Ricardo Patiño: “El arresto de Assange es parte del acuerdo de Lenin Moreno con el FMI”

Ricardo Patiño: “El arresto de Assange es parte del acuerdo de Lenin Moreno con el FMI”

El excanciller de Ecuador, Ricardo Patiño, conversó con Resumen del Sur en el marco del arresto al fundador de Wikileaks, Julian Assange, que fue retirado de la embajada de Ecuador en el Reino Unido luego de que el gobierno de Lenin Moreno le retirara el apoyo político.

Patiño relacionó esta decisión al vínculo creciente del actual gobierno ecuatoriano con Estados Unidos y consideró la detención de Assange como un “vergonzoso sometimiento”. También se defendió de las acusaciones de la ministra del interior que relacionó al dirigente ecuatoriano con un supuesto hacker ruso que fue detenido y sostuvo que “quieren verlo preso”. También confirmó que Rafael Correa será candidato y que las elecciones del 2021 probablemente se adelanten.

¿Qué significa este arresto que ha sufrido Julián Assange?

Significa el más vergonzoso sometimiento del actual gobierno ecuatoriano ante la política internacional del gobierno de Estados Unidos. Para nosotros es una gran vergüenza, ayer fue un día realmente de luto. Nuestra política internacional ha sido absolutamente desdibujada, desprestigiada, después de que tuvimos una época tan gloriosa de una política internacional soberana, digna e integracionista, ahora se ha ido sometiendo permanentemente este sinvergüenza, este impostor, porque a todos nos engañó. El que está en el palacio de gobierno, Lenin Moreno, que desde casi el principio del gobierno comenzó a desviar el proyecto de la revolución ciudadana por el que el pueblo votó. El pueblo lo votó, no por su bonita cara, sino por el proyecto que él dijo que iba a llevar adelante. Y eso es la política internacional: entregarse a los gringos, al gobierno de Estados Unidos.

Por acá estuvo el vicepresidente Mike Pence hace algunos meses atrás y acordaron eso. Acordaron, primero, disparar todos los tiros y unirse a los demás países con gobiernos de derecha y fascistas de América Latina contra Venezuela. Segundo, entregar a Julián Assange y, tercero, destruir la política integracionista de nuestra región. Así que este es parte de ese acuerdo con (Mauricio) Macri, con (Jair) Bolsonaro, con (Sebastián) Piñera y el de Colombia, Ivan Duque para impulsar este proceso tan feroz de la política internacional de la región.

¿Está bien si vinculo el acuerdo del gobierno de Lenin Moreno con el FMI, que fue un mes antes justo de este arresto?

Así es, claro, eso es parte del tema. O sea, Estados Unidos, que normalmente aprovecha determinadas circunstancias para someter a los gobiernos, en este caso,  se aprovechan de la absoluta incapacidad de Lenin Moreno, porque ha puesto a la Federación de Cámaras Industriales y de Comercio a dirigir la economía. Por supuesto, ellos no saben más que dirigir sus negocios y, además, siempre aprovechándose del Estado. Entonces ha puesto esa gente a dirigir la economía y esa gente no lo sabe hacer. Está destruyendo la economía ecuatoriana después de que nosotros la dejamos en crecimiento y en excelente salud. La han destruido, no solamente porque no la saben manejar, sino porque se llevan el dinero: se han provocado subvenciones para ellos, beneficios, eliminación de impuestos, más o menos por 8 mil millones de dólares y entonces, claro, ahora les falta la plata. Y como les hace falta la plata, necesitan recurrir al FMI. Para eso necesitan el apoyo de los Estados Unidos y los gringos le dijeron: ‘bueno, sí, pero ataca a Venezuela, destruye la integración, entrégame a Assange y yo te doy 10 mil millones de dólares’. Entonces, es parte del acuerdo con el gobierno norteamericano que se hace a través de su brazo ejecutor, que es el FMI.

