Venezuela | María León: “El socialismo feminista, principal aporte de Chávez a la revolución mundial”

Por Geraldina Colotti

Pasar una tarde en Caracas con María León, diputada y constituyente, significa recopilar material para un libro completo. Y prometemos hacerlo, mientras hablamos de historia, guerra de guerrillas, militancia comunista, feminismo, con la cuidadosa participación de Melba García. A los 86 años, «la leona de Chávez» es más combativa que nunca. Tiene una carpeta en sus manos como un tesoro. Pero antes de preguntar qué contiene, no podemos perder la oportunidad que nos cuente cómo comenzó su larga militancia comunista, que se remonta a la época de la lucha contra el dictador Marco Pérez Jiménez, y que continúa hoy bajo la bandera del PSUV.

¿Cómo comenzó tu larga militancia?

Crecí durante la dictadura de Pérez Jiménez, ocultando los libros de José Esteban Ruiz Guevara, mi padre político que influyó en la educación de Chávez cuando era estudiante de liceo y que cumplía ocho años en prisión. Yo, huérfana, vivía en la casa de su tía, mi madrina, y distribuía Tribuna Popular, que era un periódico clandestino. Los libros de Esteban, un líder comunista, me acercaron más al marxismo. Cuando la dictadura fue derrotada, fue liberado de la cárcel junto con otros militantes, y para mí, como joven obrera, era natural que el PCV se convirtiera en mi partido. Luego hubo un clima particular. Pérez Jiménez cae en 1958 y la revolución cubana triunfa al año siguiente. Se crea la posibilidad concreta de tomar el poder con las armas. Fidel viene a Venezuela para decirnos que la Cordillera de los Andes debe convertirse en la Sierra Maestra de América Latina. Las muchachas y los muchachos de la época nos emocionamos. Estamos resistiendo la represión de la «democracia» de Betancourt, los asesinatos de jóvenes trabajadores y estudiantes. Decidimos tomar las armas e ir a las montañas, siguiendo las instrucciones del Partido comunista. El Faln es creado. Muchos soldados también vienen con nosotros. Uno de los frentes está encabezado por un compañero de las Fuerzas Armadas. Participo en el Frente Guerrillero Antonio Páez, dirigido por Juan Vicente Cabeza, comandante Pablo, todavía vivo. Pero también quiero rendir homenaje a Lino Martínez, comandante Rolando, quien dirigió al otro Frente a Yaracuy.

¿Cómo era la vida en las montañas para las guerrilleras?

Al principio bastante complicada. Algunas de nosotras teníamos hijos pequeños, dejados bajo la custodia del partido, que si moríamos los enviaría a estudiar en países socialistas. Una gran oportunidad para mí que, mientras tanto, me habían quedado sin trabajo, sin hogar, sin marido … Lo hablé con Argelia Laya, que estaba a cargo de la Comisión de Mujeres del Distrito Capital, en la que yo militiba. Otra dirigente fue Olga Luzardo. El PCV de mi frente envió a seis compañeros, tres a Falcón y tres a Portuguesa, a donde fui. Tomé el nombre de Inés, por varias razones, pero sobre todo porque era el nombre de la secretaria de Lenin. Siempre he sido leninista. Nos capacitaron para ser maestras y enfermeras, porque los campesinos no permitían que los hombres entraran a sus hogares, mientras que las mujeres lo hacían. Pero entonces las cosas cambiaron. Después de un ataque que había diezmado a las tropas de nuestro frente, yo y otra compañera, Carmencita, fuimos al campo de los guerrilleros y nos unimos a ellos en la retirada, aunque no teníamos equipo adecuado. El comandante Pablo dirigió la retirada durante la cual algunos desertaron, dejándonos todavía sus armas. En un momento nos encontramos con el cadáver de uno de nuestros compañeros, a quienes juramos vengar. Entonces el comandante dijo: «Las mujeres toman las armas que los hombres dejan». Y me suministraron un Rifle con mira telescópica. Continuamos nuestra larga marcha, perseguidos por 2000 soldados contra los cuales no podíamos ganar, también porque teníamos personas enfermas con nosotros. Llegamos al pie de una cuesta empinada. Los compañeros, agotados, se tumbaron en el suelo y se negaron a seguir: preferían enfrentarse a los soldados que soportar la fatiga. Entonces el comandante dijo: «Inés y Carmen, a la vanguardia». Y nosotras, sin siquiera las zapatillas que habíamos consumido en la marcha, cargamos nuestro rifle y nuestros 30 kilos en los hombros y comenzamos a subir. Cuando llegamos a la mitad del ascenso, vimos que los hombres se habían levantado y nos seguían. En la primera parada, un compañero me preguntó en dónde había encontrado la fuerza: por mis hijas, le respondí, para evitar que este esfuerzo tuvieran que hacerlo ellas. Luego llegó el momento en que el PCV decidió regresar a la lucha legal, creyendo que las masas no nos seguirían. Pensé que era injusto, que teníamos que continuar y hacer como Cuba, pero acepté debido a la disciplina y también porque era una joven obrera con poca formación política. Continué organizando la lucha de las mujeres en los barrios, fundando también el movimiento cooperativo.

