Uruguay: Amnistía Internacional pide enjuiciar a todos los sospechosos de crímenes en la dictadura

Estado uruguayo debe llevar ante la Justicia a todos los sospechosos de crímenes en dictadura

“Luego de hacerse pública la confesión del militar retirado José Gavazzo, el presidente de Uruguay ordenó el 1° de abril enviar a la Fiscalía General de la Nación los testimonios de tres ex militares condenados por crímenes cometidos durante la dictadura cívico-militar (1973-1985). Los mismos habían sido registrados por un Tribunal de Honor del Ejército”, expresó Amnistía Internacional en un comunicado.

Recuerda que en las declaraciones ante dicho Tribunal, José Nino Gavazzo admitió que en 1973 arrojó el cuerpo del prisionero político Roberto Gomensoro al río Negro para hacerlo desaparecer.

Por su parte, Jorge Silveira indicó a Gavazzo como “responsable de la muerte de Gomensoro y de Eduardo Pérez, así como de la desaparición forzada de María Claudia García de Gelman”.

Ante esta confesión, Amnistía Internacional “demanda una vez más a las autoridades uruguayas que adopten de inmediato todas las medidas necesarias para llevar ante la Justicia a todas las personas sospechosas de responsabilidad penal por crímenes de derecho internacional, incluidos los crímenes de lesa humanidad, sin importar en la fecha que fueron cometidos”.

Imprescriptibles

Amnistía Internacional recuerda al Estado uruguayo, incluida la Suprema Corte de Justicia, “que los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles, tal como lo establece la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de Lesa Humanidad, de la que Uruguay es estado parte”.

“Uruguay debe saldar su deuda persistente con respecto a la verdad, la justicia y las garantías de no repetición de los crímenes del pasado, los que se encuentran impunes hasta el presente”, remarca Amnistía.

LR21


Silveira también acusó a Gavazzo de realizar secuestros extorsivos en Argentina y Uruguay

Las actas del Tribunal de Honor del Ejército que juzgó a cinco ex militares acusados de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, y en las que José Nino Gavazzo confesó haber arrojado al río Negro el cadáver de Roberto Gomensoro en marzo de 1973, contienen también el testimonio de Jorge Silveira, quien acusa a Gavazzo de beneficiarse de dinero mal habido en Buenos Aires.

Este testimonio coincide con múltiples denuncias de organizaciones de derechos humanos y de ex detenidos, acerca de que Gavazzo integró una banda paramilitar y policial que se dedicó a realizar secuestros extorsivos durante las dictaduras en Uruguay y Argentina.

Subrayado tuvo acceso a las actas del Tribunal, donde Silveira acusa a Gavazzo de coordinar acciones en los dos países con Aníbal Gordon, principal cabecilla de a “Triple A” (alianza anticomunista argentina).

La base operativa de este grupo era el centro clandestino de detención y tortura conocido como “Automotores Orletti”.

Según dijo Silveira ante el Tribunal, Gavazzo participaba y se beneficiaba de las “operaciones económicas surgidas del robo de bienes de desaparecidos” y la “apropiación de inmuebles que pertenecían a militantes políticos secuestrados”.

Además de esto, Gavazzo es señalado en la declaración de Silveira como responsable directo de decenas de muertes y desapariciones.

Silveira asegura que de no haber mediado la intervención directa de Gavazzo, los desaparecidos políticos uruguayos “hubieran sido 25 y no más de 100” como aconteció finalmente.

Subrayado


PIT-CNT y organizaciones de DD.HH convocan a concentración en defensa de la democracia

La central de trabajadores, Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, el movimiento estudiantil y la organización de Jubilados y Pensionistas convocan a toda la sociedad a una concentración “por la democracia y contra la impunidad”.

El encuentro será el jueves 11 de abril a las 18 horas en la Plaza Libertad.

En dicho marco, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, expreso que “lo primero que corresponde es la condena humana”, tras las declaraciones de José Nino Gavazzo ante el Tribunal de Honor militar.

