Brasil – Lava Jato: Moro habló ante el Senado de “ataques a la lucha contra la corrupción” y dijo que los mensajes son legales

Moro ante el Senado negó la ilegalidad en sus mensajes con los fiscales de Lava Jato

El exjuez de Lava Jato y actual ministro de Justicia brasileño, Sergio Moro, compareció este miércoles ante la Comisión de Constitución y Justicia del Senado (CCJ) del Senado para responder a preguntas sobre los mensajes que habrían sido intercambiados por medio de la aplicación Telegram entre él y fiscales del caso.

El ministro resaltó que los mensajes fueron obtenidos de manera ilícita y defendió que, aunque sean “parcialmente auténticos”, no presentaban indicios de ilegalidad o de parcialidad.

“No estoy diciendo que reconozco autenticidad de esos mensajes, pero de los textos que he leído, yo y otras personas no hemos visto ninguna especie de infracción”, expresó.

Moro resaltó que en la tradición jurídica brasileña la conversación entre jueces, fiscales, delegados y abogados es ordinaria.

También señaló que los mensajes divulgados pueden haber sido “total o parcialmente adulterados” y puso en duda la fidelidad de la aplicación Telegram, la cual dijo que dejó de utiliar porque “en aquella época se informaron invasiones en las elecciones estadounidenses”.

“Creo que esa aplicación de origen ruso no era tan segura. Tiene algunas cosas que eventualmente puedo haber dicho, tiene algunas cosas que me causan extrañeza”, dijo y agregó, aunque sin presentar pruebas, que la invasión a celulares de fiscales fue hecha de manera orquestada por una organización criminal.

“No es un adolescente con espinas delante de la computadora, sino un grupo delictivo estructurado”, denunció al considerar que se trata de un ataque no sólo a la Lava Jato y al combate a la corrupción, sino también contra las instituciones.

Sobre las publicaciones de The Intercept Brasil dijo que eran”sensacionalistas”, y reiteró su critica a que no le hayan consultado antes de publicar.

“La cuestión aquí es la invasión delictiva de hackers para obstaculizar investigaciones anticorrupción. No se ve ningún ilícito en esos supuestos mensajes”, insistió Moro.

Que aseguró que nunca habló con Bolsonaro sobre la posibilidad de ser su ministro durante la campaña electoral: “Cuando sentencié al ex presidente (Lula) en el 2017 no tenía el menor contacto con el actual presidente Jair Bolsonaro”, dijo.

En su crítica a la publicación de The Intercep criticó que “si el sitio web dice que tiene pruebas de graves ilícitos cometidos por fiscales, jueces involucrados en esa operación, por qué no toma el material y entrega a una autoridad sin perjuicio?”.

“Allí se podrá verificar por entero, el contexto en el cual fue insertado y principalmente verificar si el material es auténtico o no. No hay ninguna demostración del origen de ese material. ¿Cómo se puede afirmar que ese material es auténtico o no?”, indagó.

Por su parte Glenn Greenwald, periodista a cargo de la investigación, respondió a las criticas de Moro y escribió en su cuenta de Twitter: “no hay un solo país en el mundo democrático donde los periodistas ‘entreguen’ su material periodístico a la policía o a los tribunales para su inspección antes de su publicación, como Moro requiere. Como juez, debe entender que una prensa libre está explícitamente protegida en la Constitución”.

LR 21


Moro asegura que existe un “grupo criminal” que busca atacar “las instituciones” y la “lucha contra la corrupción” en Brasil

El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, dijo este miércoles en el Senado que existe un “grupo criminal” que pretende “atacar” a “las instituciones” y a la “lucha contra la corrupción” que él encarnó cuando fue juez.

El ministro respondió de esta manera a los mensajes publicados por el portal The Intercept que revelaron las conversaciones que Moro tuvo como juez a cargo de la operación anticorrupción Lava Jato con los fiscales del caso, que ponen en tela de juicio el proceso que llevó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Hoy, The Intercept publicó que los fiscales del caso fingieron investigar al expresidente Fernando Henrique Cardoso, algo que no contó con la simpatía de Moro.

