Migración latinoamericana: AMLO apuesta al diálogo con Trump y EEUU envía tropas a Guatemala

Insiste López Obrador en que su apuesta es por el diálogo y la prudencia

Ante la respuesta del mandatario estadunidense, Donald Trump, de rechazar el diálogo y demandar que México contenga la ola de migrantes, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que no se enganchará en ninguna confrontación. Tras expresar su optimismo por alcanzar un acuerdo, añadió: seguimos considerando que Estados Unidos es un gobierno amigo de México, y yo quiero seguir siendo amigo del presidente Trump.

Durante su conferencia, el mandatario mexicano sostuvo que buscará resolver las diferencias mediante la fórmula de diálogo, diálogo y más diálogo. Subrayó que el país ha resistido en el pasado todos los embates, calamidades en la historia y, siempre lo digo, nuestra cultura nos ha salvado.

Si bien hay posturas que pugnarían por una política de diente por diente, ratificó que su gobierno actuará con prudencia. Mencionó que el canciller Marcelo Ebrard ya ha concretado espacios para encuentros con los responsables de los departamentos de Agricultura y de Comercio estadunidenses, con miras a la reunión de este miércoles, pues México está a favor del libre comercio.

–¿Estaría dispuesto a reunirse con Trump?

–Sí, pero la comisión es muy profesional. Son muy buenos diplomáticos. Ebrard tiene mucha experiencia, ha tenido ya comunicación con el secretario de Estado, tienen una relación de tiempo atrás, ya han platicado varias veces, lo mismo otros que integran la delegación mexicana. Espero que haya entendimiento.

López Obrador aseguró que se tiene muy clara una estrategia para que haya confianza, certidumbre, que no haya miedo, que los mexicanos que están en Estados Unidos tengan la seguridad de que cuentan con el respaldo del gobierno de México. Lo mismo los empresarios, inversionistas. Sentimos que vamos a llegar a un acuerdo.

Ante los cuestionamientos de los riesgos implícitos en las amenazas de Trump, aseveró que hay fortaleza económica y finanzas públicas sanas; existen proyectos de grandes inversiones y se está consolidando al campo, una de las fábricas más grandes del país.

Sin embargo, más adelante aseveró que lo mejor es mantener la relación de amistad, de cooperación para el desarrollo, que haya libre comercio, no está mal fortalecer nuestro mercado interno, producir en México lo que consumimos. Por eso ayer comenzamos la construcción de la refinería para dar valor agregado a nuestras materias primas.

–¿Cómo toma las declaraciones del presidente Trump?

–Pues está en su derecho de expresarse, de manifestarse.

–Pero no le interesa el diálogo.

–Lo respetamos; sin embargo, nosotros pensamos que la mejor política, cuando hay diferencias, conflictos, parte tiene como sustento el diálogo.

Destacó que hay expresiones por el libre comercio entre actores estadunidenses, como la Cámara de Comercio, que pugna por mantener buenas relaciones. Se han manifestado también gobernadores fronterizos de Texas, de Nuevo México, de California.

No queremos ser incisivos; queremos ser cuidados, porque tiene que ver con posturas que se dan en Estados Unidos, aun cuando nos pueden afectar de todas maneras tenemos que ser prudentes, no tomar partido en estas diferencias, defender nada más la importancia que tiene el que mantengamos buenas relaciones entre los pueblos y los gobiernos.

México mantiene comunicación con los gobiernos centroamericanos sobre la base de su propuesta de un plan de desarrollo regional que genere alternativas para que la gente no se vea obligada a correr muchos riesgos para buscar algo que mitigue su hambre y su pobreza. Ese es el fondo del problema.

La Jornada


México lanza contraofensiva ante amenaza de aranceles de Trump

México lanzó una contraofensiva ante la amenaza de aranceles del presidente Donald Trump, y advirtió que éstos no sólo dañarían las economías de ambos países, sino que también causarían que otros 250,000 centroamericanos migraran hacia el norte.

Una delegación de alto nivel del gobierno mexicano sostuvo una conferencia de prensa en su embajada en Washington para hablar sobre la amenaza de Trump de aplicar un arancel de 5% a las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio.

No está claro qué más pueda hacer México para satisfacer al presidente, y si eso será suficiente.

“Como muestra de buena voluntad, México debería frenar de inmediato el flujo de personas y drogas por su país y hacia nuestra frontera sur. ¡Pueden hacerlo si quisieran!”, tuiteó Trump el lunes desde Londres.

Los aliados republicanos de Trump advierten que los aranceles a las importaciones desde México afectarán a los consumidores estadounidenses y perjudicarán la economía.

