México: Trump amenaza nuevamente con imponer aranceles si el Senado no aprueba pacto

Trump: si legisladores mexicanos no avalan el pacto, se aplicarán aranceles

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles a México si el Senado del país vecino no aprueba el acuerdo alcanzado el viernes pasado, e insistió en que pronto serán divulgados nuevos aspectos del convenio.

En un par de tuits, el magnate afirmó: “Hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo de inmigración y seguridad con México, uno que Estados Unidos estuvo pidiendo sin respuesta durante años (…) Será revelado en un futuro no lejano y necesitará un voto del cuerpo legislativo de México.

No prevemos que haya problemas con la votación, agregó, pero, si por alguna razón la aprobación no llega, los aranceles se restablecerán, advirtió.

Funcionarios de la Casa Blanca no respondieron a solicitudes para que hicieran declaraciones sobre la postura de México o a qué se refería Trump. El mandatario tampoco hizo ninguna precisión durante una entrevista telefónica con CNBC.

Muchos han pensado que quizá el mandatario republicano se refirió a la idea de que México se convierta en tercer país seguro, lo que dificultaría que los refugiados que pasen por México pidan asilo en Estados Unidos.

Un alto funcionario bajo anonimato dijo el fin de semana que México mostró apertura a la idea durante las negociaciones y que ambos países continuarían discutiendo el asunto en los próximos meses, aunque el vecino del sur se ha opuesto desde hace tiempo a la idea de ser el tercer país seguro.

Un acuerdo de tercer país seguro necesitaría la aprobación de los legisladores mexicanos y se desconoce si tendría apoyo dada la impopularidad de la propuesta.

En tanto, el secretario de Estado, Mike Pompeo, reiteró a periodistas: Si llega a darse el caso de que no estemos avanzando lo suficiente, existe el riesgo de que se impongan dichos aranceles.

También anunció que su país enviará personal a Centroamérica para negociar acuerdos con los gobiernos de la región y ayudar a reducir el flujo de migrantes que se dirigen hacia Estados Unidos.

Vamos a trabajar con los países de América Central. Buena parte de quienes llegan a nuestro país lo hacen a través de México y no son originarios de México.

El funcionario añadió que Estados Unidos tendrá personal trabajando esta semana para lograr acuerdos con esos países y asegurarse de que esas personas no son las que están pasando desde México hacia Estados Unidos.

Pompeo dijo que el Departamento de Estado va a evaluar diariamente los esfuerzos de México y manifestó su confianza en que se observarán progresos para frenar el flujo migratorio.

Trump anunció a finales de mayo la imposición de aranceles de 5 por ciento a todos las importaciones mexicanas, que irían aumentado cinco puntos porcentuales mensualmente hasta un tope de 25 por ciento el primero de octubre, si su vecino del sur no detenía el flujo migratorio hacia territorio estadunidense.

El viernes a última hora, ambos gobiernos alcanzaron un acuerdo después de tres días de negociaciones intensas en Washington, en las que Estados Unidos retiró su amenaza de imponer aranceles a su vecino.

México se comprometió a aumentar la seguridad en su territorio, principalmente en la frontera sur, y expandir su política de devolver a los migrantes centroamericanos mientras Estados Unidos procesa las peticiones de asilo.

La Jornada


México tiene 45 días para demostrar que medidas migratorias funcionan o habría aranceles: Ebrard

Las medidas acordadas entre México y Estados Unidos para reducir el flujo de migrantes centroamericanos que llegan a México serán evaluadas en un plazo de 45 días, dijo en la mañana de este lunes el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

El canciller dijo en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador que si México logra reducir el número de migrantes que entran al país, se demostrará que los pasos tomados por el gobierno mexicano están funcionando.

Marcelo Ebrard también dijo que el gobierno mexicano discutirá con Washington la posibilidad de ser un “tercer país seguro”, es decir, acoger a los indocumentados que pidan asilo en Estados Unidos, si el flujo migratorio irregular no disminuye en 45 días.

En medio de especulaciones sobre el contenido del acuerdo entre Estados Unidos y México para frenar la migración que evitó que el presidente Donald Trump, ejecutara su amenaza de imponer aranceles, Ebrard aseguró haber rechazado la demanda de Washington para adoptar esa medida, pero se comprometió a examinar el asunto en estos 45 días.

“En la reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, ellos estaban insistentes en lo del tercer país seguro o primer país de asilo”, pero la delegación mexicana propuso dar un plazo para ver si el despliegue de la Guardia Nacional mexicana en frontera sur disminuye la migración indocumentada, de lo contrario México discutirá esas “medidas adicionales” propuestas por Washington, dijo Ebrard en conferencia.

También se discutiría con Guatemala, Panamá y Brasil otras medidas porque, según Ebrard, la responsabilidad migratoria “tiene que ser regional”.

Dejar de lado de la mesa de negociación bilateral el concepto de “tercer país seguro” fue “el logro de la negociación más importante”, alcanzado el viernes de la semana pasada, a penas dos días antes del plazo que Trump había puesto para imponer aranceles crecientes a los productos de México, destacó Ebrard.

Sin embargo, México continuará recibiendo a indocumentados deportados por Estados Unidos cuyas solicitudes de asilo ya hayan sido aceptadas para su análisis por jueces estadounidenses.

Si México aceptara convertirse en un “tercer país seguro”, los indocumentados que quisieran ser asilados en Estados Unidos harían sus trámites desde el inicio en este país.

“Más o menos 10,000” personas esperan ya en territorio mexicano el análisis de cortes estadounidenses de sus peticiones de asilo, dijo Ebrard.

Como parte del acuerdo, Estados Unidos enviará a México a más personas para esperar el fallo de sus casos.

El “ultimátum” que había lanzado Trump de imponer aranceles del 5.0% a todas las importaciones mexicanas a partir de este lunes, que llegarían al 25% si México no detiene a los migrantes indocumentados, detonó “el momento más difícil” en la relación de los dos países que comparten más de 3,000 km de frontera, y cuyos Congresos, junto con el de Canadá, analizan la ratificación de su renovado acuerdo comercial, expuso el canciller en conferencia de prensa conjunta con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Como parte del acuerdo, México desplegará su recientemente creada Guardia Nacional “más rápido” en la frontera con Guatemala, concluyó Ebrard, sin dar más detalles.

El Economista