En la 49ª Asamblea General de la OEA, EEUU “apunta” a Cuba, Nicaragua y Venezuela

EE.UU. apoya las decisiones de Guaidó y lo confirmó en Asamblea General de la OEA

La Subsecretaria de Estado para los Asuntos del Hemisferio de los Estados Unidos, Kimberly Breier, aseguró este jueves en una rueda de prensa realizada dentro de la edición número 49 de la Asamblea General de la OEA, que se realiza en Medellín, que tanto el presidente interino Juan Guaidó y la Asamblea Nacional elegida democráticamente están siguiendo un camino pacífico y democrático que ofrece a los venezolanos un futuro mejor.

Además, sostuvo que los Estados Unidos están junto a ellos y al pueblo de Venezuela, ya que exigen la restauración democrática y el retorno a la prosperidad y estabilidad económica. Y se mostró inconforme por los apoyos que recibe Maduro por parte de Rusia y Cuba.

“Continuaremos usando herramientas económicas y diplomáticas para apoyar la transición democrática en curso de Venezuela. Las sanciones de los Estados Unidos no necesitan ser permanentes y están destinadas a provocar un cambio positivo en el comportamiento”.

En el mismo escenario, el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, dijo que si Uruguay quiere irse de la Asamblea que se vaya. Ellos son un país soberano que tiene el derecho de hacerlo”. Esta declaración se dio tras la salida, al mediodía del jueves de la delegación uruguaya de la Asamblea General tras ser aceptada por el organismo multilateral la delegación venezolana que envío a Medellín el gobierno interino del presidente Guaidó.

La República


Estamos preocupados por la influencia china y rusa en la región: EE.UU. en la OEA

Venezuela fue el tema central de la intervención de Kimberly Breier, subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Asuntos del hemisferio.

Breier inició asegurando que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, envía un saludo y se excusa por no estar presente porque está en la cumbre del G20 en Japón y resaltó que Estados Unidos es un socio estable y duradero del hemisferio en este periodo histórico de cooperación en las Américas, que en su inmensa mayoría es una región democrática.

Dijo que Estados Unidos está comprometido con en el apoyo a Venezuela y pidió a las demás naciones que muestren su firmeza en contra de Maduro que está destruyendo el país.

“Que sea la primera asamblea en la que el gobierno interino de Juan Guaidó tiene representación en la mesa, demuestra un amplio reconocimiento al gobierno legítimo”, comentó.

Breier aseguró que la mayor preocupación de la administración Trump es la influencia de Rusia y China en la región, apoyando a regímenes como el de Maduro y Cuba. Indicó que el presidente de Estados Unidos ha tomado medidas para que la isla no reciba más financiación y va a seguir trabajando en ese sentido. El objetivo es que esto no afecte a la población o a los turistas.

“Más allá de la función de Rusia y Cuba, que pensamos que están extendiendo el régimen a Venezuela, nosotros también estamos muy preocupados por la influencia de China en la región, yo me he dirigido en un discurso a la función de China, en Venezuela y en la región. China ha demostrado una falta de respeto en cuanto al estado derecho y también a otras cosas aquí en el hemisferio occidental”, aseveró Breier.

La subsecretaria dijo que su país ha sido cuidadoso con las sanciones impuestas a Cuba y Venezuela para que impacten sobre el régimen y no la población. “Las sanciones están funcionando y dificultan el desarrollo del régimen. El resultado en Venezuela es inevitable. No conozco el día o la hora, pero es inevitable”.

Finalmente, el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, se refirió a la salida de Uruguay de la Asamblea General en rechazo a la presencia de los representantes de Juan Guaidó.

“Uruguay es un país soberano y si se quiere ir de la asamblea que se vaya, quedó bastante claro sobre el reconocimiento del representante del presidente Juan Guaidó”, afirmó Trujillo.

Blu Radio


EE. UU. reducir plazos para Ortega en OEA

El embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, dijo que para su país no es “aceptable” el borrador de resolución sobre Nicaragua que será discutido y votado este viernes en la Asamblea General del Organismo, que plantea darle tres meses más a la dictadura Ortega-Murillo para cumplir los acuerdos suscritos en la mesa de negociación con la Alianza Cívica.

