Caso Odebrecht en Colombia: cinco años de condena al exjefe de campaña de Santos

Condenan a cinco años de cárcel a Roberto Prieto por caso Odebrecht

El exgerente de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014, Roberto Prieto, purgará una pena de cinco años de prisión dentro de un proceso que se le sigue por sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht en Colombia.

Así lo determinó el Juzgado Sexto Penal del Circuito de Bogotá luego de avalar el preacuerdo entre Prieto y la Fiscalía colombiana, que además le ordena ganar una multa de 50 millones de pesos (cerca de 15.000 dólares).

Como parte del acuerdo del condenado y la Fiscalía, este devolvió 887 millones de pesos (unos 266.000 dólares).

El empresario, que está preso en la cárcel Modelo, de Bogotá, fue condenado por los delitos de falsedad en documento, tráfico de influencias e interés indebido en la celebración de contratos, informaron medios locales.

Prieto es señalado de recibir dinero para gestionar ante la estatal Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) la adición del contrato Ruta del Sol III a cargo de Yuma Concesionaria S.A., liderada por la empresa Salini Impregilo Spa sucursal de Colombia, para la construcción del puente Plato, en 2010.

La intermediación de Prieto estaba condicionada a que los estudios y diseños del puente, ubicado en el departamento caribeño de Magdalena, quedaran a cargo, como ocurrió, de la firma Consultores Unidos S.A., del empresario Eduardo Zambrano, detenido como parte de las investigaciones del caso Odebrecht.

Por esa gestión, Prieto obtuvo el pago de 650 millones de pesos (unos 195.000 dólares) a través de la empresa Megaland S.A.S., que facturó la “viabilidad de ese pago” por un concepto carente de sustento.

Prieto también estuvo inmerso en una investigación que abrió la Fiscalía el año pasado porque supuestamente recibió dineros de Odebrecht para la campaña presidencial de Santos.

En esa época su abogado Marlon Díaz anunció que la investigación penal cesó debido a que los crímenes cometidos no estaban tipificados como delitos para la época

Según documentos publicados en diciembre de 2017 por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, entre ellos Colombia, donde habría entregado más de 11 millones de dólares entre 2009 y 2014.

Sin embargo, la Fiscalía señaló luego que las coimas que presuntamente pagó Odebrecht en Colombia fueron de 84.000 millones de pesos (unos 25,1 millones de dólares de hoy) y no 11,1 millones de dólares, como indicó en principio el Departamento de Justicia de EE.UU.

El Heraldo


El revelador informe que entregará el fiscal ad hoc y que compromete a Néstor Humberto Martínez

La Fiscalía General de la Nación ya podrá investigar en su totalidad el caso Odebrecht. Así lo decidió la Corte Suprema de Justicia al aceptar la renuncia del fiscal general Néstor Humberto Martínez (quien se había declarado impedido) y revocar la figura del fiscal ad hoc, que venía desempeñando el abogado Leonardo Espinosa.

Sin embargo, antes de hacer maletas y dejar el cargo, Espinosa presentará a la Corte un revelador informe de las acciones adelantadas durante los cinco meses que duró su gestión, que contiene serias denuncias por las que Martínez, hoy en Estados Unidos, tendría que responder.

En un borrador del documento, dado a conocer por Blu Radio, Espinosa señala varias posibles omisiones que funcionarios de la Fiscalía habrían cometido antes de que el caso fuera asignado a su despacho y de las que Néstor Humberto Martínez habría tenido conocimiento.

La primera tiene que ver con el proceso contra el excongresista Otto Nicolás Bula. Según Espinosa, los fiscales delegados ante el Tribunal Superior de Bogotá, Daniel Hernández y Álvaro Betancur, no imputaron a Bula los cargos de lavado de activos y concierto para delinquir, aún cuando otros vinculados al caso, que habrían incurrido en las mismas conductas, ya fueron acusados o imputados.

Por este motivo, señala el documento que el fiscal ad hoc compulsó copias el pasado 7 de marzo, para que el entonces jefe de fiscales delegados ante la Corte Suprema y hoy fiscal general encargado, Fabio Espitia, investigara a Hernández y Betancur.

Delitos que desaparecieron

El segundo hallazgo que hace Espinosa en su informe también lo puso en conocimiento de Espitia. Según consta en el documento, “como soporte de la compulsa de copias, también se hizo referencia a las irregularidades halladas en el proceso que se sigue contra los empresarios Eduardo Zambrano, Gabriel Dumar, Gustavo Torres y Federico Gaviria, a quienes se les removieron delitos de manera unilateral y sin acudir a la figura de la preclusión, aunque habían sido debidamente formulados en la audiencia de imputación”.

Además, manifiesta Espinosa, se evidenció una “relación insuficiente de hechos jurídicamente relevantes para los cargos que eran objeto de la acusación”.

De acuerdo con el fiscal ad hoc, los fiscales Hernández y Betancur, responsables de dichas posibles omisiones, están registrados en el Sistema Penal Oral Acusatorio como indiciados por el delito de prevaricato por acción.

Sobre los actuales avances en el caso de los cuatro empresarios, el informe da cuenta de 28 sesiones de acercamiento con ellos y sus defensores, para confeccionar un preacuerdo que les permita colaborar con la justicia, a cambio de la “humanización de la pena”, en relación con la reparación simbólica que tendrían que hacer en beneficio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

No obstante, señala, la audiencia para individualizar las penas de Zambrano y Gaviria, ha sido aplazada en cinco oportunidades “por hechos o circunstancias ajenas al fiscal ad hoc”. La cita fue programada por sexta vez, para el próximo 25 de junio.

