Venezuela: el gobierno realiza Jornada Nacional de Diálogo y la oposición marcha a cuarteles militares

Hoy inicia gran Jornada Nacional de Diálogo y Rectificación

Este sábado arranca la gran Jornada Nacional de Diálogo y Rectificación convocada por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, con el propósito de impulsar un plan de cambios efectivos dentro de la Revolución Bolivariana, desde la sabiduría del pueblo y para optimizar la acción social.

El encuentro está convocado para los días sábado 04 y domingo 05 de mayo y se desplegará en más de 2.500 comunidades y 2.000 núcleos organizacionales, con la finalidad de escuchar y debatir (Gobierno-Pueblo), con miras a las críticas que permitirán optimizar la Revolución.

Están convocados ciudadanos, organizaciones populares, gobernadores y alcaldes, que podrán elevar sus propuestas a través del Congreso Bolivariano de los Pueblos, a fin de optimizar los planes del gobierno nacional, como lo destacó el Primer Mandatario Nacional durante su participación en la concentración a propósito del Día Internacional del Trabajador.

Para la jefa política del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en Caracas, Erika Farias, esta jornada nacional de diálogo, debe servir para ampliar la capacidad de escuchar al pueblo.

AVN


Opositores se movilizan este sábado hasta cuarteles militares

Opositores convocados por su líder Juan Guaidó marcharán este sábado hacia los principales cuarteles de Venezuela para exigir a la Fuerza Armada que cese su apoyo al presidente Nicolás Maduro, tras el fallido alzamiento del martes.

Los manifestantes intentarán entregar una proclama en la que piden a los militares respaldar un gobierno de transición encabezado por Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por más de 50 países.

El opositor, quien lideró la sublevación junto con su copartidario Leopoldo López, liberado por los insurrectos de su arresto domiciliario, recalcó el carácter pacífico de las movilizaciones.

Disturbios registrados el martes durante la rebelión y el miércoles en protestas contra Maduro dejaron cuatro civiles muertos, 200 heridos y 205 detenidos, según Amnistía Internacional.

“Si encontramos un piquete no es tratar de pasarlo, es hablarles a los que están ahí, incorporarlos a la lucha. Ellos (el gobierno) van a tratar de generar violencia para intentar mostrar control y generar miedo”, dijo el viernes Guaidó.

El mensaje a los militares, añadió, ratifica el “compromiso” del Legislativo, de mayoría opositora, con una ley de amnistía para quienes den la espalda al gobernante socialista, confrontado a la peor crisis socioeconómica de la Venezuela moderna.

Guaidó ya había organizado en enero movilizaciones hacia los destacamentos militares para entregar el texto de esa norma. Algunos uniformados lo recibieron; otros lo quemaron.

“Hay que seguir adelante y creer, porque esta es la única manera. Si no, aquí nos hundimos. El quiebre de la Fuerza Armada está sucediendo, lo tenemos a la vista”, dijo a la AFP Keyla Pacheco, publicista de 55 años.

Entre Trump y Putin

Este nuevo desafío se produce luego de que Guaidó no logró que la insurrección generara un quiebre en la Fuerza Armada.

La cúpula reiteró su lealtad a Maduro, tras lo cual 25 uniformados pidieron asilo en las embajadas de Brasil y Panamá, y López se refugió en la residencia del embajador de España.

Negando un fracaso, López sostuvo que esa acción “siempre se planteó como un primer paso” y que “el quiebre (militar) ha comenzado”.

Guaidó asegura, en tanto, que mantiene conversaciones con oficiales de todo rango que apoyan la salida de Maduro para celebrar nuevas elecciones.

“Las fuerzas de la oposición subestimaron la resistencia de Maduro y su habilidad de enfrentar una presión significativa en las calles”, opina Michael Shifter, de Diálogo Interamericano.

La rebelión avivó las tensiones entre Estados Unidos y Rusia en torno a la crisis del país con las mayores reservas petroleras, sobre la cual dialogaron el viernes los presidentes Donald Trump -que no descarta una acción militar- y Vladimir Putin.

Trump ratificó su apoyo a Guaidó luego de que la Casa Blanca, que ha aplicado duras sanciones para asfixiar a Maduro, asegurara que el mandatario estaba listo para huir a Cuba el martes pero Moscú lo disuadió.

Putin declaró, a su vez, que los intentos de un cambio de gobierno “por la fuerza socavan las perspectivas de una solución pacífica”.

“No es de extrañar que una vez agotada la estrategia de sanciones, con el país destruido, los aliados externos se vean tentados a negociar de manera directa con el sector militar, si éste decide tomar el poder”, estima el analista Luis Vicente León.

El llamado Grupo de Lima, formado por una docena de países que respaldan a Guaidó, examinó la evolución de la crisis y decidió tender puentes para que Cuba, aliada de Maduro, participe en la búsqueda de una solución negociada.

Tras la reunión, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, cuyo país integra el Grupo de Lima, dialogó telefónicamente con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel y le transmitió el objetivo de realizar elecciones “libres y justas” en Venezuela, según informó Ottawa.

“Resquebrajamiento”

La situación en Venezuela también fue analizada el viernes en el Pentágono. El secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, dijo que Estados Unidos maneja opciones militares “adaptadas” a las circunstancias en el terreno.

Tras el alzamiento, Maduro dio señales de radicalización al llamar a la Fuerza Armada a no vacilar para desbaratar los planes “golpistas” de la oposición y Washington, mientras que los altos mandos cerraron filas calificando a Guaidó de “idiota y vagabundo”.

La Fiscalía solicitó la captura de 18 civiles y militares por su supuesta implicación en lo que Maduro llamó una “escaramuza golpista”, dijo el viernes el titular del organismo, Tarek William Saab.

