México impulsa diálogo con EEUU tras el ultimatum de Trump para cerrar la frontera

SHCP dialogará con Departamento del Tesoro de EU posible cierre de frontera

Ante las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump sobre las posibilidades de cerrar la frontera con México, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, adelantó que la próxima semana tendrán una serie de encuentros con autoridades del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, para conversar sobre el tema.

Luego de participar en el aniversario de la agencia calificadora HR Ratings en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el funcionario señaló:

“Los temas bilaterales requieren un diálogo permanente, nosotros vamos a tener la semana que entra, en el marco de las Reuniones de Primavera del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, una serie de charlas acordadas con el Departamento del Tesoro”.

De acuerdo con la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), las afectaciones económicas ascenderían a mil 700 millones de dólares diarios.

Por otra parte, Arturo Herrera aseguró que el gobierno buscará dar el mensaje correcto a los mercados, ya que pesar de tener claro lo que se quiere, el mercado también siente que hay mensajes encontrados, por ejemplo, la iniciativa en el Congreso sobre las comisiones bancarias.

“Vamos a estar construyendo una narrativa muchísimo más compacta, va a ser muchísimo más claro lo que el gobierno quiere hacer, cuándo lo quiere hacer y cómo lo va a financiar; con ello lo que esperamos es eliminar parte del ruido que ha llegado a los mercados, que en una parte es incertidumbre y no abona a que se vaya dando la inversión”, explicó.

Señaló que debe impulsar un sector financiero dinámico, ya que para que haya inversión es necesario que los proyectos tengan acceso al financiamiento, así como fortalecer el mercado formal mexicano con programas como Jóvenes Construyendo el Futuro, el cual va en el sentido de insertarse en la formalidad.

En cuanto al tema presupuestal, reconoció que, si bien hay una caída en la producción de Pemex y eso se refleja en sus números, lo anterior no implica una baja en los ingresos federales.

“Lo que nosotros buscamos es tener cierta flexibilidad, de tal forma que el gasto se va comprometiendo a paso y medida, por lo que si hubiera necesidad de hacer un ajuste no hay necesidad de hacer un recorte, solo se va moderando el ritmo del crecimiento del gasto”, agregó.

Proceso


Amenaza Trump con gravar autos si México no frena la migración

Nueva york. No estoy jugando, afirmó Donald Trump ayer al jugar con sus amenazas de cerrar la frontera y anunciar que ofrecerá un plazo de un año a México para frenar no sólo a los inmigrantes centroamericanos sino también las drogas ilícitas, y si no cumple, advirtió, primero podrá imponer aranceles a los automóviles fabricados en el país vecino y/o cerrar la frontera.

Ahora todos estarán a la espera de si el mandatario jugará otra vez con sus amenazas este viernes, cuando visitará una barrera física en la frontera en Calexico –que falsamente es anunciada como la primera sección de su muro fronterizo– para tomarse una foto e insistir en su mensaje antimigrante.

Al parecer retrocediendo de su amenaza del pasado viernes y tras reiterar durante varios días que cerraría de inmediato la frontera si México no frena todo el flujo inmigrante centroamericano, ayer Trump amenazó a su vecino con un arancel de 25 por ciento sobre automóviles, pero ofreció más tiempo.

“Vamos a darles una advertencia de un año y si las drogas no paran, o en gran media paran, impondremos los aranceles sobre México y productos, sobre autos particulares… y si eso no frena las drogas, cerraremos la frontera”, declaró en la Casa Blanca ante los reporteros.

Una vez más elogió al país vecino, pero continuó con su amenaza. En un momento dijo: Muchas cosas buenas están ocurriendo con México, y en otro, enfatizó que estaba haciendo una buena labor en los últimos tres o cuatro días desde que hablamos de cerrar la frontera. Luego subrayó: México entiende que vamos a cerrar la frontera, o voy a imponer aranceles sobre los autos. Haré una o la otra (cosa), probablemente empezando con los aranceles.

Insistió en que la seguridad fronteriza es más importante para mí que el T-MEC (acuerdo de libre comercio con México y Canadá).

Después explicó: No creo que jamás tendremos que cerrar la frontera porque el castigo de los aranceles de 25 por ciento sobre autos que entran a Estados Unidos desde México sería masivo.

Sin embargo, al preguntarle si esto implica que no cerrará la frontera un año más, dijo que no había dicho eso y reiteró que primero se impondrían aranceles y después veremos qué pasa.

En sus declaraciones de ayer Trump nunca se refirió a lo que dijo en días recientes ni explicó la razón del cambio en su mensaje.

Al mencionar el plazo de un año minó sus argumentos para que se declarara una emergencia nacional en la frontera ante las oleadas de inmigrantes e intentar que se canalizarán fondos de otros rubros del presupuesto federal con la finalidad de financiar el muro fronterizo después de que el Congreso rehusó aprobar ese gasto.

La lideresa de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció ayer que su bancada está presentando una demanda legal contra el presidente con la finalidad de evitar que robe fondos destinados a otros rubros para lo que calificó de falsa declaración de emergencia.

