Intelectuales de América Latina se pronuncian en favor de la libertad de Julian Assange

Latinoamérica abraza a Assange

Un grupo de intelectuales latinoamericanos encabezados por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel firmó un comunicado de solidaridad internacional con Julian Assange, fundador de WikiLeaks, detenido esta semana en el Reino Unido luego de ser expulsado de la embajada de Ecuador en Londres. “Julian Assange… ha revelado información importante y necesaria  para la humanidad toda acerca de las atrocidades y brutalidades cometidas por el Imperio en todo el mundo”, dice el texto.

“Repudiamos la actitud cipaya y traicionera del nefasto presidente de Ecuador Lenín Moreno”, continúa el comunicado. “Esta no es más que una absurda maniobra de arrodillarse ante la Corona británica  y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.”

Entre los firmantes están los ex presidentes Fernando Lugo de Paraguay, Mel Zelaya de Honduras, Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), el investigador paraguayo Martín Almada, el ex canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, la ex senadora colombiana Piedad Córdoba y la legisladora cubana Mariela Castro Espin.

La misiva firmada por personalidades destacadas de la región también demanda que Assange no sea extraditado a Estados Unidos, donde el editor de megafiltraciones ha sido acusado de un supuesto crimen informático por n Gran Jurado de Alexandria, estado de Virginia. El editor y ciber activista se asiló en la embajada de Ecuador en Londres, en el distrito de Knightsbridge, en el 2012 luego de que la Corte Suprema británica fallara en su contra y ordenara su detención y posterior traslado a Suecia, donde una fiscal había cursado una orden de captura internacional por considerar a Assange sospechoso de haber cometido un crimen sexual. Aunque nunca fue acusado de dicho crimen y la fiscalía sueca eventualmente archivó la investigación, Assange fue detenido al se expulsado de la embajada el jueves pasado por haber violado su libertad condicional. Minutos después Estados Unidos cursó su pedido de extradición.

“La lucha contra el Imperio, la injusticia y la igualdad mundial nos hermana. Exigimos la inmediata libertad y el respeto de los derechos humanos (de Assange). Y que no sea extraditado a EE.UU.” finaliza la carta, que también firmaron los dirigentes argentinos Jorge Rivas, Oscar Laborde, Carlos Aznarez, Joge Kot, Francisco Cafiero y la escritora Elsa Osorio entre otros .

Página 12


Ver la declaración completa y nombres de todos los y las firmantes


Relatores especiales de la ONU y CIDH cuestionan detención de Ola Bini

“Nada en esta historia conecta a Ola Bini con ningún crimen”. Es la reacción de David Kaye, relator de la ONU sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, ante la prisión preventiva dictada en contra del ciudadano sueco, Ola Bini, investigado por supuestos ataques a sistemas informáticos. Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también cuestionó esta decisión.
Tras el retiro del asilo diplomático de Julian Assange, fundador de Wikileaks, Ola Bini fue detenido el pasado jueves 11 de abril en el Aeropuerto de Quito, al momento de viajar a Japón.

David Kaye, relator de la ONU sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, señaló en Twitter: “Nada en esta historia conecta a Ola Bini con ningún crimen. Defensor/experto en privacidad digital, apoyo expresado para WL (WiliLeaks), etc., seguro. Pero el Gobierno de Ecuador debe demostrar más que eso o esto parece una detención arbitraria”.

Según la Ministra del Interior, María Paula Romo, la detención fue con fines investigativos debido a que, más temprano ese día, informó de la existencia de hackers rusos y su relación con Wikileaks, así como de una persona cercana a Assange.

Posteriormente, la Fiscalía formuló cargos en su contra por su presunta participación en el delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos y el juez de la Unidad de Flagrancia, Rodolfo Navarrete, dispuso prisión preventiva al procesado y la inmovilización de sus cuentas bancarias.

Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) interroga: “La información disponible refiere a su defensa de WikiLeaks, experto en software y poseer dispositivos digitales. Pero… ¿privación de libertad?”.

La defensa de Ola Bini alertó que no se llevó el debido proceso y existen varias inconsistencias. La Fiscalía abrió una instrucción fiscal por 90 días.

EcuadorInmediato


Revelan detalles de la acusación en Estados Unidos contra Julian Assange

Nuevos detalles de la acusación del Gobierno de EE.UU. contra el activista Julian Assange, detenido el pasado jueves en Londres, entre ellos su intercambio de mensajes con la soldado estadounidense Chelsea Manning, fueron desvelados este lunes en una corte federal del estado de Virginia, informó la prensa local.

Un juez federal ordenó divulgar el original de la declaración jurada y la denuncia criminal que se presentaron en 2017 contra el fundador del portal Wikileaks, quien permaneció siete años en la embajada de Ecuador en el Reino Unido, según versiones de prensa.