“Es el primer borrador. A veces las cosas se filtran sin contexto y la gente piensa que es lo máximo que podemos abordar. Ese borrador no es aceptable. Nosotros vamos a cambiar ese texto”, prometió Trujillo en una conferencia de prensa brindada junto a la Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, la tarde de este jueves en Medellín. “Estamos trabajando con nuestros colegas, con países que tienen interés en el tema de Nicaragua. Esos 90 días se van a bajar a una cifra, un tiempo que se está negociando, que sea aceptable”.

“Es el primer borrador. A veces las cosas se filtran sin contexto y la gente piensa que es lo máximo que podemos abordar. Ese borrador no es aceptable. Nosotros vamos a cambiar ese texto”, prometió Trujillo en una conferencia de prensa brindada junto a la Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, la tarde de este jueves en Medellín. “Estamos trabajando con nuestros colegas, con países que tienen interés en el tema de Nicaragua. Esos 90 días se van a bajar a una cifra, un tiempo que se está negociando, que sea aceptable”.

Sin embargo, para cumplir esas demandas le pretenden brindar al gobierno tres meses más de tiempo, algo que causa desazón en la oposición y la ciudadanía nacional, quienes alegan que a Ortega ya se le venció el plazo el pasado 18 de junio, y no honró los acuerdos adquiridos.

Las declaraciones de Trujillo se produjeron en la víspera de la discusión y la votación de la resolución, durante una jornada intensa de cabildeo de la oposición ante las delegaciones acreditadas en la OEA para lograr incidir en el borrador. La propuesta de resolución entró en el temario de la Asamblea General aprobado este jueves por todos las delegaciones, pese a la objeción del enviado de la dictadura Valdrack Jaentschke.

Trujillo pidió que le den “oportunidad” al proceso de negociaciones en torno al borrador de resolución. “Espero que eso (el plazo de 3 meses) se pueda abordar en las próximas 24 horas”, prometió el embajador norteamericano.

“La posición de los Estados Unidos ha sido bastante clara en este tema. Fuimos los primeros en sancionar a la señora (Rosario) Murillo, a su hijo, y la semana a cuatro funcionarios más. La estrategia de Estados Unidos es que Nicaragua regrese a la democracia. Como cualquier resolución en la OEA, necesitamos la mayoría de los votos. Todavía estamos trabajando la resolución y pienso que va a mejorar de lo que se ha filtrado en internet”, insistió Trujillo.

Guillermo Incer, del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), participó en el lobby diplomático, y relató que las delegaciones “tomaron nota” de su requerimiento de reducir el plazo a la dictadura. “Nos dijeron que van revisar el plazo de tres meses. Pedimos que lo anulen o reduzcan drásticamente”, dijo Incer.

Esta tarde, la delegación de Argentina, representada por Paula Bertol, tuiteó lo siguiente: “Los intervalos seguimos trabajando junto a todas las delegaciones para alcanzar consensos”. De acuerdo a fuentes diplomáticas, ni Argentina ni Ecuador tampoco estarían de acuerdo en darle más tiempo y oxigeno político a la dictadura. Sin embargo, la OEA apuesta a una solución dialogada a la crisis con el orteguismo y no una expulsión del organismo.

Carta Democrática no traería sanciones

En la sesión plenaria de cancilleres este jueves, el canciller ecuatoriano José Valencia Amores dio más detalles que confirman las versiones diplomáticas recabadas por Confidencial en Medellín.

“A nuestro juicio, la aplicación de la Carta Democrática no entraría forzosamente en la activación de un mecanismo de sanciones… pretende más bien constituir un intento por apoyar una salida dialogada a la crisis, que por sus características debe ser evaluada y reflejarse en un pronunciamiento contundente para bien del pueblo de Nicaragua”, explicó Valencia Amores. Y antes aclaró: “La situación de Nicaragua despierta nuestra preocupación. Tal como se señala en la resolución, la apreciación colectiva que hace el Consejo Permanente se inscribe en el articulo 20 de a Carta Democrática y se fundamenta en las discusiones y acciones del Grupo de Trabajo de Nicaragua, así como en las acciones del Secretario General”.

Guillermo Incer relató a Confidencial que los diplomáticos le explicaron que para suspender al gobierno de Ortega con la Carta Democrática hay que “agotar todas las vías posibles” establecidas en el mecanismo, las cuales no han sido usadas.

