Brasil: fiscales del caso Lava Jato serán investigados tras conocerse audios contra Lula

Inician investigación contra fiscales del caso Lava Jato

La Corregiduría del Consejo Nacional del Ministerio Público de Brasil abrió una investigación preliminar sobre la conducta de los fiscales del caso Lava Jato debido a filtraciones que expusieron una presunta coordinación indebida con el exjuez Sérgio Moro para encarcelar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

«La amplia repercusión nacional demanda la actuación de la Corregiduría Nacional (órgano responsable de controlar la conducta de los fiscales). La imagen social del Ministerio Público debe ser resguardada y la sociedad debe tener plena convicción de que los miembros del Ministerio Público se atienen a la plena legalidad, manteniendo la imparcialidad y relaciones impersonales con los demás poderes constituidos», dice la orden dictada por el corregidor Orlando Rochadel Moreira, según la Agencia Brasil.

El jefe de los fiscales del caso Lava Jato, Deltan Dallagnol, y los demás integrantes de ese grupo de tareas tienen un plazo de 10 días para entregar las informaciones requeridas por la Corregiduría.

Rochadel añadió que, «sin adelantar ningún juicio de valor, se observa que el contexto indicado muestra un eventual desvío de conducta de los miembros del Ministerio Público Federal que, en teoría, podría caracterizar una falta funcional».

La decisión se produce después de que el medio digital The Intercept Brasil publicara conversaciones privadas entre el fiscal y el juez Sérgio Moro que evidencian la colaboración entre ambos para perjudicar a Lula.

Moro condenó a Lula en primera instancia, decisión que a la larga obstaculizó la carrera electoral del izquierdista hacia la presidencia; meses después, el juez fue nombrado ministro de Justicia en el Gobierno de Bolsonaro.

Caras y Caretas


Documentos inéditos revelan el papel político de Lava Jato contra Lula y el PT

El diario The Intercept Brasil, del periodista estadounidense Glenn Greenwald, divulgó el último domingo (9), tres reportajes exclusivos sobre la Operación Lava Jato en Brasil y el papel político ejercido por el actual ministro de Justicia Sergio Moro y el fiscal Deltan Dallagnol durante las investigaciones contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Los reportajes producidos a partir de archivos filtrados por una fuente anónima exponen “discusiones internas y actitudes altamente controvertidas, politizadas y legalmente dudosas del equipo de trabajo de Lava Jato”.

Los elementos señalan que los fiscales de la Operación Lava Jato hablaban abiertamente sobre su voluntad de impedir la victoria electoral del Partido de los Trabajadores y tomaron medidas para alcanzar ese objetivo y que el exmagistrado Sergio Moro colaboró de modo secreto y antiético con los fiscales de la operación para ayudar a montar la acusación contra Lula.

Cabe recordar que las investigaciones de la Operación Lava Jato culminaron en la detención del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva el año pasado y le impidieron postularse a la Presidencia de la República en las elecciones de 2018 con posibilidades de ganar en primera vuelta. Su exclusión de la contienda electoral, basada en la decisión de Moro, fue una pieza fundamental para abrir la senda del triunfo de Bolsonaro.

Los archivos secretos revelan que los fiscales de la Operación Lava Jato conspiraron para impedir una victoria del Partido de los Trabajadores en las elecciones de 2018, bloqueando u obstaculizando una entrevista preelectoral con Lula con el objetivo explícito de afectar el resultado de la contienda.

Liderado por Deltan Dallagnol, los fiscales de la operación en Curitiba debatieron modos de impedir una entrevista del exmandatario Lula a la periodista Mónica Bergamo, de Folha de S. Paulo, que había sido autorizada por el ministro del Supremo Tribunal Federal Ricardo Lewandowski porque, según las palabras del fiscal, la entrevista “podría elegir a Haddad” o permitir “la vuelta del PT al poder”.

Otro punto destacado en los reportajes revela la falta de confianza del fiscal en relación a su acusación que culminó en la detención de Lula. “Él [Dallagnol] expresaba estar inseguro justamente sobre el punto central de la acusación firmada por él y por sus colegas: que Lula había recibido de regalo un apartamento triplex en la playa de Guarujá [un municipio de São Paulo] tras favorecer a la contratista OAS en contratos con Petrobras”, señala la nota.