El Departamento de Justicia de EE.UU. reveló el pasado jueves que Assange se coordinó en marzo de 2010 con Manning -que por aquel entonces trabajaba como analista de inteligencia para el Departamento de Defensa bajo el nombre de Bradley Manning- para acceder a material clasificado del Gobierno.

Manning filtró en 2010 a WikiLeaks más de 700.000 documentos clasificados como secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado.

La acusación desvelada por el Departamento de Justicia implica que Washington considera que Assange no fue un mero receptor de dichos documentos, sino que colaboró de manera activa con Manning para lograr el acceso a estos.

Según The Hill, Estados Unidos alega que Assange intentó ayudar a Manning a piratear una contraseña para acceder a una red del Departamento de Defensa.

The Washington Post apuntó que no hay evidencia de ese hecho en los documentos desvelados más allá de los registros de chat usados para condenar a Manning por espionaje y otros delitos en 2013.

“Los chats reflejan que el 8 de marzo de 2010, Assange acordó ayudar a Manning a descifrar una contraseña”, publica el Post al dar a conocer un informe de la agente del FBI Megan Brown.

Ella, según el diario, indicó que los agentes no encontraron evidencia sobre lo que “hizo Assange, en todo caso, con respecto a la contraseña”.

La Policía británica arrestó a Assange, de 47 años, por una petición de entrega de Washington y por violar las condiciones de libertad condicional impuestas por la Justicia británica en 2012 en relación con una solicitud de extradición a Suecia.

La investigación original, por la que Estocolmo pedía la entrega de Assange, se cerró en 2017, ante la imposibilidad de hacerla avanzar con el activista refugiado en la embajada de Ecuador.

Un tribunal declaró el jueves culpable a Assange por no haberse presentado ante la justicia hace siete años, cuando debía responder por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia.

Assange deberá comparecer de nuevo el 2 de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster (Londres), a través de videoconferencia desde la prisión, para iniciar el proceso sobre su extradición a EE.UU., que lo quiere interrogar por conspirar con Manning, la soldado que filtró cables diplomáticos confidenciales del Gobierno estadounidense.

Metro


PSC pide reabrir juicio a excanciller por caso Assange

Legisladores del Partido Social Cristiana de Ecuador pidieron reabrir el juicio político a la excanciller María Fernanda Espinosa por supuestas irregularidades en la concesión de ciudadanía al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, entre otros asuntos

“En rueda de prensa la asambleísta Cristina Reyes, junto con legisladores de distintas bancadas, presentan los argumentos que sustentan un juicio político en contra de la excanciller María Fernanda Espinosa”, indicó la TV legislativa de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) en su cuenta de la red social Twitter.

Reyes del Partido Social Cristiano (centroderecha), enumeró los motivos para reabrir el juicio político a Espinosa, quien se desempeña actualmente como presidenta de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La diputada mencionó “irregularidades en la concesión de la carta de naturalización de Assange, el no implementar acciones en la frontera norte y la falta de atención a los ecuatorianos en Venezuela”.

La cuestión de la frontera norte se refiere a las incursiones y actos violentos atribuidos a grupos irregulares colombianos que incluyeron el asesinato de tres ecuatorianos que conformaban un equipo periodístico del diario El Comercio.

Reyes y otros legisladores habían activado el pedido de juicio político a Espinosa el año pasado, pero este no prosperó.

La asambleísta dijo en entrevista con el medio local Ecuador en Vivo que “han sido 10 meses de bloqueo a un juicio político que cumplía con todos los requisitos del caso”.

“Hoy le exijo a la presidenta de la Asamblea que remita este expediente a la comisión de fiscalización para que se le dé inicio al trámite correspondiente”, agregó.

En la rueda de prensa, Reyes presentó datos supuestamente de cancillería sobre los gastos de Espinosa que el Estado financia por su cargo en la ONU para el que fue elegida el 5 de junio de 2018.

“Solamente en gastos de vivienda en Nueva York, en el alquiler de un lujoso departamento, se desembolsan 17.000 dólares mensuales, sumando remuneraciones, gastos de representación, etcétera, el país ha pagado en una sola persona medio millón de dólares”, dijo la asambleísta.

Los legisladores, dijo Reyes, solicitaron al canciller José Valencia que les remita el expediente en el que declaró como “acto lesivo el acto administrativo de la concesión de la naturalización de Assange”.

El Gobierno de Lenín Moreno concedió la nacionalidad ecuatoriana al ciberactivista el 12 de diciembre del 2017, tras un pedido realizado por el australiano el 16 de septiembre de ese año.

Assange estuvo asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 hasta el jueves pasado, cuando Quito le revocó el asilo y le suspendió la ciudadanía, habilitando su detención por parte de la policía británica.