“La aberrante confesión de Gavazzo rompe con el mito construido por la dictadura de que acá no hubo terrorismo de Estado”, remarcó Abdala en declaraciones que difundió el Portal del PIT-CNT.

El dirigente sindical manifestó que las declaraciones de Gavazzo muestran el rostro inhumano del fascismo y que hubo un ataque contra todo el pueblo uruguayo”.

“Lo que dijo Gavazzo es importante porque lo dicen ellos, si lo decimos nosotros lo colocan bajo un manto de sospecha, pero ahora lo dicen ellos, esa es la diferencia” remarcó.

Añadió que “es tiempo de que el Poder Judicial acelere las investigaciones”.

LR21


MPP respaldó a Vázquez en la crisis en Defensa y Berterreche será el subsecretario

El Ejecutivo del Movimiento de Participación Popular (MPP) se reunió este miércoles para analizar la situación del Ministerio de Defensa Nacional, tras el alejamiento de Jorge Menéndez y Daniel Montiel de la cartera.

La vicepresidenta Lucía Topolansky le comunicará este jueves al presidente Tabaré Vázquez, la decisión del MPP de que Andrés Berterreche acompañe a José Bayardi (designado ministro en sustitución de Ménendez) en la subsecretaría.

Topolansky le trasmitirá además a Vázquez el respaldo y apoyo a la actuación del presidente de la República en la destitución de seis generales del Ejército y en la remoción de la cúpula del Ministerio de Defensa.

El vocero de la reunión fue el senador Charles Carrera, que si bien no quiso adelantar la decisión del MPP, Subrayado pudo confirmar que Berterreche será el número dos de la cartera de Defensa Nacional.

Carrera evitó también dar detalles del informe elevado al MPP por Montiel, al que calificó de “muy bueno”.

“Es la primera vez en la historia de nuestro país donde hay documentos oficiales que reconocen los hechos del pasado reciente, de la dictadura militar, y de la participación de militares”, destacó.

Si bien el MPP considera a Berterreche un hombre clave en la campaña electoral por su conocimiento del interior del país, tomó una decisión política en señal de “total respaldo” al Poder Ejecutivo.

Subrayado


Manini Ríos acusó a Vázquez de canalla, débil e irresponsable

El hecho no tiene antecedentes, al menos desde que se reinstaló la democracia en 1985. Guido Manini Ríos Stratta fue el comandante en jefe del Ejército de los últimos dos gobiernos del Frente Amplio. Al ser destituido por el presidente Tabaré Vázquez en marzo de este año, decidió intentar volver al poder, esta vez, a través de la política. Quiere pelear las elecciones nacionales para “oxigenar” el sistema político e impulsar una “verdadera democracia” en el Partido Cabildo Abierto.

Así lo declaró ayer en conferencia de prensa al oficializar su candidatura hacia las elecciones nacionales. Su ingreso a la carrera electoral se da en momentos en que es cuestionado por el gobierno y el Frente Amplio.

El oficialismo sostiene que encubrió delitos cometidos por José “Nino” Gavazzo confesados ante un Tribunal de Honor. Por eso el militar ahora retirado salió a la ofensiva en su primer discurso partidario y acusó al primer mandatario de irresponsable, de canalla y de demostrar debilidad.

El acto

Manini Ríos aceptó ayer en plena conferencia el ofrecimiento del exescribano de Presidencia Guillermo Domenech y se convirtió en una nueva alternativa electoral, la última en esta carrera hacia la Presidencia de la República.

Lo hizo ante una sala colmada de personas en el Hotel Ibis y ante la atenta mirada de militares retirados, dirigentes políticos y hasta algún que otro “empresario independiente”. Sin embargo, quienes más sorprendieron con su presencia ayer fueron Gonzalo Ferreira Sienra (hijo del histórico líder blanco Wilson Ferreira Aldunate) y Eduardo Radaelli, un exmilitar que fue procesado y condenado en Chile por el secuestro y muerte en Uruguay de Eugenio Berríos, el químico que trabajó para la dictadura chilena.

