Uruguay: paro general y movilizaciones por el despido de siete trabajadores en Petrobras

Hace ya mucho tiempo que el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, entendió que, para tener éxito, es vital que la población comprenda los conflictos y las razones que llevan a adoptar medidas sindicales más o menos radicales. Y el caso de Petrobras, donde el sindicato del gas llevó adelante una ocupación con control obrero el pasado 25 de abril y desde hace casi dos semanas desarrolla una huelga de hambre, no es una excepción.

Por eso, la Mesa Representativa del Pit-Cnt -el órgano que reúne a 44 delegados de diversos sindicatos- definirá hoy un plan de acción para ese conflicto, tras el despido de siete trabajadores el jueves pasado.

La propuesta que presentarán Pereira y el secretario general Marcelo Abdala es realizar un paro general parcial con movilización hasta la sede de MontevideoGas. Pero, antes de esa muestra de fuerza, planean una campaña informativa sobre las razones del conflicto.

La idea es destinar entre 4.000 y 5.000 militantes a recorrer casas “puerta por puerta” y también plazas y lugares públicos, donde entregarán volantes sobre este conflicto que ya lleva muchos meses, dijo Pereira a El País.

Explicó que la central obrera tiene una estructura que permite que esa cantidad de gente se movilice, incluso sin desatender los conflictos particulares de sus sindicatos.

Algo similar realizaron en la previa del 1° de mayo, cuando se entregaron unos 300.000 volantes, según recordó el presidente del Pit-Cnt. Además, esta vez difundirán videos y placas vía WhatsApp y redes sociales.

“La gente estará de nuestro lado si entiende lo que pasa, si ve que no es una medida antojadiza”, afirmó Pereira, quien se reunirá en la mañana de este lunes con Abdala para terminar de definir la propuesta que discutirá la Mesa a las 14 horas.

MontevideoGas, propiedad de la estatal brasileña Petrobras, despidió el jueves a siete trabajadores que estaban en seguro de paro, todo ellos con “causal jubilatoria durante 2019”. La razón fue una reducción de costos que, según la empresa, ya había sido comunicada al Poder Ejecutivo y al sindicato en junio de 2018.

A la vez, la compañía aclaró que está el compromiso de reincorporar a 14 empleados que también estaban con el seguro de paro.

Nafta

Más allá del paro, el plan puede incluir medidas solidarias planteadas por diversos gremios, como la propuesta del sindicato de trabajadores de Ancap (Federación Ancap) de cortar el combustible a Petrobras, ya sea en las estaciones de servicio o en el aeropuerto.

Pereira indicó que esa medida radical no se descarta, aunque solo se aplicará en un caso de extrema urgencia. “Forma parte de un pool de medidas pero será el último botón a apretar”, indicó el sindicalista.

Desde Ancap, la presidenta Marta Jara criticó la decisión de Fancap y dijo que, si se concreta, analizarán qué medidas tomar. “Estamos evaluando la situación”, indicó Jara y sostuvo que es un conflicto que no le pertenece a Ancap. “No entendemos cómo Fancap insiste en traer conflictos que son de otras empresas”, señaló Jara. Y agregó: “Lo que nos interesa es que no se afecte a toda la población”.

En tanto, la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu) emitió un comunicado en el que pide al gobierno, al Poder Judicial y a Ancap “firmeza en la toma de decisiones y que actúen de manera rápida para mantener el Estado de Derecho”. El presidente de Unvenu, Daniel Añón, dijo la semana pasada a El País que, si los trabajadores no le mandan combustible a Petrobras, manejan la propuesta que ningún estacionero venda naftas.

De todos modos, Añón indicó ayer a El País que se encuentran en sesión permanente y que, si no hay novedades antes, la directiva de la gremial sesionará este martes. Petrobras, por su parte, emitió un comunicado donde advierte que no cargar combustible “es un nuevo atropello a los derechos” de la empresa y sus subsidiarias en Uruguay. La situación perjudica “a decenas de empresas y millares de trabajadores”.

Uno de los tres cortó la huelga

Ernesto Sasías, uno de los tres trabajadores de MontevideoGas que realizaba huelga de hambre en el marco del conflicto con Petrobras, abandonó la medida en la tarde de este sábado por problemas de salud.

El hombre, de 42 años, fue internado en Impasa debido a que dos exámenes de sangre arrojaron valores alejados de los normales. Sasías sigue bajo estudio en la mutualista y los nuevos exámenes muestran mejoras, dijo a El País Alejandro Acosta, dirigente del sindicato del gas.

El País