Trump anula los aranceles: México llega a un acuerdo con EEUU

Trump frena aranceles con pacto migratorio

Estados Unidos no aplicará los aranceles unilaterales que habían amenazado a México como medida para que el gobierno sucumbiera a sus deseos de frenar la migración de indocumentados centroamericanos hacia el norte. Hizo falta una tercera jornada de negociaciones maratonianas, casi 12 horas sin interrupciones, para que ambas partes dieran por acabada una crisis que inició hace siete días por un tuitazo del presidente Donald Trump y que se resolvió con el mantenimiento del statu quo con sólo un añadido de celeridad y la militarización inmediata de la frontera entre México y Guatemala.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, no pudo más que congratularse por el fin del incendio en la relación bilateral que lo ha mantenido durante una semana en Washington negociando. “Estamos satisfechos con el acuerdo y nos gustaría que ciertas cosas funcionen”, dijo a los periodistas en el Departamento de Estado, al fin de la reunión del viernes.

El gobierno de México evitó la imposición de aranceles a todas las importaciones mexicanas de 5%, amenaza que Trump anunció que suspendía en un tuit desde la Casa Blanca, de regreso de su gira por Europa. “México ha acordado tomar fuertes medidas para frenar la oleada de migración a través de México”, dijo.

Las concesiones mexicanas para evitar las tarifas se resumieron en la militarización de la región fronteriza entre México y Guatemala, con la aceleración del despliegue de los 6 mil efectivos de la Guardia Nacional en los 11 municipios fronterizos que, según Ebrard, estarán desplegados desde el lunes, y la apertura a ampliar la recepción de solicitantes de asilo en EU mientras esperan sus procesos.

“Aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México”, reza el comunicado. No se habló de cuotas ni qué cantidad de peticionarios de asilo puede asumir México. Al 5 de junio, 10 mil 393 centroamericanos esperan en tres regiones fronterizas mexicanas, según datos de funcionarios mexicanos.

Hasta ahora, el programa conocido como Permanece en México está aplicado a tres puntos de la frontera entre EU y el país: Tijuana, Calexico y El Paso. En caso de que la militarización de la frontera y la acción de la Guardia Nacional no disminuya la llegada de centroamericanos a territorio estadounidense, México se comprometió a ampliar los lugares de recepción de migrantes, a quienes, por otra parte, ofrecerá un programa para darles trabajo y proteger sus derechos humanos. “Si tenemos éxito en las medidas de registro y control de la frontera que se están tomando no necesitaríamos que muchas personas estén en México esperando su resolución”, resolvió el canciller.

En caso de que las cifras no se reduzcan o no contenten a Washington, ambas partes se volverían a reunir para evaluar la situación en 90 días. De momento, no hay específicos para saber qué sería exitoso y qué no en este caso. En cierta medida, la resolución es el mantenimiento de lo ya existente, con un pequeño ajuste en el endurecimiento de la presencia de seguridad mexicana contra los migrantes. La delegación mexicana evitó así medidas más duras y exigencias que hasta horas antes del acuerdo parecían condiciones indispensables para el pacto, como la aplicación del denominado Tercer País Seguro.

“Propusieron Tercer País Seguro y no está acá, lo que es muy importante”, se congratuló Ebrard.

El canciller reconoció que Estados Unidos tenía “propuestas y medidas más drásticas de inicio”, que pudieron esquivarse hasta llegar a un punto medio satisfactorio para ambas partes. EU dio su consentimiento al Programa de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México de la Cepal, y se comprometió a invertir los montos acordados para proyectos de desarrollo que busquen resolver la crisis en los países del Triángulo Norte a largo plazo.

La maratónica jornada no estuvo falta de sorpresas y baches. Trump, desde el Air Force One tuiteó por sorpresa que había “muchas opciones” de llegar a un acuerdo por el que México “compraría productos agrícolas a niveles altos”, introduciendo de la nada una variante comercial a una plática plenamente migratoria.

Horas antes, varios funcionarios de su gobierno aseguraban que los avances eran importantes, pero “insuficientes”. Doce horas después, con Washington ya oscurecida, la amenaza de los aranceles era historia. Al menos por ahora.

