El líder mapuche detenido Alberto Curamil es condecorado con el “Premio Nobel Verde” 2019

Alberto Curamil: El líder mapuche es condecorado con el “Premio Nobel Verde” 2019

El Lonko Alberto Curamil, es un líder mapuche de 45 años, portavoz muy respetado para la Alianza Territorial Mapuche (ATM) y que ha dedicado su trabajo a la protección de los ríos y bosques nativos de la región de la Araucanía.

Además, el también representante del Lof Radalko, ubicado en la localidad de Curacautín, Provincia de Malleco, se le reconoce como un importante gestor de ayuda a las comunidades locales para recuperar sus prácticas ancestrales y preservar su idioma nativo, el Mapudungún.

Ellos consideran a la vegetación, ríos y animales como sus hermanos. En el siglo XIX, el ejército chileno invadió la región de La Araucanía, que en ese entonces era tierra autónoma, y la entregó a propietarios privados. Hoy en día, dicha zona es, según informes oficiales, la más pobre de Chile y cerca de un tercio de sus habitantes están viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

Por otro lado, uno de los legados de los 30 años de dictadura bajo el régimen de Augusto Pinochet fue la privatización de los recursos hídricos del país. El Código de Aguas, adoptado en 1981, eliminó el vital elemento como un bien común y entregó su posesión al más alto postor. El impacto fue especialmente sentido por los representantes indígenas y comunidades locales, ya que dependen de los ríos para su sustento y consideran las aguas como sagradas.

Entre 2010 y 2015, en medio de una intensa sequía, el ministro de Energía de ese entonces, anunció un plan masivo que incluyó 40 grandes proyectos hidroeléctricos en los cauces de La Araucanía. Como parte de ese plan, el gobierno y dos empresas privadas de energía (SwissHydro y Agrisol) planearon construir, en el corazón del territorio mapuche y sin consultar a las comunidades, dos proyectos hidroeléctricos multimillonarios en el río Cautín.

Según estimaciones de la propia secretaría de Estado, los proyectos Alto Cautín y Doña Alicia, eran capaces de desviar más de 500 millones de galones de agua por día para la generación de energía. La reducción del caudal de los afluentes aumentaría enormemente la cantidad de sedimentos en el agua, causando daño a los peces y otros animales salvajes, destruyendo el flujo natural del agua y erosionando los ecosistemas ribereños sensibles a lo largo del borde del río Cautín.

Ante el peligro que significaban los proyectos hidroeléctricos para las comunidades locales, Alberto Curamil utilizó las reuniones tradicionales de los mapuches como una forma de reunir a la gente y organizar la resistencia a ambas iniciativas empresariales. Invitó a miembros de la comunidad que no eran mapuches, organizaciones ambientales, académicos y especialistas, quienes tradicionalmente no participaban en asambleas indígenas. Él sabía que se necesitaba un frente unido para detener estos proyectos destructivos y juntos formaron una coalición crítica.

Curamil desarrolló una estrategia múltiple que incluyó protestas callejeras, marchas y bloqueos de carreteras, acciones que elevaron el perfil de los mapuches y su lucha para proteger los recursos hídricos de La Araucanía. Se asoció con un equipo de abogados que antes había apoyado a grupos indígenas. Juntos, montaron un desafío legal y lograron demostrar que el gobierno había violado la ley que garantiza el consentimiento libre, previo e informado antes de avanzar en cualquier proyecto que modifique el bienestar del pueblo mapuche.

En 2014, la policía arrestó al Lonko Alberto Curamil junto a otros dos líderes mapuches y los acusó de perturbación de la paz y de causar disturbios públicos por organizar protestas. La policía lo golpeó brutalmente a él y a su esposa embarazada.

Debido a su liderazgo, en mayo de 2016, la Agencia de Servicios Ambientales canceló el proyecto hidroeléctrico Alto Cautín, citando la oposición pública de las comunidades. A finales de ese año, en diciembre de 2016, el Tercer Tribunal Ambiental dictaminó la detención del proyecto hidroeléctrico Doña Alicia, y señaló que la administración central no había consultado a los mapuches, ni abordado los impactos ambientales del proyecto.

En agosto 2018, la policía arrestó Alberto Curamil y al Werkén Álvaro Millalén, por presunta actividad delictiva. La primera o segunda semana de mayo, ambas personas, deberán enfrentar un Juicio Oral por estar acusados de participar en un asalto a la caja de compensación Los Héroes de la ciudad de Galvarino, en abril de ese mismo año.

Tanto las comunidades como quienes participaron en la resistencia a los proyectos hidroeléctricos creen unánimemente que Alberto Curamil fue arrestado debido a su papel en la lucha para frenar su avance.

Además, testigos desmienten que los comuneros, quienes hoy se encuentran en prisión preventiva en la cárcel de Temuco, hayan estado ese día en la localidad de la provincia de Cautín, Región de la Araucanía.

El Premio Ambiental Goldman, también considerado Premio Nobel Verde, que hoy recibe el Lonko mapuche Alberto Curamil, es un galardón que se concede anualmente como recompensa a defensores de la naturaleza y el medio ambiente, repartido en seis categorías en función de la zona geográfica: África, Asia, Europa, las naciones insulares, América del Norte, América Central y América del Sur.