Manini llegó al hotel acompañado por su esposa, Irene Moreira, edila de Artigas por el sector del Partido Nacional que apoya la candidatura de Luis Lacalle Pou. Saludó a los presentes y se dirigió al atril para probar el micrófono. El clima era de festejo, de alegría, pero también de ansiedad por ver a Manini representando una nueva alternativa electoral. Sin embargo, no todo fue una fiesta.

“No, para, para, tengo derecho, es una mentira, no son preguntas”, espetó uno de los presentes a este periodista cuando preguntó a Manini por qué no había trasladado al presidente Tabaré Vázquez el resultado de las actas del Tribunal de Honor en las que Gavazzo admite que desapareció el cuerpo del extupamaro en aguas del río Negro, según publicó El Observador.

Manini no titubeó en contestar ante un agitado público que cuestionaba unánimemente la pregunta de El País. El excomandante tildó a la investigación de El Observador como una “tergiversación intencional”, se despachó contra el presidente Vázquez y denunció que todo es una campaña de enchastre hacia su candidatura política.

“Me duele que el presidente quiera eludir sus responsabilidad (se oye una ovación) actuando con total ligereza de procedimiento. Relevar a un Tribunal de Honor que hizo lo que tenía que hacer porque le comunicó a sus superiores lo que estaba haciendo. Y al relevar un Tribunal de Alzada que ni siquiera trató el caso del escándalo que fue motivo del artículo periodístico”, señaló Manini.

Pero las críticas hacia el presidente por no leer las actas del Tribunal de Honor fueron más duras que eso: “Me duele muchísimo la forma canallesca en la cual fue cesado el ministro de Defensa Nacional que está gravemente enfermo. El señor presidente firmó la homologación sin haberla leído, eso es grave; pero en realidad creo que a quien debía haber relevado era a otros y no a los mandos intermendios de las Fuerzas Armadas”, añadió. Para Manini, la actitud de Vázquez de cesar a la cúpula de Defensa y a los mandos del Ejército fue un acto de “debilidad”. Vázquez “quiso demostrar firmeza, pero solo mostró debilidad al cobrar al grito de una tribuna condicionada que lo único que quiere es hacerle daño a las Fuerzas Armadas”, remató el excomandante que si bien dejó ver su rechazo a la consulta periodística, demostró que tenía todas las intenciones de dar a conocer su versión de los hechos.

Paralelamente, Manini Ríos consideró que detrás de la confesión de Gavazzo, que señaló no es nueva, hay intenciones meramente políticas. “Creo que hay algo más y me refiero a la oportunidad en la cual sale este artículo (la nota de El Observador) y comienza toda esta tormenta escandalosa en los últimos días en nuestro país”.

Andrés Berterreche será el dos de Defensa

Consideró que “hace pocas semanas cuando se supo que el proyecto de Cabildo Abierto seguía para adelante, se notó mucha gente nerviosa, mucha gente preocupada” y que la única intención de la crisis institucional generada por las confesiones de Gavazzo eran “ensuciar al candidato y poner un palo en las ruedas”. Por otro lado, opinó que el oficialismo “busca poner en el centro de la discusión a Gavazzo y al pasado para que no se hable del presente y del futuro, para que no se hable del país productivo que no fue y de la bancarización obligatoria y de la pobreza infantil”.

Manini busca la unión, al menos así lo dejó entrever el excomandante. En un discurso lleno de referencias -habló del trabajo del historiador José Rilla, de Wilson Ferreira Aldunate y de Líber Seregni. “No hemos visto que los partidos hayan hecho una autocrítica ante esa grave realidad”, dijo. “Nuestro sistema político necesita la oxigenación que puede proporcionar este movimiento”, añadió Manini Ríos, quien se convierte de esta manera en uno de los 27 candidatos que buscan un lugar en la escena política nacional.

El País


VOLVER