Los comunistas nunca han apreciado a Bolívar, basándose en el juicio poco halagüeño expresado en su momento por Marx. ¿Cómo reconciliaste el marxismo y el bolivarismo?

Mi padre era un militar bolivariano, estaba en el ejército de Cipriano Castro, fue un perseguido político hasta su muerte. En el PCV, fui por veinte años compañera de Pedro Ortega Díaz, quien reclamó nuestro estatus de bolivarianos en el partido e hizo un gran trabajo para lograr que esta posición fuera aceptada en el PCV. Para esto, habíamos invitado a los compañeros del Partido Comunista Alemán, de la RDA, que habían investigado sobre la posición de Marx y Bolívar. Habían descubierto los tres títulos en los que Marx se había inclinado a escribir esa entrada de la enciclopedia y que, según el espíritu de la época, presentaban una imagen negativa del Libertador: un trabajo que Marx hizo para sobrevivir y en el que no había prestado atención especial. En 1983, durante los 200 años del nacimiento del Libertador, gracias al trabajo de líderes como Brito Figueroa o Fermin Toro, la posición del PCV había cambiado, incluimos a Bolívar en nuestro estatuto. El nuestro fue el primer partido en apoyar la candidatura de Chávez. Tengo una foto en la plaza junto con tres compañeras en la que apoyo la rebelión cívico-militar del 4 de febrero de 1992 un mes más tarde.

Como comunista, ¿cómo definirías el chavismo?

Cómo la revolución rusa marcó el siglo XX, la revolución bolivariana, el chavismo, marcará este siglo y los que vendrán. Marx elaboró la teoría que guió a la clase trabajadora, reuniendo elementos de la ideología alemana, la economía política inglesa y el socialismo utópico. Chávez no resumió, pero integró el pensamiento marxista universal para transformar la sociedad, incluyendo el cristianismo, el bolivarianismo, el pensamiento indigenista y afrodescendiente y el feminismo. Para hacer una revolución se necesitan tres elementos: una figura carismática, que se convierta en un ejemplo. Y así fue Chávez . El segundo es la doctrina. Chávez dejó una doctrina basada en cinco elementos: patriotismo, antiimperialismo, socialismo feminista, unión cívico-militar y amor. El tercero elemento se refiere a los instrumentos. Chávez ha creado los instrumentos nacionales e internacionales (Alba, Unasur, Celac, Petrocaribe) para restaurar la fuerza del movimiento obrero internacional, para concretar la doctrina. Por este motivo ha llamado a la quinta internacional que, a raíz de Marx y Lenin, vuelve a decir: los proletarios de todos los países tienen que unirse para derrotar la fuerza del capital. Estamos hablando de un programa estratégico que va más allá de los objetivos concretos enumerados en el Plan de la Patria y que se refiere a la construcción de una sociedad diferente durante los próximos siglos.

¿Qué propuestas contiene tu carpeta?