El galardón fue instituido en 1990 por los filántropos Richard N. Goldman (1920-2010) y Rhoda H. Goldman (1924-1996) para mostrar que los problemas ambientales son internacionales, para dar atención pública a dificultades globales de importancia crítica, para dar reconocimiento a individuos ordinarios que trabajan para proteger y mejorar el medio ambiente, y para inspirar a otros para que sigan el ejemplo de los ganadores del Premio.

Las nominaciones a los premios son enviadas por un grupo de instituciones que trabajen en temas ambientales, a lo largo del mundo, y un grupo confidencial de 150 expertos ambientales, de más de 70 naciones distintas.

“Hemos seleccionado a Alberto Curamil para el Premio debido a su liderazgo feroz en la formación de coaliciones y para su defensa poderosa para proteger el río Cautín y el territorio mapuche. Él ha sido un defensor firme para su pueblo y para la tierra y los ríos y merece la atención y el respeto de la comunidad internacional. Hoy, él se encuentra encarcelado en Chile. Nosotros creemos que es como consecuencia de su activismo. Esperamos que las autoridades chilenas respeten sus derechos, retiren los cargos y lo liberen de la cárcel”, declaró de Ilan Kayatsky, Director de Comunicaciones de Goldman Environmental Prize (o Premio Medioambiental Goldman).

Solo un habitante del territorio que hoy conocemos como Chile ha recibido el denominado Premio Verde Alternativo. Fue en 1997 cuando el actual presidente de la ONG Ecosistemas Juan Pablo Orrego, se adjudicó el reconocimiento internacional por su labor en defensa de las comunidades pehuenches en la región de Biobío.

Fue fundador y coordinador del Grupo de Acción por el Biobío, que organizó una serie de protestas contra los daños medioambientales que produciría la construcción de centrales hidroeléctricas Pangue y Ralco.

También se le otorgó el Premio Goldman al Medioambiente a la coordinadora del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y defensora de los derechos del pueblo lenca, Berta Cáceres.

Recordemos que, en marzo de 2016, fue ultimada a disparos por hombres armados que irrumpieron a su casa de residencial, a pesar de estar bajo el régimen de medidas cautelares solicitadas al Estado de Honduras por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), precisamente por amenazas recibidas.

RadioU Chile


Quién es Alberto Curamil, el líder mapuche chileno premiado con el “Nobel ambiental” (y por qué no podrá recibirlo)

“Superando persecución y ataques violentos en su contra, unió a los chilenos para impedir la construcción de dos proyectos hidroeléctricos y proteger un río sagrado”.

El prestigioso Premio Ambiental Goldman resumió así los motivos por los cuales escogió este lunes al líder mapuche chileno Alberto Curamil como uno de los ganadores del galardón en 2019.

El premio, considerado por muchos el “Nobel ambiental”, es otorgado cada año a ambientalistas de seis regiones, a los que describe como “héroes a nivel de base, que realizan acciones extraordinarias para proteger la naturaleza, muchas veces enfrentando graves riesgos personales”.

Curamil, un “lonko” o autoridad tradicional mapuche, es el ganador este año de la región América Central y del Sur.

Pero el líder mapuche no estará presente en la ceremonia de entrega de los premios en San Francisco.

Quienes recibirán el galardón en su lugar son su hija de 18 años, Belén, y otro representante mapuche, Miguel Melín.

Curamil se encuentra desde hace nueve meses en prisión, acusado de participar en una acción criminal.

Sus abogados, sin embargo, aseguran que la acusación es falsa y está basada en motivos políticos.

En BBC Mundo exploramos quién es Alberto Curamil, cuál es su situación legal y qué esfuerzos le valieron el Premio Goldman.

Proyectos hidroeléctricos

Curamil comenzó su lucha en 2013, cuando se anunció la construcción de dos grandes proyectos hidroeléctricos que afectarían su comunidad, llamada Curacautín, en la región de La Araucanía, en el centro-sur de Chile.

“Esos proyectos destructivos habrían significado el desvío cada día de cientos de millones de litros de agua, dañando ecosistemas y agravando sequías en la región”, aseguró el Premio Goldman.

El líder mapuche no sólo organizó a su comunidad, sino a otros pobladores de la región, y estableció contactos con académicos, abogados y organizaciones ambientales en contra de las dos represas, llamadas Alto Cautín y Doña Alicia.

La campaña incluyó la presentación de recursos ante la justicia, según explicó a BBC Mundo una de las expertas legales que planteó las demandas ante el Tribunal Ambiental en Valdivia, la abogada medioambiental Manuela Royo.

“Chile es el único país del mundo donde el agua es privada, se compran derechos de agua”, señaló Royo.

“En este caso si bien la empresa tenía derechos de agua, logramos acreditar que la alteración del río en su conjunto significaba una afectación para las comunidades mapuches, no solo en términos de agricultura, sino fundamentalmente espirituales”.