WikiLeaks había revelado que el presidente de Ecuador tenía una cuenta offshore…

Hay algunas otras fuentes que también revelan eso. Algún cable de WikiLeaks informó sobre este tema. O sea, eso es transparencia. Simplemente, si el señor Lenin Moreno a través de un hermano suyo tiene una cuenta offshore en Belice, creada en el año 2012 cuando todavía era vicepresidente de la república, en la cual se metieron, aparentemente, millones de dólares y de ahí salían recursos para comprar departamentos y lujos, simplemente hay que transparentar las cosas. El presidente, después de algunas semanas de hacerse el loco y decir que no conocía, que no sabía, que no tiene nada que ver, tuvo que reconocer que su hermano abrió una cuenta offshore cuando era vicepresidente pero que no tenía nada que ver  con los negocios de su hermano. Si es así, entonces, que abran la cuenta de su hermano y que diga por qué recibió el dinero. Porque siendo su hermano debe de explicar, así como yo cuando presento mis cuentas patrimoniales informo sobre los recursos que tengo yo y que tiene mi esposa. Pero si es que se revela que el hermano tiene recursos y que han provenido de coimas que habrá recibido de una persona para un contrato de construcción en el Ecuador de un contrato internacional con el Estado pues, tiene que explicar. ¿Tuvo algo que ver?, ¿fue abogado de ellos? Que explique. Si la plata ha sido bien habida, el pueblo ecuatoriano no tendrá nada que decir. Pero si ha habido ahí actos de corrupción de por  medio, entonces sí, pues, tendrá que rendir cuentas. Por eso el tema de Julián Assange es tender una cortina de humo. En cualquier rato, cualquier persona va a encontrar una fotocopia de esas cuentas secretas, la va a sacar y cuando ya venga la respuesta este hombre va a tener que rendir cuentas ante la Justicia.

Lo paradójico de la cuenta Offshore de la empresa INA no puedo dejar de linkearlo con la urna que se le agregó a la elección del 2017, donde se le consultó al pueblo  ecuatoriano si estaba a favor en contra de que los funcionarios tengan cuentas en paraísos fiscales

Justamente cuando él es elegido presidente, además de la elección presidencial, se hace una consulta popular que ya veníamos discutiendo desde el principio de nuestro gobierno porque nosotros estamos convencidos de que estas cuentas que se abren en paraísos fiscales son para tapar corrupción, para ocultar dinero mal habido, privado y público. Incluso, Lenin Moreno hizo declaraciones hace un tiempo atrás diciendo que siempre se abren esas cuentas en paraísos fiscales para tapar corrupción y el plantea que no debe ser así. Ahora resulta que su propio hermano abría cuentas con el nombre de INA –relacionados con nombres de sus familiares que terminan con “ina”, que raro, que coincidencia- en el año 2012. Pero el pueblo ecuatoriano votó mayoritariamente para que los funcionarios públicos no puedan, tengan prohibición de tener cuentas en paraísos fiscales, incluso, que los candidatos no puedan ser candidatos si tienen cuentas en paraísos fiscales y resulta que el ya tenía hace 5 años atrás.

Luego de la detención de Julián Assange el gobierno ecuatoriano informó que había detenido a un colaborador  que,  según la ministra del interior María Paula Romo, tenía vinculación con hackers rusos y trabajaban para usted, ¿qué tiene para decir al respecto?

Solamente que tiene una mente fantasiosa. Yo le he recomendado que se dedique a escribir literatura de ciencia ficción o cuentos infantiles. Porque lo único que falta es que me diga que tengo escondida a la bella durmiente o al capitán Garfio. Está totalmente desquiciada la señora. Un hacker está solito desestabilizando al gobierno nacional, que trabaja conmigo. Bueno, la verdad que para desestabilizar a este gobierno no se necesita nada,  solito se desestabiliza porque hace tantas tonterías, incumple tanto y es tan traidor que solito se va cayendo en picada la credibilidad del presidente Moreno. Pero, en segundo lugar, personalmente no conozco ningún sueco, ningún hacker. Decían primero que era hacker de WikiLeaks, después que no, que era un empresario, no sé cómo se llama. En mi vida, jamás he conocido a una persona con ese nombre ni con esa cara. Porque parece que ayer lo han detenido y salió alguna foto y nunca en mi vida lo he conocido. Y además dicen que tengo relación con dos hackers rusos que están acá desestabilizando al Ecuador. Le dije ‘señora ministra yo conozco a 3 rusos: al presidente Putin, al canciller Lavrov y al embajador de Rusia en el Ecuador’. No conozco a ningún ruso más en mi vida. Está loca, está chiflada, está desesperada, no sé qué le pasa. Entonces me quiere meter preso, además. Ayer CNN anunció que yo ya estaba preso, felizmente todavía no lo estoy.

Hablar de prisión en este contexto en Ecuador cuando hay causas bastante contra Rafael Correa por haber sido cerebro de un secuestro a un diputado opositor o lo que está pasando con Jorge Glas, ¿usted cree que podría pasar que el gobierno intente detenerlo por esto?

