Venezuela: el canciller Arreaza se reunió con el Secretario General de la ONU António Guterres

Canciller Arreaza sostiene extraordinaria reunión con Secretario General de la ONU

El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, sostuvo un importante encuentro este miércoles en Nueva York con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres.

La reunión de alto nivel dio lugar a un gran entendimiento en temas esenciales sobre Venezuela, detalló el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores mediante su cuenta en Twitter @jaarreaza.

El último encuentro entre el canciller Arreaza y el Secretario General de las Naciones Unidas tuvo lugar el pasado 22 de febrero, en procura de fortalecer los mecanismos de cooperación entre el Estado venezolano y el organismo multilateral.

La visita del ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela a la ONU se produce en el marco de la celebración este 24 de abril del Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia para la Paz, una resolución presentada por la República Bolivariana en nombre de los 120 Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) que fue adoptada por la Asamblea General el 12 de diciembre de 2018.

Cancillería Venezuela


Miembros del Grupo de Lima se fueron durante discurso de Arreaza en la ONU

Miembros del Grupo de Lima abandonaron este miércoles la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas durante el discurso del canciller venezolano, Jorge Arreaza.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia y Perú, entre otros, no reconocen a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y respaldan al mandatario interino, el líder opositor Juan Guaidó.

Al gesto se sumaron también algunos países europeos, mientras que otros optaron por rebajar el nivel de su representación en la sala mientras hablaba Arreaza.

Este año, los gobiernos que se oponen a Maduro ya habían hecho protestas similares en intervenciones del oficialista en otros órganos de la ONU, como el Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, y la Comisión de Narcóticos que se reúne en Viena.

En declaraciones a Efe, el embajador de Perú ante la ONU, Gustavo Meza-Cuadra, explicó que la acción es “una muestra coordinada” del Grupo de Lima y otros países que quieren expresar su “rechazo a un gobierno que no representa a su pueblo”.

Meza-Cuadra recordó que el Grupo de Lima defiende que en los foros internacionales Venezuela debe estar representada por el gobierno de Guaidó, quien se juramentó presidente interino de su país en enero pasado, y confió en que, eventualmente, ello pueda ocurrir en Naciones Unidas.

España, de acuerdo con fuentes diplomáticas, optó por permanecer en la sala, al considerar que “en aras de la coherencia y la estabilidad”, deben respetarse las decisiones de la propia asamblea, que el pasado diciembre aprobó las credenciales de los representantes del gobierno de Maduro para participar durante el actual período de sesiones.

Arreaza intervino este miércoles en una reunión plenaria de la Asamblea General para conmemorar por primera vez el 24 de abril como el Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia para la Paz, en la que habló en nombre del Movimiento de los No Alineados.

En su discurso, recalcó la necesidad de defender el multilateralismo y de combatir los “dobles raseros” en las relaciones internacionales.

Además, expresó la oposición de los No Alineados a “la creciente tendencia de recurrir al unilateralismo, a la arbitrariedad y a las medidas impuestas unilateralmente”.

A título nacional, Arreaza llamó a “poner freno a las amenazas de quienes pretenden hoy socavar aquí los derechos y privilegios de un Estado miembro pleno de la organización como lo es Venezuela” e instó a la Asamblea General a no aceptar que se sustituya a los representantes del gobierno por otros elegidos por Guaidó, tal y como pretenden Estados Unidos y el Grupo de Lima.

“Esta Asamblea General no debe permitir que las Naciones Unidas sea utilizada para abordar temas bilaterales, ni mucho menos su instrumentalización en una herramienta para intervenir en los asuntos internos de otro Estado y pretender así designar, de manera ilegal, sus autoridades nacionales y representantes diplomáticos”, señaló.

Poco antes de la cita, el ministro venezolano mantuvo un breve encuentro con el secretario general de la ONU, António Guterres, sobre el cual no quiso hacer declaraciones a los periodistas.

En los últimos meses, Arreaza ha viajado regularmente a Nueva York para abordar con Guterres y en distintos foros de Naciones Unidas la situación en Venezuela.

La semana pasada, en una reunión en Santiago de Chile, el Grupo de Lima hizo un llamado a la comunidad internacional para aislar a Maduro en pos del “restablecimiento de la democracia” liderado por Guaidó.

El líder opositor se juramentó como presidente encargado del país el pasado 23 de enero al considerar como un “usurpador” a Maduro, debido a que ganó unas elecciones tachadas de fraudulentas.

Guaidó ha sido reconocido por más de 50 países, el primero de ellos Estados Unidos, que ha reiterado que ejercerá toda la presión posible para que Maduro abandone el cargo.