En un otro momento, el reportaje señala que Moro y Dallagnol actuaron más allá de sus funciones como juez y fiscal. En diversas conversaciones privadas, Moro propuso a Dallagnol que cambiase el orden de las fases de la Operación Lava Jato, le demandaba agilizar nuevas operaciones y le brindaba consejos e indicios informales, además de anticipar algunas de sus decisiones y echar una bronca al fiscal como si fuera su superior.

Los reportajes salen a la luz en medio de una crisis política, económica y social que atraviesa el país. Desde hace años, diversos sectores de la sociedad denuncian los desvíos, abusos y acciones inconstitucionales cometidos en el marco de la Operación Lava Jato.

Brasil de Fato


Moro y los hijos de Bolsonaro reaccionan ante mensajes que comprometen al exjuez por encarcelamiento de Lula

La Operación Lava Jato, la mayor investigación contra la corrupción en la historia de Brasil y que destapó un gigantesco escándalo de desvíos en la estatal Petrobras, salió a la luz pública en marzo de 2014 y lleva 155 personas condenadas, entre altos funcionarios de la petrolera, políticos y ejecutivos.

Lo que comenzó como una investigación por irregularidades en casas de cambios terminó por destapar una red que salpicó a exministros, diputados, exgobernadores y exmandatarios, entre ellos Michel Temer, Dilma Rousseff y Lula da Silva.

Las investigaciones comenzaron en julio de 2013 cuando la policía de la ciudad de Curitiba, en el sur del Brasil, descubrió una red de lavado de dinero que funcionaba desde puestos de lavado automático de autos.

Pero la causa puede tener un nuevo giro desde esta semana. Una investigación periodística hecha por The Intercept, en la que se muestran conversaciones privadas entre el juez instructor de la causa Sergio Moro y el fiscal Deltan Dallagnol durante la investigación que llevó a Lula a prisión, expone mensajes de octubre de 2018.

Las conversaciones traslucen que los fiscales actuaron para impedir que Lula, quien estaba encarcelado desde abril de ese año, diera una entrevista por temor a que beneficie a Fernando Haddad en las elecciones presidenciales que ganó Jair Bolsonaro. Lula, aunque ya estaba entre rejas, era el favorito en los sondeos hasta que su candidatura fue invalidada en setiembre por la justicia electoral.

En las conversaciones filtradas, el ex juez Sérgio Moro y ahora ministro de Justicia de Bolsonaro recomendó al fiscal Deltan Dallagnol que cambiara el orden de las etapas de la investigación, brindó consejos estratégicos y pistas, pidió que se agilicen las operaciones y anticipó decisiones, además de criticar y sugerir recursos al Ministerio Público.

The Intercept explicó que en Brasil la Constitución estableció el sistema acusatorio, en el que las figuras del acusador y del juzgador no pueden mezclarse ni intercambiar información. El juez debe analizar de forma imparcial los argumentos de acusación y defensa. Pero en las conversaciones entre las partes se muestra que el actual ministro de Justicia y Seguridad Pública tuvo influencia en el trabajo de ese organismo.

Otras conversaciones muestran como Dallagnol estaba preocupado por la solidez de las acusaciones presentadas contra Lula para condenarlo como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista entregado por una constructora a cambio de contratos con la estatal Petrobras.

Lula, que tiene una condena por ese caso de 8 años y 10 meses, siempre se declaró inocente y denunció una “persecución judicial” para impedir que su fuerza política, el Partido de los Trabajadores (PT), vuelva al poder.

The Intercept aseguró además que los mensajes publicados el domingo son “apenas el inicio” de una larga serie.

Repercusiones

El asunto generó reacciones políticas inmediatas y además incendió las redes sociales, con dos etiquetas: “#EuApoioLavaJato” y “#EuApoioTheInterceptBR” (“YoApoyoLavaJato” y “YoApoyoTheInterceptBR”).

