Cinco tecnologías de bajo costo que ayudan a proteger el medioambiente de América Latina

La riqueza natural de América Latina es innegable. Es un motivo de celebración y preocupación. Por ejemplo, la región posee la mayor diversidad de flora del mundo, pero al mismo tiempo el 46% de la minería global y los conflictos socioambientales, según el Instituto Nacional de Desarrollo y Recursos Nacionales de Canadá.

Entre 1990 y 2015 la región perdió más de 96 millones de hectáreas de bosque. La población de animales vertebrados disminuyó en un 89% entre 1970 y 2014.

Frente a la alarmante pérdida de biodiversidad, América Latina está buscando soluciones para sus desafíos de conservación múltiple y adaptación y mitigación del cambio climático.

Aquí hay 5 maneras en que los latinoamericanos están utilizando tecnologías innovadoras y de bajo costo para mejorar la gestión de desechos, monitorear la minería ilegal, la tala y la caza, y rastrear especies invasoras.

Bioacústica para monitorear áreas protegidas

Audiomoth es un dispositivo de grabación bioacústico (el estudio de ruidos de animales) fácil de usar y asequible. Registra la duración y la frecuencia de los ruidos de los animales y utiliza algoritmos programados por computadora para determinar qué especies están presentes en ciertas áreas.

El precio de un dispositivo generalmente oscila entre 200 y 700 dólares y se requieren varios para obtener una información completa. Por esta razón, investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido), en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) crearon Audiomoth, un monitor que utiliza piezas más baratas y cuesta entre 23 y 46 dólares.

Una nueva versión del dispositivo está diseñada para capturar también el sonido de las balas y las sierras eléctricas: señales reveladoras de tala ilegal y caza furtiva, un comercio que vale más de 50.000 millones de dólares anuales, según el Programa de Medio Ambiente de la ONU.

Los conservacionistas de la Reserva Natural Tapir Mountain de Belice, que tienen pocos recursos para combatir actividades ilegales, han utilizado Audiomoth, al igual que las comunidades indígenas de la península de Yucatán, en el norte de México, que identificaron a los grandes felinos en el Bosque Negro.

Datos geoespaciales contra el cambio climático

Jaime Rodrigo Varas fue testigo de cómo una inundación de 2015 en el municipio chileno de Chañaral destruyó más de 200 viviendas y se llevó 80 vidas porque era difícil ver las señales de evacuación. Se obsesionó a desarrollar una aplicación de teléfono móvil que utiliza datos geoespaciales para informar a los usuarios sobre áreas propensas a inundaciones, rutas de evacuación y puntos de reunión. Incluso permite que personas desaparecidas suban su ubicación.

Los datos geoespaciales son información sobre ubicaciones en la Tierra. Utiliza fotografías de satélites. El gobierno chileno ha puesto estas imágenes a disposición del público, permitiendo a Varas modelar las rutas de evacuación y trazarlas en un mapa, sin licencia. El resultado fue Thaki .

Libres de licencias, otras comunidades susceptibles a los efectos del cambio climático pueden usar Thaki y adaptarlo a sus necesidades.

Una aplicación contra la mala gestión de los residuos

En 2017, un equipo de ocho voluntarios en Quito, Ecuador, inició ReciVeci, una aplicación de teléfono celular que permite a los residentes entregar residuos reciclables directamente a los recicladores locales. La aplicación indica quién es el reciclador local, cómo contactarlos y cómo entregar los desechos. Más de 200 recicladores están en la base de datos.

La aplicación tiene Recipuntos, o “puntos de reciclaje”. Por cada transacción de materiales reciclables realizados, los ciudadanos reciben puntos que pueden intercambiarse por alimentos y servicios.

La aplicación es gratuita y está disponible para Android e IOs. Puede ser ampliamente utilizado ya que en Ecuador cada familia tiene al menos un teléfono celular con acceso a internet. Una actualización de la aplicación recibirá comentarios de los recicladores, que solo requieren un teléfono celular con un servicio de mensajería sin conexión. La tercera etapa incluirá empresas y podría extenderse a otras ciudades de Ecuador.

Drones contra especies invasoras

El exastrofísico del Laboratorio de Innovación del Banco Mundial, Bruno Sánchez-Andrade, desarrolló un dron que captura constantemente fotos a cierta altura, monitoreando los caminos de los cazadores furtivos. Los cambios de color en las imágenes tomadas en diferentes momentos permiten a Sánchez-Andrade crear un modelo 3D del terreno. Esto permite detectar cambios en la densidad de vegetación y especies invasoras.

Los drones de Sánchez-Andrade descubrieron la gayomba amarilla, una planta ornamental, pero invasiva nativa del sur y oeste de Europa, en biosferas protegidas en Ecuador. La flor puede alterar la estructura y abundancia de las especies nativas, impidiendo su regeneración e impactando los ciclos del agua. Su equipo también llevó el proyecto al Parque Nacional El Impenetrable en Argentina, un área con un grave problema de caza furtiva.

Se puede capacitar a la población local para que use los drones para monitorear las áreas protegidas y procesar los datos.

Mapas satelitales contra la deforestación

Carlos Mazabanda, coordinador del equipo de Amazon Watch en Ecuador, quería estudiar los impactos de la mina de cobre El Mirador, un proyecto dirigido por la empresa de propiedad china Ecuacorriente SA Sin embargo, el análisis de esta remota región amazónica de Ecuador es arriesgado y complejo.

Usando imágenes satelitales, podrían estudiar la deforestación de manera más segura, al encontrarla se ha destruido 9.928 hectáreas .

Mazabanda se alió con Digital Globe , Planet y Amazon Conservation Team , que tienen las licencias para obtener imágenes satelitales. Una vez obtenido, el usuario puede detectar los procesos iniciales de deforestación, como los asentamientos humanos.

Esta representación visual de un problema a menudo remoto causó indignación entre los ecuatorianos y las imágenes se volvieron virales. Los medios de comunicación prestaron atención al tema y la presión llevó a la prohibición de la explotación minera en algunas áreas.

Sin embargo, el controvertido proyecto Mirador continúa y se espera que comience a extraer metales en los próximos dos años.

Semana