Brasileños en la mira

En su tercer señalamiento, Espinosa manifiesta que el pasado 22 de abril envió una carta a Néstor Humberto Martínez manifestándole inquietudes sobre los procesos contra los brasileños, representantes de Odebrecht, Eder Ferracuti, Mauricio Marangoni y Amilton Hideaki Sendai.

Martínez aseguró el 25 de julio de 2017 que “la Fiscalía tiene órdenes de captura contra los tres extranjeros y el propósito es que concurran a Colombia”. Sin embargo, tres días después, se conoció que los brasileños habían salido del país desde abril.

El informe asegura que las órdenes de captura no fueron registradas, “lo que impidió que se libraran las correspondientes circulares azules por parte de Interpol”, por lo que el pasado 25 de abril se solicitó el registro “para que se emitan las boletas internacionales”.

Espinosa indicó que, pese a que ya ha transcurrido casi un mes desde que advirtió a Martínez las posibles irregularidades, “de esta comunicación no se recibió respuesta por parte del entonces fiscal general”, quien dio a conocer a la opinión pública su renuncia el pasado 15 de mayo.

El Universal


Lo que debe saber del caso Odebrecht en Colombia

Este miércoles, el caso Odebrecht en Colombia vivió un nuevo episodio, tras anunciarse que Roberto Prieto, exjefe de campaña del antiguo mandatario, Juan Manuel Santos, fue condenado a cinco años de prisión por recibir presuntos sobornos pagados por la constructora brasileña.

El diciembre pasado, la muerte de dos testigos clave en extrañas circunstancias, en menos de dos meses, puso sobre la palestra al público colombiano sobre este caso. Le ponemos en contexto con lo que debe saber de este caso:

¿Cómo inició el escándalo Odebrecht?

Odebrecht es un conglomerado brasileño de ingeniería y construcción. El escándalo con esta compañía comenzó en 2014 en Brasil con el caso Lava Jato, en el que estuvieron implicados ejecutivos de la empresa, políticos de distintos partidos, entre otros.

El caso Lava Jato investiga a los implicados en los proyectos inflados por los que la estatal Petrobras contrataba a Odebrecht, dejando jugosos beneficios para la corrupción. El presidente de la empresa fue condenado a 19 años de prisión.

¿En qué momento se implica Colombia?

Odebrecht parecía un problema solo de Brasil, hasta que el 21 de diciembre de 2016 el Departamento de Justicia de Estados Unidos abrió la caja de Pandora al publicar documentos que revelan presuntos sobornos por 788 millones de dólares por parte de la constructora brasileña en 12 países de América Latina y África entre 2001 y 2016.

Los 12 países son: Colombia, Argentina, Brasil, República Dominicana, Perú, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Venezuela, Angola y Mozambique.

¿De qué va el caso Odebrecht en Colombia?

Los documentos revelados sobre Odebrecht en Colombia refieren a irregularidades en contratos y sobornos por 28 millones de dólares en la construcción de la vía Ruta del Sol II, en el que tuvo participación el consorcio brasileño entre 2010 y 2014 y habría pagado para quedarse con el contrato.

Por otra parte, también son investigadas las campañas electorales de Óscar Iván Zuloaga y del expresidente Juan Manuel Santos en 2014, por más de un millón de dólares cada uno. Además de sobrepasar el tope de gastos en campaña, la ley colombiana prohíbe la financiación extranjera.

¿Quiénes han sido capturados?

Junto a Prieto, a quien le fueron imputados cinco delitos, pues se habría apoderado de 230.000 dólares de sobornos de la multinacional, se han sumado otras detenciones.

El exvice ministro de Transporte Gabriel Morales fue capturado en 2017, imputado por enriquecimiento ilícito y condenado a seis años de cárcel, debido a que recibió 6.5 millones de dólares como soborno para adjudicar contratos del Tramo II de la Ruta del Sol a Odebrecht.

El excongresista Otto Nicolás Bula fue imputado por haber sido contratado por Odebrecht para que obtuviera el contrato de la vía Ocaña-Gamarra, en representación de la Concesión Ruta del Sol S.A.S., del cual la compañía brasileña formaba parte.

Al menos 12 personas han sido capturadas por el caso Odebrecht en Colombia.

¿Quiénes son los testigos que han muerto?

Dos testigos del caso han sido hallados muertos en extrañas circunstancias en menos de dos meses.

Jorge Enrique Pizano, uno de los auditores del proyecto Ruta del Sol II, murió de un paro cardíaco. Días después, el 8 de noviembre, murió su hijo por envenenamiento al beber de una botella que encontró en el escritorio de su padre.

Las circunstancias que rodean la muerte de los Pizano se han vuelto turbias por la aparición de grabaciones que dejó Jorge Pizano, hechas públicas después de su muerte, que vinculan al Fiscal General colombiano Néstor Humberto Martínez en el caso de corrupción.

El jueves murió el segundo testigo, Jorge Merchán, quien a principios de este mes recibió el aval para ser testigo del caso Odebrecht.

Merchán fue secretario de Transparencia durante el Gobierno de Juan Manuel Santos y, según medios locales, su testimonio pudo ser usado a favor de Luis Fernando Andrade, exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura.

teleSUR


VOLVER