Eduardo y Carlos Bolsonaro, dos de los hijos del presidente de Brasil, se pronunciaron a través de sus redes sociales sobre la investigación hecha por el periodista estadounidense Gleen Greenwald. Los hermanos se encargaron de atacar al ganador del Premio Pullitzer y acusarlo de ir en contra de la operación Lava Jato por estar casado con el periodista y diputado federal brasileño David Miranda, que representa al estado de Río de Janeiro y es afiliado al Partido Socialismo y Libertad, quien ingresó en lugar del diputado Jean Wyllys.

El concejal Carlos Bolsonaro tuiteó: “¿Será una impresión mía, o solamente en Brasil cierta prensa usa una invasión ilegal de algo privado, ignorando la invalidación judicial y la ilegalidad, sin que le importe divulgar con el único fin de quemar al gobierno de Bolsonaro y de defender al sistema? ¡Creo que ya vi esto antes!”.

“Gleen Greenwald, ex CNN, fue porta voz de Snowden para sacar todo lo que él sabía sobre datos confidenciales de Estados Unidos en el caso conocido como Wiki Leaks. Además de eso, Gleen vendió al exterior la tesis de que la acusación de Dilma fue golpe”, tuiteó Eduardo Bolsonaro.

Además, Eduardo Bolsonaro tuiteó una captura de pantalla del Instagram de Bernardo Küster, un periodista brasileño que subió una foto de Lula con Glenn Greenwald.

“El diputado David Miranda, que sustituyó a Jean Wyllys y que está ‘casado’ con Glenn Greenwald, del portal The Intercept, que filtró las conversaciones hackeadas de miembros de Lava Jato, ya fue acusado de amenazar la seguridad del gobierno británico con documentos del caso Snowden. ¿Coincidencia? Creo que no. En la foto, Glenn Greenwald y Lula. Tu eres el pequeño #SomosTodosLavaJato‬”, escribió Küster en el pie de la imagen.

El Ministerio Público Federal (MPF) reconoció que “el objetivo original del hacker era atacar la operación Lava Jato”, y que fue “tendencioso el contenido divulgado por el hecho de que las noticias estén siendo divulgadas por sitio con nítida orientación ideológica”.

Moro envió, por medio de su asesor de prensa una nota en la que criticó la publicación de The Intercept.

“Sobre los supuestos mensajes que me involucraron publicados en el sitio de The Intercept este domingo 9 de junio, lamento la falta de indicación de la fuente de la persona responsable de la invasión criminal de celulares de fiscales. Así como la postura del sitio, que no entró en contacto conmigo antes de la publicación, en contra de la regla básica del periodismo”, sostuvo.

“En relación al contenido de los mensajes que me citan, no se vislumbra ninguna anormalidad o direccionamiento de la actuación como magistrado, a pesar de haber sido retiradas de contexto y de sensacionalismo de las materias, que ignoran el gigantesco esquema de corrupción revelado por la operación Lava Jato”, agregó.

Glenn GreenWald, el hombre que sacó a la luz las conversaciones también tomó lugar en las redes sociales donde subió dos capturas de pantalla de un tuit de Eduardo Bolsonaro y otro de Paulo Coelho, y escribió: “¿Cuál es una fuente más confiable? Elección muy difícil”.

En la primera captura se lee: “@CaioCoppolla lo advirtió hace cuatro meses. Hoy un hacker “cualquiera” invadió “sin pretensiones” el celular de Moro y ahora filtra todo en The Intercept, que es el medio de Glenn Greenwald. ¿Sabés quien es Glenn? Él es el compañero del diputado David Miranda (PSOL-RJ) que entró en la vacante dejada por Jean Wyllys”.

“Vale recordar que @Ggreenwald es uno de los más serios y respetados periodistas del mundo, responsable por divulgar al mundo las arbitrariedades de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) sacadas a la luz por @Snowden”, escribió Coelho por su parte.

Greenwald además agregó un video en el que Moro explica que él no tiene ningún tipo de estrategia de investigación y que quien toma las decisiones e investiga son el Ministerio Público y la policía.

Bolsonaro no se pronunció

Según informó Folha de San Pablo, en una reunión que se dio en la mañana de este lunes, los presidentes de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia y David Alcolumbre, y del Tribunal Supremo Dias Toffoli, discutieron los detalles del caso que puedan derivar en distintas conclusiones en los próximos días.