Por su parte, los delegados de Estados Unidos defendieron la efectividad de las sanciones impuestas por Washington y Canadá. “El efecto que han tenido las sanciones han puesto presión para que lleguen (gobierno) a la mesa de dialogo de buena fe. Como ha dicho en reiteradas ocasiones el Secretario de Estado, Mike Pompeo, vamos a hacer todo lo posible para que en Nicaragua se pueda celebrar democracia”, dijo Trujillo.

Tanto Canadá como El Salvador y otros países, criticaron al régimen Ortega-Murillo la tarde de este jueves en Medellín. El canciller de Argentina calificó la ley de amnistía de la dictadura como “contraria a su finalidad”. El país austral insistió en el reingreso de los organismos de monitoreo de derechos humanos. “Estamos convencidos que la resolución es para continuar la apreciación colectiva del Consejo Permanente, y para avanzar en aplicación de la Carta Democrática”, dijo Jorge Faurie.

Confidencial


EE. UU. sigue apoyando adelanto de elecciones

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Kevin Sullivan, dijo este miércoles que podrían continuar las sanciones de su país contra funcionarios nicaragüenses involucrados en violaciones de derechos humanos durante la crisis que estalló en abril del año pasado.

“Estados Unidos también ha desarrollado e implementado nuevos mecanismos de sanciones en virtud tanto de la orden ejecutiva del presidente de noviembre pasado, como de la Nica Act. Estos esfuerzos están diseñados para crear incentivos para que el Gobierno nicaragüense ponga fin a la represión y aborde las demandas legítimas para reformas democráticas”, explicó el diplomático.

Sullivan agregó que las sanciones, incluidas las anunciadas la semana pasada, también tienen la intención de responsabilizar a los individuos señalados como autores de graves violaciones a los derechos humanos y otros abusos.

“No son un fin en sí mismas (las sanciones), sino un mecanismo para promover el cambio democrático y pacífico que tanto necesita Nicaragua. Tal como ocurrió en Venezuela, se espera que su implementación continúe y se amplíe para incluir a más individuos, entidades e instituciones, hasta que se alcancen los objetivos establecidos en la Nica Act y la Orden Ejecutiva”, advirtió.

Sullivan habló en un acto privado en la mañana de este miércoles, organizado por la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham)

El embajador estadounidense recordó en su discurso que la política de la Administración del presidente Donald Trump desde el comienzo de la crisis de Nicaragua “ha sido fuerte y clara”.

“En esencia, esa política se centra en promover el fin a la represión, restaurar el pleno respeto a los derechos humanos y el estado de derecho y apoyar elecciones anticipadas, libres y justas, como la mejor manera de resolver la crisis sociopolítica de Nicaragua”, destacó Sullivan.

Manifestó también que su país ha apoyado la reanudación de las negociaciones del diálogo entre el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para buscar una solución pacífica y democrática a la crisis que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, cientos de detenidos y decenas de miles de exiliados.

“Seguimos creyendo que una negociación seria, una que aborde de lleno la agenda completa originalmente acordada en marzo por ambas partes, es el mejor camino”, expresó Sullivan.

El diplomático agradeció al nuncio apostólico, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag y al representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla, quienes son testigos y acompañantes del diálogo, y a los miembros de la Alianza Cívica, por “llevar adelante estas conversaciones en condiciones muy difíciles”.

EE. UU. cree que la delegación del Gobierno de Nicaragua tiene la responsabilidad primordial de garantizar el éxito de las negociaciones, sin embargo, la “intransigencia” que ha mostrado hasta el momento ha constituido el principal obstáculo para alcanzar la meta, aseguró Sullivan.

“Un impedimento importante ha sido la negativa del Gobierno en implementar el acuerdo de ‘derechos y garantías’, que ha retrasado las discusiones sobre otros temas y ha socavado la credibilidad de todo el esfuerzo. El Gobierno tampoco ha demostrado la apertura o flexibilidad necesaria hasta ahora en las discusiones sobre los principales temas de la reforma electoral o de la justicia”, refirió Sullivan.

Acuerdo político

Según Sullivan, la falta de un acuerdo político da pocas esperanzas para superar la crisis económica que actualmente enfrenta el país.