El Universal


Declaración Conjunta México Estados Unidos

México y los Estados Unidos se reunieron esta semana para enfrentar los retos comunes en materia de migración incluyendo la entrada de migrantes a Estados Unidos que violan la legislación estadounidense. Teniendoen cuenta el aumento significativo de migrantes a Estados Unidos, provenientes de Centroamérica a través de México, ambos países reconocieron la importancia fundamental de resolver rápidamente la emergencia humanitaria y la situación de seguridad prevalecientes. Los gobiernos de México y Estados Unidos trabajarán conjuntamente lo más pronto posible para alcanzar una solución duradera.

Como resultado de las discusiones, México y Estados Unidos se comprometieron a:

Reforzamiento de las acciones para asegurarel cumplimiento de la Ley en México

México incrementará significativamente su esfuerzo de aplicación de la ley mexicana a fin de reducir la migración irregular, incluyendo el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional, dando prioridad a la frontera sur. México está tomando acciones decisivas para desmantelar las organizaciones de tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamientos y transporte ilegales. Asimismo, México y Estados Unidos se comprometieron a fortalecer larelación bilateral, incluyendo el intercambio de acciones coordinadas a fin de proteger mejor y garantizar la seguridad en la frontera común.

Instrumentación de la sección 235(b)(2)(C)

Los Estados Unidos extenderán de manera inmediata la instrumentación de la sección 235(b)(2)(C) a lo largo de su frontera sur. Ello implica que aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo.

A suvez, por razones humanitarias y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo. México, de acuerdo con sus principios de justicia y fraternidad universales, ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos.

Los Estados Unidos se comprometena acelerar la resolución de solicitudes de asilo y proceder con los procedimientos de remoción lo más expedito posible.

Acciones adicionales

Ambas partes están de acuerdo en que en el caso de que las medidas adoptadas no tengan los resultados esperados, entonces tomarán medidas adicionales.

De ser necesario, México y los Estados Unidos a fin de enfrentar los flujos migratorios irregulares y las cuestiones de asilo, continuarán sus conversaciones sobre los términos de otros posibles entendimientos, mismas que serán concluidas y anunciadas en un periodo de 90 días.

Estrategia regional en curso

México y los Estados Unidos reiteraron la declaración del 18 de diciembre de 2018 en la que ambos países se comprometieron a fortalecer y a ampliar la cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica para crear una zona de prosperidad. Ambos países reconocen los fuertes vínculos entre el crecimiento económico en el sur de México y el éxito de la promoción de la prosperidad, el buen gobierno y la seguridad en Centroamérica. Estados Unidos reiteró su beneplácito al Plan de Desarrollo Integral lanzado por el gobierno de México en conjunto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, para promover estos objetivos. México y los Estados Unidos liderarán el trabajo con socios nacionales e internacionales para construir una Centroamérica próspera y segura y así abordar las causas subyacentes de la migración, con el objetivo de que los ciudadanos puedan construir mejores vidas para ellos y sus familias en casa.

Gobierno de México


López Obrador celebra acuerdo con EU; anuncia festejo

Luego de que el presidente Trump anunciara que México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo para evitar el arancel que sería impuesto el próximo lunes, el presidente López Obrador escribió en su cuenta de Twitter felicitando a todos por el arreglo.

El pasado 30 de mayo, el presidente Trump amenazó a México con imponer un arancel del 5% a todos los productos que ingresaran a Estados Unidos.

Trump puso como condición para retirar el arancel que se endureciera el trato a los migrantes para impedir su llegada a Estados Unidos.

El presidente ‘invitó’ el día de mañana a celebrar el acuerdo el día de mañana en la ciudad de Tijuana a las 5 de la tarde.

Excelsior


México se rindió, dicen opositores

Las dirigencias nacionales del PAN y del PRD cuestionaron el acuerdo que alcanzó México y Estados Unidos para que no le pongan aranceles a los productos mexicanos y exigieron que el gobierno federal explique los términos del acuerdo negociado.

“La soberanía y la dignidad de #México han sido lastimadas. Es positivo para el país que no haya nuevos aranceles a productos mexicanos. El Gobierno de México tiene mucho qué explicar sobre los términos del acuerdo negociado”, dijo Marko Cortés, dirigente nacional del PAN.

En tanto, el secretario general del PRD, Ángel Ávila, criticó el acuerdo y acusó que México cedió todo antes las peticiones de Estados Unidos. Agregó que México no debe militarizar su frontera, “pues México no es el patio trasero de EU.

Vanguardia


VOLVER