Panamá: qué se juega en las elecciones de hoy y quiénes son los principales candidatos

231
Contexto de Nodal
Este domingo 5 de mayo Panamá celebrará elecciones generales. Más de 2,7 millones de personas podrán votar al próximo presidente y vice, diputados a la Asamblea Nacional y al Parlamento centroamericano, alcaldes, representantes de corregimiento y concejales. Siete candidatos disputan la presidencia: aparecen con más chances Laurentino Nito Cortizo del Partido Revolucionario Democrático, Rómulo Roux del Cambio Democrático (del ex presidente Martinelli, hoy preso) y el independiente Ricardo Lombana. El único candidato progresista es el dirigente sindical Saúl Méndez, del Frente Amplio por la Democracia. Ganará quien obtenga mayor cantidad de votos ya que en Panamá no hay segunda vuelta.

Qué se juega Panamá en las elecciones del domingo?

Este domingo los panameños irán a las urnas para elegir presidente y vicepresidente, y para renovar la Asamblea Nacional y los gobiernos locales en medio del descontento por la crisis económica y los numerosos escándalos de corrupción.

Los panameños buscan un cambio. Más de 2,7 millones de electores están convocados este domingo, tras una jornada de reflexión que entró en vigor el pasado viernes, a elegir a sus representantes nacionales y locales.

Entre los temas que más preocupan al electorado están las reformas institucionales, la lucha anticorrupción y el relanzamiento económico. Por esto, los siete candidatos a la presidencia pusieron ahí el foco de campaña (una campaña inédita y muy restringida, gracias a una nueva ley aplicada por el Tribunal Electoral).

Como ha sucedido desde hace tres años en varios países, la campaña electoral panameña tampoco se escapó de las noticias falsas. El excanciller de ese país, Jorge Eduardo Ritter, lo advirtió en su cuenta de Twitter hace unos pocos días. “En esta campaña Twitter se ha convertido en festival inagotable de bulos (fake news), en un rosario interminable de mentiras y en un espacio despiadado e impune para los insultos. La tecnología democratizó el acceso a la información: hemos optado por usarla para la diatriba”.

Entre los aspirantes a dirigir el país tras los próximos comicios se encuentran los opositores Laurentino “Nito” Cortizo, del Partido Revolucionario Democrático (PRD); Rómulo Roux, de Cambio Democrático; el oficialista José Blandón, el independiente Ricardo Lombana; así como Saúl Méndez, del Frente Amplio por la Democracia (FAD), y Ana Matilde Gómez y Marco Ameglio, de candidaturas independientes.

Los últimos sondeos presentan a Cortizo y Roux como los más opcionados para ganar la contienda electoral. Pero según encuestadores y analistas podría haber un factor sorpresa: Lombana, de candidatura independiente, que casi sin recursos ha logrado movilizar masas dentro del país.

Lo cierto es que mientras en Panamá se busca eliminar los vestigios de la corrupción, quienes puntean las encuestas no representan una verdadera ruptura con los partidos tradicionales. Cortizo, por un lado, fue diputado de la Asamblea Nacional entre 1994 y 2004. También fue precandidato presidencial en 2008 y ejerció como ministro de Agricultura del expresidente Martín Torrijos. Roux, por su parte, ocupó dos ministerios —el de Asuntos del Canal y el de Relaciones Exteriores— durante el período presidencial de Ricardo Martinelli (actualmente en prisión preventiva por espionaje a más de cien opositores durante su mandato, e investigado por corrupción).

Los Panama Papers y los sobornos de Odebrecht incrementaron la desconfianza de los ciudadanos en sus representantes políticos; y aunque las autoridades han abierto más investigaciones que nunca, los casos se estancan y no llegan a los juzgados, por lo que finalmente son pocos los corruptos enjuiciados.

“Durante este mandato —el de Juan Carlos Varela— se han investigado la mayor cantidad de casos de corrupción de la historia. El problema es que la Fiscalía no ha tenido recursos para cerrar sumarios ni el Órgano Judicial ha estado a la altura para dictar condenas”, afirmó a EFE Annette Planells, del Movimiento Independiente (Movin). Los datos la respaldan: desde 2015 se han abierto un centenar de causas por corrupción y más de 700 personas han sido imputadas, según datos de la Fiscalía. Pero la mayoría de esos casos, sin embargo, no han llegado a los juzgados.

El peso de la impunidad ha caído sobre Varela, quien deja la jefatura de Estado en julio con el incumplimiento de su promesa de campaña: “Limpiar” las instituciones de la corrupción de su antecesor Martinelli (además, antiguo aliado político). Por eso, expertos aseguran que el Partido Panameñista, al que pertenece Martinelli, será duramente castigado el domingo.

