Julian Assange se encuentra incomunicado a dos semanas de su detención

Madre de Assange denuncia la falta de derecho a visitas en prisión

La madre de Julian Assange denunció que ni siquiera los abogados pueden visitar a su hijo en la cárcel londinense donde está recluido desde que fue arrestado en la embajada de Ecuador hace dos semanas.

“Dos semanas desde el arresto/detención de Julian en la prisión de Belmarsh. íTodavía no se le permiten visitas, incluidos sus abogados!”, aseguró Christine Assange el domingo 21 de abril de 2019 en su cuenta de Twitter.

Según la progenitora del fundador de Wikileaks, esa prohibición incrementa la tensión y las condiciones de aislamientos a las que está sometido su hijo, quien según los médicos que lo examinaron, agregó, necesita ser trasladado de inmediato a un hospital para recibir tratamiento. Christine también acusó a las autoridades ecuatorianas de negarse a entregarle las pertenencias de Assange. “¿Por qué se niegan a entregar las pertenencias de Assange? Ya pasaron dos semanas desde que ustedes lo vendieron a sus perseguidores estadounidenses por un préstamo de cuatro mil millones de dólares del FMI (Fondo Monetario Internacional), después de torturarlo durante un año. ¿Es que su sumisión y crueldad no tiene fin?”, escribió en la red social. Assange fue detenido el 11 de abril de 2019 en la legación diplomática ecuatoriana en Londres, después que el presidente de la República Lenín Moreno decidió cancelarle el asilo político otorgado siete años atrás por el entonces mandatario Rafael Correa.

Sacado en andas del edificio por los agentes de Scotland Yard, el ciberactivista fue presentado pocas horas después ante la Corte de Magistrados de Westminster, donde un juez lo declaró culpable de violar la libertad bajo fianza concedida en 2012, en relación con una acusación por presuntos delitos sexuales cometidos en Suecia. Tras el veredicto, Assange fue llevado a la cárcel de Belmarsh, en el sureste de Londres, a la espera de que el tribunal de la Corona dicte sentencia, la cual, según el código penal británico, podría incluir hasta 12 meses de prisión.

El fundador de Wikileaks, famoso por difundir decenas de miles de documentos y archivos secretos de Estados Unidos y otros países, también es reclamado por la justicia norteamericana, que pretende juzgarlo por el supuesto delito de piratería informática. La primera audiencia sobre el pedido de extradición presentado por Washington está fijada para el 2 de mayo de 2019, y según se anunció, Assange dará su testimonio vía videoconferencia desde la prisión londinense.

Los seguidores de Assange anunciaron, por su parte, que el miércoles 24 de abril de 2019 realizarán una vigilia frente al Parlamento británico, en protesta por su detención y eventual extradición.

El Telégrafo


Marea Socialista exige la libertad a Julián Assange, creador de Wikileaks

La organización política Marea Socialista, integrante de Anticapitalistas en Red ha emitido una declaración para exigir la libertad de Julián Assange, creador de Wikileaks quien fue entregado por el presidente de Ecuador a la policía de Londres con la intención de que sea extraditado a EE UU.

También hacen un llamado a todos los activistas sociales, revolucionarios y democráticos, así como a los comunicadores y comunicadoras tanto de la prensa convencional como de los medios comunitarios, populares y alternativos, a pronunciarse en repudio de la entrega de Julian Assange y en favor de su inmediata libertad, así como de la libertad de Manning y de Bini, que es a la vez la causa del derecho a la libre información. Convocan a unirse coordinadamente a esta campaña solidaria.

A continuación la declaración completa

Libertad a Julián Assange, creador de Wikileaks

Marea Socialista, integrante de Anticapitalistas en Red, suma su voz a la de los socialistas revolucionarios para exigir la libertad inmediata de Julián Assange, creador de Wikileaks, entregado a la policía británica por el presidente de Ecuador Lenin Moreno. Assange se encuentra recluído y aislado en un centro policial de Londres, bajo riesgo de ser puesto en las manos de los EE UU que lo reclama para someterlo a durísimas penas.

