Colombia: asesinan al excomandante de las Farc Wilson Saavedra y al líder indígena Daniel Rojas

Primer excomandante de las Farc asesinado después del proceso de paz

Este martes, a las 2:30 de la tarde, dos sicarios dispararon contra la humanidad de Jorge Enrique Corredor González, conocido como “Wilson Saavedra”, mientras departía en el restaurante Rancho Panorama del barrio Estambul. Saavedra, quien había dejado las armas en la otrora zona veredal de Marquetalia (Tolima), donde fue coordinador, se convirtió el primer mando en el rango de excomandantes, que es asesinado tras la firma del acuerdo de paz en La Habana.

El excomandante de las Farc recibió cinco disparos y alcanzó a ser trasladado a un centro asistencial de la localidad, donde finalmente falleció. Saavedra en general operó en el suroccidente del país. Hizo parte de la columna Jacobo Arenas en el norte del Cauca; y fue comandante del frente 21 y en la columna Víctor Saavedra, entre la coordillera central y occidental. Luego, sus antiguas tropas se trasladaron a la zona veredal de Marquetalia donde finalmente dejó las armas a mediados de 2017.

Posterior al desarme, se trasladó a zona rural del norte del Valle (veredas la Moralia y Venus a un nuevo espacio de reagrupamiento de excombatientes en reincorporación), donde trabajaba en un proyecto productivo apoyado por el PNUD y la secretaria de paz de la Gobernación del Valle junto con campesinos de la región.

“Ya se están metiendo con los mandos”, dijo un excombatiente de las Farc en el Valle del Cauca, y agregó: “esto no es justo ante los exguerrilleros que están cumpliendo el acuerdo de paz”. Por su parte, el representante a la Cámara por el partido FARC, Luis Alberto Albán Urbano (Marco Calarcá), dijo que la sociedad colombiana debe repudiar estos asesinatos y los que están acabando con la vida de los líderes sociales.

“Wilson era un hombre dedicado a la lucha revolucionaria, subordinado en la guerra, disciplinado en la paz, con la cual estaba comprometido y convencido. Hoy, estamos en una campaña de visibilizar a los líderes sociales y de exigir que paren estos crímenes, pero la respuesta de la extrema derecha es el llamado al odio y la estigmatización, el asesinato y los atentados”, sentenció Calarcá.

La exguerrilla cuenta más de 130 de sus excombatientes asesinados luego de la firma del acuerdo. No obstante, para las Naciones Unidas la cifra sobrepasa los 90 homicidios hasta la fecha. El temor de los ahora líderes políticos de la antigua insurgencia es que estos hechos se repitan con intensidad y lleguen a los miembros del secretariado de las antiguas Farc.

El Espectador


Asesinan a otro líder indígena en el Cauca

Un nuevo hecho de sangre alrededor de las comunidades indígenas del norte del Cauca se presentó en la noche de este martes 14 de mayo en esa región del país.

Se trata del asesinato de Daniel Rojas, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, de la vereda López y comunero del resguardo indígena López Adentro, en Caloto, al norte del Cauca.

Aunque aún no se tienen detalles de este nuevo hecho de sangre que enluta a la comunidad indígena del Cauca, voceros del organizaciones indígena del norte del Cauca, explicaron que miembros de la guardia indígena “están en seguimiento de posibles responsables”.

Ese homicidio también fue reportado en sus redes sociales por el senador indígena Feliciano Valencia, líder de la comunidad Nasa del norte del Cauca, “Atención, asesinan a Daniel Rojas, presidente de JAC de la vereda López, comunero indígena resguardo de López Adentro, Caloto, Cauca”, trinó el congresista.

Este caso se suma al reciente asesinato de Julia Morales Velasco, una menor de 15 años perteneciente a la comunidad del resguardo indígena de Guambia, municipio de Silvia, Cauca. Ese crimen ocurrió el pasado domingo 12 de mayo en la vereda Ñimbe y de acuerdo con las versiones oficiales, el cuerpo de la menor fue hallado sin vida en un potrero cerca al río Piendamó, estaba desnudo y con un aparente golpe.

Ese crimen causó la indignación no solo de las comunidades indígenas, sino de los caucanos, por cuanto todo parece indicar que la menor al parecer presentaba signos de abuso sexual y violencia.

Desde que se conoció el caso, la Fiscalía junto a la autoridad indígena Misak conformaron una unidad especial para investigar ese hecho criminal y dar con los presuntos responsables.

“Manifestamos nuestra preocupación sobre este lamentable hecho que ha causado consternación en el pueblo Misak, y demás comunidades indígenas del Cauca. Este infanticidio se configura como un caso extremadamente grave de violencia contra la mujer y los derechos de la niñez que atenta contra los máximos valores de la vida y la integridad humana afectando el marco internacional de los derechos humanos”, expresaron a través de un comunicado, voceros del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric.

Semana


VOLVER