La justicia estableció que “había afectación a los derechos de la comunidades indígenas porque se alteraban los ríos y los cursos del agua, y ese río es esencial para la cosmovisión y cultura mapuche, y no habían sido consultadas”.

En el caso de Alto Cautín, el proyecto fue suspendido por la Corte de Apelaciones de Temuco en 2014. En cuanto a la central hidroeléctrica Doña Alicia, la Corte Suprema de Chile ratificó en 2018 la decisión del Tribunal Ambiental de Valdivia de anular los planes para la represa por ilegalidades durante la evaluación ambiental.

Río sagrado

¿Cuál es esa cosmovisión mapuche que los proyectos hidroeléctricos vulneraban según la justicia?

“Nosotros como mapuches nos autodefinimos como pertenecientes a la tierra”, señaló a BBC Mundo Mielín, miembro fundador de la Alianza Territorial Mapuche.

“De hecho ‘mapu’ significa tierra, y ‘che’ significa gente”.

Mielín afirmó que la importancia del río Cautín también tiene que ver con usos concretos, como las prácticas de las autoridades tradicionales de la medicina llamadas “machi”.

“Estamos hablando de un sector precordillerano donde el río viene muy limpio y tiene mucha vegetación nativa. En cambio, en los sectores más al interior los ríos van solos porque todo el entorno ha sido talado para monocultivo forestal de pino y eucalipto”, explicó el representante mapuche.

“Por lo tanto los machi de distintos territorios recurren a buscar remedios a esta zona precordillerana donde se querían instalar esas represas”.

Golpiza

Curamil, según destacó el Premio Goldman, fue detenido en 2014 “por causar disturbios al organizar protestas”.

“Yo presenté en ese momento querella por torturas”, señaló la abogada Manuela Royo.

“Curamil estaba participando de una actividad en Temuco y lo golpearon y patearon en el rostro y el cuerpo estando en el interior de un furgón policial”.

Curamil no fue recluido en esa ocasión. Tras la presentación de la querella por parte de Royo, el Juzgado de Garantía de la ciudad de Temuco halló culpable a un carabinero en 2018 por “apremios ilegítimos” contra Curamil.

El policía fue condenado a 61 días de remisión condicional.

Acusaciones actuales

Curamil se encuentra en prisión desde el 14 de agosto de 2018, cuando fue detenido acusado de actividad criminal en relación a un asalto a una Caja de Compensación (entidad administradora de prestaciones de la seguridad social) en la localidad de Galvarino.

BBC Mundo intentó hablar con Luis Torres, el fiscal del caso.

Torres no concedió la entrevista, pero la unidad de comunicaciones de la Fiscalía Regional de La Araucanía respondió a la solicitud con el siguiente comunicado.

“El fiscal Luis Torres se excusa de dar la entrevista debido a que por el estado procesal de la causa no podría referirse en detalle a las pruebas que vinculan al Sr. Alberto Pascual Curamil Millanao en los hechos”.

El comunicado señala que el líder mapuche, junto a otros tres individuos, “está acusado de los delitos de robo con violencia calificado” y “homicidio frustrado de Carabineros”.

“Esto por el asalto con rehenes que el 24 de abril de 2018 afectó a la sucursal de la Caja de Compensación Los Héroes de la ciudad de Galvarino”, se agrega.

“Adicionalmente el Sr. Curamil Millanao está acusado de los delitos de porte ilegal de arma de fuego convencional, más tenencia ilegal de arma convencional, tenencia ilegal de arma prohibida, tenencia de municiones, más la receptación de una de las armas que fue robada”.

Por su parte, el abogado de Curamil en la causa, Rodrigo Román, de una ONG llamada Defensoría Popular, señaló a BBC Mundo que al líder mapuche se le imputó responsabilidad “en base a supuestas denuncias anónimas realizadas al Ministerio del Interior”.

Román afirmó que cuando tuvo lugar el asalto en la localidad de Galvarino, “Curamil estaba en un lugar distante y distinto a donde ocurrieron los hechos y a ese respecto hay abundante prueba”.

“Nosotros sostenemos que aquí hay una falsa imputación que tiene un fundamento solamente político de perseguir criminalmente a quienes han encabezado la lucha la defensa del agua y los territorios”, agregó el abogado.

“No tenemos ninguna duda de que el único camino posible en un tribunal de derecho va a ser la absolución”.

Según confirmó a BBC Mundo la fiscalía del caso, el proceso se encuentra en la etapa de preparación de juicio oral, para el cual no se ha fijado aún ni el tribunal penal integrado por tres jueces ni la fecha.

“Es un orgullo”

¿Qué significado tiene para Alberto Curamil recibir el prestigioso Premio Goldman, que incluye además una compensación de US$200.000?

“Con él lo he conversado antes de venir a recibir el premio”, señaló Melín a BBC Mundo desde San Francisco.

“Creo que lo asume como un reconocimiento no a él en términos personales, sino a la lucha que han dado las comunidades del territorio y al pueblo mapuche en general”.

“Para mí es un orgullo venir representando a una autoridad tradicional de mi pueblo”.

24 Horas


VOLVER