Continúan las protestas que exigen la renuncia del presidente Moise

La crisis política haitiana se recrudece con las protestas que, desde hace varias semanas, se realizan en demanda de la dimisión del presidente Jovenel Moïse y para que se castigue a quienes habrían malversado los fondos de Petrocaribe.

Mientras tanto, el país se mantiene casi paralizado económicamente, la miseria sigue castigando a las mayorías, y los jóvenes cada vez tienen menos posibilidades de mejorar sus condiciones de vida.

Es una situación preocupante que se expresa en el clamor de cientos de personas que salen a diario a protestar, y que colocan en pancartas sus reclamos con frases como “La juventud quiere trabajar, no solo quiere sexo como entretenimiento”, “JoJo (el apodo de Jovenel Moïse) toma tu título de ingeniero y danos un presidente”.

Sin embargo, no todos están conscientes de la problemática, pues muchos asisten a las manifestaciones pensando que se trata de un entretenimiento más y se unen a las marchas atraídos por la música, o por el dinero que le pagan algunos organizadores, según el rumor que corre de boca en boca y por las redes sociales.

Una situación caótica. La crisis haitiana ha empeorado desde que el 31 de mayo pasado la Cámara de Cuentas de Haití presentó un reporte sobre el uso de los fondos de Petrocaribe, cuyos resultados arrojaron que la empresa Agritrans, del presidente Moïse, utilizó en el 2014 “estratagemas de malversación de fondos”.

Las manifestaciones populares se mantienen desde el día 9 de este mes, con consecuencias desastrosas: el país está prácticamente paralizado, las escuelas cierran antes de la fecha prevista, la prensa es objeto de ataques, y de hecho fue asesinado el pasado 10 de junio el periodista Pétion Rospide.

Además, la zona del Artibonito es controlada por bandas armadas, por lo que alrededor de 2,000 personas se han desplazo a otros lugares por temor a morir.

La situación se complica más, ya que Haití tiene solo 16 mil policías, y a mitad de la ejecución del Plan de Modernización de la Policía Haitiana (2017- 2021), el Estado solo ha desembolsado el 15% de los 669 millones dólares que tenía que haber ejecutado.

La miseria se agudiza. Según el ministro de Economía y Finanzas, Ronald Décembre, el gourde haitiano se despreció en 24%, ya que se necesitan casi 100 gourdes para adquirir un dólar americano.

Además, el ministro agrega que el crecimiento que estaba previsto en 2.8% para el 2019 puede terminar en menos de 1%, mientras la tasa de inflación es de 17.7%.

Comer una vez al día en Haití era ya un lujo para mucha gente con el aumento de los precios de los alimentos.

Con las manifestaciones y huelgas la situación de hambruna se ha agravado, mientras en ciertas partes de las alturas de Petionville, todo ocurre como si no hubiera nada y muchos políticos viven ajenos a las precariedades económicas.

El reclamo de la salida de Jovenel Moïse del poder. La casi totalidad de los sectores haitianos exige la dimisión del presidente Moïse, a quien le faltan dos años y siete meses para terminar su mandato.

El mandatario está vinculado a actos de corrupción, y también es considerado responsable de la crisis por ser irresponsable e incapaz.

El sector privado, que contribuyó con la elección del presidente, declaró en un comunicado que este último no es parte de la solución del problema.

Los jóvenes llamados “petrochallengers”, que se han movilizado desde el mes de agosto del 2018 para que sean enjuiciados los que habrían despilfarrado los fondos del programa Petrocaribe, exigen también la dimisión del presidente.

La Iglesia Católica y las evangélicas, un grupo de unos 30 escritores, y otro de unos 60 profesores de la universidad estatal, los partidos políticos excepto el RDNP, también piden la salida de Moïse. Es más, algunos partidos ya hablan del plan después de la salida del presidente.

La solución de la comunidad internacional. La comunidad internacional, especialmente, los Estados Unidos y Canadá, aboga por un “diálogo sincero e inclusivo” para salir de esta crisis.

