Puerto Rico: el gobernador Rosselló pone límites a ley de libertad religiosa rechazada por la comunidad LGBTI+

Rosselló asegura que debe haber consenso sobre el proyecto de libertad religiosa

El gobernador Ricardo RossellóNevares afirmó hoy que la suerte del proyecto sobre “libertad religiosa” estará atada a la medida que busca prohibir la oferta profesional de “terapias de conversión”.

“Firmaré ambos proyectos o ninguno”, indicó Rosselló Nevares, durante una mesa redonda con periodistas en Washington, en la que afirmó que esperaba que la legislación sobre el proyecto de libertad religiosa alcanzara un apoyo abarcador.

La Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó el martes el proyecto que persigue apuntalar el concepto de “libertad religiosa”, pero que ha generado críticas de la comunidad gay y de organizaciones pro derechos civiles. El perfil de la legislación creció además anoche ante la oposición expresada por los senadores Bernie Sanders (Vermont) y Elizabeth Warren (Massachusetts), que están en el grupo principal de aspirantes a la candidatura presidencial demócrata.

“No debe convertirse en ley”, tuiteó anoche el senador Sanders. Warren, por su parte, expreso que la libertad religiosa “no puede utilizarse como excusa para discriminar en contra de la comunidad LGBTTIQ (lesbiana, gay, bisexual, transexual, transgénero, intersexual y queer)”.

Las denuncias en torno a la legislación sobre “libertad religiosa” se basan en el apartado del proyecto que permite a empleados del gobierno no atender ciudadanos si entienden que va en contra de sus creencias o convicciones religiosas.

Para el gobernador Rosselló Nevares, el proyecto tiene la intención de no permitir la discriminación. En ese sentido, sostuvo que los empleados de gobierno no pueden negar servicios, menos aún en una emergencia. “El proyecto no permite discriminar”, dijo.

La legislación que considerará la Cámara baja para prohibir las terapias de conversión de parte de profesionales de la salud mental, mientras, permitiría realizar esa práctica a las iglesias y los padres de un menor, lo que objetan grupos pro derechos civiles.

Rosselló Nevares sostuvo que no se logra el consenso necesario, seguirá el estado de derecho actual, que incluye dos órdenes ejecutivas suyas.

El Nuevo Día


Ricky Martin, Ednita Nazario y Kany García en contra del proyecto de libertad religiosa

El astro boricua Ricky Martin se mostró en contra del proyecto de libertad religiosa aprobado ayer en la Cámara de Representantes.

A través de una carta publicada en varios tuit, el intérprete de “La Mordidita” expresó en la red social que “mientras el mundo llama a la equidad, al respeto a la diversidad y a la defensa de los derechos humanos, la Cámara de Representantes y el Gobernador de Puerto Rico impulsan una medida que revierte todo lo anterior para consentir la separación, el prejuicio, el odio y la falta de respeto a la individualidad”.

Según el artista “lo hace bajo una premisa que tergiversa el derecho constitucional a no discriminar por raza, sexo o creencia, y en su lugar, justificar una protección irracional a las convicciones religiosas de los empleados del Gobierno. De hecho, como miembro de la comunidad LGBTT me uno al coro de voces que afirman que nunca ha habido un consenso entre nuestra gente LGBTT para validar o legalizar el discrimen en contra nuestra”.

Para Ricky “El Proyecto de la Cámara 2069, radicado por petición del Gobernador Ricardo Rosselló e impulsado por la Representante Charbonier, no es otra cosa que abrirle la puerta al odio hacia todo aquel o aquella que no comparta una misma ideología, que pertenezca a la comunidad LGBTT, o que incluso no sea del mismo color de piel, entre tantas otras manifestaciones discriminatorias. La libertad religiosa implica respetar al otro de la misma manera que respetamos a los demás”.

“Como defensor de los derechos humanos y miembro de la comunidad LGBTT, me opongo vehementemente al proyecto de libertad religiosa, el cual nos atrasa como sociedad y nos proyecta ante el mundo como un país retrógrado, e incapaz de guardar el derecho básico a la individualidad. Este proyecto no es representativo del Puerto Rico que todos amamos, defendemos y al que aspiramos. Hacemos un llamado al Senado y al Gobernador Ricardo Rosselló para que no aprueben este proyecto que es una puerta abierta al odio y al discrimen”, sostuvo el famoso en Twitter.

