Macri recibe a Bolsonaro y habrá una protesta contra el presidente brasileño

Macri recibe a Bolsonaro y prueba el impacto de su alianza en la aritmética electoral

El presidente y ex capital del Ejército de Brasil, Jair Bolsonaro, realizará este jueves su primera visita oficial a la Argentina. Será recibido por su par anfitrión, Mauricio Macri, para continuar con los diálogos que ambos jefes de Estado iniciaron en enero, cuando el líder del PRO viajó a Brasilia para iniciar el vínculo diplomático con el ex general que ganó los comicios de su país con una prédica racista y ultraconservadora.

Bolsonaro estará menos de 24 horas en el país, pero su breve visita estará concentrada en repasar parte de la silenciosa agenda bilateral que tejen ambos gobiernos desde enero. El punto principal de los diálogos estará concentrado en flexibilizar el Mercosur y acelerar las definiciones de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, un punto que originalmente Brasilia nunca promovió con entusiasmo pero que ahora Buenos Aires busca acelerar, con un componente muy particular vinculado a las elecciones argentinas: la continuidad de Cambiemos en el poder. A pesar de la sorpresa y el rechazo que cosecha el perfil público del mandatario amazónico en el país, la Casa Rosada se prepara para aprovechar esa imagen controversial, pero con apuestas dispares sobre el éxito de esos dividendos.

Así como Bolsonaro estrechó su acercamiento con Estados Unidos, a partir de las coincidencias y admiración que dice compartir con el mandatario republicano Donald Trump, también ha buscado hacerlo con Macri, especialmente a partir del respaldo que buscó dedicarle ante las elecciones generales de octubre. Para los arquitectos electorales de Cambiemos el respaldo público de Bolsonaro hacia Macri tiene más desventajas que beneficios, por la mala imagen del político ultraderechista en Argentina sobre la franja de electores indecisos y opositores. No todo es negativo en Balcarce 50, porque admiten que el giro a la ultraderecha de Brasil también despierta adhesiones en el núcleo más duro de voluntades que respalda al PRO.

Por encima de las evaluaciones de imagen, algunos funcionarios de Balcarce 50 consultados por este diario reconocieron que “la llegada de Bolsonaro también nos sirve para demostrar que somos diferentes”. La frase se repite en distintos despachos oficiales, pero posiblemente exhibe la sorpresa de los numerarios del PRO ante la ferocidad represiva del Gobierno amazónico, pero omite los esfuerzos por parecerse de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

En la Cancillería, sin embargo, la agitación es otra. Apunta a capitalizar los presuntos riesgos de un recambio electoral que en octubre clausure la continuidad de Cambiemos en el poder. Ese “fantasma”, que Bolsonaro ya enunció para respaldar a Macri, es utilizado para revitalizar los acuerdos comerciales que ha buscado sellar Macri, como la negociación del Mercosur con la UE.

“No le podemos garantizar a Brasilia, ni al resto de los socios globales del país, que esta apertura al mundo continuará si gana otro candidato”, resumió un funcionario diplomático ante las consultas de este diario. Con ese argumento Macri buscará mostrar previsibilidad sobre su continuidad en el poder, pero también apuntará a acelerar los temas pendientes con Brasil. Uno de esos ejes tiene que ver con la deriva del Mercosur y el interés argentino por avanzar en una negociación con Bruselas, mientras dure la presidencia temporaria mercado común, a cargo de Macri hasta julio. La Casa Rosada espera aprovechar el último tramo de ese mandato para acordar una posición común con Brasil que les permita llegar a una negociación positiva en Bruselas antes de agosto.

La ruta del protocolo

El presidente amazónico arribará a Buenos Aires por la mañana e ingresará a la Casa Rosada poco antes de las 11. Según detalló la embajada de Brasil en Argentina, el mandatario arribará junto a su jefe del Gabinete de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno y seis ministros: Ernesto Araújo, de Relaciones Exteriores; el general Fernando Azevedo e Silva, de Defensa; Paulo Guedes, de Hacienda; Tereza Cristina, de Agricultura; Bento Albuquerque, de Minas y Energía y Marcos Pontes, de Ciencia y Tecnología.

