Argentina: contundente paro general en todo el país contra las políticas de Macri

CGT: “La mayoría de la población acompañó la medida de fuerza”

La CGT aseguró que el paro nacional tuvo un acatamiento “muy contundente en todo el país” y reclamó al gobierno que dé respuestas a sus exigencias. Los jefes de la central sindical realizaron un balance de la quinta medida de fuerza contra la política económica del gobierno en la sede de la CGT de la calle Azopardo en la tarde de este miércoles.

“El acatamiento fue muy importante en todo el país, y la contundencia de esta medida quedó demostrada en la fotografía de las grandes ciudades desiertas durante todo el día”, señaló Héctor Daer, uno de los dos dirigentes que encabeza la central obrera.

Daer, que también es secretario general del gremio de la Sanidad, aseguró que “los trabajadores, más un sector mayoritario del pueblo argentino, se sumaron a la convocatoria de la CGT para reclamar medidas urgentes de rectificación de las políticas económicas que se llevan adelante”.

“El movimiento obrero reitera y le decimos a las autoridades que tomen acciones inmediatas para lograr frenar esta decadencia social, política y económica que estamos teniendo en nuestro país”, reclamó Daer.

Carlos Acuña, el otro jefe del binomio que dirige la CGT, criticó al Gobierno por lo que calificó como falta de diálogo: “Esta CGT tuvo la prudencia siempre necesaria para el diálogo, pero nunca hemos encontrado una respuesta a los pedidos e inquietudes nuestras para mejorar el destino de los argentinos”, sentenció.

Para Acuña, el gobierno sí da respuesta a “amigos y acreedores”. Dijo: “Evidentemente este presidente escuchaba a los amigos y los acreedores que tenía al lado para seguir haciendo el mismo juego para el mismo sector que hoy debe estar festejando lo bien que le fue en la Argentina a esos sectores”, disparó en la conferencia de prensa en la sede de la CGT.

Acuña señaló que “la gente nos está pidiendo alguna acción para mandarle un mensaje al gobierno, que se deje de hacer cortinas de humo”. Además, repudió las expresiones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien dijo que “estamos hartos de los paros”. Acuña respondió que desde la CGT “queremos repudiar las palabras de la ministra de seguridad. No entiende que (el paro) es una herramienta constitucional que tenemos los trabajadores para que nos escuchen”.

Tiempo Argentino


El gobierno, con Bullrich y Sica a la cabeza, salió al cruce del paro: “antidemocrático” y “electoralista”

El gobierno nacional salió al cruce del paro nacional con posiciones duras desde lo discursivo, ante la magnitud del paro y la eficacia de los cortes de ruta.

Entre los más vehementes estuvo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien espetó: “Estamos hartos de los paros, es el sexto paro que sufre este gobierno, ya sabemos que cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas hay que bancarse los paros. Es algo poco democrático”.

En tanto, desde el Palacio de Hacienda se hizo trascender que el titular del área, Nicolás Dujovne, presentó un informe ante el presidente Mauricio Macri en el que estimó que la medida de fuerza produciría una pérdida al país superior a los 40.000 millones de pesos, unos $ 6000 millones más que la protesta del 29 de abril (cuando alcanzó los $ 34.367 millones), cifra que significa un 0,22% del Producto Bruto Interno (PBI) anual.

Conviene aclarar que según Hacienda, el paro reduce en un 0,22% el PBI. Ahora bien, si la cifra correspondiente a la acción de este miércoles supera a la de fines de abril es por la inflación y no porque el PBI crezca: al contrario, la creación de riqueza en la Argentina se encuentra en franco retroceso.

Por su parte, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, señaló que “el paro no sólo es inoportuno, sino que genera un gasto innecesario”. Y agregó: “Esto tiene más que ver con los sindicalistas que están pensando más en la carrera electoral que con una manifestación genuina y con el descontento de lo que está pasando. Utilizan a los trabajadores como rehenes”.

Sica se explayó sobre la situación de las paritarias, en momentos en que muchos sindicatos, entre ellos los más grandes, están discutiendo salarios anuales o recién firmaron, caso de Comercio. “El paro se da en un momento en el que el Gobierno está avanzando en las paritarias con distintos sectores”, dijo y explicó que la mayoría de los gremios “cerraron acuerdos que significaron incrementos cercanos al 30 % con cláusula de revisión. Eso quiere decir que a futuro se podrán corregir los desvíos de los aumentos salariales respecto de la evolución de la inflación”. En ese sentido, Sica estimó que hacia noviembre se podrán revisar todos los acuerdos salariales si es que hay “mucha” diferencia con la inflación.

Tiempo Argentino


“El paro refleja el rechazo al modelo de Macri”

El paro general es contundente. Así lo reflejaron los gremios que integran el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN) que adelantaron la evaluación que tiene previsto realizar más tarde la Confederación General del Trabajo (CGT). En la sede de Camioneros, los principales dirigentes de este sector gremial destacaron el alto acatamiento que tiene la medida de fuerza y reclamaron el cambio del modelo económico: “Es la demostración más importante del rechazo de los trabajadores a las políticas que implementa el gobierno”, aseguró Hugo Moyano quien advirtió que el gobierno de Macri será derrotado en octubre.

El Frente Sindical realizó su conferencia de prensa para evaluar el impacto de la medida de fuerza y hasta allí llegaron Sergio Palazzo de bancarios, Daniel Catalano de ATE capital, Omar Plani de canillitas, el secretario adjunto de Smata Mario Manrique, Eduardo López de docentes porteños, entre otros. El costado político lo aportó el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.

“El paro tiene un altísimo acatamiento y eso demuestra la necesidad del trabajador, el desempleo, el jubilado de expresar el mal momento que están viviendo. Acá todos se ven afectado por la política económica y por lo tanto no debe sorprender el alto rechazo que se está expresando”, aseguró Moyano rodeado de los dirigentes sindicales.