Los mensajes publicados por la investigación del medio The Intercept fueron obtenidos con un “hacker” anónimo, según este medio, pero Moro hoy, al comparecer ante la Comisión de Constitución y Justicia del Senado, dijo que se sospecha de que se trata de un “grupo organizado” que pudiera pretender “minar los esfuerzos anticorrupción” de la “sociedad brasileña”, según recoge la agencia Efe.

Moro volvió a negar que hubiera acordado acciones en el marco de la operación Lava Jato con los fiscales del Ministerio Público, aunque admitió que conversaba con ellos sobre la marcha de los procesos, así como con los abogados de los “centenares” de los acusados. “Eso es normal en la tradición jurídica de Brasil y de otros países”, sostuvo.

El ministro aprovechó la oportunidad para presentar “algunos datos” sobre la operación Lava Jato: “Más de 90 denuncias. 45 sentencias. 291 acusados. 211 condenas. 298 pedidos de prisiones cautelares y 207 fueron aceptadas”, y “en todos los casos con pruebas muy sólidas”, en las que hasta aparecían “millonarias cuentas” bancarias en el exterior, declaró. También sostuvo que la operación resultó en decenas de acuerdos de colaboración judicial con los acusados y permitió hasta ahora recuperar para el Estado cerca de 600 millones de dólares desviados por la corrupción.

Sobre los mensajes publicados por The Intercept, Moro insistió en que desconoce su “autenticidad”, porque pudieron ser “editados total o parcialmente”. “Se intenta crear una situación de escándalo que en el fondo es inexistente”, aseguró.

La Diaria


Exjuez que condenó a Lula dice ser víctima de venganza política

El exjuez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, afirmó este miércoles que los supuestos diálogos divulgados por el sitio de información The Intercept Brasil constituyen un ataque “sensacionalista” y un “revanchismo” por su trabajo, y no cuestionan su imparcialidad al frente de la operación Lava Jato.

“Pensé que saliendo de la magistratura y al asumir una posición de ministro, ese revanchismo, esos ataques a mi trabajo como juez que enfrentó la corrupción aplicando la ley, se acabarían. Pero por lo visto, me equivoqué”, afirmó Moro en una sesión de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado.

“Hubo una invasión criminal (de teléfonos celulares) por parte de un grupo organizado con el objetivo de invalidar condenas por corrupción y lavado de dinero u obstruir investigaciones en curso, que pueden afectar a personas poderosas, o simplemente atacar las instituciones brasileñas”, agregó el ministro.

Moro no reconoce la autenticidad de los mensajes, pero asegura que, de ser verdaderos, no muestran ninguna actitud incorrecta de su parte.

La primera salva de filtraciones de presuntos mensajes de Moro y fiscales de Lava Jato apuntaron a la imparcialidad del exjuez de la mayor operación anticorrupción de la historia de Brasil y sugieren que pudo haber conspirado para mantener al expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva fuera de la carrera presidencial de 2018.

Según The Intercept, los mensajes “muestran, entre otros elementos, que los fiscales de Lava Jato hablaban abiertamente sobre su deseo de impedir la victoria electoral del Partido de los Trabajadores (PT)” y que “el juez Sergio Moro colaboró de forma secreta y antiética con los fiscales de la operación para ayudar a montar la acusación contra Lula”.

Lula fue condenado por Moro en 2017 a 9 años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. Tal condena fue confirmada por un tribunal de apelaciones y fue detenido en abril de 2018, y su pena fue confirmada por una corte superior, pero reducida a 8 años y 10 meses.

Las elecciones fueron ganadas por el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien designó ministro de Justicia a Moro, convertido en símbolo de lucha contra la impunidad.

Sin embargo, Moro negó este miércoles haber tenido contacto alguno con Bolsonaro al proferir su primera sentencia, en julio de 2017.

