Honduras – paro nacional de médicos y docentes: movilización es reprimida por la policia

Hondureños paralizan el país gritando “fuera joh”

Médicos, maestros, enfermeras, estudiantes de secundaria, universitarios y dirigentes políticos de oposición, unieron fuerzas este jueves para salir a las calles en el marco del paro nacional convocado en pro de la lucha contra la no privatización de los derechos en Salud y Educación.

Desde tempranas horas las calles de Tegucigalpa y otros sectores del país, así como carreteras, fueron tomadas por los manifestantes que aprovecharon para exigir la renuncia del actual gobernante, Juan Hernández.

Para las 10:00 de la mañana, todo el país estuvo paralizado, y en la capital, la movilización de hondureños que partió desde el Colegio Médico en el bulevar Fuerzas Armadas, llegó a inmediaciones del aeropuerto internacional de Toncontín.

La acostumbrada represión de los órganos de Seguridad no se hizo esperar en el paro nacional, y en cuestión de minutos los profesionales de la medicina, magisterio y estudiantes estaban siendo atacados con gases lacrimógenos. Mientras los más jóvenes de la marcha resistían, enfrentándose a los efectivos antimotines, el resto de la movilización se desplazó en busca de refugio.

En tanto, en el interior del país, las carreteras fueron los escenarios donde el pueblo optó por mantener la toma frente a la constante amenaza de represión violenta. Así se reportó en el desvió al municipio de Cane en La Paz, San Pedro Sula y otras ciudades importantes.

Ante el paro, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y varias instituciones educativas cancelaron sus actividades académicas y administrativas. Además, las empresas de transporte interurbano, informaron que hoy permanecerían cerradas por la toma de carreteras, así lo confirmaron la prestigiosa Hedman Alas y Transportes Cristina.

El gran musculo social ha resistido la represión policial-militar; sin embargo, organismos de derechos humanos ya reportan decenas de detenidos en todo el país. Cabe destacar, que la lucha contra los decretos que pretenden privatizar los derechos de Salud y Educación, según médicos y magisterio, ya lleva más de un mes de actividades en las calles.

De hecho, anoche trascendió que desde Presidencial se emitió el decreto PCM023-2019 para su inmediata publicación en La Gaceta, cuyo contenido promete que los derechos integrales del pueblo no serán privatizados en la Ley de Reestructuración y Transformación de la Salud y Educación.

A esta hora de la tarde, el pueblo resiste la represión con piedras y palos, y en varias zonas se informó, militares y policías han tenido que retroceder el abate de los civiles.

El Libertador


Protestas estremecen Honduras

Una jornada de intensas protestas se han protagonizado este jueves en las ciudades más importantes de Honduras, por la dirigencia magisterial y los médicos que siguen exigiendo la derogación de varios decretos de emergencia.

La Plataforma de Defensa a los sectores de Salud y Educación convocó a un gran paro nacional para este jueves y mañana viernes. Al mismo se han unido simpatizantes del Partido Libertad y Refundación (Libre) y Partido Liberal.

La convocatoria fue atendida desde tempranas horas por las bases del magisterio y del sistema sanitario público. El país se paralizó este jueves. Los centros de enseñanza y los hospitales volvieron a cerrar sus puertas.

Tanto médicos como maestros reclaman la derogación de varios PCM (decretos de emergencia), porque según ellos estos instrumentos jurídicos privatizan ambos sectores y autorizan despidos masivos.

El gobierno hondureño ha negado tales reclamos, al extremo que la noche del miércoles emitió un decreto para reafirmar que los polémicos PCM ni privatizan la Salud y la Educación, ni tampoco habrá despidos masivos.

La acción gubernamental no caló en los manifestantes, quienes desde temprano del jueves comenzaron a tomarse carreteras, vías públicas e intensificar las movilizaciones mientras avanzaban las horas.

La dirigencia magisterial tuvo una protesta importante en el Bulevar Fuerzas Armadas de la capital hondureña. Ahí miles de docentes se apostaron y caminaron por todo el Bulevar Comunidad Económica Europea (CEE).

A la par de la movilización de los maestros, otros sectores de la ciudad capital fueron tomados especialmente por jóvenes encapuchados, que protagonizaron enfrentamientos con la Policía.

Bulevares, salidas de la ciudad y avenidas transitadas lucieron trancadas por protestantes, lo que ocasionó que muchos capitalinos no pudieran llegar a sus destinos.

¡Caos en Toncontín!

Los hechos más violentos se produjeron en los predios del aeropuerto Toncontín, donde el gas lacrimógeno afectó a pasajeros, empleados de la terminal aérea, manifestantes y comercios instalados en la zona.

Producto de los enfrentamientos entre agentes antimotines y jóvenes encapuchados, los comercios aledaños cerraron sus puertas e incluso varios recintos de comidas rápidas sufrieron daños en su infraestructura.

La tensión se propagó en toda la terminal aérea capitalina. Fueron dramáticas las escenas que mostraron el momento en que pasajeros y empleados del aeropuerto tuvieron que ser desplegados a la pista de aterrizaje para evitar absorbieran el gas lacrimógeno.

