Ecuador: miembros de la ONU y la CIDH piden explicaciones sobre la detención del ciudadano sueco Ola Bini vinculado con Wikileaks

En carta dirigida a Lenín Moreno, Ola Bini cuestiona su prisión

La defensa de Ola Bini, experto en informática y acusado de conspirar contra el gobierno y de nexos con WikiLeaks, esperaba el miércoles que Ecuador esclarezca a organismos internacionales las razones por las cuales fue detenido el sueco hace más de un mes.

El abogado de Bini, Carlos Soria, dijo que mientras el gobierno afirma que la Fiscalía tiene pruebas contra Bini, éstas no se conocen en el expediente procesal. “(…) la ONU pide se aclare su situación. Necesitamos verdad procesal, no verdad mediática”, señaló en su cuenta de Twitter.

El letrado mencionó los pedidos que han formulado el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas, el Relator Especial para la Libertad de Expresión del mismo organismo y el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, requiriendo información acerca del caso.

Bini, de 36 años, fue apresado el 11 de abril en Quito, donde residía, cuando se aprestaba a viajar a Japón. Las autoridades lo acusaron de piratería electrónica, presuntas actividades de desestabilización del gobierno y de apoyar a WikiLeaks, sitio web especializado en filtrar información de diversos gobiernos. Poco después, la justicia dictaminó que el extranjero debía permanecer en prisión por 90 días mientras la fiscalía investigaba.

Entre los elementos que encendieron las alertas está que Bini visitó en 12 ocasiones al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, durante su asilo de siete años en la embajada ecuatoriana en Londres, el cual terminó abruptamente en abril, y haber coincidido en muchos viajes internacionales con el excanciller y opositor Ricardo Patiño, ahora fugado del país.

Soria también publicó una carta dirigida al presidente Lenín Moreno, que le hizo llegar el experto informático desde prisión, en la cual niega todas las acusaciones y pide su liberación.

“Hace cinco semanas fui detenido en el aeropuerto de Quito. Esta detención fue inapropiada, se hizo ilegalmente y quebrantó mis derechos humanos y constitucionales y varias maneras y esos problemas continúan”, aseguró.

El Universo


ONU y CIDH piden explicación a Ecuador por detención de ciudadano sueco que tendría nexos con WikiLeaks

El Relator de Libertad de Expresión, David Kaye, y el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidieron a Ecuador explicaciones sobre la detención y proceso judicial en contra del ciudadano sueco Ola Bini, quien tendría nexos con WikiLeaks.

“Sin pretender prejuzgar los hechos alegados, quisiéramos expresar nuestra consternación, particularmente, porque el arresto y los cargos contra el Sr. Bini parecen estar conectados al apoyo público y su amistad con Julian Assange, así como con su trabajo y activismo en el área de la privacidad”, dice parte del documento, que también está firmado por Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El documento, que recién dio a conocer el periodista ecuatoriano Arturo Torres, fue remitido a principios de mayo a Emilio Rafael Izquierdo, representante de Ecuador ante la ONU en Ginebra.

Bini, quien se considera un activista por el software libre, fue detenido el pasado 11 de abril —el mismo día que Assange fue despojado de su asilo diplomático y arrestado por la policía británica— cuando intentaba abandonar Ecuador.

Ese día, la ministra del Interior, María Paula Romo, informó que se trataba de “una persona muy cercana” a WikiLeaks que vive en Ecuador. Señaló que tienen, además, “varias evidencias de su relación con Ricardo Patiño, quien era el canciller de la República cuando se otorgó el asilo [a Assange]”.

Según la ministra, la detención se realizó “simplemente con fines de investigación”. Sin embargo, a la fecha, Bini permanece detenido en Ecuador. Lo acusan de presunto ataque a la integridad de sistemas informáticos en el país.
Permanece en prisión preventiva

A principios de mayo, los jueces Juana Pacheco y Fabián Fabara, dos de tres juristas de la Corte Provincial de Pichincha, ratificaron su prisión preventiva.

Al leer la sentencia, los jueces señalaron que tomaron en cuenta la amistad y conexión directa de Bini con Assange, fundador de WikiLeaks, y las supuestas amenazas que esa organización habría emitido contra el Gobierno ecuatoriano, tras la terminación del asilo al activista en la Embajada de Ecuador en Londres.

También señalaron que debe permanecer detenido porque representa un peligro para el caso que se investiga, por su experiencia como informático. “Al tener acceso a estas herramientas informáticas se genera un riesgo para el curso de la investigación”, leyó Pacheco, quien también dijo que había riesgo de fuga del detenido, porque tiene registrado un movimiento continuo en su reporte migratorio.

Carlos Soria, uno de los abogados de Bini, dice que hasta la fecha no conocen las pruebas que tiene la Fiscalía contra su defendido, porque no están en el “expediente procesal”.

En el contexto que se encuentra Bini, la ONU y la CIDH recuerdan a Ecuador su compromiso con “el derecho a la libertad y la seguridad de las personas establecido en el artículo 9 del PIDCP (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos)”, así como las obligaciones “establecidas en el artículo 7 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH)”. Esos mecanismos impiden al Estado arrestar a personas arbitrariamente.

“Por lo tanto, la detención sin orden judicial podría constituir una privación arbitraria de libertad, contraria al PIDCP y a la CADH”, enfatizan.

Pide a Moreno su liberación

Bini, entretanto, envió una carta al presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en la que reitera su inocencia y aboga por su liberación.

“Su fiscal dice que estoy siendo investigado por atacar la integridad de sistemas informáticos, pero él no dice más, excepto que mis libros son sospechosos. Pero, ¿qué sistemas he atacado? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Sabe, por cierto, cuáles, señor Presidente? Yo, desde luego, no”, dice parte del texto.

RT