Según explicó la Presidencia, antes de ingresar a la Casa de Gobierno Bolsonaro pondrá una ofrenda florar en el monumento al general, José de San Martín, frente a la sede de la Cancillería. Cuando sea recibido por Macri, ambos posarán en el Salón Blanco para la foto de la visita oficial y luego se trasladarán al despacho del Presidente para una reunión de trabajo.

Junto a Macri participarán el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Fulvio Pompeo y el canciller Jorge Faurie. Luego del encuentro los dos mandatarios darán una declaración a la prensa, pero sin preguntas ni respuestas ante los medios acreditados.

Debido a las marchas organizadas para repudiar la visita del líder ultraderechista a la Argentina, el mandatario brasileño no podrá concretar su visita de oficial a la sede del Congreso y a la Corte Suprema, con el fin de concretar el encuentro con las cabezas de los tres poderes del Estado. Todo se realizará dentro de la Casa de Gobierno: a las 12.30 recibirá el saludo de las autoridades del Senado y de la Cámara de Diputados y quince minutos después se encontrará con los miembros de la Corte Suprema de Justicia.

Cuanto termine todo el protocolo, Bolsonaro y su esposa, Michelle, serán agasajados con un almuerzo en el Museo del Bicentenario.

Tiempo Argentino


Organismos convocaron a una marcha y organizaron un festival contra la presencia del ultraderechista en el país

“Bolsonaro, tu odio no es bienvenido aquí”

Organismos de derechos humanos, movimientos sociales y políticos rechazaron la visita del presidente brasileño Jair Bolsonaro, el fiel defensor de la dictadura que liberalizó la portación de armas y recortó derechos en sus primeros cinco meses en el Palacio de Planalto. El descontento generalizado se condensó en la movilización “tu odio no es bienvenido aquí”, que se realizará este jueves a las seis de la tarde en la Plaza de Mayo con un festival musical, tras el encuentro que mantendrá el ultraderechista con su par argentino, Mauricio Macri en el marco de una visita de Estado. “Fuera Bolsonaro y el fascismo de Argentina y de América Latina”, enfatizaron.

Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, el colectivo Ni una menos y la CTA Autónoma, entre otras organizaciones, convocaron a marchar Desde Avenida de Mayo y 9 de Julio hacia la Plaza contra las políticas que está implementando el ex capitán de reserva en su país, por un lado, pero también para denunciar que Macri busca aliarse con el ultraderechista para replicar en Argentina las medidas antiderechos y neoliberales del mandatario brasileño. “Llenemos la plaza de mayo para decirle `Bolsonaro, no es visita grata`, fuera, porque no es usted el que representa los derechos humanos”, arengó Taty Almeida.

De forma paralela, Amnistía Internacional envió una carta a Macri para expresarle una serie de “importantes preocupaciones en materia de derechos humanos en el país vecino”, a las que la organización espera que den prioridad en sus conversaciones. En el extenso texto le recomendaron al mandatario que tenga en cuenta que “las palabras tóxicas y las retóricas antiderechos ya están siendo traducidas a medidas concretas en Brasil”.

En esa línea, puntualizaron acerca de las decisiones que “atentan contra los derechos a la verdad, a la justicia y a reparaciones de las víctimas” de delitos de lesa humanidad cometidos durante el régimen militar, además de una “retórica hostil a los derechos humanos” que “estimula la proliferación de discursos de odio, polarizan a la sociedad y podrían legitimar distintas violaciones de derechos humanos”. También cuestionaron los decretos publicados por el mandatario para flexibilizar la tenencia y posesión de armas, en tanto “atenta contra las garantías del derecho a la vida y puede contribuir a un aumento del número de homicidios en Brasil”.