Si bien el mandatario dejó a su hijo Eduardo a cargo de hacer una defensa de la operación Lava Jato, se espera que el mandatario hable ante los medios sobre el tema. De acuerdo a lo que informó Folha, Bolsonaro intentará alejarse lo más que pueda del caso para mantener su imagen.

La cúpula del Congreso Nacional ya ve la posibilidad de crear una Comisión Parlamentaria de Investigación sobre el caso de las filtraciones.

El Observador


Brasil | Celso Amorim: “Se debe anular el proceso y poner a Lula en libertad”

Tras la revelación de las pruebas que confirman la operación armada para encarcelar a Lula Da Silva en Brasil, el ex canciller Celso Amorim señaló que “ya había una duda bien fundada sobre la parcialidad de Moro, ahora hay hechos”. “Ahora esto va a pasar a la Corte Suprema, lo que hagan es un misterio, pero los hechos son muy fuertes, como para anular el proceso y poner a Lula en libertad”.

“Nosotros sabíamos todo esto, pero no en detalle. Es chocante el arreglo directo entre el juez y el fiscal”, señaló quien fue ministro de Relaciones Exteriores de Brasil entre 2003 y 2010. “No me llama la atención que lo mismo pase en Argentina, porque es un proceso que no se origina en Brasil”, agregó.

“Hoy ya no se pueden hacer intervenciones militares, así que ahora vienen las acciones mediático-judiciales”, dijo en referencia al rol de Estados Unidos en el lawfare que se vive en varios países de América Latina.

“Yo hincho para Alberto y Cristina ahí, y para Lula aquí”, afirmó Amorim, y agregó que “sería muy bueno” que el ex jefe de Gabinete gane las elecciones. “Tengo muchos amigos ahí: Cristina, Taiana, Alberto y muchos otros”.

Brasil de Fato

Juízes pela democracia defendem exoneração de Moro e ‘imediata soltura de Lula’

Em nota divulgada na noite de domingo (9) após a divulgação das reportagens do The Intercept sobre a colaboração possivelmente ilegal do ex-juiz Sérgio Moro com procuradores da Operação Lava Jato, a Associação Juízes para a Democracia (AJD) e a Associação Latinoamericana de Juízes do Trabalho (AJLT) defendem que o ex-presidente Lula deveria ser solto após as revelações feitas pelo site e Moro deve ser exonerado do cargo de Ministério da Justiça.

“As denúncias trazidas a público na data de hoje confirmam isso, revelando uma relação promíscua e ilícita entre integrante do Ministério Público e do Poder Judiciário”, diz a nota, que, na sequência, diz que os processos da Operação Lava Jato deveriam ser anulados diante dos fatos. “É absolutamente imprescindível e urgente, portanto, para o restabelecimento da plena democracia e dos princípios constitucionais no Brasil, a declaração de inexistência de todos os processos que se desenvolveram em razão da Operação Lava-Jato, inclusive daqueles que determinaram as condenações e a prisão do ex-Presidente Luís Inácio Lula da Silva, por flagrante violação ao artigo 254, IV, Código de Processo Penal e à Constituição da República”.

Ao final, consideram que a soltura de Lula e demais envolvidos na Lava Jato como necessária para a retomada do “Estado Democrático de Direito”. “A AJD e a ALJT, considerando que tais fatos não foram negados na nota expedida por Sérgio Moro, exigem a imediata soltura do ex-presidente Luís Inácio Lula da Silva e de todas as vítimas do processo ilícito relevado pelos diálogos que vieram a público na data de hoje, bem como a exoneração do Ministro Sérgio Moro e investigação dos integrantes do Ministério Público Federal referidos na aludida reportagem, atos essenciais para a retomada do Estado Democrático de Direito em nosso país, condição para a superação da crise político-institucional em curso e o retorno à normalidade democrática”, finaliza a nota.

Confira a seguir a íntegra da nota.

