La Memoria de Malvinas pensada desde la la UNAJ

135

2 de abril, conmemoración del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas

¿Se puede pensar Malvinas más allá de lo que encierra una efeméride? La memoria constituye un baluarte para los pueblos, forma su identidad y le permite releerse cuando rememora los hechos. Reflexiones de ex veteranos y de quienes investigan y piensan nuestra historia viva a 37 años del inicio del conflicto bélico.

Para Mirta Amati, investigadora de la UNAJ, quien trabaja la “construcción de nacionalismos y localismo en conmemoraciones y patrimonios” desde una mirada nacional y local, recordar significa repensar los olvidos, aquello que no queremos recordar. Y también involucra preguntarse si la conmemoración puede pensarse más allá de un “culto a los muertos”.

Desde este punto de partida y de los consensos que tenemos como sociedad luego del proceso de desmalvinizacion y remalvinización, Amati plantea que los ex combatientes pueden verse como “emprendedores de memoria” y “sujetos activos”, corriéndolos del lugar de “chicos, locos o víctimas”.

Como emprendedores de memoria conforman asociaciones civiles que reclaman y se movilizan. El Centro de Ex Combatientes de las Islas Malvinas (CECIM) de La Plata es uno de ellos, una institución que tiene 36 años, y que como organismo de Derechos Humanos está conformado por ex soldados conscriptos y civiles. “Nunca nos sentimos como un universo único. Nosotros comenzamos a plantear todas las dificultades de la posguerra, las vivencias de haber hecho el servicio militar durante la dictadura y el comportamiento de muchos militares de las Fuerzas Armadas que dejó mucho que desear teóricamente formados para la defensa de la soberanía nacional”, sostiene Ernesto Alonso, secretario de Derechos Humanos del Centro.

Los integrantes de esta institución entienden “Malvinas” más allá del conflicto bélico. Haber vivido esa experiencia los llevó a involucrarse en la reconstrucción de lograr nuevamente la democracia, con una presencia desde su propia identidad. “Teníamos que hacer un proceso de comprender qué nos había pasado a nosotros y qué le había pasado a la sociedad en su momento, pensando que Malvinas fue parte de ese contexto de dictadura militar”. Es así que empezamos a ver la cuestión Malvinas situada en una línea de tiempo desde 1833 “desde el mismo momento de la usurpación hasta la actualidad”, agrega.

Alonso insiste que la tarea es recuperar la presencia del Estado Argentino en este vasto territorio, el más rico del planeta, y que significa dos Argentinas más. “Estamos hablando de presente y de futuro. Que Malvinas deje de ser solo una metáfora”.

Al analizar avances y retrocesos, el Secretario del CECIM asegura que durante el gobierno anterior se avanzó en proyectos de carácter científico tecnológico; el desarrollo del proyecto Pampa Sur, la ley de creación de la primer área marítima protegida, la declaración de Usuhaia, el proceso de integración latinoamericana, el proyecto de UNASUR y que todo esto ha sido desandado por el actual gobierno. “Lo asimilo a caminar en chancletas y para atrás”.

Sobre esta situación, explica que además de los acuerdos firmados el 13 de septiembre de 2016 por nuestro país que “levanta todos los obstáculos económicos para el desarrollo de las Islas Malvinas en pesca, comunicación e hidrocarburos violando la Constitución Nacional, la Ley de pesca, de Hidrocarburos, se anuncian nuevos vuelos a las islas, los cuales garantizan el mejoramiento en las condiciones logísticas para la usurpación”.

“Ya avanzaron en la explotación ictícola, vendiendo licencias en forma ilegal e ilegítma, la segunda fase que están planteando es la explotación de hidrocarburos y la tercera fase es avanzar sobre la Antártida, en contra de los intereses del pueblo argentino”, asegura Alonso.

Desde una mirada local Carlos Orsini, secretario del Centro Veteranos Héroes de Malvinas de Florencio Varela trabaja diariamente en problemáticas de ex combatientes, muchas que fueron cambiando pero que no se agotan. Hoy la institución tiene como objetivo que “la pensión por veterano de guerra la puedan seguir cobrando sus hijos, como en otros países donde la cobran hasta la tercera generación” y “la deuda de resarcimiento histórico, que tiene el Estado con todos nosotros desde 1982 a 1991”.

El centro asiste con diversas consultas y trabaja sobre la problemática de los veteranos de guerra en salud, con consultorio médicos con clínicos, cardiólogos, psicólogos, psiquiatras, médicos de familia. Trabajan también en conjunto con la Federación de la Provincia de Buenos Aires, integrada por 40 centros de toda la provincia de Buenos Aires, con la Conferederación de la República Argentina y con la Comisión Nacional.

La memoria de Malvinas

Reconocer y visibilizar Malvinas

Guillermo Ñañez es director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Florencio Varela y docente de la UNAJ, y entiende que si bien se ha logrado un gran avance en políticas de inclusión de los veteranos de guerra en función de lo que significa Malvinas dentro de la soberanía argentina, las políticas de Estado deben no solo recordarlos sino ayudarlos a integrarse a la sociedad. “Recuerdo ex combatientes vendiendo estampitas en los colectivos. Hoy en día hay combatientes que ejercen distintas profesiones y también artistas y trabajadores en distintos oficios”.

No obstante esas mejoras, durante el actual gobierno –señala- se reconocen retrocesos en la vulneración de derechos. “Hay que tener una idea de soberanía para hablar de Malvinas y la voz oficial está diciendo que no le importan esas islas. Entonces estamos ante un proceso en el cual, desde el gobierno y los medios hegemónicos, se están negando una mirada económica, las riquezas naturales que tiene la región; desde lo social, el reconocimiento para los ex combatientes está muy alejado del gobierno actual. En materia de política exterior, también es un retraso de lo que se había logrado en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner”.

El Director de Derechos Humanos también afirma que en que nuestra sociedad “tenemos incorporado que las Malvinas son argentinas” pero no es un tema de agenda. “Hay que imponerlo, es un tema que hay que visibilizarlo, seguir trabajándolo en las escuelas porque no es un tema que convoque a las masas sociales que hoy están preocupadas para ver si pueden comer mañana”.

VOLVER
Más notas sobre el tema