Y es que Odebrecht, la multinacional brasileña que durante años fue una de las principales contratistas del Estado y que ha reconocido haber pagado a funcionarios panameños al menos US$59 millones en sobornos entre 2010 y 2014, sigue operando en el país; por lo que al mandatario se le recrimina no haber cancelado los contratos con la compañía. A la Fiscalía, por su parte, se le cuestiona no haber conseguido procesar aún a ninguno de los ochenta imputados en la causa, entre ellos dos hijos fugados de Martinelli.

“Nuestro sistema político necesita una renovación profunda. No podremos avanzar como sociedad si la corrupción y la impunidad continúan siendo programadas y aprovechadas desde las mismas instituciones del Estado”, dijo el cantante y excandidato presidencial (1994) panameño Rubén Blades en su página web.

“Los corruptos se comen y eructan nuestro futuro, frente a nuestra cara. Y han llegado al extremo de tal desfachatez, amparados en el hecho de que han sido elevados al poder por el voto clientelista y las ventajas oficialistas”, añadió quien fuera ministro de Turismo durante el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009).

Lo dice porque a pesar de que no se puede negar el progresivo crecimiento de la economía de Panamá, es un país con muchas desigualdades. El aumento del Producto Interno Bruto (PIB) ronda el 7 % anual, impulsado por la ampliación del canal y las millonarias ganancias que dejan los barcos que transitan principalmente desde y hacia Estados Unidos, el boominmobiliario y la llegada de capitales extranjeros, pero ese milagro económico no les toca a todos: de diez panameños cuatro están desempleados y la mayoría vive con menos de US$200 cada quincena, que se va toda en alimentos y transporte.

En lo social, el próximo mandatario se enfrentará a una difícil situación regional, que dificulta el camino integracionista que Centroamérica impulsó desde 1986. La situación de violencia en Honduras y El Salvador, la crisis de Nicaragua y la corrupción de Guatemala reflejan las dificultades por las que atraviesa esta parte de la región. Asimismo, la constante presión por parte del mandatario estadounidense, Donald Trump, y su estigmatización hacia los países centroamericanos pondrán a prueba las capacidades del nuevo jefe de Estado.

El Espectador


Tres candidatos se disputan la presidencia de Panamá. ¿Quiénes son?

Panamá celebrará el domingo unas elecciones generales en las que un candidato independiente amenaza con patear el tablero ante el creciente hastío de los electores con una clase política salpicada por escándalos de corrupción.

Siete candidatos aspiran a la presidencia aunque las encuestas dan como favoritos al empresario y ganadero Laurentino Cortizo (Partido Revolucionario Democrático, socialdemócrata) y al excanciller y abogado, Rómulo Roux (Cambio Democrático, derecha). En un cercano tercer lugar aparece el independiente Ricardo Lombana, quien ha capitalizado la disconformidad con la corrupción en la clase política.

El vencedor sustituirá al presidente Juan Carlos Varela, quien dejará el gobierno con bajos registros de popularidad debido a la desaceleración económica, la subida del costo de vida, la sensación de corrupción y la crisis de sectores como la salud pública y la justicia.

El Espectador le presenta a los favoritos que aspiran a quedarse con la presidencia de Panamá:

Laurentino Cortizo

Foto: EFE

A sus 66 años, este empresario y ganadero, conocido como “Nito” es el favorito para ganar el domingo la presidencia panameña. Dice que quiere ser “el primer obrero del país” para “rescatar” a su país, trece años después de haber renunciado al Ministerio de Agricultura durante el gobierno de Martín Torrijos, por desacuerdos con la forma en que se firmó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Amante de la ganadería —asegura que él mismo ordeña, vacuna y desparasita a sus reses—, Cortizo repite con insistencia que va a “rescatar y transformar a Panamá”. Sus seguidores destacan su humildad y sensibilidad social, mientras que sus detractores le achacan rodearse de diputados señalados por escándalos de corrupción. Él proclama que bajo su gobierno no habrá “intocables”.

Su plan de gobierno incluye mejorar la educación, reformar el Estado, impulsar la economía, combatir la pobreza y la desigualdad, y mejorar la transparencia gubernamental.

También ha prometido crear el Ministerio de Cultura y el de la Mujer, elevar los asuntos agropecuarios a política de Estado y castigar a las empresas acusadas de corrupción.

“Quiero dejar un legado”, dice este amante del sancocho de gallina y el cangrejo guisado, que ganó las primarias de su partido con un amplio margen.

