Unos cuatro mil campesinos paraguayos continúan en Asunción con múltiples reclamos

Campesinos renuevan negociaciones con autoridades

Los reclamos de los campesinos, miembros de la Coordinadora Nacional Intersectorial, volvieron a manifestarse en Asunción y nuevamente remueven las negociaciones y acuerdos de marzo.

Alrededor de 4.000 labriegos exigen al Gobierno que se cumpla con el acuerdo que se había firmado hace tres meses y que contemplaba el acceso a tierras para mejores condiciones de vida, además de la renovación, la refinanciación o la reestructuración de créditos vencidos de agricultores y la inversión para la reactivación de la economía campesina.

La movilización motivó una reunión matinal entre el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, el titular del Senado, Silvio Ovelar y dirigentes campesinos, así como, una vespertina de Velázquez con el presidente de la República, Mario Abdo Benitez en el Palacio.

Tras las negociaciones, se convocará al titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Denis Lichi, para que informe sobre las acciones llevadas cabo en el marco del cumplimiento de las promesas firmadas y a más tardar el miércoles el Gobierno deliberará una postura.

Los campesinos solicitan USD 10 millones para llevar adelante el plan de reactivación, sin embargo, Lichi había manifestado que solo se dispone de USD 1 millón y que las demás gestiones se encuentran en proceso.

Paraguay


Paraguay: campesinos e indígenas siguen en las calles

Campesinos e indígenas paraguayos permanecerán en las calles de Asunción hasta hallar respuesta del gobierno, anunció la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) que moviliza a miles de sus integrantes desde hace una semana sin encontrar hasta el momento una respuesta clara del presidente Mario Abdo Benítez.

En la mañana de este lunes se reunían con el presidente del Congreso, Silvio Ovelar y parlamentarios para insistir en su agenda que incluye la recuperación de las tierras para la reforma agraria, la reestructuración de las deudas y la reactivación económica de la producción familiar campesina.

Su plan es que les entreguen 40 millones de dólares para enfrentar las deudas del sector y generar una reactivación de la agricultura familiar campesina, recordó su dirigente Jorge Galeano. Desde el gobierno dicen que sólo tienen 10 millones para un plan similar.

Ester Leiva de la CNI recordó: “Venimos a defender nuestros derechos y pedimos la comprensión”, al agradecer a la población que se acercó solidariamente al campamento que montan sobre las calles Fulgencio Yegros y 25 de Mayo, frente a las oficinas del Ministerio de Agricultura.

Hace tres meses, después de una movilización similar, la CNI había conseguido firmar un acuerdo con el gobierno que según señala, éste último no está cumpliendo.

El periodista Jorge Paredes comentó en su cuenta de Facebook: “El Gobierno lanza «salvataje» de 250 millones de dólares para 300 productores. Se destinará a evitar POSIBLE afectación a campaña (sojera) 2019/20 y refinanciación parcial de deudas del sector agropec (hasta 500.000 dólares)».

«Mientras tanto la CNI se manifiesta en la calles de Asunción y denuncia el desinterés y la falta de atención que el mismo gobierno cumpla con sus promesas de saldar cuentas por 10 millones de dólares y ayudar así a 40.000 productores e indígenas», agregó.

Señaló que «las diferencias que existen en Paraguay decenas de miles deben venir a cerrar calles para pedir apoyo por unos millones de dólares y poder proveer alimentos a las mesas de paraguayos; mientras que nos pocos reciben cientos de millones de dólares para exportar productos agrícolas».

«El pueblo paraguayo está financiando este «desarrollo» exponencialmente inequitativo”, concliuyó.

Los integrantes de la organización campesina dieron a conocer un manifiesto en el que exponen:

“Denunciamos que como parte importante de la sociedad paraguaya, vivimos una realidad donde las personas pasamos hambre, marginación, sacrificio, preocupación y sufrimiento y venimos soportando una ofensiva feroz de parte de gobiernos antipopulares, que, lejos de impulsar una política para combatir la pobreza, vienen profundizando el endeudamiento público, la corrupción, la privatización y entrega de las empresas del estado, los bienes y servicios, así como los recursos naturales, como mayor desempleo, flexibilización laboral, precarización de las condiciones de trabajo, mendicidad infantil, campesinos sin tierra, pobres y endeudados, indígenas expulsados de sus hábitats, familias sin techo, lo cual lleva al aumento de la pobreza y la extrema pobreza al pueblo trabajador.

