Presidente cubano tras nuevas sanciones de EEUU: “No han podido asfixiarnos, no podrán detenernos”

Díaz-Canel: Cuba resistirá a sanciones de EE.UU

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, aseguró este 4 de junio, en La Habana, que Cuba responderá con trabajo, creatividad, esfuerzo y resistencia a las nuevas sanciones de EE.UU. para endurecer el bloqueo a Cuba.

En su cuenta en la red social Twitter, el dignatario escribió:

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, también se pronunció contra esas medidas. En la misma plataforma subrayó:

El gobierno estadounidense anunció este martes la suspensión de los viajes culturales y educativos a la isla caribeña, así como las visitas en aviones privados y corporativos, cruceros, veleros, barcos de pesca y embarcaciones similares.

Incluyeron en este apartado una ‘exención’, la cual establece que ciertas visitas educativas grupales, previamente autorizadas, podrán realizarse si la persona ya completó al menos una transacción relacionada con el viaje (como la compra de un boleto o la reserva de alojamiento) antes del 5 de junio.

Las únicas aeronaves civiles que siguen autorizadas para ir a la nación antillana son las comerciales que operan bajo Certificados de Operador de Transporte Aéreo u otras especificaciones de la Administración Federal de Aviación, acorde con el texto.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que las nuevas restricciones buscan ‘enfrentar el papel desestabilizador de Cuba en Latinoamérica’, especialmente por su apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y a su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega.

Estados Unidos obvia, como denuncian las autoridades cubanas, que la única presencia en Venezuela es la de los miles de colaboradores, fundamentalmente de la salud, que prestan sus servicios en la nación suramericana.

Radio HC


Estados Unidos recrudece las sanciones contra Cuba: Eliminarán los viajes educativos grupales

El Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció cambios en el Reglamento de Control de Activos Cubanos, al considerar que “Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental”, afirmó este martes el secretario de esa dependencia, Steven Mnuchin.

Entre las nuevas medidas destacan las restricciones a los viajes educativos grupales de estadounidenses a la Isla, así como “la exportación de embarcaciones desde Estados Unidos”.

Steven Mnuchin precisó que los cambios entrarán en vigencia este miércoles 5 de junio cuando se publiquen las regulaciones en el Registro Federal.

Con respecto a la reducción de viajes educativos grupales, el texto del Tesoro detalla: “De acuerdo con los cambios recientemente anunciados para los viajes no familiares a Cuba, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) está modificando las regulaciones para eliminar la autorización de viajes educativos grupales people-to-people”.

El documento agrega que los cambios regulatorios incluyen una disposición de “exención”, que establece que ciertos viajes educativos grupales de “personas a personas” que previamente fueron autorizados, continuarán teniendo el permiso donde el viajero ya haya completado al menos una transacción relacionada con el viaje (como la compra de un vuelo o reserva de alojamiento), antes del 5 de junio.

Por su parte, la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio (BIS), en coordinación con la OFAC, limitará los tipos de aeronaves y embarcaciones autorizadas para ir a la nación caribeña en una estadía temporal.

De acuerdo con un documento presentado para su publicación en el Registro Federal, esa regla elimina la autorización para exportar o reexportar a la isla la mayoría de las aeronaves no comerciales, y embarcaciones de pasajeros y recreativas en estancia temporal.

“En consecuencia, los aviones privados y corporativos, los cruceros, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones similares en general tendrán prohibido ir a Cuba”, indicó el texto de la BIS.

La regla añade que las únicas aeronaves civiles que siguen autorizadas para dirigirse a la mayor de las Antillas son las comerciales que operan bajo Certificados de Operador de Transporte Aéreo u otras especificaciones de la Administración Federal de Aviación.

De acuerdo con Pedro Freyre, un abogado con sede en Miami que representa a Carnival y otras tres grandes líneas de cruceros, dijo que las empresas de cruceros que transportaban pasajeros antes del martes esperaban poder solicitar permisos federales específicos para completar sus viajes a Cuba.

«Por ahora, está prohibido a menos que las líneas de cruceros soliciten una licencia específica», dijo Freyre.