Si es elegido presidente, Cortizo habrá logrado que el Partido Revolucionario Democrático (PRD, socialdemócrata), fundado por el líder nacionalista Omar Torrijos -con el que tiene un enorme parecido físico-, regrese al poder tras una década de dominio de la oposición.

Rómulo Roux

Foto: AFP

El segundo en las encuestas es el opositor Rómulo Roux, quien ha dicho quiere hacer “cambios radicales” en su país. Roux es la carta del movimiento del detenido expresidente Ricardo Martinelli, del que fue su canciller.

A sus 54 años, este abogado obsesionado con el deporte tiene como objetivo que su partido Cambio Democrático (derecha), fundado por Martinelli hace 20 años, regrese al poder para repetir aquella época de expansión económica.

“Lo bueno vuelve”, dice la campaña de Roux, excanciller y exministro del Canal de Panamá durante el gobierno de Martinelli (2009-2014), enjuiciado por espiar presuntamente a opositores durante su administración e investigado por múltiples escándalos de corrupción.

Antes de la campaña, Roux tuvo diferencias con Martinelli y sus seguidores, que lo acusaban de traidor. Sin embargo, los derrotó y, no solo se hizo con las riendas del partido, sino que además ganó las elecciones primarias para ser candidato.

“Ya hicimos las paces”, ha dicho Roux sobre Martinelli.

El candidato ha centrado su campaña en la reactivación económica, la creación de empleo, la reducción de impuestos y en destacar los logros que, a su juicio, tuvo la gestión de Martinelli.

Sus seguidores destacan de él su tenacidad, disciplina y capacidad de diálogo, mientras sus adversarios le recriminan el apoyarse en Martinelli para buscar votos.

Ricardo Lombana

Image may contain: 3 people, people smiling, people standingFoto: Ricardo Lombana – Facebook 

El candidato independiente, que se posiciona como “la tercera vía” para las elecciones del domingo en Panamá, sueña con derrotar a los partidos políticos de su país para acabar con el despilfarro y la impunidad, y sacar a los corruptos del gobierno. Con su discurso anticorrupción ha logrado colocarse en tercer lugar en las preferencias de los electores.

“El principal problema del país es la corrupción”, dijo sin dudarlo a la AFP este abogado y periodista, de 45 años, que ha logrado meterse en la pelea contra los partidos tradicionales que han gobernado Panamá hasta la fecha.

Excónsul en Washington durante el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), Lombana cree que el 5 de mayo recibirá de forma masiva el “voto antisistema, antipartidos políticos, sobre todo contra sus cúpulas, que originalmente han sido corruptas”.

De llegar al poder este amante del béisbol y el rock, convocará a un referéndum para una nueva Constitución que reste poder al presidente, limite el uso de fondos públicos y reforme la justicia.

También desea aumentar las penas contra la corrupción, castigar a las empresas condenadas por ese delito, como la brasileña Odebrecht, y prohibir a los diputados gastar dinero público e impedir su reelección.

Como candidato de libre postulación, fue el último de los siete aspirantes presidenciales en conseguir las firmas necesarias para presentarse a los comicios.

Sus seguidores destacan su perseverancia, su carácter hogareño y su jovialidad, mientras que sus críticos lo fustigan por ser un novato de la política sin programa electoral definido, más allá de un conjunto de intenciones, según lo acusan.

Su familia se dedica a la repostería, un oficio que él estuvo a punto de seguir antes de decidirse por las leyes. En casa todavía hace postres, galletas y dulces para desestresarse, afirma.

Sin embargo, Lombana, el más joven de los aspirantes presidenciales, insiste: “Seremos implacables con la corrupción”.

El Espectador


Claves para entender las elecciones de este domingo en Panamá

Los comicios generales del próximo 5 de mayo en Panamá, a los que están llamados más de 2,7 millones de votantes, tienen entre sus principales claves la irrupción del movimiento independiente y una nueva y restrictiva ley electoral que limita la propaganda y el gasto. 

Con siete candidatos en contienda por la Presidencia y centenares más para los 71 escaños del Parlamento para el periodo 2019-2024, estas son las claves más importantes del proceso electoral de Panamá:

1. No a la reelección

Un movimiento cívico que comenzó como un mensaje en las redes sociales – “#NoALaReelección” – logró calar en un electorado harto de escándalos por el manejo discrecional de los fondos en el Parlamento, y una encuesta arrojó que el 77,6 por ciento de los votantes no reelegiría al diputado de su circuito.

El fuego se avivó luego de que a última hora la Contraloría reveló auditorías que demuestran al menos el uso irregular de los fondos parlamentarios, con nóminas de trabajadores llenas de familiares de los diputados, en un escándalo que involucra a todos los partidos.