“En ausencia de un acuerdo político, las actuales tensiones y el declive económico de Nicaragua solo empeorarán y la presión internacional solo se va a intensificar, como dejó en claro el anuncio hecho por Estados Unidos y Canadá al imponer de manera conjunta sanciones la semana pasada”, sentenció el diplomático.

Sullivan resaltó que EE. UU. ha participado activamente en el Grupo de Trabajo sobre Nicaragua establecido el año pasado por el Consejo Permanente de la OEA, que busca encontrar una solución pacífica a la crisis y que los objetivos de su país siguen siendo los mismos que mostró a inicios de la crisis.

“Visité Washington a principios de este mes y puedo confirmar que el compromiso de Estados Unidos con estos objetivos, tanto en el Congreso como en el Poder Ejecutivo, se mantiene más fuerte que nunca”, afirmó Sullivan.

Al final de su discurso, el embajador estadounidense mostró su interés por desarrollar programas que ayuden a recuperar la economía del país una vez se encuentre una solución a la crisis.

“Hay muchas cosas que me gustaría hacer como embajador y espero poderlas hacer en el futuro cercano, dentro de ellas está renovar y profundizar nuestra colaboración en pro del desarrollo económico. En mis asignaciones anteriores, supervisé grandes programas de la Usaid, lideré el desarrollo de un Acuerdo del Desafío del Milenio (MCC), ayudé a negociar un acuerdo bilateral de libre comercio y promoví inversiones de miles de millones de dólares en energía limpia. Espero colaborar con AmCham y otros líderes nicaragüenses para aprovechar el vasto potencial de nuestra cooperación, en tanto Nicaragua retorna a un camino de paz, libertad y desarrollo económico inclusivo. Hagamos todos lo que podamos, desde donde estamos, usando lo que tenemos a mano, para que eso suceda”, finalizó Sullivan.

El Nuevo Diario


Asamblea General de OEA: Países exigen a Nicaragua diálogo, elecciones y derechos humanos

Media docena de países exigían la tarde del jueves a Nicaragua, en la Asamblea General de la OEA, permitir el reingreso de la CIDH, participar en un diálogo efectivo, cumplir con los acuerdos firmados y adelantar las elecciones.

Durante la sesión plenaria del jueves, Nicaragua pidió que su crisis saliera de la agenda de la Asamblea General, pero se quedó sin respaldo.

Por la tarde, durante sus primeras intervenciones, los representantes de al menos seis Estados dedicaron unas palabras a Nicaragua, llamando al gobierno a solucionar la crisis.

En esta segunda ronda de intervenciones del jueves, Nicaragua no ha tomado la palabra y Bolivia no se refirió a la crisis.

Esto es lo planteado por las otras delegaciones:

Canadá

El representante de Canadá en la Asamblea General dijo que su delegación va a contribuir a la creación de condiciones que garantice un proceso de diálogo nacional incluyente.

“Instamos a Nicaragua que restaure el acceso total a los mecanismos de monitoreo de derechos humanos, incluyendo el de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, señaló Canadá.

Brasil

La delegación de Brasil invitó al Gobierno de Nicaragua a participar de buena fe en el diálogo nacional, sin buscar instrumentalizar las negociaciones con objetivos oscuros.

Brasil dijo estar preocupado que un país como Nicaragua siga un camino igual que Venezuela, en detrimento de la prosperidad y el bienestar de su pueblo.

“Vemos que es legítimo seguir las demandas de la ciudadanía nicaragüense, trabajar para el retorno de los mecanismos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y las reformas que permitan elecciones libres, justas y trasparentes en el menor plazo posible”, señaló la delegación.

Ecuador

Asimismo, la delegación de Ecuador expresó que la crisis de Nicaragua se inscribe para la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana.

“A nuestro juicio, la aplicación de la Carta Democrática no entraña un mecanismo forzoso de imposición de sanciones, más bien constituye un intento de solución dialogada a la crisis, que por sus características, gravedad e instrumentos aplicables debe reflejarse un pronunciamiento contundente para el bien del pueblo nicaragüense y el resguardo de sus libertades y derechos elementales”, señaló la delegación.

El Salvador

La delegación de El Salvador se mostró muy preocupada por la crisis de Nicaragua, al decir que es importante que los países de la OEA redoblen los esfuerzos para el cumplimiento de los compromisos alcanzados entre el Gobierno y la oposición del país.