En otras líneas, Mnuchin agregó que la Isla está “proporcionando un punto de apoyo comunista en la región y apoyando a los adversarios estadounidenses en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad”.

Asimismo, el funcionario opinó que “esta Administración ha tomado una decisión estratégica para revertir el relajamiento de las sanciones y otras restricciones al régimen cubano”.

Las modificaciones impuestas por la Casa Blanca se corresponden a la implementación del memorándum presidencial firmado por Donald Trump el 16 de junio del 2017, titulado: “Fortalecimiento de la política de EE.UU. hacia Cuba”.

Estas medidas ignoran las demandas de muchos sectores norteamericanos que desean la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba, una nación a la que los estadounidenses tienen vetado ir como turistas.

Lo que Trump no quiere reconocer

Diez estudiantes y dos miembros de Blue Ridge Community College participaron en el primer viaje de estudios en el extranjero de la universidad, que se realizó durante las vacaciones de primavera de la universidad, del 13 al 20 de abril.

Cubadebate retoma las experiencias de esos estudiantes durante su estancia de siete días en Cuba, visitando la capital, La Habana, y un pequeño pueblo agrícola, Viñales:

La experiencia de estudiantes estadounidenses que pasan una semana en Cuba

Bruno Rodríguez rechaza nuevas sanciones que endurecen el bloqueo

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, rechazó este martes las nuevas restricciones anunciadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, las cuales limitan aún más los viajes de ciudadanos norteamericanos a la Isla.

“Rechazo enérgicamente el anuncio de EE.UU. de nuevas sanciones contra Cuba que restringen los viajes de estadounidenses y endurecen el bloqueo. Pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas. Fracasarán otra vez”, dijo el diplomático cubano a través de Twitter.

“El Gobierno no debe vigilar los lugares a donde los norteamericanos se van de vacaciones”

“Restringir la libertad de viajar de los estadounidenses es un ataque a nuestro derecho fundamental como ciudadanos”, expresó una coalición norteamericana tras el anuncio de nuevas limitaciones para visitar Cuba.

Engage Cuba, agrupación que busca el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la Isla hace casi 60 años, criticó en un comunicado las nuevas medidas de la administración de Donald Trump para “limitar severamente la capacidad de los estadounidenses” de ir a la nación vecina.

James Williams, presidente de la coalición, manifestó que el Gobierno federal no debe vigilar los lugares a donde los norteamericanos se van de vacaciones, y consideró que las libertades de los ciudadanos de este país no deben ser tomadas como rehenes por los políticos en nombre de “un partidismo desnudo”.

Asimismo, el titular sostuvo que las noticias de este martes son dañinas para el pueblo cubano, especialmente para el creciente sector privado de la Isla, que confía en que los viajeros estadounidenses apoyen a sus negocios y familias.

Congresistas de EE.UU. critican medidas anunciadas por el Departamento del Tesoro

Las congresistas estadounidenses Kathy Castor y Barbara Lee criticaron la imposición de nuevas limitaciones a los viajes de los norteamericanos a Cuba y advirtieron de sus efectos sobre los pueblos de ambos países.

“Desde que Estados Unidos restableció los lazos diplomáticos con Cuba (en 2015) miles de estadounidenses, incluidas muchas familias de mi propia comunidad, han visitado la Isla”, señaló Castor, representante demócrata por Florida, en un comunicado.

La legisladora agregó que esos viajes “han abierto nuevas oportunidades económicas para estadounidenses y cubanos”.

De acuerdo con Castor, se debe alentar a más norteamericanos a ir a Cuba en lugar de agregar restricciones onerosas sobre los ciudadanos de este país, los intercambios culturales y los negocios.

Consideró que la política del presidente Donald Trump hacia la Isla impone un alto precio a los propietarios de pequeñas empresas y emprendedores en Cuba, a las familias, y a la libertad de los estadounidenses para viajar.

