Ecuador: huelga de hambre indefinida de maestros jubilados por el pago de compensaciones

Una veintena de maestros jubilados iniciaron la tarde de este miércoles una huelga de hambre indefinida, en las inmediaciones de la Asamblea Nacional, como medida de presión al gobierno para el pago de los incentivos jubilares que se adeudan desde hace once años.

Los jubilados se apostaron en la calle Piedrahita, y rodeados de policías empezaron la huelga. Galo Vaca, dirigente del frente nacional de jubilados, explicó que ya están cansados de las mentiras del gobierno, quien no aplicó la Ley Interpretativa que dio un plazo hasta el 16 de abril para cancelar todo lo adeudado a este grupo vulnerable.

De acuerdo a lo señalado por los dirigente, a los maestros jubilados, el gobierno les adeuda los incentivos del 2008,2009 y 2010.

Este grupo de personas llegaron en una caminata hasta la Asamblea a las 10:30, los dirigentes se reunieron con los asambleístas miembros de la comisión ocasional creada para vigilar el cumplimiento de las obligaciones del Estado. Ahí dejaron sentada la protesta por el incumplimiento de la Ley interpretativa que aprobó la mimas Asamblea.

La comisión legislativa pidió a los dirigentes quince días más para buscar una solución con el Gobierno e inclusive se reunieron con el presidente de la Legislatura, César Litardo, pero no hubo una salida.

En el país son alrededor de 7 mil jubilados que tienen pendientes pagos desde el 2008, que sumarían unos $600 millones. El presidente de la Comisión ocasional, Juan Castanier (CREO), dijo que duele ver 20 jubilados dispuestos a tomarse la Asamblea para exigir sus derechos.

Galo Vaca, de la Coordinadora Jubilados del Ecuador, dijo que se cansaron de “ser objeto de burlas por parte del Ejecutivo; nos envían de un lado a otro y no se ponen de acuerdo para mentirnos bien; entonces, hemos tomado la decisión de ir a una huelga de hambre indefinida”.

“Ya estamos cansados de esperar, basta de tanto engaño”, reclamó Vaca, quien también está dentro de la lista de las personas que se acogieron a la huelga de hambre.

El dirigente hizo un llamado a la unidad, la constancia y la disciplina, y alertó que hay intenciones de dividirlos. Aclaró que la indolencia tiene relación con el Presidente de la República, Lenin Moreno, quien tiene la decisión en sus manos de atender a los jubilados. “El será quien decida si los maestros jubilados empeoramos nuestra salud o darnos una solución”, destacó.

Castanier recordó que van al sexto mes del año reclamando el pago de sus pensiones jubilares pendientes, y advirtió del incumplimiento de la Ley interpretativa a favor de los jubilados del 2008, 2009 y 2010.

El Universo