El Nacional


El multilateralismo y la diplomacia han beneficiado a la humanidad en su conjunto

“Durante cerca de 75 años, los acuerdos multilaterales establecidos después de la Segunda Guerra Mundial han salvado muchas vidas, han expandido la economía y el progreso social, defendido los derechos humanos y han ayudado a evitar una tercera conflagración global”, afirmó este miércoles el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Las Naciones Unidas celebraron por primera vez el Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia para la Paz, una jornada dedicada a promover los valores de la Carta fundacional de la Organización y sus principios de cooperación internacional y resolución pacífica de las disputas entre países con la intención de lograr una paz mundial duradera y sostenida.

En su mensaje para la ocasión, Guterres destacó los logros tangibles del multilateralismo y la diplomacia, que incluyen la articulación de leyes internacionales para impulsar la igualdad de género, la protección del medio ambiente, y la disminución en materia de proliferación de armas letales y enfermedades mortales.

Sin embargo, reconoció que la celebración del Día Internacional se lleva a cabo en un momento en el que los esfuerzos internacionales sufren presiones debido a los conflictos no resueltos, el cambio climático y el aumento de la inequidad, entre otras amenazas.

Un mundo paradójico

Guterres se refirió, asimismo a la interdependencia del mundo actual, definiéndola como una paradoja: “Los retos globales están más conectados, pero nuestras respuestas son cada vez más fragmentadas. Vemos un incremento del déficit de confianza en los gobiernos y en las instituciones y en las organizaciones internacionales, y observamos el crecimiento de las voces nacionalistas y populistas que demonizan y dividen.”

Agregó que para enfrentar este complejo contexto es esencial la acción colectiva.

“Necesitamos emular la urgencia que sintieron los fundadores de las Naciones Unidas y revigorizar las herramientas de la Organización. El principio de trabajar unidos sobrevive, pero se debe tomar en cuenta el carácter cambiante de nuestro mundo de hoy. Precisamos de un compromiso más firme con un orden regulado que tenga en el centro a una ONU más eficiente”, apuntó.

Guterres abogó por un multilateralismo inclusivo en el que participen los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector empresarial, la sociedad civil, la comunidad académica y otros actores sociales, particularmente los jóvenes.

“Debemos probar que el multilateralismo puede responder a las ansiedades globales y dar lugar a una globalización justa que nos beneficie a todos.”

Falta de confianza

Para conmemorar la jornada, la Asamblea General de la ONU realizó una reunión plenaria de alto nivel en la que participaron varios cancilleres y representantes de los Estados miembros.

El consenso entre los oradores fue la necesidad de defender el multilateralismo y la diplomacia como los únicos medios para apoyar los tres pilares fundamentales de la ONU: el desarrollo sostenible, la paz y la seguridad y los derechos humanos.

La presidenta de la Asamblea General hizo eco al mensaje del líder de la ONU y dijo que el multilateralismo es cuestionado y que hay una falta de confianza en las instituciones y en la ONU.

María Fernanda Espinosa citó los nacionalismos extremos que ponen en duda la validez del orden internacional y afirmó que, al contrario de lo que éstos argumentan, el multilateralismo refuerza la soberanía, además de que es la única vía para resolver los desafíos globales.

En este sentido, reconoció al Movimiento de Países No Alineados y a los Estados miembros que impulsaron la declaración del Día Internacional y aseveró que los pueblos anhelan una gobernanza global inclusiva.

Por eso es preciso acercar la ONU a las personas y las personas a la ONU, “y para lograrlo debemos aprender a comunicar mejor para la gente fuera de este edificio”, enfatizó.

“Debemos también lograr un orden internacional más justo y equitativo”, añadió.

Consideró que es fundamental redoblar los esfuerzos para hacer realidad los compromisos asumidos: erradicar la pobreza y reducir la desigualdad; asegurar la salud y educación para todas las personas; proteger el medio ambiente; y asegurar la paz.

“Y es imperativo que lleguemos primero a los más vulnerables y excluidos, a aquellos que todavía están sumidos en la desconfianza, en el temor y la pobreza.”

Espinosa llamó a los integrantes de la ONU a traducir en acciones las promesas y compromisos adquiridos.

“Si logramos un progreso tangible en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, esa realidad concreta para las personas en el terreno, que mejorará de manera sustantiva la vida de cada una de ellas, será más fuerte que cualquier discurso que podamos hacer aquí, en este foro. Tengamos la valentía y el compromiso de cambiar y mejorar nuestros métodos de trabajo, la calidad de las resoluciones que aprobamos y, por supuesto, también su implementación.”

ONU


VOLVER