Uruguay: la oposición pone trabas para la destitución de militares vinculados con la dictadura

9

Oposición exige conocer actas de Tribunales de Honor para destituir a generales

Los partidos Nacional y Colorado no están dispuestos a votar el pedido del gobierno para pasar a retiro obligatorio a cuatro generales del Ejército hasta tanto el nuevo ministro de Defensa José Bayardi envíe al Parlamento las actas, testimonios y resoluciones de los tribunales de honor y de alzada que juzgaron a los exmilitares José Gavazzo, Jorge Silveira y Luis Maurente.

El Poder Ejecutivo envió en estos días al Parlamento un proyecto de ley pidiendo la venia del Senado para la destitución de los generales Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaberry (tribunal de alzada) y Gustavo Fajardo (tribunal de honor) “en virtud de la actuación” de los uniformados en los casos mencionados y al haber “tomado conocimiento de declaraciones vertidas por los indagados que constituyeron presuntos delitos, omitiendo en forma deliberada” informar a la Justicia, según la argumentación del gobierno.

Esta es parte de la decisión que tomó el presidente Tabaré Vázquez a raíz de la confesión de Gavazzo de haber arrojado a las aguas del río Negro el cadáver del tupamaro Roberto Gomensoro y sus posteriores consecuencias públicas.

Además, el presidente ordenó el cese en el cargo y el pase a retiro obligatorio del comandante en jefe del Ejército, general José González, y del jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade), general Alfredo Erramún. Ambos, junto con el general Fajardo, integraron el Tribunal de Honor que juzgó a

Votos necesarios

El voto de las bancadas de la oposición es imprescindible para concretar el propósito del Poder Ejecutivo debido al elevado quórum que se requiere en el Senado para una decisión de este tipo, que es de 3/5 del total de componentes, o sea 18 votos.

La Ley 19.189 en la que se ampara el pedido, que es relativa al retiro de oficiales superiores y personal militar (modificativa de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, de 1974), establece en su artículo 3° que el retiro de “los oficiales generales, o equivalentes, por iniciativa del Poder Ejecutivo, deberá contar con venia del Senado, o de la Comisión Permanente cuando corresponda, otorgada por mayoría de 3/5 de votos del total de sus componentes”.

El presidente de la comisión de Defensa, el senador nacionalista Javier García, cursó un pedido de informes urgente solicitando la información, y espera que el nuevo ministro Bayardi, comparezca con la información el martes 9 ante la comisión. Bayardi y el nuevo subsecretario Andrés Berterreche, asumirán sus cargos el lunes 8.

García recordó que el pasado lunes 1° el Partido Nacional pidió en la reunión de la comisión de Defensa que se le brindara información, pero no tuvo respuesta de la bancada del Frente Amplio. En realidad, en la bancada oficialista no se manejaba información sobre la revelación que se conoció el sábado anterior en una nota de El Observador.

“Necesitamos el contenido de las actas y resoluciones de los tribunales porque hay una crisis en la que se destituyó a la mitad de los generales”, dijo García a El País.

Y agregó que “en buena medida estamos en esto porque el presidente firmó sin leer. ¿No pedirá que el Parlamento haga lo mismo, no? Él homologó lo que no leyó”, subrayó el senador nacionalista.

García ya pidió la información a la presidenta interina de la Asamblea General Patricia Ayala, que esta semana ocupa el cargo por licencia de la titular, Lucía Topolansky.

“Debe mostrarse por parte del Poder Ejecutivo una actitud de responsabilidad mínima. Además, no se sabe de qué lado está la razón” en este episodio, afirmó el legislador.

Por su parte, el también senador blanco Jorge Larrañaga sostuvo que “el gobierno debe enviar al Parlamento el expediente completo del caso Gavazzo. Solo así se echará luz en todo este proceso marcado por oscurantismo y mentiras. Que los documentos revelen verdades, que digan lo que las personas que intervinieron no quieren o no se animan a decir”.

El origen

El matutino El Observador accedió al expediente de la justicia militar en el que Gavazzo confesó que, luego de ser detenido Gomensoro, él mismo dio la orden de que no fuera interrogado y que permaneciera esposado a una silla.

Pero allí lo encontró muerto horas después. Gavazzo dijo que el en ese entonces comandante de la División del Ejérci-to 1, general Esteban Cristi, ordenó hacer desaparecer el cuerpo y que fue él quien cumplió la orden y nadie más.

El testimonio de Jorge Silveira contradijo esta versión, habiendo declarado que Gavazzo fue el responsable de torturar hasta la muerte al detenido.

En 2002 se confirmó que el cuerpo encontrado en 1973 en el río Negro era de Gomensoro. En 2010 la Justicia procesó a Gavazzo y también al coronel Juan Carlos Gómez por el asesinato; este último era inocente.