También recordó que en los últimos años Trump redujo considerablemente el personal en la Embajada en La Habana, perjudicó al sector privado cubano, y afectó a hijos, padres y esposos que deben ir a terceros países para solicitar visa si desean viajar a Estados Unidos.

Desde el punto de vista de Castor, estas últimas medidas solo subrayan la necesidad de que el Congreso actúe y ponga fin a las restricciones impuestas al derecho de los ciudadanos estadounidenses a viajar, estudiar, rendir culto e interactuar con otras personas del mundo en cualquier lugar, incluida Cuba.

Por su parte, Lee manifestó en Twitter que las limitaciones anunciadas por la administración Trump a los viajes de los estadounidenses “socavan uno de nuestros derechos fundamentales”.

La representante demócrata por Californa añadió que esa política solo perjudicará al pueblo cubano y a los intereses norteamericanos en la Isla, al tiempo que llevará de vuelta a “la política fallida del embargo”, en referencia al bloqueo impuesto por Washington contra la nación antillana desde hace casi 60 años.

Estas nuevas acciones también fueron cuestionadas por Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, quien recordó que ese es el único país, con la excepción de Corea del Norte, a donde un ciudadano estadounidense no puede viajar libremente.

Según el también exsecretario de Comercio de Estados Unidos, las restricciones afectarán a los cubanos, incluidos los niños y los ancianos.

Cuba Debate


La Helms-Burton también es ilegal dentro de Estados Unidos

La disposición del Gobierno cubano de encontrar una solución al tema de las indemnizaciones a las propiedades expropiadas, mediante un diálogo civilizado y en base al respeto y la igualdad soberana de los Estados, quedó reafirmada el 24 de diciembre de 1996, al aprobar la Ley No. 80, Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas, donde, luego de declararse ilícita la Ley Helms-Burton, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno en Cuba, se preceptúan aspectos de especial significación, como son:

Considerar nula toda reclamación que se formule amparada en ella, independientemente de la ciudadanía de quien la haga.

Reafirmar la disposición del Gobierno de la República de Cuba, expresada en las leyes de nacionalización, en lo relativo a una justa compensación de los bienes expropiados a las personas naturales o jurídicas que en ese momento ostentaban la ciudadanía de EE.UU.

Que estas indemnizaciones por las propiedades nacionalizadas a estadounidenses pueden formar parte de un proceso negociador entre los gobiernos de EE.UU. y Cuba.

Las reclamaciones de indemnización deberán ser examinadas conjuntamente con las indemnizaciones a que el Estado y pueblo cubanos tienen derecho, con motivo de los daños y perjuicios causados por el bloqueo y las agresiones de todo tipo, cuya responsabilidad corresponde al Gobierno de EE.UU.

De estas futuras y posibles negociaciones queda excluida cualquier persona, natural o jurídica de ee. uu. que utilice los procedimientos establecidos en la Ley Helms-Burton, se acoja a estos o trate de emplearlos en perjuicio de otros.

Es oportuno significar que la Ley Helms-Burton reconoce el derecho a establecer demandas, al amparo en sus tribunales, a personas que en el momento de la nacionalización no eran ciudadanos de EE.UU. y que adquirieron esta condición con posterioridad a ello.

Otro aspecto a destacar es el Apartado 6 de su Sección 302, donde expresamente establece que «ningún tribunal de EE.UU. invocará “la ­doctrina del acto de Estado” para abstenerse de pronunciar una determinación sobre el fondo de una acción emprendida…».

Nos preguntamos dónde ha ido a dar la independencia del poder judicial de ese país. ¿Es o no evidente que estamos en presencia de una flagrante intromisión del poder legislativo en los ámbitos de competencia del poder judicial en detrimento de su independencia de actuación, y que todo esto constituye, sin lugar a duda, una violación del orden constitucional de ese Estado, de la esencia misma de su sistema institucional, de la separación de poderes y del denominado checks and balances basado en la idea de que no es suficiente separar los poderes y garantizar su independencia, sino darles los medios para defender sus propias facultades de las intromisiones de otro poder?