La campaña “No a la reelección” ha logrado además quitar protagonismo a los aspirantes presidenciales, en un hecho inédito en la joven democracia de
Panamá.

2. Un proselitismo sin chispa

Los 2,7 millones de votantes llamados a las urnas llegarán este sábado a la jornada de reflexión y ley seca -que no aplica a turistas en hoteles- casi por inercia, por lo insípida de una campaña sin prácticamente signos externos y limitada a 60 días, por una nueva legislación electoral, algo de lo que algunos diputados que aprobaron esas reformas se arrepienten en privado.

A eso se suman las propuestas prácticamente homogéneas de los candidatos presidenciales con total coincidencia sobre la necesidad de reformas constitucionales y medidas urgentes para relanzar la economía.

3. El efecto “Martinelli”

Entre los matices grises de la campaña surgieron las aspiraciones a alcalde de
Panamá y a diputado del Parlamento del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), sometido a un juicio por malversación y espionaje político, unas candidaturas que finalmente fueron anuladas por el Tribunal Electoral en respuesta a una impugnación. Esa decisión agitó el ambiente electoral con denuncias de “persecución política” y componendas para sacar de la carrera al polémico ex jefe del Estado.

4. Los últimos intentos por el voto oculto

Los encuestadores y los analistas están seguros de que los encuestados no dicen siempre la verdad y un voto oculto que rondaría el 30 por ciento del electorado puede cargar la balanza hacia quien lo logre atraer, tal el caso del fenómeno del independiente Ricardo Lombana, que casi sin recursos ha logrado movilizar masas en el interior del país.

5. El tribunal electoral “armado”

Desde este lunes y hasta el recuento del último voto, el organismo electoral contará con más de 20.000 efectivos armados para garantizar la pureza del sufragio, un acto que se ha vuelto una tradición desde los comicios de 1994, considerados históricamente los más honrados de la era posdictadura (1968-1989).

6. Percepción y realidad del resultado

La percepción panameña indica que la alternancia en el poder entre partido de gobierno y oposición debe producirse, respaldado por las encuestas. No obstante, la incógnita de la participación del electorado joven, el 30 % del padrón, se nota más por redes sociales y es imposible pronosticar si se convertirá en votos o en abstención como ha sido antes, porque se nota mayor activismo, sobre todo en favor de los independientes, en un país donde el más votado gana.

Rómulo Roux candidato presidencial en Panamá

El aspirante a la Presidencia del partido Cambio Democrático (CD), Rómulo Roux (c), saluda a simpatizantes durante el cierre de campaña celebrado este jueves en Ciudad de Panamá.(Panamá).

Foto:

Bienvenido Velasco / Efe

7. La batalla contra los hackers

El tribunal electoral se ha reforzado con un equipo contra ataques informáticos de alto nivel y ha hecho alianza con las empresas globales de redes sociales para contener a los piratas cibernéticos y denunciar las noticias falsas.

8. Innovación en los comicios marcará tendencia

Panamá inaugurará una nueva tendencia en procesos electorales en Latinoamérica con relación a la era digital y al proceso de observación internacional de comicios, de acuerdo con uno de los magistrados supervisores de las elecciones del domingo próximo.

El ciclo electoral latinoamericano de 2019 se inició el 3 de febrero pasado en El Salvador, con el triunfo inédito del empresario Nayib Bukele, que rompió el bipartidismo en ese país, y le seguirá Panamá el 5 de mayo, para continuar Guatemala en junio; Bolivia el 20 de octubre y Argentina y Uruguay el 27 de ese mismo mes.

México y Brasil lo hicieron en 2018 y sobre todo este último cambio presidencial encendió las alertas y dio lecciones respecto al manejo de redes sociales que
Panamá asimiló, para tomar precauciones e innovar, de acuerdo con el magistrado Alfredo Juncá.

La campaña ‘No a la reelección’ ha logrado además quitar protagonismo a los aspirantes presidenciales, en un hecho inédito en la joven democracia de
Panamá.

9. Los favoritos según las encuestasLaurentio ‘Nito’ Cortizo 

Cortizo, del centroizquierdista PRD, lidera las preferencias electorales. Ha prometido mejoras a servicios públicos como el agua y la salud sin privatizarlos.

El político y empresario de 66 años ha dicho que buscará hacer la atención médica más accesible, especialmente para los pobres, y que enfrentará la escasez de medicinas a través de la centralización de compras y distribución.

Una encuesta de mediados de abril de la firma Stratmark Consultores le dio a Cortizo una preferencia electoral del 49.8 por ciento. Cortizo, quien trabajó para la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, fue miembro del congreso de Panamá en dos oportunidades entre 1994 y 2004, y presidente del poder legislativo entre el 2000 y el 2001.