“No conocía al presidente Jair Bolsonaro. Hubo un encuentro casual en un aeropuerto, si no me equivoco en 2016, en un aeropuerto. Me lo crucé rápidamente y lo saludé. Nos encontramos nuevamente el 1 de noviembre de 2018, cuando formalizó su invitación para ser ministro”.

También alegó que en el sistema judicial brasileño, donde el magistrado encargado de la instrucción de un proceso es el mismo que luego juzga el caso, “no es inusual que un juez converse con un abogado, con un fiscal, con la policía”.

“Aunque no reconozca que los mensajes son auténticos o que puedan haber sido parcial o totalmente adulterados, muchas personas no identificaron, contrariando el sensacionalismo del sitio [The Intercept], ilícitos ni cualquier especie de desvío ético”, sostuvo Moro, quien afirma no utilizar Telegram desde 2017 y no poseer más los supuestos mensajes.

El periodista estadounidense radicado en Brasil Glenn Greenwald, cofundador de The Intercept, rebatió a través de Twitter las declaraciones del ministro. “Nadie alegó jamás, y mucho menos probó, que cualquier cosa que publicásemos fuese alterada”, escribió.

“Es porque todos -especialmente Moro y los miembros de Lava Jato- saben que son auténticos”, añadió Greenwald.

The Intercept Brasil asegura que esa fue apenas un primer adelanto, pues dispone de más mensajes en espera de divulgación.

“Ya empezamos a trabajar con otros periódicos, revistas y periodistas en esos materiales”, añadió Greenwald, cuyo sitio ha ido divulgando las revelaciones con cuentagotas.

La operación Lava Jato, que desde 2014 ha puesto al descubierto una vasta red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos con la estatal Petrobras, colocó a prominentes empresarios y políticos de todo el espectro tras las rejas.

Sus críticos afirman que Moro apuntó más contra el expresidente y el PT que contra los demás. “Nunca actué en ese proceso movido por cuestiones ideológicas o político-partidarias”, reiteró Moro este miércoles.

El Tiempo


Piden renuncia a exjuez Moro y se disculpe con millones de brasileños

El senador Humberto Costa, del Partido del Trabajo, pidió hoy al exjuez y actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, que renuncie y se disculpe con el pueblo brasileño.

‘Moro, has engañado a millones de brasileños. Discúlpate y ten la humildad de renunciar, porque no depende de una persona con todas estas acusaciones serias ser jefe de la policía federal’, enfatizó durante la comparecencia de Moro ante la Comisión de Constitución y Justicia del Senado.

Moro acudió a esa instancia para declarar sobre las revelaciones de The Intercept Brasil de conversaciones que lo incriminan en una conspiración contra la reelección del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Dichas conversaciones sugieren que actuó con parcialidad al condenar en 2017 a nueve años y medio de cárcel por corrupción y lavado de dinero al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El ministro dijo en su defensa que la divulgación de sus conversaciones no son más que un ataque ‘sensacionalista’ y un ‘revanchismo’ por su trabajo.

De acuerdo con The Intercept Brasil, Moro y fiscales del caso Lava Jato intercambiaron mensajes parcializados en evidente conspiración para sacar a Lula de la carrera presidencial de 2018 e impedir la victoria electoral del Partido de los Trabajadores (PT).

En dichos comicios ganó Jair Bolsonaro, pero Moro dijo en la comparecencia que no lo conocía y solo tuvo un encuentro casual con él en un aeropuerto, en el año 2016.

Lula fue condenado por Moro en 2017, condena que confirmó un tribunal de apelaciones.

El líder del PT y el más popular presidente brasileño fue detenido en abril de 2018, aunque su condena fue reducida a ocho años y 10 meses.

‘Nadie alegó jamás, y mucho menos probó, que cualquier cosa que publicásemos fuese alterada. Es porque todos -especialmente Moro y los miembros de Lava Jato- saben que son auténticos’, escribió en Twitter Glenn Greenwald, cofundador de The Intercept Brasil

Prensa Latina


VOLVER