Assange que se encontraba refugiado en la embajada ecuatoriana como consecuencia de su valiente acción de haber publicado en WikiLeaks miles de documentos secretos del gobierno de EE UU, producto de su colaboración con el analista de inteligencia en Irak del ejército norteamericano, soldado Manning, quién facilitó 700.000 documentos reservados en los que se demostraban las masacres de las tropas yanquis contra civiles en la invasión a Irak, la revelación de las atrocidades realizadas en ese país y en Afganistán, y la oscura y tremebunda diplomacia secreta contra los pueblos develada en miles de cables entre el Departamento de Estado y las embajadas yanquis en todo el mundo, que se dieron a la luz en WikiLeaks.

El antes soldado Manning que mudó al género femenino como Chelsea Manning pagó cara su osadía de dar a conocer los secretos de las atrocidades del amo del norte. Primero fue a la cárcel condenado a 35 años, donde fue torturado, a pesar de haber recibido indulto de Obama; el pasado 8 de marzo fue a la cárcel de nuevo por negarse a declarar contra Assange frente al gran jurado. Mientras el establishment norteamericano le juzga, miles de jóvenes norteamericanos le ven hoy como un símbolo por el hecho de haber sido leal a sus principios.

El sistema imperialista y capitalista no puede soportar el periodismo independiente y de investigación en el mundo.

El periodismo independiente en la mira

La entrega de Assange responde a la negociación que hiciera el actual presidente de Ecuador en una reciente visita del vice yanqui Mike Pence a cambio de que se le facilite un crédito del FMI de 4.000 millones de dólares. Esta perversa negociación le permite al imperialismo demostrar lo que es capaz de hacer a quien se atreva a denunciar sus atrocidades y asesinatos

El ataque contra Julian Assange fue brutal. Lo sacaron policías ingleses de un territorio que tiene inmunidad como es la embajada ecuatoriana, lo encierran en un penal de alta seguridad acusado de vulnerar la libertad condicional británica, cuando era solicitado por la justicia sueca por una causa de supuesta violación y acoso también forjada. La justicia sueca ha suspendido su reclamo y ahora los yanquis reclaman su extradición.

La reacción a esta ofensiva contra las libertades civiles no se hizo esperar: intelectuales, personalidades y aquellos que defienden los más elementales derechos democráticos, exigen la libertad de Assange. Las banales excusas de las razones que llevaron a que Moreno lo entregara intentan esconder que es una retaliación del gobierno ecuatoriano que ha acusado a WikiLeaks de revelar datos que vinculan a Lenin Moreno con cuentas bancarias en Panamá y propiedades en el exterior.

Las acusaciones yanquis pretenden hacer pasar a un periodista de investigación como un hacker al servicio de Rusia, acusándolo de violar secretos que afectan a su seguridad nacional. Una «seguridad» responsable de la «inseguridad» del resto de los pueblos, sobre los que la democracia imperial, descarga su terror, sea en la forma de brutales planes de ajuste y explotación, o de bombas de última generación si es necesario.

Las prensas de la burguesía imperial como el Washington Post o el New York Times justifican la extradición y el ataque a la libertad de prensa. CNN divide sus comentarios entre los que están en contra (la mayoría) y los que están a favor de Assange. Lo que se pone de manifiesto es que si la acusación de conspirador prospera puede ser usada contra cualquier periodista de investigación que dé a conocer secretos estatales.

En Venezuela también hemos sido víctimas de los ataques a la libertad de prensa y expresión. Un ejemplo de éstos es el caso de la página Web Aporrea.org surgida al calor de las luchas del proceso revolucionaria, que en la actualidad se encuentra bajo un bloqueo rotatorio para impedir que las voces de los trabajadores y el pueblo sean escuchadas y sus luchas difundidas. Es por eso que desde Marea Socialista rechazamos y repudiamos esta acción que ataca también al periodismo autónomo, independiente y coherente con las luchas en contra del imperialismo, las burguesías explotadoras y las burocracias proburguesas.

En nuestro país sobran los ejemplos en ese sentido, resaltando el caso de la Web Aporrea.org que viene siendo blanco de ataques desde estructuras burocráticas del Estado que apuntan a limitar el acceso por parte de sus usuarios imponiéndole un bloqueo desde las plataformas bajo dominio de la CANTV.