Mientras, la cantante Ednita Nazario quien recordó en el día de hoy con un mensaje en Faceboook, la tragedia ocurrida el 12 de junio de 2016 en la discoteca gay “Pulse” en Orlando, Florida; donde murieron varios boricuas mientras celebraban una noche latina, también aprovechó el momento para enviar un mensaje de amor e inclusión.

Con un video en Facebook de su participación en la Parada del Orgullo Gay celebrada el pasado fin de semana en Boquerón, la intérprete de “Espíritu Libre” exhorta a poner fin al discrimen y la injusticia social desde las esferas políticas.

“Hoy, hace tres años, vivíamos una tragedia colectiva donde personas inocentes, jóvenes con futuro, perdían sus vidas en una masacre despiadada y llena de odio. Hoy, precisamente, debemos comprometernos todos a ponerle fin al discrimen, la injusticia social, el abuso contra nuestros semejantes, tan solo porque reclamamos igualdad, equidad, derechos, no privilegios. No es un reclamo de privilegio que exijamos ser tratados como un ser humano. No es privilegio ni ventaja exigir ser incluídos en las responsabilidades y beneficios al que todo ciudadano tiene derecho. El discrimen nunca, NUNCA es justificado. En ningún caso. Te imaginas tener una emergencia médica y llegar a un hospital o a un dispensario y que te dejen morir porque quien te tiene que salvar no piensa como tu? Te imaginas? Y si fuese a la inversa? Y si no pagas impuestos y se dejan de pagar los sueldos de los empleados públicos que discriminan en tu contra? No podemos caer en esa dinámica absurda. Aceptemos la diversidad. Eso es lo que nos humaniza. Ni mejores ni peores. No tienes que vivir como yo para reconocerme como te reconoces a ti mismo. Somos seres humanos. Venimos del mismo lugar. Habitamos el planeta. Somos importantes e indispensables para una sociedad balanceada y con diversidad de criterios. Por lo tanto, hay que elevar la conversación a la realidad. A la justicia social. A la equidad. Sabemos y respetamos que no todos pensamos igual ni tenemos los mismos principios religiosos. Pero tampoco tenemos el derecho de limitar o discriminar basados en esas diferencias. Lo que hace fuerte a una democracia es el BALANCE. El respeto a las diferencias y el derecho inalienable de ser y existir. Puerto Rico es un crisol. Un lugar paradisíaco donde los que lo habitamos tenemos el derecho de vivir a plenitud. No pienso como tu, pero defiendo el derecho que tienes a expresar tu punto de vista diferente al mío. Pero cuando ocupas un lugar desde donde tienes la plataforma de poder discriminar en mi contra, por el solo hecho de no ser ni pensar como tu, ahí es donde habita la injusticia. Y la injusticia hay que erradicarla. Seamos justos, seamos razonables, seamos inclusivos, seamos empáticos, seamos HUMANOS. Ni mas ni menos”, escribió la cantante ponceña en la red social.

Por su parte, la también cantante, Kany García, se unió al llamado de Ricky Martin para objetar el proyecto y se expresó a través de sus redes sociales. La cantante compartió la carta abierta que escribió el astro boricua.

Metro


Arde en el Senado el debate por el proyecto de libertad religiosa

El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el Senado, Carmelo Ríos, adelantó ayer que considerarán en una misma sesión legislativa -probablemente la semana próxima- la versión del proyecto de libertad religiosa aprobada el martes por la Cámara de Representantes, así como la que presentará su homóloga Zoé Laboy.

De ambas cámaras legislativas aprobar las dos versiones, quedaría, entonces, en manos del gobernador Ricardo Rosselló Nevares determinar cuál de las dos establecerá como política pública. “Si ambas (versiones) se aprueban, el gobernador escoge”, señaló Ríos.

Sobre las proyecciones de cómo podría ser la votación, Ríos indicó que no haría estimados, ya que esperan que la senadora Laboy presente el resultado del trabajo hecho con la medida a través de la Comisión de Revitalización Social y Económica.