Yo creo que sí, por lo menos, el ambiente es ese. Por todos lados me dicen que me van a apresar. Bueno, acá estoy. Soy un hombre que he luchado toda mi vida desde muy joven por las causas sociales, por la clase obrera, por el movimiento campesino. He trabajado en un gobierno popular y soberano como el de Correa y no me voy a ir, aquí voy a estar. Si es que me ponen preso tendré que enfrentar las infamias y las mentiras de estos sinvergüenzas y tendrán que probar cualquier absurda acusación que tengan. Pero yo sé que, a lo mejor, esto va a ser duro. Pero no hay absolutamente ninguna razón para que me puedan apresar. Vamos a enfrentar este gobierno con las organizaciones sociales, con quienes estamos relacionados, a defendernos de las imposiciones del FMI, de los despidos masivos, de las desantenciones al campo, ahora quieren alargar la edad de jubilación, están desantendiendo la salud, la educación, todo. Yo siempre lo digo con claridad: ‘vamos a las calles para que este gobierno entienda que no puede estropear la vida de los ecuatorianos’. De frente lo digo, no lo digo a escondidas como esta señora que dice que yo tengo relaciones con un hacker y que nosotros estamos haciendo cosas ahí. Está loca. Lo que nosotros hacemos, lo hacemos de frente.

Corriéndonos un poco del tema de Assange, hace dos semanas hablamos con Paola Pabón, gobernadora electa de Pichincha y daba cuenta de lo bien posicionada que quedó la fuerza de Rafael Correa en las últimas elecciones regionales, ¿qué se puede decir de aca para delante de la fuerza que lidera el ex presidente?

Con todo el boicot que nos hicieron, político y mediático, logramos romperlo. Era muy difícil porque tenían todo el poder de estos bandidos, pero logramos romperlo. Y el resultado es que hemos ganado en dos provincias de las 3 más importantes del país y, además, muchísimas concejalías, a pesar de todas las dificultades. Yo creo que estamos en un momento, ahora sí, de franca recuperación y en un punto de inflexión hacia arriba de la capacidad política de la revolución ciudadana, que ahora se llama Compromiso Social por la Revolución Ciudadana. Y estoy convencido de que en las elecciones del 2021, que son presidenciales y legislativas, vamos a tener excelentes resultados. Espero que lleguemos a esas próximas elecciones. A lo mejor se adelantan porque hay condiciones políticas tan adversas para este gobierno que, a lo mejor, no termina, pero igual, estamos preparándonos para ese combate electoral y, al mismo tiempo, para seguir apoyando las luchas sociales, esa es nuestra verdadera identidad.

¿Puede haber un Patiño candidato?

Eso dependerá de lo que decidamos colectivamente. Tenemos a Paola Pabon, Gabriel Rivadeneira, Pabel Muñoz, Virgilio Hernández y muchos compañeros y compañeras jóvenes y formados. Ninguno de nosotros tiene ambiciones personales. Correa va a ser candidato a la vicepresidencia, eso seguro te lo digo, o va a presidir la lista de asambleístas nacionales, lo cual nos ayuda mucho porque la figura, el carisma y el liderazgo de Correa es indiscutible en este país. Yo estoy seguro que vamos a dar una batalla muy importante con muy buenos resultados en las próximas elecciones.

Resumen del Sur


El retiro del asilo a Julian Asange: una burla al derecho internacional

La decisión de levantar el asilo político del ciudadano ecuatoriano Julian Assange es ya considerado como uno de los hechos más graves en materia de violación del derecho al asilo, refugio político y principio non-refoulement (no devolución) a lo largo de la historia. Además, la inmediata entrega a las autoridades británicas de Assange también pone de manifiesto el descrédito del derecho internacional y el poco respeto que los países industrializados del norte le profesan cuando son sus intereses los que están en juego.

A pesar de las supuestas garantías que el gobierno de Ecuador afirma le habría dado el Reino Unido de que no existen riesgos para la vida e integridad del Assange, la probable extradición a EE.UU. invalida cualquier promesa. De hecho, la organización Amnistía Internacional ya ha expresado que si Assange fuera traslado a EE.UU. “corre un riesgo muy real de ser objeto de violaciones de derechos humanos —como condiciones de reclusión contrarias a la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos, o ser sometido a un juicio injusto seguido de posible ejecución— debido a su trabajo en WikiLeaks”.

Al permitir el arresto de Julian Assange, el Estado ecuatoriano ha incurrido en la violación de varios tratados internacionales para la protección de los derechos humanos.  En primer lugar, se ha violado la normativa más importante en materia de asilo y refugio, como es la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados que reconoce en su artículo 33 como obligatorio el principio de non-refoulement (o no devolución) de una persona refugiada o asilada a un país donde su vida, integridad o libertad pueda correr peligro:

“Ningún Estado Contratante podrá, por expulsión o devolución, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones políticas”.