Rómulo Roux

Roux, del centroderechista Cambio Democrático, ha propuesto una reforma constitucional para fortalecer al poder judicial, tras un escándalo de sobornos que involucró a la constructora brasileña Odebrecht.

El abogado de 54 años es el principal contendiente de Cortizo, con una preferencia del 26.4 por ciento según la encuesta de Stratmark. Entre sus propuestas están reducir la burocracia estatal y hacer más transparente y sostenible el fondo de seguridad social del país. Roux fue canciller de Panamá entre el 2012 y el 2013 y también presidió a la Autoridad del Canal de Panamá.

Fue respaldado por el encarcelado ex presidente Ricardo Martinelli, quien espera juicio acusado de espionaje a políticos, sindicalistas y periodistas, pero que cuenta con respaldo popular.

Roberto Lombana

Lombana, un abogado de 45 años, era un relativo desconocido hasta hace poco, pero ha logrado un avance significativo y en la más reciente encuesta su respaldo fue de 10.5 por ciento, contra un 0.8 por ciento hace dos meses.

El candidato ha hecho campaña en contra de los políticos tradicionales, y ha propuesto un gobierno más pequeño, así como cero tolerancia contra la corrupción. OTROS José Isabel Blandón, del gobernante Partido Panameñista, así como otros incluyendo a la única mujer en la carrera, Ana Mathilde Gómez, van mucho más abajo en las encuestas.

El Tiempo


Culmina periodo de votación de panameños en el extranjero

En total fueron 1,294 panameños los que ejercieron el sufragio vía electrónica, del total de 7,725 habilitados.

Así se dio a conocer ayer tras el evento de extracción de los votos especiales de los panameños en el extranjero, sufragios que serán escrutados a partir de las 4:00 p.m. del domingo 5 de mayo.

Los electores bajo este sufragio especial solamente votaron para elegir el presidente de la República. Las cifras representan un incremento del 52%, comparado con el año 2014 cuando solo lograron votar 854 personas.

La urna donde se colocaron las memorias USB con los datos electrónicos de los votantes fue ubicada en un lugar visible de la Oficina Regional del Registro Civil de Panamá Centro, la cual estará cerrada con tres llaves que son resguardadas por la responsable de la comisión, un delegado electoral y el director de Auditoría del Tribunal Electoral.

Según informó la directora del Registro Civil y responsable de la comisión, Sharon Sinclaire de Dumanoir, desde que iniciaron este tipo de votaciones se mantuvo un constante monitoreo de los votos. Esta es la tercera ocasión en que los panameños residentes en el extranjero pueden ejercer el sufragio. La primera fue en el 2009 a través del voto postal.

Hubo un monitoreo de la cantidad de votos junto con representantes de partido e independiente’.

Misión de la OEA empieza a monitorear proceso

Más de 60 observadores y expertos de 18 países están en Panamá para monitorear las elecciones de este domingo 5 de mayo, como parte de la Misión de Observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), que busca garantizar la ejecución transparente y eficaz del proceso electoral.

El jefe de los observadores es el expresidente colombiano Andrés Pastrana, a quien le acompaña un equipo formado por Ignacio Álvarez, subjefe de misión; Gerardo De Icaza, director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral, y Brenda Santamaría, jefa de la sección de Observación Electoral.

Desde el 30 de abril, día en el que arribaron a Panamá, los observadores se han reunido con distintas autoridades, organizaciones, candidatos y miembros de la vida política panameña.

Los observadores sostuvieron un encuentro con los magistrados del Tribunal Electoral Heriberto Araúz, Eduardo Valdés y Alfredo Juncá, y con el fiscal electoral Eduardo Peñaloza.

Además, fueron testigos de un simulacro de votación y se reunieron con representantes del Foro de Mujeres de Partidos Políticos, y con los embajadores de países extranjeros en el istmo.

Visitaron, además, a cuatro expresidentes: Mireya Moscoso, Ernesto Pérez Balladares, Nicolás Ardito Barletta y Aristides Royo.

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, y la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo, también se reunieron con los observadores. De Saint Malo en su despacho, mientras que Varela conversó con ellos en el Centro Interagencial de Operaciones de Seguridad y Emergencias en la sede de la Policía Nacional en Ancón.

Ayer se reunieron con Ricardo Lombana, candidato a la Presidencia por libre postulación. Cristina García, del equipo de prensa de la OEA, dijo que tenían previsto reunirse con los demás candidatos presidenciales entre ayer y hoy.

La Prensa

 

Más notas sobre el tema