiso para apelar ante la Corte Suprema, que examinará la garantía otorgada”.

El 10 de agosto del 2018, Jeremy Hunt, quien asumió la Secretaría de Estado para Relaciones Exteriores luego de la salida de Jhonson, ratificó lo expuesto en el primer comunicado. La tercera carta, fechada el 3 de abril del 2019, fue dirigida desde la Embajada británica en Ecuador al Gobierno de Moreno, agrega que “un juez no debe ordenar la extradición de una persona si no es compatible con sus derechos de Convención como se establece dentro del Acta de Derechos Humanos de 1998. El Acta de Derechos Humanos incorpora los derechos establecidos en la Convención Europea de Derechos Humanos (ECHR) dentro de la ley doméstica del Reino Unido.

El Artículo 3 del ECHR prohíbe la tortura y el trato inhumano y degradante”, esta vez como respuesta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Movilidad Humana y al Viceministerio de Relaciones Exteriores, Integración Política y Cooperación Internacional. Julian Assange fue detenido por la policía británica luego de que el gobierno ecuatoriano le retiró, el jueves 11 de abril del 2019, el asilo político y la nacionalidad ecuatoriana “por violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia” según la Cancillería de Ecuador.

El Comercio


El Gobierno británico recibe presiones para dar prioridad a la extradición de Assange a Suecia

El Gobierno británico recibió presiones para que dé prioridad a una eventual entrega de Julian Assange a Suecia, después de que más de 70 parlamentarios se mostrasen a favor de investigar las acusaciones en ese país de una presunta violación por parte del periodista y fundador de WikiLeaks.

El activista, cuyo portal reveló en 2010 miles de documentos confidenciales del Gobierno de EE.UU., fue detenido el jueves en la embajada de Ecuador en Londres después de que este país le retirase el asilo político que le había concedido en 2012.

La Policía británica arrestó a Assange, de 47 años, por una petición de entrega de EE.UU., y por violar las condiciones de libertad condicional impuestas por la Justicia británica en 2012 en relación con una solicitud de extradición a Suecia.

Dos días después de la gran atención mediática que recibió el arresto, más de 70 parlamentarios británicos, en su mayoría laboristas, han firmado una carta en la que piden al ministro de Interior, Sajid Javid, que dé prioridad a Suecia si este país reclama finalmente la extradición del periodista australiano.

En la misiva, cuyo envío fue coordinado por las laboristas Stella Creasy y Jess Phillips, los parlamentarios piden a Javid que tenga en cuenta a Suecia para que la Justicia de ese país pueda investigar “adecuadamente” una denuncia de violación aún vigente, si bien este caso prescribe a mediados de agosto del año próximo.

La investigación original, por la que Estocolmo pedía la entrega de Assange, se cerró en 2017, ante la imposibilidad de hacerla avanzar con el activista refugiado en la embajada de Ecuador.

No obstante, las autoridades suecas han resaltado que la presunta violación por la que estaba siendo investigado prescribe en agosto de 2020, por lo que el caso podría volver a activarse.

En la carta, los diputados piden a Javid que defienda a “las víctimas de la violencia sexual” y permita que las acusaciones sobre presunta violación sean debidamente investigadas.

“No presumimos la culpabilidad, por supuesto, pero creemos que el debido proceso debería ser seguido y el querellante debería ver que se hace Justicia”, escriben los parlamentarios.

La carta hace referencia a que todo indica que las autoridades británicas y estadounidenses estaban al tanto de que las autoridades de Ecuador iban a retirarle a Assange el asilo político.

“Parece que las autoridades suecas no estaban al tanto de los planes de la detención de Assange (el jueves) en Londres”, dicen en la carta y añaden que agradecerían claridad sobre si los fiscales suecos fueron informados con anticipación de la decisión.

Entre los firmantes de la carta figuran los “tories” Nick Boles y Sam Gyimath, así como los once miembros de la nueva formación conocida como Grupo Independiente, liberaldemócratas y once lores.

La Fiscalía británica ha indicado que, en caso de que haya más de una solicitud de extradición, es el ministro de Interior el que debe determinar a cuál de ellas debe darle prioridad, en virtud de la sección 179 de la Ley de Extradición de 2003.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, pidió que Assange no sea extraditado a Estados Unidos.

“El Gobierno británico debería oponerse a la extradición de Julian Assange a EE.UU. por revelar pruebas de las atrocidades en Irak y Afganistán”, escribió Corbyn en su cuenta de Twitter.

Un tribunal declaró el jueves culpable a Assange por no haberse presentado ante la justicia hace siete años, cuando debía responder por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia.

En paralelo, el periodista deberá comparecer de nuevo el 2 de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster (Londres), a través de videoconferencia desde la prisión, para iniciar el proceso sobre su extradición a EE.UU., que quiere interrogarle por conspirar con Chelsea Manning, la soldado estadounidense que filtró cables diplomáticos confidenciales del Gobierno de ese país.

La petición de asilo a Ecuador se produjo al término de un largo proceso de extradición a Suecia en los tribunales británicos y dio comienzo a un caso difícil de solucionar, pues el Reino Unido se había negado reiteradamente a facilitarle un salvoconducto que le permitiera poner rumbo al país latinoamericano.

El Mercurio