A ASSOCIAÇÃO JUÍZES PARA A DEMOCRACIA – AJD e ASSOCIAÇÃO LATINOAMERICANA DE JUÍZES DO TRABALHO – ALJT, entidades cujas finalidades abrangem, com destaque, o respeito absoluto e incondicional aos valores próprios do Estado Democrático de Direito, têm o compromisso de lutar, de forma intransigente, por uma democracia sólida e comprometida com a justiça, com a redução das desigualdades, com a dignidade da pessoa humana e com o fortalecimento da participação popular democrática e do bem estar da população, como exige a nossa Constituição, e por isso vêm a público manifestar-se diante das informações divulgadas pelo jornal The Intercept Brasil, na reportagem publicada na data de hoje, sobre comunicações realizadas entre o procurador federal Deltan Dallagnol e o atual Ministro da Justiça Sergio Moro.

As denúncias contidas em tal reportagem revelam que quando ainda exercia função de Juiz na operação Lava-Jato, o atual Ministro Sérgio Moro aconselhou, ordenou, e, em determinados momentos, agiu como órgão acusador e investigador, num verdadeiro processo inquisitorial. A notícia revela seletividade, discriminação e violações de direitos humanos e princípios constitucionais, algo que já vem sendo insistentemente denunciado por nossas entidades.

No curso dos processos que culminaram com a prisão do ex-presidente Luís Inácio Lula da Silva, a fixação da elástica competência do órgão jurisdicional que concentrou os julgamentos relativos à operação Lava Jato, ao arrepio das normas processuais aplicáveis e do devido processo legal; o abandono do elementar princípio da congruência entre denúncia criminal e sentença e a não demonstração com prova robusta de todos os elementos constitutivos do tipo penal invocado na imputação, como no caso do ato de ofício para a caracterização de corrupção passiva, além de critérios ad hoc, exóticos e inéditos de dosimetria da pena definida, já indicavam a possibilidade, a probabilidade e a razoabilidade da percepção da prática de lawfare.

As denúncias trazidas a público na data de hoje confirmam isso, revelando uma relação promíscua e ilícita entre integrante do Ministério Público e do Poder Judiciário.

Não há falar em Democracia, sem um Poder Judiciário independente, imparcial e comprometido com o império dos direitos humanos e das garantias constitucionais, sobretudo o devido processo legal e a presunção de inocência, para a realização de julgamentos justos, para quem quer que seja, sem qualquer discriminação ou preconceito, sem privilégios ditados por códigos ocultos e sem a influência de ideologias políticas ou preferências e crenças pessoais.

É absolutamente imprescindível e urgente, portanto, para o restabelecimento da plena democracia e dos princípios constitucionais no Brasil, a declaração de inexistência de todos os processos que se desenvolveram em razão da Operação Lava-Jato, inclusive daqueles que determinaram as condenações e a prisão do ex-Presidente Luís Inácio Lula da Silva, por flagrante violação ao artigo 254, IV, Código de Processo Penal e à Constituição da República.

A AJD e a ALJT, considerando que tais fatos não foram negados na nota expedida por Sérgio Moro, exigem a imediata soltura do ex-Presidente Luís Inácio Lula da Silva e de todas as vítimas do processo ilícito relevado pelos diálogos que vieram a público na data de hoje, bem como a exoneração do Ministro Sérgio Moro e investigação dos integrantes do Ministério Público Federal referidos na aludida reportagem, atos essenciais para a retomada do Estado Democrático de Direito em nosso país, condição para a superação da crise político-institucional em curso e o retorno à normalidade democrática.

sul21


Nota do PT: crimes da Lava Jato comprovam perseguição a Lula e atentam contra a democracia

A divulgação das mensagens trocadas entre o ex-juiz Sergio Moro e os procuradores da Força-Tarefa da Lava Jato confirmam, a toda prova, o que o PT e a defesa de Lula sempre denunciaram: Moro, Dallagnol e seus parceiros agiram de forma combinada para criar uma farsa judicial, forjando acusações com o objetivo político de impedir a vitória de Lula e do PT nas eleições presidenciais.

Ao contrário do que afirmam hoje para tentar abafar suas ações ilegais, Moro e os procuradores da Lava Jato ultrapassaram todas as fronteiras da legalidade e do estado democrático de direito. Cometeram crimes contra a liberdade de Lula, contra o direito de defesa e o devido processo legal e, principalmente, contra a soberania do povo no processo eleitoral.