“Vamos a esperar el informe y vamos a bajar ambos a la vez. La compañera (Laboy) ha hecho vistas públicas y es justo que se considere y se puedan bajar a la vez y que los senadores voten según ellos entiendan”, expuso Ríos.

El martes, la Cámara de Representantes aprobó con enmiendas el proyecto 2069, medida que ordena -como uno de sus mecanismos centrales- el establecimiento de acomodos razonables para que los servidores públicos no tengan que atender a ciudadanos cuando entiendan que sus creencias o conductas chocan con sus convicciones religiosas.

Laboy, por su parte, ha adelantado que presentará un informe negativo sobre la medida en consideración o un proyecto sustitutivo. No obstante, considerarlo tal y como fue presentado por el Ejecutivo no es una alternativa.

“Un informe positivo como está me parece que no es real, porque creo que esta medida adolece en muchos sentidos y para mí el más importante es que abre las puertas al discrimen y tengo mucho problema que estemos legislando para abrir la puerta al discrimen”, señaló Laboy.

La senadora anticipó que tomará una determinación sobre el curso a seguir a inicios de la semana próxima. “Creo que hay suficientes argumentos para ambas alternativas (informe negativo o un sustitutivo), y porque hay suficientes argumentos es que la decisión tengo que tomarla con más cuidado”, manifestó Laboy.

Indicó que le “entristece” que sus compañeros de la Cámara le hayan dado paso a la medida, aunque respeta su determinación. “Me siento confiada del trabajo que hemos hecho, pero más importante que eso es que le hemos dado la oportunidad a toda persona que tuviera que decir algo sobre la medida”, destacó.

Tras la aprobación, surgió una serie de reacciones, entre ellas el rechazo a la medida por parte de los senadores y precandidatos presidenciales demócratas Elizabeth Warren y Bernie Sanders.

“No debe convetirse en ley”, indicó el senador independiente Sanders (Vermont), en un tuit, al indicar que la medida coloca a la comunidad LGBTIQ en riesgo de ser discriminada.

Mientras, Warren expresó que “la libertad religiosa no puede utilizarse como una excusa para discriminar en contra de la comunidad LGBTIQ”.

Otras voces levantaron su voz ayer en contra del proyecto, como los artistas Ricky Martin, Ednita Nazario y René Pérez.

El abogado Osvaldo Burgos, del Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE), colectivo que agrupa a más de 50 organizaciones que velan por los derechos humanos, insistió en que el estado de derecho actual ya protege la libertad religiosa. “El proyecto crea un sistema que privilegia ciertas creencias religiosas y las incorpora a nuestro estado de derecho de manera ilegal e inconstitucional”, subrayó.

De lejos

Senadores de la mayoría penepé se expresaron con cautela sobre la versión aprobada por la Cámara y si le darían su voto a favor. De los abordados por El Nuevo Día, ninguno había visto el documento.

El vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, anticipó que mantenía su convicción de que los trabajadores públicos no le pueden negar el servicio a nadie.

“Lo que pasa es que creo que el que entra en el servicio público tiene la obligación, precisamente, de darles servicio al público a todos, a menos que al solicitar el trabajo haya hecho una petición” , agregó Seilhamer.

Por su parte, el senador Miguel Romero indicó que quiere analizar la versión de la Cámara, así como el trabajo hecho por Laboy. Sostuvo que el acomodo razonable tiene que ceder ante el interés público de que el ciudadano reciba el servicio.

“Pero, ¿hay manera de garantizar que la ciudadanía tenga la seguridad de recibir el servicio cuando solo exista una persona que pueda darlo y tenga acomodo razonable?”, cuestionó.

El senador Henry Neumann dijo que se inclina a avalar la medida. “Lo que yo entiendo más importante es que protege los derechos de la persona, que es el servidor público, pero estamos protegiendo también los derechos del solicitante del servicio. Nos olvidamos muchas veces que el servidor público tiene sus creencias también”, puntualizó.

La senadora Migdalia Padilla indicó que la primera vez que se atendió la medida -que luego fue vetada por Rosselló- votó a favor, debido a que las enmiendas incluidas “lo hacían quizás un mejor proyecto”. “No he visto el proyecto de la Cámara y te tengo que confesar que estoy enfocada en lo que es el presupuesto”, expresó.

El Nuevo Día


VOLVER