Espinosa había argumentado en enero de 2018 que la naturalización de Assange se fundamentó en diversas normas, entre ellas, el artículo 41 de la Constitución ecuatoriana, el artículo 78 de la ley orgánica de movilidad humana y en la Convención de Ginebra.

Pero el 2 de este mes, el presidente Moreno consideró que fue un error otorgar la ciudadanía a Assange.

“Lastimosamente, entiendo no con mala intención, pero desacertadamente Relaciones Exteriores lo convirtió en un ciudadano ecuatoriano e intentó darle su categoría de diplomático, creo que es un desacierto, pero asumo también la responsabilidad porque yo le pedí a la ministra (María Fernanda Espinosa) que solucione el problema”, argumentó Moreno.

Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para evitar una extradición a Suecia que lo requería por presuntos delitos sexuales, una causa archivada en 2017.

Pero Londres mantuvo activa la orden de captura porque Assange tenía un proceso pendiente por violar las condiciones de su libertad cautelar en 2012.

El ciberactivista que reveló secretos de Estado de EEUU relativos a las guerras de Irak, Afganistán, a su política exterior desde los años 60 y a los presos en la cárcel militar de Guantánamo, tenía motivos para temer una extradición a EEUU donde podría ser juzgado por delitos que se castigan con la pena de muerte en ese país.

El Gobierno de Ecuador alegó que la revocación del asilo obedecía, entre otras razones, al incumplimiento de un protocolo de conducta que le impuso a Assange el año pasado y que le prohibía hacer declaraciones políticas.

Assange se encuentra detenido en Gran Bretaña.

El Departamento de Justicia de EEUU divulgó la semana pasada una imputación contra Assange por conspiración para realizar actividades informáticas disruptivas que se pena con cinco años de prisión.

Confirmado.net


Lenín Moreno dice que quienes lo cuestionan por el caso Assange gastan USD 3 millones al mes en ‘trolls’

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo este martes 16 de abril del 2019 que sus opositores gastan cerca de USD 3 millones al mes en “trolls”, en un momento de fuertes críticas por su decisión de terminar con el asilo otorgado en su Embajada a Julian Assange.

“Se calcula USD 3 millones mensuales el dinero que gastan en trolls para que comuniquen sus ideas”, dijo Moreno en una conferencia en Washington en la que tildó de “mentiras” las afirmaciones hechas por el expresidente Rafael Correa de que había una relación entre laterminación del asilo para Assange y la filtración de unos documentos que comprometen al Primer Mandatario.

Moreno, antiguo vicepresidente de Correa, dijo: “Es la típica trama que armaba, que acostumbraba a armar el presidente”.

Correa, quien había dado el asilo a Assange, dijo el pasado jueves 11 de abril del 2019 que la decisión de Moreno de terminar la protección estuvo motivada por una “venganza personal”.

“Hace pocos días, WikiLeaks publicó algo que ya era de conocimiento público, pero no a nivel mundial, que es el caso de corrupción Ina Papers en el que está envuelta la familia presidencial”, señaló Correa desde Bélgica.

Assange, fundador de Wikileaks, fue detenido ese día en la Embajada de Ecuador en Londres, donde había encontrado asilo hace siete años para escapar a una orden de detención británica por acusaciones de agresión sexual en Suecia, que él siempre ha negado.

Assange teme ser extraditado a Estados Unidos, que lo acusa de haber conspirado con Chelsea Manning, una exanalista de inteligencia del Ejército estadounidense, para ayudarla a descifrar una contraseña almacenada en las computadoras del Departamento de Defensa.

La exanalista le transmitió a Wikileaks más de 250 000 cables diplomáticos y cerca de medio millón de documentos clasificados sobre las acciones militares estadounidenses en Irak y Afganistán. Estas revelaciones expusieron delitos encubiertos y posibles crímenes por parte de tropas y aliados.

Tras el anuncio de que Moreno revocaba el asilo el relator especial de la ONU sobre la tortura, relator especial de la ONU sobre la tortura, estimó que no respetó el “derecho procesal” de Assange durante su expulsión el jueves de la Embajada.

Tras la detención de Assange, la organización Reporteros Sin Fronteras pidió que se “priorice los principios de libertad de expresión” y advirtió que “poner en la diana a Assange” sería una medida “puramente punitiva y sentaría un precedente peligroso para periodistas”.

“Creo que lo que ocurrió con la detención arbitraria durante años de Julian Assange por la exposición de crímenes de guerra de todo tipo de gobiernos es totalmente ilegal”, dijo Marin Morrison, abogada que esperaba a Moreno con una pancarta con el rostro de Assange amordazado con la bandera estadounidense y la consigna “no maten al mensajero”.

Un activista que lanzó una pancarta cerca de la comitiva fue detenido por los servicios secretos.

El Comercio


VOLVER