Muertes de migrantes en el continente suben 57.6% en la primera mitad de 2019, advierte OIM

Muertes de migrantes en América suben 57.6% en primera mitad de 2019

Un total de 380 migrantes perdieron su vida en el continente americano cuando intentaban llegar a su destino en la primera mitad de 2019, un aumento del 57.6% respecto al mismo periodo del año pasado, informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Se trata de la cifra más alta desde que la OIM recopila estos datos a través de la iniciativa Proyecto Inmigrantes Desaparecidos, hace cuatro años, destacó en rueda de prensa el portavoz de la OIM Joel Millman.

Millman destacó que el último mes ha sido especialmente trágico en la frontera entre Estados Unidos y México, uno de los principales flujos de migrantes en el continente, donde 23 personas murieron desde el pasado 30 de mayo.

Una de las víctimas fue una niña india de 6 años que murió deshidratada en el estado de Arizona (sur de EU) después de cruzar la frontera con México, además de otra menor de 12  años proveniente de El Salvador, fallecida de un disparo en el estado mexicano de Veracruz.

Además, patrullas fronterizas estadounidense encontraron varios cadáveres en la cuenca del Río Bravo, que conforma parte de la frontera con México, una situación que se repite cada año debido a que las altas precipitaciones en esta región “causan que este paso no sea tan seguro como piensan muchos migrantes”, señaló Millman.

El mayor número de muertes este año en el continente americano se registró en el Caribe, donde desaparecieron 143 personas en los seis primeros meses de 2019 (entre ellos más de 80 venezolanos en tres naufragios ocurridos en los dos últimos meses), mientras que el año pasado fueron solo 18 en ese mismo periodo.

El Informador


Prioritaria la protección de vida de refugiados, coinciden Acnur y SRE

Frente al desafío que supone el desplazamiento de miles de personas migrantes a través de Centroamérica y la frontera sur mexicana, la prioridad debe ser la protección de vidas, de los derechos humanos de las personas refugiadas y una adecuada gestión de las fronteras.

En ello coincidieron representantes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que este martes sostuvieron una reunión privada en la que se trabajó un plan integral y coordinado para responder al incremento del flujo de personas solicitantes de la condición de refugiado en México.En el encuentro participaron el representante en México de Acnur, Mark Manly; la subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería, Martha Delgado; y el titular de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), Andrés Ramírez Silva.

De acuerdo con los asistentes, la idea es trabajar en un sistema regional de gestión migratoria entre México y los países del triángulo norte de Centroamérica.

Durante el encuentro se reconoció como prioridad el fortalecimiento de protección de personas refugiadas en la región; además de resaltar la necesidad de robustecer la capacidad a nivel regional.

Hubo coincidencias en el sentido de que todas las personas que huyen de situaciones de violencia y de persecución en sus países de origen deben tener acceso a un territorio seguro, al debido proceso y a procedimiento de refugio; así como reforzar a la Comar para hacer frente al aumento en las solicitudes de la condición de refugiado.

“México reafirma su compromiso por trabajar conjuntamente con las Agencias del Sistema de Naciones Unidas para garantizar el respeto irrestricto de los derechos humanos y las personas solicitantes de la condición de refugiado”, señaló la cancillería en un comunicado difundido tras la reunión, que se prolongó por varias horas.

La Jornada


Amenaza Trump con deportar a millones de migrantes en EUA

Horas antes de que este martes anuncie formalmente su candidatura a la reelección para la Casa Blanca, el presidente Donald Trump amenazó con deportar a millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos a partir de la semana próxima.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) comenzará la semana que viene “el proceso de expulsar a los millones de extranjeros ilegales que han entrado ilegalmente a Estados Unidos”, dijo Trump en uno de dos tuits el lunes por la noche.

“Los expulsaremos tan rápido como entren”, escribió.

La campaña se centrará en más de un millón de personas que recibieron órdenes definitivas de deportación por parte de jueces federales pero que siguen libres en el país, según una fuente del gobierno. El funcionario habló bajo condición de anonimato para explicar los tuits del presidente.

Otras autoridades estadounidenses con conocimiento de los preparativos han dicho que la operación no es inminente, y que los funcionarios del ICE no sabían que el presidente iba a anunciar públicamente a través de Twitter planes de aplicación de la ley de carácter delicado. Los funcionarios hablaron con la condición del anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

No es habitual que las agencias de seguridad anuncien redadas antes de realizarlas. Algunos miembros del gobierno de Trump creen que las demostraciones de fuerza, como arrestos masivos, pueden servir como disuasorios efectivos, enviando un mensaje a quienes planean dirigirse a Estados Unidos que el esfuerzo no vale la pena.

El director interino del ICE, Mark Morgan, dijo en una entrevista con periodistas a principios de este mes que se avecinaba una acción de aplicación de la ley que incluiría la deportación de familias, y que se haría de manera humanitaria.

Trump ya ha amenazado antes con aplicar medidas cada vez más drásticas en su intento de frenar el flujo de migrantes centroamericanos que cruzan la frontera con México, que se ha disparado durante su mandato.

Hace poco retiró una amenaza de imponer aranceles a México después de que el país vecino aceptara desplegar a su guardia nacional en la frontera con Guatemala y aumentar los esfuerzos de coordinación y control de migración.

Según un alto cargo del gobierno mexicano, hace tres semanas llegaban unos 4,200 migrantes diarios a la frontera de Estados Unidos, una cifra que ahora ha bajado a unas 2,600 personas.

Se espera que el tema de la inmigración sea central en la campaña de Trump por la reelección en 2020 y que el mandatario lo empleará con frecuencia para movilizar a sus bases en la campaña.

Trump tenía previsto lanzar su campaña el martes por la noche con un mitin en Orlando, Florida, un estado crucial para conseguir otro mandato.

El Siglo de Durango


VOLVER