El País


Gavazzo reconoció ante Tribunal del Ejército que fue autor material del primer desaparecido en Uruguay

“Yo lo cargué al vehículo, yo manejé al vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote y lo tiré del bote. Yo solo”, expresó Gavazzo ante el Tribunal militar, integrado por varios generales, entre ellos el actual comandante en jefe del Ejército, José González quien fue ascendido recientemente por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, luego de destituir a Guido Manini Ríos por haber realizado “graves cuestionamientos al Poder Judicial”, en referencia a militares procesados por violaciones a los derechos humanos en dictadura.

De acuerdo a las actas del Tribunal de Honor, cuyo contenido dio a conocer el periodista Leonardo Haberkorn en el diario El Observador, Gavazzo reconoció haber tenido a Gomensoro en el cuartel donde era el segundo al mando.

El militar también manifestó que ordenó no interrogarlo porque lo que podía decir ya era de su conocimiento.

También relató que de madrugada lo dejó esposado en una silla y al amanecer lo encontraron en la misma silla… pero muerto.

Gavazzo informó lo ocurrido al jefe del Grupo de Artillería 1, el entonces coronel Alfredo Rubio, y ambos informaron al jefe de la División Ejército 1, el general Esteban Cristi.

“Cristi ordenó desaparecer el cuerpo. Quien tuvo que hacer eso fui yo”, expresó Gavazzo ante el Tribunal de Honor militar.

También dijo que “por temas de desprestigio del Ejército no podía darse a conocer que había fallecido alguien en un cuartel”.

Por su parte, el coronel retirado Jorge “Pajarito” Silveira acusó a Gavazzo, ante el mismo Tribunal, de ser el responsable de la muerte de Gomensoro, y de otro detenido en el batallón: Eduardo Pérez Silveira.

A la vez responsabilizó a Gavazzo por la desaparición de María Claudia García de Gelman.

Un Tribunal de Honor

A pesar de la confesión de Gavazzo y de la acusación de Silveira, además de otros testimonios, el Tribunal de Honor del Ejército consideró que los acusados, ya condenados por la Justicia y con fallos ratificados “no afectaron el honor del Ejército”.

A la vez el Tribunal militar entendió que sí afectó el honor del Ejército y el de ellos mismos pero por “ocultar durante años la verdad y permitir que la Justicia condenara al ex coronel Juan Carlos Gómez, quien estuvo preso durante tres años, por la muerte de Gomensoro, sabiendo que era inocente”.

Manini Ríos

El Presidente de la República, Tabaré Vázquez, dispuso el pasado 12 de marzo el cese del general de Ejército Guido Manini Ríos en su cargo de comandante en jefe del Ejército porque al elevar el contenido de fallos del Tribunal Especial de Honor, en referencia a militares sometidos a los mismos, efectuó “graves cuestionamientos al Poder Judicial, estimando que ‘la Justicia uruguaya en muchas oportunidades se apartó de los más elementales principios del derecho, no dando garantías a los acusados. En definitiva, aplicó una suerte de Derecho para el enemigo’”.

Acusó a jueces y fiscales de “fraguar e inventar” pruebas para culpar a su militares.

Al día siguiente de su destitución, Manini Ríos emitió un mensaje, a través de Youtube, por el cual manifestó que ha tratado de sacar adelante al Ejército “enfrentando la incomprensión de muchos, las falsedades de burócratas incapaces de ver la realidad, enceguecidos en su soberbia o atrapados en sus prejuicios ideológicos, y la acción de aquellos que lucran con la confrontación, convertidos en peones bien pagos de los centros de poder mundial, siempre dispuestos a ejecutar un perverso libreto que lleve a la destrucción de nuestras instituciones”.

Gavazzo

Gavazzo fue integrante del Servicio de Información y Defensa del Ejército. En 1995 fue procesado por el delito de extorsión, por haber amenazado a trabajadores de una imprenta para que terminaran un trabajo de falsificación de dinero.

Luego fue procesado como coautor de los asesinatos del maestro Julio Castro y de María Claudia García de Gelman.

Asimismo fue condenado, junto a otros militares y policías, como responsable de 28 delitos de homicidio muy especialmente agravado, en reiteración real, cometidos durante la dictadura cívico militar (1973-1985), en el marco de las investigaciones sobre el denominado “segundo vuelo” del Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur.

Roberto Julio Gomensoro Josman

Gomensoro, militante del Movimiento de Independientes 26 de Marzo y de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU), fue detenido el 12 de marzo de 1973 por agentes vestidos de civil que se identificaron ante él y su esposa como miembros de las Fuerzas Conjuntas.

Seis días después de la detención, su cuerpo apareció flotando en el río Negro, en el lago de Rincón del Bonete.