Lenin Moreno entrega a Assange al imperialismo occidental en el marco de acuerdos económicos que le permitan intentar barajar parte de la crisis en Ecuador y arrodillándose al FMI, de igual manera que Maduro y su gobierno lleva adelante negocios con el capital financiero mundial sin informar nada a la población venezolana, avanzando en brutales ajustes contra los trabajadores y los sectores populares, mientras el BCV o el Ministerio de Finanzas hace años que dejaron de publicar cifras económicas oficiales violando la misma Constitución de 1999. Es por ello que en la medida que exigimos la Libertad de Julian Assange, en paralelo convocamos a nuestros hermanos de clase a organizarnos en Marea Socialista para seguir construyendo una referencia política al servicio de los trabajadores y el pueblo.

¡Libertad para Assange!

La detención de Assange, más allá de la opinión que podamos tener sobre sus posiciones políticas, es un ataque del imperio contra los derechos democráticos de los pueblos. Es necesario que la campaña mundial por su liberación, a la que hay que sumar la de la libertad de Manning y la del experto en privacidad digital y código abierto, Ola Bini, recientemente apresado en Ecuador bajo el cargo de conspiración, se haga muy fuerte y obligue a los amos del imperio y sus cómplices a retroceder.

Es por ello que, desde Marea Socialista, miembro de Anticapitalistas en Red, nos sumamos a las voces que se levantan en contra de este brutal ataque. Llamamos a todos los activistas sociales, revolucionarios y democráticos, así como a los comunicadores y comunicadoras tanto de la prensa convencional como de los medios comunitarios, populares y alternativos, a pronunciarse en repudio de la entrega de Julian Assange y en favor de su inmediata libertad, así como de la libertad de Manning y de Bini, que es a la vez la causa del derecho a la libre información. Unámonos coordinadamente a esta campaña solidaria.

Marea Socialista

Aporrea


Siguen los repudios al arresto de Assange

La Asociación Americana de Juristas (AAJ) repudió a través de un comunicado el retiro de protección diplomática por parte del gobierno de Ecuador y la entrega a Reino Unido de Julian Assange, fundador de WikiLeaks. La postura de la AAJ, ONG con estatuto consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, quedó plasmada en un documento en el que se destaca la “valentía de Assange en revelar la vigilancia estatal que viola los procesos básicos de democracia, los derechos constitucionales y los derechos humanos”.

Assange, editor y ciberactivista, fue arrestado el pasado 11 de abril. Estaba refugiado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres, en el distrito de Knightsbridge, luego de que la Corte Suprema británica fallara en su contra y ordenara su detención y posterior traslado a Suecia, donde una fiscal había cursado una orden de captura internacional por considerarlo sospechoso de haber cometido un crimen sexual. Aunque nunca fue acusado de dicho crimen y la fiscalía sueca eventualmente archivó la investigación, Assange fue detenido tras ser expulsado de la embajada por supuestamente haber violado su libertad condicional. Minutos después Estados Unidos cursó su pedido de extradición.

La decisión del gobierno de Ecuador, que coloca al activista a un paso de la extradición a los Estados Unidos y que fue justificada por Lenín Moreno como una respuesta a las reiteradas violaciones (por parte de Assange) de las “convenciones internacionales y protocolo de convivencia”, es para la AAJ una “renuncia a la soberanía nacional”.

Es, también, una medida que “vulnera el derecho al asilo y viola los artículos 9 y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los artículos 7, 9, 10 y 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el derecho humanitario y la Constitución ecuatoriana”. También asegura la AAJ que la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes prohíbe la extradición a un país donde la persona puedo correr peligro de ser torturada.

Asimismo, organizaciones sociales, periodistas y personalidades de la cultura y la política de todo el mundo respaldaron a Assange. Entre los firmantes de todo el mundo figuran el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel; Manuel Zelaya, ex presidente de Honduras; Fernando Lugo; ex Presidente de Paraguay, el cantautor cubano Raúl Torres, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas.

Página 12