Chile | Ana Muga, integrante de No+AFP: “La situación de los jubilados y las jubiladas sigue empeorando”

Entrevista a Ana Muga, a cargo de las comunicaciones del movimiento No+AFP

Por Carla Perelló, de la redacción de Nodal

El movimiento que exige un cambio en el sistema jubilatorio y de pensiones en Chile viene creciendo al menos desde 2016. No+AFP, la coordinadora que impulsa la erradicación de las Administradoras de Fondos de Pensiones por un sistema más solidario se fortalece y reclama ante el gobierno de Sebastián Piñera que desde fines del 2018 impulsa las reforma previsional y laboral en el Congreso de la Nación. En esta entrevista con NODAL, Ana Muga, a cargo de las comunicaciones de la coordinadora nacional del movimiento NO+AFP, cuenta las estrategias para resistir esta coyuntura.

Ya van varias marchas que convocan desde NO+AFP y organizaciones sociales, políticas y partidarias, esta vez marcharon bajo la consigna “Basta ya de abusos, basta ya de corrupción”, ¿cuál es la situación de las y los jubilados en Chile?

Convocamos a una jornada de indignación y protesta nacional contra todos los abusos que estamos sufriendo. Esta es una forma de coordinación con todos los movimientos sociales que existen en el país y estamos todos detrás de lo mismo: mayor justicia social en salud, en educación, contra las AFP, por mejores condiciones de vida, contra la precarización en general que vivimos los trabajadores y las trabajadoras en este país. La idea principalmente es aglutinar, juntar fuerza, para seguir en una pelea en la que estamos todos involucrados para terminar con la discriminación exacerbada y la injusticia social. La situación de los jubilados y las jubiladas sigue empeorando y por eso es el gran apoyo que tenemos para la existencia de la coordinadora No+AFP. La situación va a seguir empeorando porque sigue la capitalización individual en la que se basa el sistema planteado y no da soluciones.

El gobierno está impulsando también una reforma previsional y una nueva ley laboral contra las que ustedes también se han manifestado, ¿podría mencionar los principales puntos críticos de estas iniciativas?

La propuesta del presidente Piñera va en el sentido de seguir fortaleciendo las AFP, que mantengan la administración del 10 por ciento de nuestro salario todos los meses, que mantenga en sus manos todo el fondo que tenemos ahorrado y al que nosotros no tenemos ninguna posibilidad de llegar. El gobierno propone seguir fortaleciendo las AFP otorgando un 4 por ciento más de administración. Ese punto todavía tiene varias propuestas en el Congreso de la Nación donde se plantea que los fondos puedan ser administrados por otro ente, pero con la misma idea de capitalización individual. O sea, que cada persona junta para su propio ahorro. Con sueldos tan bajos como los que manejamos es imposible que el ahorro genere una pensión digna en el momento de la jubilación. Entonces, lo que nosotros estamos exigiendo es un sistema de reparto con aporte tripartito en el que participen el Estado, el empleador y la o el trabajador y que eso vaya a una cuenta solidaria donde la gente reciba según lo que ganó durante su vida. La idea es una tasa de reemplazo de su salario que no sea inferior al 70 por ciento de su sueldo. Hoy día la pensión que se recibe en comparación al sueldo en vida activa no llega al 20 o 25 por ciento y empeora para las mujeres.

Entre las demandas figura el fin a la violencia de género. ¿Qué reclaman en este aspecto? ¿Qué lugar tiene el movimiento feminista en esta articulación?

Nuestra propuesta contempla una mejora sustancial para las mujeres a la edad de jubilarse. Se le otorgan cinco años más de cotizaciones emparejando la edad de jubilación con la de los hombres. Nosotros estamos porque se mantengan las edades que hay actualmente para la jubilación, que son a los 60 las mujeres y a los 65 los varones. Todas las políticas que está haciendo el gobierno actual están orientadas para aumentar la edad jubilatoria de las mujeres. De hecho, todos los “beneficios” que está otorgando son para las mayores de 65 años, entonces, también está forzando una jubilación más tardía de las mujeres. El movimiento feminista cruza toda nuestra coordinadora liderada incluso por mayoría mujeres. Nosotras tenemos muy claro los conceptos de equidad, de solidaridad. Como mujeres los tenemos mucho más internalizados, es mucha más parte nuestra, y eso lo transmitimos dentro de nuestra vida y organización. Es muy importante el rol que estamos jugando organizadas, es vital. Tenemos dirigentas sindicales de todo tipo, están en el sector de la salud, del comercio, bancarias, estudiantes, están organizadas y son fundamentales en nuestro trabajo. Entre todas estamos empujando este carro para conquistar seguridad y justicia social en un país tan injusto como este.

¿Cómo se sigue de ahora en más ante las reformas previsionales y laborales? ¿Hay planificadas otras movilizaciones o acciones dentro del Congreso?

Nuestra estrategia está dividida en tres. En la legislativa presionando y estando atentos y atentas a lo que se discute y dando a conocer nuestra posición. En la judicial estamos por presentar demandas en todo el país exigiendo nuestros recursos previsionales. Y estás dos áreas siempre deben ir acompañadas de movilización social. Estamos en el inicio de la coordinación que estamos creando con el más amplio arco de organizaciones sociales para responder en conjunto contra los ataques a los derechos del pueblo trabajador. Se vienen nuevas movilizaciones y de mayor envergadura y estamos creando el tejido para que así sea.


VOLVER