Entre outras revelações, as mensagens provam que:

1) A Força-Tarefa da Lava Jato mentiu sobre o tríplex do Guarujá, pois Deltan Dallagnol reconhece que nunca teve provas de que pertenceria a Lula;
2) A Força-Tarefa mentiu deliberadamente ao estabelecer uma falsa ligação entre o tríplex e os contratos da OAS com a Petrobrás, outro crime confessado por Dallagnol;
3) Sergio Moro cometeu deliberadamente um crime ao vazar diálogos de Lula com a ex-presidenta Dilma, o que foi planejado com a Força Tarefa;
4) Sergio Moro mentiu para o STF ao pedir “escusas” pelo grampo de Lula e Dilma, do qual ele se vangloria em mensagem a Dallagnol;
5) A Lava Jato atuou para impedir a eleição candidato do PT, Fernando Haddad, como está claro nas mensagens para impedir a entrevista de Lula em setembro de 2018.

Não há máscara capaz de esconder a verdadeira face da Lava Jato, que se comprova ter sido uma operação política mal disfarçada como ação de combate à corrupção. As mensagens somam-se à série de arbitrariedades cometidas ao longo do processo e que afetaram não somente Lula e o PT, mas o estado de direito. Nem mesmo a Globo e a mídia que a segue, cúmplices ativas desse atentado contra a democracia, o direito e a justiça, podem mais esconder a realidade.

As revelações do site The Intercept Brasil expõem a real dimensão da trama criminosa, em conversas que cobrem de vergonha o sistema judicial brasileiro. Comprovam a parcialidade de Moro e sua atuação como maestro de uma denúncia manipulada desde o início. Expõem o escandaloso grau de corrompimento de agentes do estado que deveriam defender a lei e promover a justiça mas fizeram o contrário.

As mensagens comprovam, até para os que se recusavam a enxergar os fatos, que Lula é um preso político, condenado e encarcerado sem ter cometido crime nenhum, a não ser o de ameaçar, com a força do povo, o resultado eleitoral tramado pelos poderosos.

Moro e seus procuradores terão de responder por seus atos criminosos – os já conhecidos e os que ainda serão revelados – e pelo papel desempenhado na eleição de Jair Bolsonaro, que os recompensou com a nomeação para cargos elevados na República. São responsáveis pela instalação de um governo que entrega a soberania nacional, retira direitos do povo, dilapida o patrimônio público e mergulha o país na barbárie.

O PT conclama todos as forças democráticas, os movimentos sociais, a comunidade jurídica nacional e internacional a se levantar em repúdio às arbitrariedades agora confirmadas e em defesa do estado direito. O que está em causa é o País, a liberdade e o direito. As arbitrariedades cometidas, caso fiquem impunes, podem continuar atingindo todo e qualquer cidadão e a própria democracia.

Lutaremos pela justiça em todas as frentes: no Judiciário, no Parlamento, nas instâncias de controle da Magistratura e do Ministério Público, nos organismos internacionais e principalmente nas ruas e nos meios independentes de comunicação, para que a vergonhosa verdade seja conhecida dentro e fora do país.
Não descansaremos enquanto não houver a nulidade dos atos de exceção promovidos por Moro e a devida punição para os criminosos da Lava Jato; enquanto não for feita justiça para Lula e restabelecida a plenitude do estado de direito democrático em nosso país.

Punição para os crimes da Lava Jato!

Lula Livre!

Comissão Executiva Nacional do Partido dos Trabalhadores

Lula


‘Confiamos irrestritamente no ministro Moro’, diz Bolsonaro

O Secretário de Comunicação da Presidência, Fabio Wajngarten, disse nesta segunda-feira (10) que o presidente Jair Bolsonaro manifestou confiança em seu ministro da Justiça, Sérgio Moro, depois que o site The Intercept divulgou mensagens em que ele aparece orientando o procurador Deltan Dallagnol na farsa da ação que condenou o ex-presidente Lula.

Segundo o G1, Wajngarten disse que informou Bolsonaro sobre o vazamento no domingo (9) e voltou a conversar sobre o caso com o presidente por volta das 6h30 desta segunda. Nos dois momentos, segundo Wajngarten, Bolsonaro repetiu a afirmação: “Nós confiamos irrestritamente no ministro Moro”.

Brasil 247


VOLVER