“No nos olvidemos que cada día que pasa, exponemos a nuestros hermanos nicaragüenses a diversas violaciones de sus derechos fundamentales, igualmente consideramos indispensable la continuidad del trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de sus legítimos mecanismos de monitoreo en Nicaragua con todas las garantías necesarias para el respeto de su trabajo”, expresó El Salvador.

Argentina

La delegación de Argentina dijo estar preocupada por la Ley de Amnistía que se publicó el10 de junio en La Gaceta, diario oficial, mismo día que entró en vigor.

El representante de Argentina dijo que la ley “no cumple con la resolución aprobada por el Consejo Permanente el 21 de mayo pasado, que requería al Gobierno de Nicaragua la liberación incondicional de todos los presos, antes del 18 de junio del 2019. En efecto, esta amnistía no resulta ni condicional ni irrevocable, lo cual resulta a toda luces contrario al sentido de la medida”.

Argentina solicitó al Gobierno de Nicaragua que permita el reingreso de los mecanismo de monitoreo de derechos humanos y pidió a los países de la OEA avanzar con la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

“Por todo esto, estamos convencidos que de esta Asamblea General representa una oportunidad para continuar con la apreciación colectiva sobre la situación en Nicaragua y avanzar con la aplicación de la Carta Democrática Interamericana”, puntualizó.

Chile

La delegación de Chile dijo que insistirá en la liberación de los manifestantes presos, el restablecimiento de los derechos humanos y en la necesidad de reformas electorales en Nicaragua.

Chile aseguró que trabajará en la implementación de los mecanismos diplomáticos que ofrece el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana.

“Valoramos las acciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de sus mecanismos de seguimiento, demandamos su pronto retorno a Nicaragua”, puntualizó.

El Nuevo Diario


OEA ratificó su reconocimiento a representantes de Juan Guaidó

Este jueves, miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) dieron su voto a favor de la ratificación del reconocimiento a los representantes enviados por el presidente encargado de Venezuela, reconocido por más de 50 países, Juan Guaidó, durante la 49° Asamblea General. Esta información fue anunciada desde la red social Twitter de comunicaciones de la Presidencia de Venezuela.

Previo a ello, diplomáticos de Uruguay, México y miembros de la Comunidad del Caribe decidieron retirarse de la sesión en rechazo a la presencia de Gustavo Tarre, representante enviado por el también presidente de la AN.

El subsecretario de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ariel Bergamino, anunció su retiro de la primera 49° Asamblea General de la OEA por no estar de acuerdo con la participación de quienes representan a Guaidó.

“A partir de esta situación que desnuda un progresivo y sistemático vaciamiento de la institucionalidad y la normativa de esta organización, Uruguay se retirará de esta Asamblea”, manifestó Bergamino en la primera sesión plenaria de la reunión, que se lleva a cabo en la ciudad colombiana de Medellín.

El subsecretario uruguayo resaltó que eso no significa que su país salga de la Organización de Estados Americanos, “con cuya carta estamos profundamente comprometidos”.

Durante la Asamblea en Medellín se discutirá una propuesta de resolución presentada por varios países del Grupo de Lima que busca permitir que la delegación de Guaidó se siente en la Asamblea.

Uruguay conforma junto a México, Bolivia y la Comunidad del Caribe (Caricom) el Mecanismo de Montevideo, una iniciativa para impulsar el diálogo político en Venezuela.

El Universal


Vecchio: A partir de ahora vamos a tener voz y voto en la OEA

Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en Estados Unidos, aseguró que el reconocimiento de la Organización de Estados Americanos a la comisión designada por el presidente interino, Juan Guaidó, es un logro para retomar la democracia en el país.

“A partir de ahora vamos a tener voz y voto en todas las resoluciones y todas las discusiones de la OEA. Este es un paso gigantesco, porque se impone la democracia frente a la dictadura”, indicó.

Recordó el trabajo que ha realizado Gustavo Tarre Briceño, embajador de Venezuela ante la OEA, desde hace años, respecto a la crisis del país. “Tarre tuvo un papel protagonista para lograr lo que se hizo hoy”, señaló.

Tarre Briceño agregó que la comisión cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de la democracia. “El apoyo de Nicaragua o Bolivia nos importa muy poco; no nos interesa el apoyo ni de Rusia ni el de Turquía”, afirmó.

El Nacional


VOLVER