El presidente prácticamente provocó a los negociadores a alcanzar una rápida resolución. “México envía una enorme delegación para hablar sobre la frontera”, tuiteó Trump el domingo. “El problema es que llevan 25 años `hablando’. Queremos acciones, no palabras”.

Pero el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, respondió el lunes que “la mejor manera de lograrlo” es colaborando.

México señaló que sólo tomará ciertas medidas para evitar los aranceles, y descartó por completo un acuerdo de “tercer país seguro” que requeriría que los solicitantes de asilo pidan primero refugio en México.

La embajadora en Estados Unidos, Martha Bárcena, dijo que “hay un límite claro a lo que podemos negociar, y el límite es la dignidad de México”.

Bárcena dijo que México ha tomado medidas para ofrecerles visas en el país a los migrantes, y que “sin la ayuda de México, un cuarto de millón de migrantes adicionales podría llegar a la frontera de Estados Unidos en 2019”.

La embajadora señaló que México ha acogido a 8,835 migrantes que fueron devueltos y que ahora esperan en el país la fecha de sus audiencias de asilo en las cortes de Estados Unidos.

La secretaria de Economía de México, Graciela Márquez, planea negociar con el secretario de Comercio, Wilbur Ross. Las delegaciones, que encabezan el secretario de Estado Mike Pompeo y Ebrard también sostendrán un encuentro en Washington.

Márquez dijo a los reporteros que su equipo evalúa las posibles represalias en caso de que las labores diplomáticas no den resultado esta semana. “Tendríamos que hacer un planteamiento estratégico para tomar en cuenta los muchos aspectos de esta relación comercial”, comentó.

El comercio agrícola entre ambas naciones tuvo un valor de 130 millones de dólares diarios el año pasado, según el secretario de Agricultura de México, Víctor Villalobos. Un arancel del del 5% reduciría la cifra en 3.8 millones de dólares al día, destacó.

Trump ha estado antes en esta situación, en la que lanza fuertes amenazas, sólo para retractarse a la hora cero.

El mandatario estadounidense afirma que México se ha aprovechado de Estados Unidos durante décadas, pero que el abuso terminará con los aranceles a las importaciones mexicanas. Su frustración con el flujo de migrantes no es nada nuevo, pero es un tema al que a menudo regresa, como sucedió la semana pasada después de que el fiscal especial Robert Mueller hiciera una inusual declaración pública sobre su reporte Trump-Rusia.

El presidente dijo la semana pasada que impondría los aranceles para presionar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que impidan que los migrantes centroamericanos crucen la frontera hacia Estados Unidos. Trump dijo que la tasa arancelaria aumentará en un 5% cada mes hasta octubre, llegando a 25%, lo que rápidamente viró nuevamente la atención hacia la agenda fronteriza.

Mick Mulvaney, el jefe de despacho interino de la Casa Blanca, dijo en “Fox News Sunday” que el presidente “habla totalmente en serio” en cuanto a la imposición de aranceles a México.

Sin embargo, Mulvaney reconoció que no se han establecido puntos de referencia concretos para evaluar si el aliado de Estados Unidos frena lo suficiente el flujo de migrantes para satisfacer al gobierno. “Dejamos intencionalmente la declaración un tanto ad hoc”, dijo.

“Así que no hay un objetivo específico, no hay un porcentaje específico, pero las cosas tienen que mejorar”, dijo Mulvaney. “Tienen que mejorar drásticamente y tienen que mejorar rápidamente”.

La amenaza arancelaria se produce justo mientras el gobierno ha estado presionando para que se apruebe un pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá que actualizará el TLCAN, y líderes republicanos advirtieron que podría descarrilar ese objetivo.

El senador republicano por Luisiana, John Kennedy, calificó los aranceles de “error” y dijo que era poco probable que Trump los imponga.

Legisladores republicanos y aliados del Partido Republicano en la comunidad empresarial han expresado su malestar con los aranceles. Algunos ven esta última amenaza como una jugada para presionar y hay dudas de que Trump siga adelante. Hace unos meses, Trump amenazó con cerrar por completo la frontera con México, pero cambió de parecer.

Los republicanos han tratado repetidamente de alejar a Trump de las guerras comerciales y han cuestionado la capacidad de la Casa Blanca para recurrir a órdenes ejecutivas y tratar algunas de ellas como temas de seguridad nacional.

Al mismo tiempo, los intentos de Trump de modernizar las leyes de migración han atraído poco apoyo en el Congreso.

“Creo que lo que dijo el presidente, lo que la Casa Blanca ha dejado en claro, es que necesitamos una gran reducción en el número de cruces”, dijo Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional.

Mulvaney dijo que México podría tomar varias medidas para disminuir el número récord de migrantes en la frontera.