Es de suponer que el cambio de mensaje es resultado de la reacción casi unánime de los sectores empresariales y agrarios, economistas, líderes legislativos –incluso de su propio partido–, políticos y comerciantes en la frontera y hasta sus asesores en la Casa Blanca contra un cierre de la frontera por sus consecuencias económicas.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos, que calcula en 1.7 mil millones de dólares diarios el comercio entre ambos países y que 5 millones de empleos dependen de ello, dio la bienvenida al cambio del mensaje del mandatario.

“La crisis que el gobierno ha creado en nuestra frontera –tratando a solicitantes de asilo como amenaza, separando a familias, desmantelando el proceso de asilo– es una opción política, no una necesidad. El gobierno debe poner fin a la crisis que ha creado y buscar una mejor manera de tratar a las familias que buscan seguridad, que les da la bienvenida y les asegura un proceso debido y de justicia”, comentó Katharina Obser, de la Comisión de Mujeres Refugiadas, en una teleconferencia patrocinada por America’s Voice.

Esta crisis es completamente fabricada. Calificar los cruces fronterizos de emergencia nacional es realmente una táctica cínica del gobierno para nutrir el temor y tratar de eliminar todo el proceso de asilo en violación directa de las leyes estadunidenses e internacionales, agregó Sandra Cordero, de Families Belong Together.

Nadie se atreve a pronosticar cuál será el mensaje de Trump sobre estos asuntos (u otros) en 24 horas. Podría ser lo mismo o todo lo contrario. El debate, desde que llegó a la Casa Blanca, es si la incoherencia, el caos, las amenazas como manera de gobernar es a propósito o no. Y por qué se le permite hacerlo.

La Jornada


Exportadores mexicanos analizan ‘volar’ su mercancía hacia EU por caos en frontera

Exportadores mexicanos estudian hacer por vía aérea los envíos de mercancías a Estados Unidos para evitar largas filas de hasta ocho kilómetros de camiones en la frontera entre México y Estados Unidos, como consecuencia de la reubicación de cientos de agentes estadounidenses para desahogar trámites migratorios.

Fabricantes de autopartes y de equipos médicos son algunas de las empresas que ya han considerado el transporte aéreo para evitar incurrir en multas por entregas tardías a sus clientes en Estados Unidos o bien el cierre de fábricas, dijo la noche del miércoles el presidente de la Cámara de la Industria Manufacturera de México, Luis Aguirre.

Desde que comenzó la medida migratoria la semana pasada, al menos una planta de autopartes cerró una de sus líneas de producción en Ciudad Juárez, pese a que el tráfico se desplazó a puertos de entrada más pequeños y cercanos, comentó Aguirre sin precisar el nombre de la compañía afectada.

Otras alternativas de embarque, como trenes o barcos, no son factibles en el corto plazo según el presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), en México, Oscar Albin. “Esperamos que esto se normalice la próxima semana”, detalló a Reuters.

“Nunca me había pasado algo así, es muy fuerte lo que está pasando (…) yo estoy listo para venir a dormir aquí mañana, varios ya lo hicieron hoy”, destacó Juan Sandoval, un conductor de un camión de carga en Ciudad Juárez, quien comenzó a hacer fila la madrugada del jueves junto con otras decenas de choferes.

Sandoval mencionó que el fabricante de alarmas para el que trabaja en El Paso había reducido las entregas de ocho a cuatro por día, aunque desconocía las pérdidas económicas por la medida.

A raíz de las aglomeraciones, autoridades de Ciudad Juárez incluso instalaron baños portátiles de color rosa y azul a lo largo de la línea y distribuyeron agua potable a los camioneros, algunos de los cuales durmieron en las cabinas de sus unidades.

“Algunas de las empresas exportadoras y de manufactura a lo largo de la frontera e interior del país ya empiezan a evaluar los costos adicionales que implicarían servicios como almacenes, vuelos y bodegas”, puntualizó José Castañón, experto en temas de exportación en México.

La decisión de Washington de trasladar unos 750 agentes fronterizos de servicios comerciales a servicios de inmigración para desahogar los trámites de familias que buscan asilo ha provocado demoras en el tráfico transfronterizo en Ciudad Juárez, Nuevo Laredo y Otay Mesa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retractó de una amenaza de cerrar inmediatamente la frontera con México, pero planteó el nuevo escenario de eventualmente gravar con aranceles a los autos provenientes del país a menos que haga más para detener a los inmigrantes ilegales y las drogas.

Los líderes empresariales de ambos lados de la frontera dicen que un cierre dañaría las cadenas de suministro y los mil 700 millones de dólares de comercio diario en algunos de los cruces terrestres más transitados del mundo.

“Trump está buscando la reelección, y claramente las amenazas sobre el aumento de inmigrantes son políticas”, comentó Aguirre, y agregó que las compañías mexicanas argumentarán en un foro importante entre Estados Unidos y México la próxima semana que la inmigración y el comercio deben tratarse por separado.

El Financiero


VOLVER