El cadáver si bien fue sometido a autopsia, no pudo ser identificado y fue sepultado en Tacuarembó. Luego su cuerpo volvió a desaparecer. Sin embargo, el forense que practicó la autopsia guardo su cráneo y ello permitió que en el año 2002 se confirmara que el cuerpo era de Gomensoro. Es considerado el primer desaparecido en Uruguay.

LR21


Bayardi y Berterreche asumen el lunes en el Ministerio de Defensa

Desde que el entonces ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, y el subsecretario Daniel Montiel renunciaron a sus cargos, a comienzos de esta semana, los nombres que sonaron con más fuerza para ocupar los respectivos lugares fueron el de José Bayardi, dirigente de la Vertiente Artiguista y presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio, y el senador Andrés Berterreche, integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP). Ayer de mañana, en una reunión en la residencia de Suárez y Reyes, el presidente Tabaré Vázquez recibió a ambos y formalizó la designación. El lunes asumirán el cargo junto con el nuevo comandante en jefe del Ejército, Claudio Feola.

A la salida de la reunión, Bayardi habló con la prensa y sostuvo que estaba “tranquilo, retirado”, pero ante la llamada del presidente aceptó la “responsabilidad”. El nuevo mandatario entiende que la situación actual no es de “crisis”. “Yo no hablaría de crisis. Tengo 63 años. Viví otras situaciones de crisis. La institucionalidad democrática en Uruguay es una institucionalidad democrática fuerte, que ha tenido que tomar resoluciones, y esas resoluciones se han tomado. La subordinación militar al mando del poder político no está en cuestión, por lo que yo no hablaría de crisis”, sostuvo.

Sobre la situación actual de las Fuerzas Armadas (FFAA) tras los cambios de conducción, Bayardi dijo que está “tomando nota” y que luego estudiarán con detenimiento la situación. También sostuvo que eligió trabajar con Berterreche, porque pensó que “él era el compañero que quería como subsecretario”. Finalmente, aseguró que la “institucionalidad democrática” debe trascender a los actuales dirigentes políticos y a los gobiernos, porque es un “legado” para las próximas generaciones.

Bayardi había estado en esa cartera en el primer gobierno de Vázquez: primero fue designado subsecretario y luego del retiro de la ministra Azucena Berrutti asumió la titularidad del ministerio desde febrero de 2008 hasta agosto de 2009. También fue ministro de Trabajo y Seguridad Social durante el gobierno de José Mujica. Berterreche, por su parte, ingresó al Senado cuando el titular de la banca, Mujica, renunció a esa investidura en agosto del año pasado. El dirigente del MPP fue subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en el primer gobierno frenteamplista, y luego asumió, tras la renuncia de Ernesto Agazzi, la titularidad de esa cartera (2009-2010).

En solitario

El senador Rafael Michelini, del Nuevo Espacio, había sostenido el miércoles en redes sociales que el secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma, debía dar un paso al costado por lo sucedido con las actas del Tribunal de Honor. Ayer, el ministro de Economía y Finanzas y líder del Frente Liber Seregni, Danilo Astori, se distanció de la afirmación del senador, a la que calificó de “absolutamente personal” y dijo que no corresponde a “ninguna decisión o expresión” del bloque, al que pertenece el sector Nuevo Espacio, según recogió ayer Radio Uruguay.

Según Astori, esta afirmación “no fue consultada” y, por lo tanto, es “responsabilidad exclusivamente de Michelini”. Además, el ministro consideró que el comunicado de Presidencia “aclara bastante todo el camino que se recorrió”, y acotó que lo que importa son las cuestiones de “fondo”: “Las decisiones tomadas por el presidente significan un compromiso con la memoria para derrotar el olvido, un compromiso con la justicia para derrotar a la impunidad, y un compromiso con las instituciones”, afirmó.

La Diaria


“Hay cultura de impunidad”, sostuvo Andrade

El precandidato presidencial del Frente Amplio (FA) Óscar Andrade manifestó que es preocupante que parte de la oficialidad de las Fuerzas Armadas no considere graves las violaciones a los derechos humanos relatadas en las actas de los tribunales de nonor militares.

En Colonia, el precandidato dijo que las declaraciones de los exmilitares procesados José Gavazzo y Jorge Silveira tienen valor porque “por primera vez” los represores empiezan “a decir las cosas que hicieron”.

A pesar de esto señaló como “muy preocupante” que parte de la oficialidad actual justifique las violaciones a los derechos humanos y entienda que lo narrado no es “grave”. En ese sentido, expresó su preocupación por “la subordinación de las fuerzas armadas a los gobiernos democráticos”

Además sostuvo que “esto es posible porque hay cultura de impunidad” y gente “que justifica lo injustificable”.

Radio Uruguay


VOLVER
Más notas sobre el tema