Insinuó que el gobierno mexicano pudiera cerrar su frontera con Guatemala, tomar fuertes medidas en contra de las organizaciones terroristas locales y convertir a México en un lugar seguro para los migrantes que buscan solicitar asilo.

Economistas y grupos empresariales han expresado su preocupación por los aranceles, advirtiendo que obstaculizarán el comercio e incrementarán los costos de muchos de los productos mexicanos de los que los estadounidenses han llegado a depender.

Pero Mulvaney restó importancia a esos temores, señalando que duda que los establecimientos pasen esos costos adicionales al consumidor. “Los consumidores estadounidenses no cargarán con el peso de esos aranceles”, afirmó.

También insinuó que los aranceles eran un tema migratorio, distinto al acuerdo comercial que Estados Unidos intenta negociar con México y Canadá.

Varios legisladores republicanos han expresado su preocupación de que la amenaza arancelaria de Trump pudiera obstaculizar el pacto. El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Chuck Grassley, dijo la semana pasada que los aranceles “pondrían en grave riesgo” la aprobación del acuerdo.

Televisa


¿Quiénes son los militares enviados por EE.UU. a Guatemala?

Durante una conferencia del prensa, el titular del Ministerio de la Defensa, Luis Miguel Ralda, aseguró que tropas estadounidenses ya se encontraban en territorio nacional, pero señaló que era usual desde hace quince años.

Su declaración se dio luego de una publicación de The Washington Post en la que se asegura que Jimmy Morales aprobaría el ingreso de militares estadounidenses en la frontera con México para frenar el paso de migrantes.

Sin embargo, la afirmación de Ralda fue ambigua, pues no quedó claro si se referían las tropas mencionadas por el periódico estadounidense.

Ese programa, de acuerdo con un comunicado emitido hace unos días por la embajada de Estados Unidos, contempla un entrenamiento para “proveer cuidado médico y reconstrucción de infraestructura” en casos de emergencia.

El programa “Más allá del Horizonte” además busca atender a 5 mil pacientes guatemaltecos y reconstruir 3 escuelas, según la Embajada de Estados Unidos.

“El ejercicio se realiza desde el 13 de mayo hasta el 27 de julio -de este año- y cuenta con la participación de más de 1000 miembros de las fuerzas armadas estadounidenses”, se lee en el comunicado emitido el día que inició este proyecto.

De acuerdo con The Washington Post, las intenciones de Jimmy Morales para permitir el ingreso de tropas fueron trasladadas por el congresista estadounidense Vicente González en una carta enviada en abril al presidente Donald Trump.

“El presidente guatemalteco Jimmy Morales ha indicado que agradecería la introducción de tropas estadounidenses en la frontera norte de Guatemala”, escribió González, quien además le recomienda a Trump que considere la oferta del mandatario guatemalteco para evitar más detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México.

En la conferencia en la que Ralda se pronunció, también lo hizo el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, quien igualmente tomó una postura ambigua. “Esta es una solución civil con el apoyo policial de ambos gobiernos, no es una solución al objetivo de la seguridad nacional y regional las tropas”, dijo.

Soy502 buscó una respuesta más amplia sobre las declaraciones de los dos ministros, pero sus voceros no respondieron las consultas.

Por su parte, la Embajada de Estados Unidos informó que llevará a cabo un ejercicio similar de capacitación en asistencia humanitaria en San Marcos a mediados de junio hasta octubre.

“Ninguno de los miembros del servicio militar de los Estados Unidos en Guatemala está involucrado en acciones de protección fronteriza. Todos ellos están aquí como parte de nuestros programas de entrenamiento programados regularmente, que fueron planeados con varios años de anticipación en coordinación con el ejército guatemalteco”, manifestó la sede diplomática.

Soy 502


Jovel: Traer tropas de EE. UU. fue una idea para reducir la migración

La ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, justificó la petición que hizo el embajador de Guatemala en Estados Unidos, Manuel Espina, al congresista demócrata Vicente González, en la cual se pretendía ubicar tropas del Ejército estadounidense en la frontera entre Guatemala y México.

Jovel dijo que esta solo fue una “idea” que se planteó a un inicio, cuando se empezó la discusión de cómo se enfrentaría a las estructuras criminales dedicadas al lavado de dinero, tráfico de drogas y de personas.

La Canciller agregó que esta propuesta quedó descartada, porque desde hace 20 años Guatemala cuenta con la presencia de militares estadounidenses. Sin embargo, durante todo este tiempo estas fuerzas armadas de EE. UU. se han dedicado a labores humanitarias y no de protección de fronteras, como lo sugirió el embajador Espina, según dio a conocer González en su carta dirigida al presidente, Donald Trump.