Aunque se reconoce que es potestativo de cada Estado la concesión del asilo político a quienes lo soliciten, la obligación de no devolución por parte de los Estados ha evolucionado hasta alcanzar “el rango de norma perentoria del derecho internacional, o jus cogens”, como ha expresado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados[1]. Esto quiere decir, que cualquier acto contrario o violatorio del principio del non-refoulement sería considerado como nulo, podríamos interpretar que tal es el caso del levantamiento del asilo a Assange, pese a que ya se ha producido el arresto por las autoridades británicas. Pero además se deben tomar todas las medidas posibles para impedir la extradición de Assange desde el Reino Unido a EE.UU.

Sin embargo, no deberíamos albergar muchas esperanzas en este sentido, pues ya existen precedentes del desprecio de los gobiernos británicos por la legislación internacional. En el año 2000, cuando el dictador Augusto Pinochet estaba a punto de ser extraditado a España tras un largo proceso judicial por la acusación de crímenes de lesa humanidad, el gobierno en un claro acto de prepotencia frente a su propio sistema judicial e irrespeto por el derecho internacional decidió liberarlo y mandarlo de vuelta a Chile. Con el actual gobierno conservador y el tradicional servilismo mostrado por el Reino Unido ante su antigua colonia americana, no cabe duda de que Julian Assange será enviado a EE.UU. sin importar las consecuencias y violaciones a los derechos humanos.

En el plano regional el asilo ha sido concebido como un derecho tanto en la Convención sobre Asilo Diplomático o Convención de Caracas de 1954, como en el artículo 22.7 de la Convención Americana de Derechos Humanos. En el caso concreto de Julian Assange, los organismos regionales de protección de derechos humanos como la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya se habían pronunciado al respecto. La Corte Interamericana de Derechos Humanos por pedido del Ecuador en la Opinión Consultiva 25/18 publicada en julio de 2018, consideró la obligación del Estado de proteger a Assange mientras los riesgos a su vida, seguridad y derechos humanos fundamentales persistieran. En palabras de la Corte:

“el Estado de acogida debe, por tanto, arbitrar todos los medios necesarios para proteger a la persona en caso de un riesgo real a la vida, integridad, libertad o seguridad si es entregada o removida al Estado territorial o si existe un riesgo de que ese Estado a su vez pueda expulsar, devolver o extraditar posteriormente a la persona a otro Estado donde exista ese riesgo real”.

Posteriormente, la Comisión Interamericana constataría esta obligación del Estado ecuatoriano y que ha sido claramente violada. Pero otros muchos organismos internacionales también abordaron la violación a los derechos humanos de Assange. El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria en el año 2016, determinó que el Reino Unido estaba llevando por las medidas impuestas contra Julian Assange una detención arbitraria que debía cesar inmediatamente:

“El Grupo de trabajo sostiene que debe ponerse fin a la detención arbitraria del Sr. Assange, que deben respetarse su integridad física y su libertad de movimiento, y que debe reconocerse su derecho jurídicamente exigible a percibir una indemnización”.

El Relator especial para el derecho a la vida privada, Joe Cannataci, iba a reunirse con Julian Assange el próximo 25 de abril ante las terribles condiciones y violaciones a la intimidad a las que se veía sometido. Lo que ya no será posible, aunque Cannataci expresó querer reunirse con Assange pese a estar en manos de las autoridades británicas. Igualmente, la relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamar, ha advertido que los derechos de Assange se encuentran en peligro y que los casi siete años en que estuvo confinado en la embajada de Ecuador en Londres constituyeron una detención arbitraria por parte del Reino Unido. Por último, mencionar, que el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, Nils Melzer, afirmó que Ecuador no habría respetado “el derecho procesal” de Assange y que temía que en caso de darse una extradición a EE.UU. no recibiera “un juicio justo”. Comprobamos que las instituciones internacionales de protección de los derechos humanos que se han pronunciado hasta el momento coinciden en que el caso Assange es una aberración jurídica.

En conclusión, lo que se ha hecho con Julian Assange nos demuestra una vez más que el Derecho Internacional no se hizo para defender a los más débiles frente a los poderosos, sino que constituye una herramienta de legitimación de las acciones de los países hegemónicos que actúan a su conveniencia, especialmente cuando tienen en frente países postrados a sus intereses como ocurre con el Ecuador bajo el gobierno de Lenín Moreno.

Ruta Kritika


VOLVER