“Una opción es que Maduro intensifique la represión, que ya es bastante severa”, afirma Shifter, quien sin embargo advierte que la situación se puede salir de las manos si algunos oficiales se niegan a ejecutar esas órdenes, lo que provocaría un “mayor resquebrajamiento”.

Una detención de Guaidó no parece inminente, ante la advertencia estadounidense de que éste sería el “último error de la dictadura”.

Sumarium


Ministerio Público ha dictado 18 ordenes de aprehensión tras fallido golpe de Estado

El Ministerio Público de Venezuela libró 18 ordenes de aprehensión contra cíviles y militares involucrados en el fallido golpe de Estado que se registró el pasado 30 de abril, además de 17 allanamientos, informó este viernes el fiscal General de la República, Tarek William Saab.

Un grupo de militares acompañados por el exdiputado a la Asamblea Nacional en desacato y Nulidad Jurídica, Juan Guaidó y Leopoldo López pretendían ejecutar un golpe contra la Constitución de la República, crear caos y justificar muertes que propiciara una intervención militar extranjera.

“El Ministerio Público va a actuar con todo el peso de la ley contra quienes infringieron el orden constitucional, que vulneraron juramentos, quienes se convirtieron en traidores a la patria”, manifestó William Saab.

Entrevistado en el programa 360º, que transmite Vtv, señaló que las investigaciones están en marcha y algunos capturados comienzan a dar testimonios importantes.

Saab indicó que las justicia se aplicará de acuerdo a lo requerido por la Constitución de la República, las leyes y el respeto a los Derechos Humanos, contra estas personas por “traidores a la patria.

Crímenes de odio

El fiscal denunció un caso en el estado Aragua, de crimen de odio, contra un ciudadano que se identifica con la Revolución Bolivariana que fue agredido por su condición política y agregó que los cometieron este delito serán sancionados con todo el peso de la ley.

Detalló que tras los hechos del pasado martes, hay 30 denuncias por crímenes de odio que serán investigadas para que sean sancionadas las personas que cometieron este flagelo.

Correo del Orinoco


España limitará las actividades políticas de Leopoldo López en la Embajada de Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, ha afirmado que el Gobierno español «limitará» las actividades políticas del líder opositor venezolano Leopoldo López, que actualmente se encuentra en la residencia del embajador español en Caracas.

«España no va a permitir que su Embajada se convierta en un centro de activismo político para la oposición«, ha afirmado Borrell en una rueda de prensa desde el Líbano, donde se encuentra de visita oficial. Allí, el ministro ha recordado el encuentro con periodistas que López protagonizó este jueves frente a la Embajada, para anunciar que «a partir de ahora esto será regulado».

Borrell también ha confesado que ha hablado de la situación del fundador de Voluntad Popular (VP) con el Gobierno de Nicolás Maduro, con el que afirma que mantiene una relación «cortés» a pesar de las divergencias con el Ejecutivo venezolano y de haber reconocido al dirigente opositor Juan Guaidó como presidente interino del país latinoamericano.

El titular de Exteriores ya puntualizó el jueves que López se encuentra «simplemente como huésped» en la Embajada y no en calidad de asilado, pues el opositor no ha tramitado la solicitud, y todavía tienen que aclararse «cuáles son los pasos a seguir».

Por su parte, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha anunciado que el Gobierno español «no tiene ninguna intención» de entregar a López a las autoridades venezolanas: «La intención del Gobierno es que se siga manteniendo allí, por lo que esperamos también que se mantenga la seguridad de las instalaciones de la Embajada y no se produzca ninguna intervención sobre la misma», ha sostenido Ábalos en una entrevista en la televisión pública.

Mientras, Leopoldo López aseguró este jueves que permanecerá en la sede diplomática española «hasta el cese de la usurpación«, en referencia a la salida del poder del presidente Nicolás Maduro. El fundador de VP realizó estas declaraciones después de que un tribunal de la capital venezolana ordenara su detención.

Durante las mismas, aclaró que todas sus afirmaciones las realiza en su propio nombre y que no representan en ningún caso la posición de España sobre el conflicto desatado en el país latinoamericano.

Críticas del embajador venezolano

También se ha pronunciado el embajador de Venezuela en España, Mario Isea, quien ha criticado este viernes que López utilice la Embajada de España en Caracas como «base de operaciones» para «alentar un golpe», y ha considerado que la presencia del opositor en la residencia del embajador español se puede interpretar como una «instrumentalización en clave electoral en España».

«No es apropiado, si es un huésped del Gobierno español que las condiciones las ponga él», ha asegurado en referencia a la rueda de prensa concedida por López desde la Embajada. «Es insólito que use la casa del embajador como base de operaciones para alentar un levantamiento militar, después que fracasó su intento del 30 de abril», ha sostenido en declaraciones a la radio pública española.

En la embajada tras dos años de prisión domiciliaria

López, su esposa Lilian Tintori, y su hija de 15 meses se encuentran en la Embajada de España en Caracas desde la madrugada del miércoles, tras abandonar la de Chile, a donde acudieron previamente.

El político opositor salió ilegalmente de la prisión domiciliaria que le había sido impuesta hace cerca de dos años, la madrugada del martes, tras un operativo con un pequeño grupo de militares sublevados, encabezado por Guaidó, quien hizo un llamado a un golpe de Estado contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En septiembre de 2015, López fue declarado culpable de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, y ocasionar daños e incendio durante hechos de violencia desatados, tras una manifestación opositora en febrero de 2014, que dejó un saldo de 43 muertos. Tres años más tarde, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela determinó que López cumpliera su condena en prisión domiciliaria por «problemas de salud».

Alba Ciudad