La Canciller declaró que, la información sobre las tropas de Estados Unidos en Guatemala había sido trasladada incorrectamente a los medios de comunicación y pidió a los periodistas consultar estos temas de forma inmediata. Sin embargo, sí se pidió una postura al Ministerio de Relaciones Exteriores, pero durante dos días, la Cancillería no dio información al respecto.

LOS ACUERDOS

Durante su visita al país, la semana pasada, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., Kevin McAleenan, y el titular de la cartera de Gobernación, Enrique Degenhart firmaron un convenio para implementar medidas enfocadas en el área de seguridad a fin de reducir la migración hacia el país norteamericano.

Según dieron a conocer los funcionarios, esta alianza permitirá que investigadores de agencias federales de Estados Unidos se encarguen del combate a estructuras criminales de lavado de dinero y tráfico de personas y drogas en el país, con la cooperación del Ministerio de Gobernación.

Las agencias que aumentarán su presencia en el país son la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), la Oficina para el Control de Drogas (DEA) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Estas instituciones estadounidenses también cooperarán con el Ministerio Público en la Fiscalía Transnacional.

LAS TROPAS HUMANITARIAS

El ministro de Defensa Nacional, Luis Miguel Ralda, indicó que las tropas humanitarias de EE. UU. se encuentran en Huehuetenango y desarrollan el programa denominado, “Más allá del Horizonte”.

El Periódico


Dos migrantes salvadoreños mueren bajo la custodia de las autoridades de EUA

Dos migrantes procedentes de El Salvador que habían solicitado asilo en Estados Unidos fallecieron este fin de semana mientras se encontraban bajo custodia de las autoridades en un centro de detención, informaron ayer oficiales.

Jonathan Alberto Medina León, más conocida como Johana, era una mujer transgénero que se entregó a la patrulla fronteriza el 11 de mayo, tras ingresar irregularmente en Estados Unidos por el puerto de entrada del Paso del Norte (Texas), y falleció el sábado en el centro médico Del Sol, en la localidad de El Paso, según un comunicado del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés).

La segunda víctima, un salvadoreño de 33 años cuya identidad no ha sido divulgada, murió el domingo en las proximidades de la localidad de Roma (Texas) debido a una aparente crisis epiléptica sufrida poco después de ser detenido ese mismo día.

De acuerdo con el comisionado en funciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), John P. Sanders, citado en un comunicado divulgado por la cadena de noticias CNN, la víctima “pereció después de que personal de los servicios de atención médica trataron de salvarle la vida”.

Por su parte, Johana Medina León, que había expresado temer por su vida en caso de ser repatriada a El Salvador, había solicitado a las autoridades someterse a una prueba del VIH, cuyo resultado fue positivo.

Tras quejarse de unos dolores en el pecho, Medina León fue trasladada a un hospital, donde se le realizaron las pruebas pertinentes.

Ese mismo día el ICE tramitó su puesta en libertad bajo fianza.

“Este es otro desafortunado ejemplo de un individuo que entra ilegalmente en Estados Unidos con una dolencia médica sin diagnosticar ni tratar”, denunció en un comunicado el director de Operaciones de Ejecución y Expulsión del ICE, Corey A. Price.

Las autoridades arrestaron a 98,977 migrantes indocumentados en la frontera con México en abril, la mayor cifra de los últimos seis meses, de los cuales 8,897 eran menores no acompañados, según datos publicados a comienzos de mayo por la CBP.

Con esas detenciones ascienden ya a 460,294 los arrestos de migrantes en el linde fronterizo desde el inicio del presente año fiscal 2019, que comenzó en octubre pasado.

Piden respeto a la vida

En tanto, el director ejecutivo del Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI), César Ríos, pidió a las autoridades de Estados Unidos que se tomen acuerdos y se comprometan a respetar los derechos humanos y la dignidad de los migrantes para evitar “más muertes de compatriotas”.

Por dicha situación, Ríos reiteró el llamado a los salvadoreños a evitar migrar de forma irregular y pidió a las autoridades de Estados Unidos que se respeten los derechos humanos y la dignidad de los migrantes salvadoreños y del resto de Centroamérica.

“No es el mejor momento para migrar. Nadie está garantizando el respeto a la dignidad y derechos humanos de las personas que están migrando por diversas razones (…) Estados Unidos debe comprometerse a proteger a estos ciudadanos”, indicó a Acan-Efe el director de INSAMI.

Entre las razones que motivan la migración irregular en El Salvador y el resto de América Central se encuentran la búsqueda de mejores condiciones de vida, la reunificación familiar y la violencia en los países de origen.

La Prensa Gráfica


VOLVER