Una misión de la OEA, por solicitud del canciller haitiano Edmond Bocchit, llegó Haití el miércoles 19 de este mes, con la misión de facilitar el diálogo entre el presidente y los que reclaman su dimisión.
La delegación está conformada por el embajador de los Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, quien preside el Consejo Permanente de la organización hemisférica, y Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

La misión terminó, según un artículo de Miami Herald, pidiendo a la oposición retroceder y al presidente empezar a gobernar. Habrá que ver si las recomendaciones de la OEA se aplicarán en medio de tanto caos, y la determinación y voluntad casi unánime de la dimisión del presidente.

La incapacidad de los líderes haitianos. La división entre los haitianos imposibilita una solución haitiana a la crisis. La oposición que reclama la salida del presidente está dividida; los jóvenes “Petrochallengers”, que serían unos líderes emergentes también están divididos y funcionan en facciones.

El sector privado también está dividido, y es criticado porque buscaría sus intereses particulares y no el bien del país.

HOY


L’OEA appuie Moïse et propose une commission d’audit sur Petrocaribe

Le président Jovenel Moïse avait annoncé mercredi via un tweet avoir rencontré les représentants de l’OEA dans le cadre de leur visite en Haïti, mais c’est via le Miami Herald qu’un officiel de l’OEA a révélé les deux messages de l’organisation aux différents acteurs impliqués dans la crise que connaît le pays. Aux opposants, le message est le suivant: “Si vous n’aimez pas Jovenel Moïse, la solution est d’aller aux élections. Nous n’allons pas lui demander de démissionner ». Et voici le message adressé au président: « Vous devez gouverner, et maintenant, ce n’est pas ce que vous faîtes ».

Le chef de l’Etat n’a pas vraiment d’objection à ce sujet, mais plutôt des préoccupations à exprimer, dont le problème de la majorité au Sénat de la République, où quatre sénateurs bloquent depuis des semaines le processus de ratification de la politique générale de son Premier ministre nommé Jean Michel Lapin. “Vous n’avez pas besoin d’une majorité absolue”, lui ont répondu les représentants de l’OEA, selon le Miami Herald.

D’autre part, la délégation, dont la présence en Haïti avait été sollicitée par le ministre des Affaires étrangères et des cultes, Bocchit Emond, a proposé au président de constituer une commission d’experts internationaux en matière de finances pour contribuer à faire la lumière sur l’affaire Petrocaribe, déterminer le montant exact des fonds volés de ce programme vénézuélien et fixer les responsabilités. Ce à quoi Moïse a donné son accord, ce dernier insistant sur le fait qu’il n’a “rien à cacher”, toujours selon le journal américain.

Ni chaud, ni froid

Il faut faire sortir que durant sa courte visite, la délégation de l’OEA a rencontré d’autres acteurs de la société civile, des partis politiques dont l’OPL, la Fusion et l’ex-président du Sénat, Kelly C Bastien. Pas de membre du secteur privé. Le Miami Herald souligne aussi qu’aucun membre de Nou pap Dòmi, les Petrochallengers à l’origine de la journée de mobilisation du 9 juin n’a pris part à ces rencontres. Les quatre sénateurs de l’opposition non plus, selon Antonio Chéramy contacté ce matin par notre rédaction.

“Pendant qu’ils rencontraient ces gens, nous on organisait le dialogue interhaïtien”, soutient Chéramy. Il indique que la position de l’OEA, “qu’elle aurait pu prendre sans se déplacer”, ne changera rien à leur plan de faire tomber le président Jovenel Moïse. “Nous avons décidé de ne plus recevoir d’ordres des blancs”, a-t-il dit lors d’un court entretien téléphonique avec Loop Haiti.

La position de l’OEA ne nous fait ni chaud ni froid, rassure le sénateur de l’Ouest qui réitère le rendez-vous de ce jeudi 20 juin. Rendez-vous lors duquel les sénateurs de l’opposition présenteront, après rencontres avec d’autres acteurs, un plan devant mener au remplacement de l’actuel chef de l’Etat, jugé “incapable de diriger le pays” et accusé de corruption dans le dernier rapport de la Cour des comptes et du contentieux administratif.

Loop Haití