Entre la multitud salió a relucir la figura del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, uno de los pasajeros varados y afectado por el contexto vivido en Toncontín. Decenas de videos que retrataban la situación comenzaron a inundar las redes sociales.

Varios vuelos fueron cancelados y con el paso de las horas volvió la calma a la terminal aérea capitalina.

Protestas en todo el país

Los docentes encabezaron tomas de carreteras en el interior del país. Cerraron vías, quemaron llantas y se enfrentaron con agentes de la Policía. El uso del gas lacrimógeno fue el denominador común en la jornada de protestas.

Nutridas movilizaciones se apreciaron en las ciudades de Siguatepeque, El Progreso, Villanueva, Choluteca, Orica, Tocoa, San Pedro Sula, La Ceiba, Danlí, La Lima y Trujillo, en este último se reportaron dos personas heridas de bala.

Varios altercados de suscitaron en vías que estaban tomadas por los manifestantes. Tal fue el caso de Orica, donde el exalcalde José Ángel Hernández y su guardaespaldas fueron detenidos por la Policía luego que sacaran sus pistolas para amedrantar a los protestantes.

En las protestas también resultados afectados tres vehículos: un carro cisterna en Villanueva, una patrulla en Altos de Toncontín de la capital y un vehículo de la Empresa de Energía Honduras (EEH) en Choluteca, los que fueron quemados por turbas de encapuchados.

La Universidad Nacional de la Policía Nacional fue atacada a pedradas por manifestantes que se trasladaron por el Anillo Periférico de Tegucigalpa.

Así, las protestas en el país menguaron en horas de la tarde, pero con la convocatoria girada para seguir mañana viernes.

Proceso


Policía de Honduras reprime protesta contra privatizaciones

La Policía de Honduras reprimió este jueves a los manifestantes que participaban en la protesta contra la privatización de la salud y la educación que pretende el Gobierno de Juan Orlando Hernández.

En el marco del paro nacional convocado por maestros y médicos hondureños, unas 8.000 personas marcharon en Tegucigalpa (capital) desde el Colegio Médico hasta el Aeropuerto Internacional Toncontín, donde los agentes de seguridad lanzaron bombas lacrimógenas para dispersarlos.

Los asistentes a las movilizaciones exigen a Hernández que derogue dos decretos aprobados por el Congreso de ese país para “mejorar” ambos sectores, pero los gremios los consideran una estrategia para privatizar la salud y la educación.

Las protestas contra las políticas del Gobierno también se registraron en las ciudades de San Pedro Sula, El Progreso (norte), La Paz, Comayagua (centro), Copán (noroeste), Atlántida (Caribe norte), Olancho (este), Valle y Choluteca (sur).

Por su parte, la presidenta del Colegio Médico, Suyapa Figueroa, reiteró que el gremio no se doblegará “ante el discurso cínico de las autoridades” hondureñas.

Desde finales de abril pasado, más de 10.000 estudiantes, médicos y maestros se han movilizado en varias ciudades del país para rechazar las reformas promovidas por el Gobierno de Hernández.

Telesur


Ministro de Educación reitera invitación a maestros para dialogar

El ministro de Educación de Honduras, Arnaldo Bueso, reaccionó ante las movilizaciones de los maestros que participaron del paro nacional este jueves.

Cientos de docentes atendieron el llamado de la plataforma en defensa de la salud y educación, y desde temprano bloquearon el paso de carreteras en distintos puntos del país, continuando de esta manera con el paro de labores.

Pero en varias ciudades las protestas se tiñeron con actos vandálicos y enfrentamientos entre policías y manifestantes; por lo que hubo lanzamiento de gases lacrimógenos por un lado y piedras por otro. Ante esta situación, el ministro Bueso lamentó los hechos y dijo que “es difícil de creer que sean docentes los que andan en esas tomas”.

El titular de la Secretaría de Educación manifestó que el enfrentamiento en el aeropuerto internacional Toncontín, de Tegucigalpa, “es el resultado de factores que tradicionalmente les gusta mantener el desorden y en precario nuestro país”.

Bueso agregó que el miércoles el Poder Ejecutivo presentó un decreto en el que se asegura que los sectores de Educación y Salud no serán privatizados y que estos no tendrán despidos masivos de empleados. “Muchos de los docentes al conocer esta noticia retornaron a clases”, aseguró.

Diálogo

Arnaldo Bueso aprovechó para llamar nuevamente a los dirigentes magisteriales para que sean parte de un diálogo “transparente”. “Desde el mes de febrero instalamos las cinco mesas de diálogo en la Secretaría de Educación y todos los temas de lucha de ellos (los maestros) están en las mesas y todos los seis gremios magisteriales integran las mesas”, expresó.

Habiendo dicho eso, el ministro agregó que espera que los maestros lleguen el lunes a las 10:00 am a la Secretaría de Educación para acordar una solución a esta crisis que ha tomado más de dos semanas, tiempo en el que no se han impartido clases.

La Prensa


VOLVER