Bolsonaro permanecerá menos de 24 horas en Buenos Aires. Según la agenda, el ultraderechista saldrá a las 6.50 desde Brasilia a Buenos Aires, adonde llegará a las 10.10. En la Casa de Gobierno será recibido por el presidente Macri a las 11, con el que mantendrá una reunión privada y luego ofrecerán una declaración conjunta a la prensa. Al otro día, bien temprano por la mañana volverá a Brasil.

El FIT denunció que en ese encuentro Bolsonaro “se reunirá con Macri para reforzar políticas de represión, ajuste y entrega al FMI”. “Ellos son el odio y nosotres nos tenemos, resistimos, seguiremos tramando desde el afecto y nuestros deseos. Nos vemos en la plaza”, reforzaron por su parte desde el colectivo feminista NUM, que organizó un show con las artistas Shirlene Oliveira, Kris Alaniz, Valdi Silva, entre otras para acompañar la movilización.

Página 12


Con el Mercosur como eje, empresarios argentinos se reunirán con Bolsonaro

Por Cecilia Camarano

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arribó a nuestro país para reunirse con su par Mauricio Macri, quien lo recibirá en Casa Rosada en plena campaña electoral. Ambos mandatarios mantendrán un encuentro privado tras el cual harán declaraciones a la prensa para luego almorzar en el Museo del Bicentenario. Sin embargo, la agenda del brasileño no terminará en la casa de gobierno, ya que por la tarde se reunirá con los empresarios locales, quienes anticiparon su preocupación en materia comercial.

La sede elegida es el Hotel Alvear, donde desde las 17 esperarán a Bolsonaro y a su ministro de Hacienda Paulo Guedes los empresarios nucleados en el Grupo de los Seis (G6). Así lo confirmó a ámbito.com Daniel Funes de Rioja, titular de COPAL, quien estará presente en el encuentro al que calificó de “reunión de alto nivel empresarial”.

“Para nosotros es importante y trascendente la relación con Brasil”, dijo Funes de Rioja al tiempo que detalló que no habrá empresarios brasileños en el encuentro, cuyo eje será la relación comercial con Brasil y el Mercosur.

El encuentro tiene lugar en momentos en que tanto Argentina como Brasil negocian una baja del arancel común del bloque y apurar las negociaciones para sellar un acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea (UE). “El comercio es uno de los temas que más nos preocupan de la relación con Brasil”, dijo al respecto el titular de la UIA, Miguel Acevedo, horas antes de asumir un nuevo mandato.

Por parte de Bolsonaro se prevé que el brasileño discuta (tanto con Macri como con los empresarios) una flexibilización del Mercosur, lo cual implica que los países que lo conforman puedan firmar acuerdos con otros bloques sin depender de sus socios comerciales. Para los industriales, esta suerte de reconversión del bloque en una unión aduanera obligaría al país a acelerar las reformas estructurales que requiere el sector industrial para ser más competitivo, especialmente, la reforma laboral.

Los empresarios nacionales advierten además sobre “el peligro de una profundización de las asimetrías” si Bolsonaro consigue plasmar sus planes de reforma previsional y fiscal, que incluyen, por ejemplo, la reducción de las cargas patronales.

La desventaja argentina, considera la UIA, ya es amplia en los costos logísticos, la carga impositiva (recientemente reforzada por la urgencia fiscal), la carga laboral no salarial y el costo del financiamiento, entre otros factores.

Las negociaciones por el Mercosur continuarán el mes próximo cuando las autoridades de la UIA se reúnan con la Confederación Nacional de la Industria (CNI), durante el Consejo Empresarial Brasil-Argentina. Asimismo, el tema comercial intra y extra Mercosur será debatido en la cumbre de la OEA, que esta vez se hará en Colombia, a donde viajará el “canciller” de la entidad fabril (como lo llaman en la UIA) Funes de Rioja, junto con Acevedo y el presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi.

Ámbito Financiero


VOLVER