Denunciamos que el gobierno de Mario Abdo Benítez es el responsable de buscar la solución a los problemas de la tierra, las deudas de los agricultores dedicadas a la agricultura familiar campesina, la reactivación económica productiva, la administración de la justicia vinculado a los problemas sociales del campo, la atención a las iniciativas legislativa del sector rural orientada a la agricultura familiar campesina., cambios en la política hacia los pueblos indígenas, así como a los diferentes pueblos despojados de sus territorios y a garantizar el respeto a los derechos laborares de los trabajadores.

Los/as campesinos/as estamos acogotados de deudas y existe una profunda crisis en el campo, sin embargo, las autoridades del Gobierno no asumen su responsabilidad histórica, pese a que rubricaron un acuerdo, que hasta ahora es letra muerta. El modelo del agronegocio instalado en el campo, causa pobreza y desigualdad, e impacta negativamente en la agricultura familiar campesina, que no recibe apoyo del Gobierno. Hasta ahora no avanza el punto de solución a la deuda campesina, así como otros puntos del acuerdo. El Ministerio de Agricultura, y los entes que se comprometieron a establecer medidas urgentes para encarar soluciones concretas a la problemática campesina e indígena, luego de la firma del acuerdo se desentienden del cumplimiento o encaran excusas. Frente a dicha situación, la CNI junto a sus bases, hoy cumple 8 dias en movilización en la capital del país.*

Estas situaciones vienen generando una enorme desmoralización de la población campesina e indígena y de la ciudadanía en general por la corrupción generalizada en todos los niveles del estado, hecho que nos sitúa como uno de los países más corruptos en el mundo según transparencia internacional. El crecimiento de las desigualdades en nuestro país, como resultado de los hechos más arriba mencionado viene generando muchas violencias hacia el sector campesino, indígenas y poblaciones de la periferia urbana, caracterizada por su estado de vulnerabilidad que necesita de una urgente atención de los Poderes del Estado.

Denunciamos que los Indígenas de Takuara’i enfrentan una grave situación, por la falta de avances en la recuperación o la compra de tierras. El Gobierno les abandonó a su suerte en Ñu’i´y San Juan, donde fueron ubicados en forma provisoria. No fueron construidas las casas provisorias, y niños, mujeres y ancianos tuvieron que pasar sufrimientos bajo intensas lluvias y en la intemperie. Así también, la ayuda humanitaria con alimentos y medicina no llegó como fue acordada.

Nos reafirmamos en que los campesinos, indígenas y trabajadores nos vemos en la necesidad desde hace 8 dias de ejercer nuevamente nuestro derecho constitucional para peticionar al Estado, a fin de contribuir a la atención de los graves problemas sociales, que vienen postergándose por más de tres décadas en nuestro país, principalmente en el sector de la población campesina, Indígena y trabajadores. Desde nuestras organizaciones resistiremos en la Capital, Asunción, frente al órgano rector de la política agraria, donde permaneceremos en forma indefinida, así también se planifican cierres de ruta en el interior, acciones directas de calle en la ciudad, en un marco de unidad entre campesinos, indígenas, para denunciar que el Gobierno de Mario Abdo Benítez, no cumplió el acuerdo firmado, de la movilización del 26 de marzo, hasta ahora el Gobierno no demuestra con hechos los compromisos asumidos y así también el Presidente del Congreso Nacional, Senador Silvio Ovelar, como firmante de dicho acuerdo, no ha promovido acciones orientada a la materialización de los puntos acordados.

Se agota el tiempo y la paciencia de las organizaciones campesinas e indígenas, al no obtener resultados más allá de reuniones y discursos.

Finalmente llamamos a una reflexión a la ciudadanía en general sobre la importancia de la producción de alimentos sano y saludable que proviene de la agricultura familiar campesina, por otro lado al Poder Judicial y a la Fiscalía General del Estado, sobre una eventual acción represiva como respuesta a nuestras legítimas reivindicaciones, así también a las jerarquías eclesiales para que promuevan acciones que busquen la atención urgente e institucional a nuestras peticiones mediante el diálogo franco y sincero”, expusieron.

La CNI está integrada por la Organización Nacional de Cañicultores Agropecuarios (ONCA), Movimiento Agrario y Popular (MAP), Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC), Coordinadora de Trabajadores Campesinos y Urbanos (CTCU), Coordinadora Departamental de Agricultores de Concepción (C.D.A.C.), Coordinadora Departamental de Igualdad de Oportunidades de San Pedro (C.D.I.O.S.P.), Coordinadora San Pedro se Levanta , la Coordinadora Regional de Canindeyú y la Comunidad Indígenas de Takuara’i.

América XXI


VOLVER