Estoy convencida de que la principal contribución de Chávez al socialismo y la revolución mundial está determinada por el socialismo feminista, que ninguna revolución en el mundo ha mencionado así. Un aporte, por supuesto, construido por la lucha de las mujeres venezolanas, pero codificado gracias a su extraordinaria labor, principalmente en el artículo 88 de la Constitución bolivariana. Un artículo revolucionario. Como sabemos, Engels explicó cómo la subordinación de las mujeres nace en función de la división sexual del trabajo: la mujer está condenada a las tareas domésticas, mientras que el hombre trabaja afuera para mantener a la familia. Por lo tanto, la mujer es una «mantenida» y todo el trabajo que hace en el hogar se considera actividad reproductiva: alimenta y reproduce a la fuerza laboral. El artículo 88 marca una ruptura histórica, diciendo que las tareas domésticas producen valor agregado, riqueza y bienestar social. Veinte años después de la constitución de 1999, ese artículo debe desarrollarse más. El trabajo que una mujer hace en el hogar debe definirse como productivo, porque somos nosotras quienes mantenemos la sociedad. Lo demostraré sobre la base de cinco propuestas que presentamos al ANC para que se incluyan en la nueva constitución, y que ilustraremos el día 24 de mayo durante un evento público dedicado a la memoria de Nora Castañeda. La primera: según el Instituto de Estadísticas (INE), hay 3,5 millones de amas de casa que no se consideran una población activa, como sería lógico según el artículo 88, pero inactivas. Y esto debe ser corregido. El segundo: queremos calcular el valor económico de este trabajo y decir cuánto contribuye al Producto Interno Bruto (PIB). Hay muchos estudios económicos en este sentido. El tercero: las mujeres que reciben un salario y las que trabajan en el sector informal contribuyen al PIB en un porcentaje determinado. Sin embargo, no se tiene en cuenta que su trabajo continúa en casa. Esta doble jornada debe ser calculada con respecto al PIB. Cuarto: a la doble jornada se une una tercera, la del trabajo voluntario, del trabajo político: en el Clap, en los consejos municipales, en la milicia, etc. Esto también debe calcularse en términos de contribución al PIB porque tiene un valor económico. Quinta propuesta: el artículo 88 debe modificarse para completarlo. La ley dice que el trabajo doméstico produce valor agregado, riqueza y bienestar social y que las amas de casa tienen derecho a la cobertura social. Pero esto ya se ha hecho para todos y para todos. Hay que decir que la ama de casa tiene derecho a una remuneración: no a un salario, que es una categoría con muchas implicaciones, sino una remuneración.

¿Pero eso no significaría confinar a la mujer en casa?

Es la consideración que hacemos como feministas en el ’99. Sin embargo, en su previsión, Chávez había creado la Misión Madre del Barrio, que correspondía a las mujeres el 80% del salario mínimo, como una forma de remunerar el trabajo del hogar. El presidente Maduro otorgó bonos adicionales (Hogares de la Patria) a seis millones de familias. Las mujeres no usaron este dinero para confinarse en casa, sino para graduarse, para hacer trabajo político, para dirigir la sociedad. Creo que debemos cambiar de visión y reconocer la contribución activa que estamos haciendo a la economía. Entonces también tenemos otras propuestas …

¿Qué propuestas?

La apertura de una comisión de investigación sobre la muerte de Chávez, la expansión de la ley para una vida libre de violencia contra las mujeres y para la igualdad, y una renta básica que se debe atribuir al nacimiento de todas las venezolanas y los venezolanos. Hemos estudiado esto a partir de la decisión del Libertador que ofrecía títulos de tierras, la riqueza principal que existía en ese momento. Proponemos que venezolanas y venezolanos sean copropietarios de las riquezas del país, mediante un título simbólico que los haga participar y ser responsables de los bienes colectivos. Para esto necesitamos una modificación del artículo 12 de la constitución para indicar que toda la riqueza pertenece al pueblo y no al gobierno, al pueblo en el que la soberanía reside de manera intransferible. Estoy orgullosa de mi pueblo que hoy está preparado para enfrentar cualquier escenario de agresión imperialista. Al igual que durante la guerra de guerrillas y como muchas veces se ha demostrado durante estos veinte años, las mujeres serían las primeras en avanzar.

Resúmen Latinoamericano