A su turno, Palazzo criticó los dichos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre su hartazgo con los paros. “Es una actitud autoritaria”, indicó. También cuestionó al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, cuando afirmó que el costo del paro asciende a 40 mil millones de pesos: “Si corrigieran la política económica y modificaran la base salarial solo el uno por ciento el crecimiento sería de 80 mil millones. Entonces habría más consumos y más trabajo”, señaló el titular de la Bancaria.

La conferencia se realizó después de que las fuerzas de seguridad reprimieran a los piquetes que realizaron organizaciones sociales y eso para los sindicalistas fue una demostración de la nula intención del gobierno de corregir el modelo económico. “La represión es la respuesta de los que no tienen respuesta. Este paro tiene una modalidad particular que son las ollas populares. Ahí está verdad, por eso reprimen para que los medios hablen de eso y no de los verdaderos problemas que tienen los argentinos”, advirtió el dirigente mecánico Manrique.

Moyano aportó a esa crítica al sostener que la ministra Bullrich recurre a la represión porque “cree que así doblegará a la gente pero no es así. No lo conseguirá ni con las amenazas, los cuadernos, no lo van a lograr. Por eso repudiamos todo tipo de represión a los que trabajan o los desempleados que reclaman por una vida digna”.

El tema del hambre y las ollas populares a la que han recurrido los gremios del Frente Sindical fue destacado por el dirigente docente Eduardo López quien aseguró que “hoy a las escuelas los chicos llegan con hambre porque sus familias perdieron su trabajo y nosotros, los maestros, estamos con los salarios a la baja y por eso luchamos para que no se cierren las escuelas y los chicos lleguen con la mente abierta para aprender. Por eso es preciso ganar para que los pibes vayan a las escuelas sin hambre”, aseguró.

Los referentes del Frente Sindical evitaron opinar sobre la conducción de la CGT. Incluso Moyano se hizo el distraído cuando le preguntaron sobre la decisión de la central obrera de no movilizar u organizar ollas populares como realiza el FSMN. Ante la insistencia periodística, Manrique tomó el micrófono y dijo que “son momentos en este país donde tenemos que hacer lo que se considera mejor para los trabajadores”, dijo. Luego agregó que “nosotros respondemos con nuestros hechos. El paro lo decretó la CGT y acatamos”, remarcó y recordó que “el 30 de abril decretamos un paro y ellos no lo acataron y por eso tenemos compañeros procesados. De todas formas no vamos a calificar a otros dirigentes eso lo hará la gente”, concluyó.

El tema político y, sobre todo el electoral, no estuvo ausente pese a la insistencia de los dirigentes gremiales por concentrarse en la jornada de lucha. Pero ante la insistencia periodística, Moyano respondió. En primer lugar aseguró que los trabajadores ya no volverán a confundirse como en 2015 y que en esta oportunidad votarán bien. Luego señaló que “los que pertenecemos al peronismo y los sectores sociales y de otros partidos, estamos haciendo el esfuerzo para poder en octubre cambiar la historia nefasta”.

Moyano no se olvidó de espacios políticos como el de Alternativa Federal pero sin nombrarlos dijo que “creemos que aquel que no se suma a este esfuerzo evidentemente está jugando para el enemigo porque tratar de restarle votos para favorecer a los que están gobernando”. Por último aseguró que está convencido que a este espacio, donde se encuentran los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta) y los dirigentes Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto, de que “no les va a alcanzar porque los trabajadores dicen que no nos vamos a equivocar. En octubre vamos a cambiar la historia”.

Página 12


Represión con balas de goma y gases en Puente Pueyrredón

La Prefectura reprimió a quienes se concentraron a protestar en el Puente Pueyrredón en el marco de la jornada de paro nacional convocada por la CGT, las demás centrales sindicales y las organizaciones sociales. Los efectivos de esa fuerza de seguridad arrojaron gas pimienta y dispararon balas de goma cuando los manifestantes mostraron intención de avanzar hacia la Capital Federal. La represión dejó algunos heridos.

Agrupaciones de izquierda y trabajadores de distintas empresas en crisis realizan desde cortes de tránsito en distintos puntos de acceso a la Ciudad de Buenos Aires. Las protestas se desarrollan bajo un fuerte operativo de seguridad y está previsto que luego los manifestantes se trasladen hasta la zona del Obelisco para participar de un acto.

El piquete en Puente Pueyrredón estuvo marcado por la tensión desde un primer momento. Allí los manifestantes pertenecientes a partidos de izquierda cortaron el tránsito en la subida de la avenida Mitre en la mano hacia la Capital Federal.

La Prefectura montó una fuerte custodia para bloquear el acceso de los manifestantes al puente e instaló una valla que fue utilizada durante la cumbre del G20 para impedir que avancen. Los autos que circulan desde la zona sur hacia la Ciudad de Buenos Aires tienen la alternativa de entrar al puente por el otro acceso.

Alrededor de las 9.30 los manifestantes hicieron algunos movimientos y la Prefectura respondió con balas de goma y gas pimienta. Hubo heridos por los disparos.

Las fuerzas de seguridad también montaron fuertes operativos en los otros lugares de protestas. Así, los manifestantes convocados en el Acceso Oeste y la calle Vergara y en la Panamericana a la altura de la ruta 197 se mantienen sobre las colectoras de mano hacia la Capital Federal. El tránsito está liberado en la calzada principal de ambas autopistas.

También hay un corte total en el acceso hacia la ciudad del Puente La Noria. Quienes manifiestan en ese lugar son trabajadores de empresas de colectivos de la zona que están paralizadas desde hace meses.

Página 12