CEGADOS POR EL AFÁN DE DESTRUIR

Resulta oportuno citar aquí a James Madison, considerado uno de los Padres fundadores de Estados Unidos y de su Constitución, cuando expresó:

«¿A qué expediente recurriremos entonces para mantener en la práctica la división necesaria del poder entre los diferentes departamentos, tal como la estatuye la Constitución? La única respuesta que puede darse es que como todas las precauciones de carácter externo han resultado ina­decuadas, el defecto debe suplirse al diseñar la estructura interior del gobierno, de tal modo que sus distintas partes constituyentes puedan, por sus relaciones mutuas, ser los medios de conservarse unas a otras en su sitio».

Incluso, la Helms-Burton va en contra de precedentes judiciales establecidos por los tribunales de ese país, los cuales, conforme a su sistema legal, establecen la actuación en la solución de los conflictos que conozcan.

La doctrina del acto de Estado es hoy precedente de justicia en EE.UU. y por vez primera se aplicó en el caso Underhill vs. Hernández en el año 1946, cuando se expresó:

«Todo Estado soberano está obligado a respetar la independencia de cada uno de los otros Estados soberanos, y los tribunales de un país no pueden reunirse en sesión para juzgar los actos del gobierno de otro país realizados dentro de su propio territorio. La reparación de agravios por motivo de esos actos debe de obtenerse valiéndose de los medios de que pueden hacer uso los poderes soberanos en sus relaciones entre sí».

El 23 de marzo de 1964, la Corte Suprema de EE.UU., al conocer del caso Sabbatino vs. Banco Nacional de Cuba, estableció:

«A pesar de lo gravoso que pueda ser a la norma pública de este país y a los estados que lo integran, una ­expropiación de esta índole, llegamos a la conclusión de que mejor se sirve tanto al interés nacional como al progreso hacia la finalidad de que rija el Derecho Internacional entre las naciones, manteniendo intacta la doctrina del acto de poder soberano para que en este caso reine su aplicación».

Ni tan siquiera al propio ordenamiento legal de esa nación respeta la Ley Helms-Burton, cegados sus autores por el afán de destruir a la Revolución Cubana, por su interés de doblegar y poner de rodillas a un pueblo que con dignidad y valentía, reconocida en el concierto de las naciones, los ha enfrentado, y resistido las agresiones, en defensa de su libertad, de su independencia y soberanía.

CONTRA EL ORDEN INTERNACIONAL

La transgresión del orden legal internacional por parte del Gobierno de Estados Unidos se manifiesta, entre otras formas, en la colisión que su posición sobre las nacionalizaciones realizadas por el Gobierno cubano hace contra las Resoluciones 2625 (XXV) y 1803 de las Naciones Unidas, señalando esta última que:

«La nacionalización, la expropiación o la requisición, deberán fundarse en razones o motivos de utilidad pública, de seguridad o de interés nacional, los cuales se reconocen como superiores al mero interés particular o privado, tanto nacional como extranjero. En estos casos –continúa– se pagará al dueño la indemnización correspondiente con arreglo a las normas en vigor en el Estado que adopte estas medidas en ejercicio de su soberanía y en conformidad con el Derecho Internacional. En cualquier caso en que la cuestión de la indemnización dé origen a un litigio, debe agotarse la jurisdicción nacional del Estado que adopte esas medidas.

«No obstante, por acuerdo entre Estados soberanos y otras partes interesadas, el litigio podrá dirimirse por arbitraje o arreglo judicial internacional».

Por otra parte, su pretensión de limitar el proceso de inversión de capital extranjero es otra vulneración del orden legal internacional, al ser reconocida aquella como un vehículo para el desarrollo de los pueblos, así formulado tanto en instrumentos de las Naciones Unidas como de la Organización Mundial del Comercio.

Entonces, no, no podemos entendernos.

La denuncia permanente de todas las personas honestas y de buena voluntad frente a este actuar desequilibrado e ilegal, el llamado a la cordura, al respeto del orden legal de los Estados y de la comunidad internacional, se impone en estos momentos en que, con reiterado énfasis, prevalecen la firmeza, la unidad y la lealtad del pueblo cubano.

Granma